Mostrando entradas con la etiqueta Telepatía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Telepatía. Mostrar todas las entradas

9.13.2012

EL MUNDO ACADEMICO Y LA CUESTION ET

Por David Griffin &
Natasha Acimovic






RESUMEN

Con el Tiempo lineal, que parece estar acelerándose, y con la discusión que mucha gente propone, sobre el sentimiento de ser atraído hacia algún incidente futuro indefinible, es fundamental que el Tema de la interconexión con otras Culturas inteligentes sea explorado de la manera más eficiente y recta que sea posible. 

Tal como sucede hoy, a pesar de 60 años de investigación ufológica moderna, algunos de los Métodos de validación de la interacción con ese "Otro", son promovidos y otros dejados al margen. 

Aunque el mundo académico no ha podido abrazar de lleno el problema de manera real, ¿Qué podemos aprender de los enfoques por parte de algunos académicos para codificar el Fenómeno hasta la fecha? 

Al examinar la Bibliografía existente y las deconstrucciones disponibles tanto de la Teoría como del Lenguaje mismo, ¿Podemos obtener Información útil y transferir este Conocimiento a la amplia comunidad investigadora?


INTRODUCCION

La Era Moderna de lo que llamamos ufología está observando un aumento espectacular de lo que se denomina Exopolítica -un Campo de Investigación que se basa en el debate ufológico de posguerra y que destaca la importancia de un enfoque multidisciplinario de la cuestión-, uno que es capaz de abarcar las complejas y "profundas" capas políticas culturales que nos rodean en el cambio de milenio. 

La Exopolítica trata de los aspectos de desarrollo, de la divulgación formal para la opinión pública de los nuevos Sistemas de Energía y la preparación para el contacto con el "Otro" ET; existe una contradicción cultural sin embargo, con relación a este último punto: la conciencia y la integración de la cuestión de las inteligencias visitantes. 

A pesar de que este punto es el segundo ítem más buscado en la web, todavía existe en un espacio relativamente no reconocido tanto en el mundo académico, y, bizarramente, también en la corriente principal de la ufología, dando la sensación de un peligroso juego geopolítico y el deseo de centrar a los Investigadores en las cuestiones más básicas [luces en el cielo, la liberación de los archivos de la FOIA, etc.] en lugar de los aspectos cruciales [contacto ET, transformación a través de las Tecnologías de Energía Libre, etc.]. 

Es fundamental que los dos principales sectores comiencen a entender la validez de una interacción con las Razas que nos visitan con el fin de facilitar la integración de nuestra Especie con una de fuera del planeta en un medioambiente hiper-espacial con el menor trauma colectivo posible.

El "patrón" que emerge después de un período examinando cómo nuestras Especies terrestres se acoplarán, más avanzadas, a las culturas visitantes, es el deseo condicionado del humano de antropomorfizar al Otro y de construir fronteras en torno a su estado de "alta extrañeza".

Desde el inicio post-Roswell de la política de Seguridad Nacional de EE.UU. Los diversos actores encargados de dar forma y dirigir la respuesta del público a esta cuestión eran conscientes de lo que había que hacer para mantener el Tema de las inteligencias visitantes bajo control. 

A mediados de 1960, el académico de la Universidad de Colorado, Robert Baja emitió un memorandum relacionado con su participación en el próximo Informe Condon [1] indicando:
"El truco sería, creo yo, para describir el Proyecto, que para el público, parece ser un estudio totalmente objetivo, pero, a la comunidad científica, se le presenta la imagen de un grupo de escépticos haciendo su mejor esfuerzo para ser objetivos pero teniendo una expectativa de casi cero de encontrar un platillo".
Esta cuidadosa y secreta guía del Comité Condon no era un control aislado -varios otros comités e informes fueron infiltrados con el fin de garantizar una sólida comprensión de las cuestiones exopolíticas más amplias. 

Esta política se hizo aún más eficaz a medida que avanzaba a través de las décadas de la posguerra por la complicidad de los medios. Gran Bretaña utilizó su privilegio -en esencia lo que le permite al Gobierno o al Ejército impedir la publicación de un Tema X, y los EE.UU. lograron infiltrarse y controlar los grandes Medios de Comunicación estableciendo sus activos de inteligencia en los Equipos de Redacción de Noticias. [2] 

Como veremos, no son sólo los grupos más altos del Gobierno, que imponen un marco de "ignorancia" o como lo que en uno de los trabajos académicos que vamos a revisar, se refiere en los términos de un "desprecio de la autoridad" a la sociedad en general -este procedimiento ha sido, desde la época de los Informes más importantes, como Condon y Robertson, convertido en el enfoque básico para la mayoría de las instituciones que entran en contacto con el Tema UFO.

Además de esta matriz vertical de control -la naturaleza misma del paradigma OVNI parece crear su propia "negación interna plausible" [3] cuando se mueve desde la variedad de puntos de vista que tienen como objetivo explorar o tal vez "exponer" su esencia. 

Es el objetivo de "exposición" al que este Fenómeno se resiste constantemente. Podríamos razonar que esto es debido a un par de puntos:
1] La alta extrañeza [4] del Tema en sí mismo.2] La incapacidad para transmitir objetivamente la Experiencia ET a través de las estructuras idiomáticas terrestres.
Agregar estos puntos a las directivas de desinformación impuestas [por el poder y la hegemonía], directivas mencionadas anteriormente que en realidad no deberían sorprender a nadie pues explorar el problema puede ser muy complejo, y lo más importante, requiere de nuevos Métodos de Investigación y juicio. 

Podemos ver las bajas del enfoque contemporáneo de esta supuesta "legítima" Investigación de la cuestión en los casos de contacto detalladas, tales como declaraciones a lo largo de 35 años de los Agricultores suizos Billy Meier y del Psicólogo infantil de la Universidad de Washington, Dr. Jonathan Reed. 

Ambos casos parecen tener presentes todos los Elementos probatorios que satisfagan a los Investigadores más racionales -incluidos los aspectos forenses, tales como muestras de metales avanzados y los resultados de laboratorio de ADN- sin embargo, estos parecen ser insuficientes. 

Cuando las personas tratan de abordar el Tema de una manera realista dentro de una institución académica pueden encontrarse marginados y en algunos casos en peligro de ser removidos de su cargo.


Fotografía de Eduard Billy Meier


La cuestión ET actúa como un espejo de las diversas realidades y de los marcos que asumen que están legítimamente investigando "eso", revelando estas disciplinas particulares diversas fallas y contradicciones inherentes. 

Los astrofísicos son un colectivo, que afirma estar presente en la vanguardia de la investigación espacial, sin embargo, la mayoría no puede encontrar espacio en su disciplina para la masa de datos sobre avistamientos OVNI y contactos ET-humanos documentados. 

Por ejemplo, dado que somos un planeta en desarrollo -no muy lejos de salir del pozo de la gravedad, y en alguna forma, de introducirnos en la exploración espacial profunda, podríamos ser perdonados por asumir que los dos sectores que manejan el tema de manera eficiente y en una medida ecuánime serían la misma comunidad OVNI y el mundo académico. 


Foto del brazalete recuperado por el Dr. Johnatan Reed


Este último ha sido, desde la época de Platón, la institución establecida como la que tomaría el conocimiento para procesarlo en nombre de una mayor amplitud y debate; probando y razonando a continuación, incorpora este conocimiento en el resto del mundo de una manera que considera comprensible y útil. 

La comunidad de investigación OVNI puede ser una invención más moderna, pero en este punto de la historia es que tiene a su disposición la capacidad de examinar vastos archivos de datos sobre lo que este Otro ET podría ser, además de ser testigo de una de las facetas más singulares de la la historia:

a) la incorporación de este fenómeno a la cultura y
b) haber sido testigo de la creación del sistema global de Seguridad Nacional, alrededor del año 1947 [5], debido al miedo colectivo sobre el tema alienígena.

Lo que encontramos aislando estos dos "marcos", o, en los términos de Robert Anton Wilson "túneles de realidad", es que ambos claman por ser tomados objetivamente dentro de la cuestión ET [o una razón objetiva para despedirse de ella]; pero un examen más minucioso que, de hecho, es simplemente crear la propia lógica interna para llegar a las conclusiones deseadas. 

La comunidad de investigación OVNI se podría asumir como la más próxima al fenómeno en sí y, por lo tanto, la que tiene la mejor idea. De hecho, encontramos que incluso después de varias décadas de experiencia, la ufología, o bien no logra ponerse de acuerdo sobre un concepto general o deja que se desvíe a través de las numerosas ramas de los diferentes escenarios [hipótesis extraterrestres y ultra-extraterrestres, entidades viajeras en el tiempo, etc.], los cuales no van a catalizar la base epistemológica del colectivo de esas cuestiones. 

La cuestión de contacto es un caso puntual. El tema de contacto es un ejemplo de ello. Aunque tenemos una gran esfera de datos sobre contactados o experimentadores que van desde la era de los "hermanos del espacio" a través de la década de 1950 o el paradigma más reciente de las abducciones, la investigación de este asunto parece ser dejada de lado en favor de una atención continua hacia los avistamientos tipo "luces en el cielo".

La experiencia mediática sigue siendo favorecida por sobre la experiencia directa -si los mediadores son las agencias de noticias, grupos de militares e inclusive un "aceptable" círculo de investigadores desde dentro del campo ufológico mismo. 

¿Por qué la comunidad, muy alineada con aquellos que tienen un contacto no mediático, parece haber creado una jerarquía basada en la "eficacia de la evidencia", la cual deja de lado algunos aspectos respecto a cómo interactuamos con el Otro ET y promueve, en cambio, a los primeros como "legítimos"?

Si volvemos a nuestras nociones de la desinformación [incluyendo el poder y la soberanía] y de alta extrañeza [los temas del idioma y el choque cultural-conceptual] -podemos ver cómo estos dos meta-elementos arman nuestra percepción individual y colectiva del tema en cuestión. 

La "verdad" es a menudo pasada por el tamiz mismo de la exploración y la investigación en sí. ¿Cuál es la verdad, sin embargo, y cómo discernirla? ¿Qué constituye una evidencia? En la siguiente sección, estos temas ayudarán a constituir nuestro examen de cómo el mundo académico procesa el tema del contacto ET y vamos a ofrecer algún posible feedback para la amplia comunidad de investigación OVNI.

El ensayo de los profesores Alexander Wendt y Raymond Duvall, La soberanía y los OVNI, se encuentra entre uno de los pocos trabajos académicos que considera críticamente la realidad ET como una hipótesis plausible para el tema OVNI y, posteriormente, éste habita un espacio único en el interior del discurso académico. 

Su premisa teórica no sugiere, sin embargo, que los OVNIs tienen origen extraterrestre, sino que, su preocupación principal es la de dilucidar de manera sistemática el por qué los OVNIs son desechados por las autoridades. 

Utilizando un enfoque basado en la teoría política, que ve este tema a través de las construcciones de la soberanía moderna [que sostienen, es de naturaleza antropocéntrica] y la gobernabilidad para delinear cómo un "desprecio de autoridad" de la cuestión OVNI es necesaria y éste es producido activamente por la Ciencia y el Estado. [6] 

Dado que la soberanía es antropocéntrica, en otras palabras, constituida y organizada en función de los seres humanos únicamente, entonces el estado preserva y ejerce el derecho a decidir las normas y leyes de la sociedad, así como sus excepciones. [7] 

La amenaza, a continuación, que el factor OVNI plantea es que la hipótesis extraterrestre [ETH] da cuenta de su propia manifestación. 


Alexander Wendt & Raymond Duvall


La posibilidad de una presencia ET, por lo tanto, implica que esta amenaza a la regla moderna tiene tres formas: 

a) Físicas, 
b) Ontológicas y 
c) Metafísicas.

Wendt y Duvall siguen elaborando sobre esta idea, pero se puede resumir como "las amenazas físicas a la vida y las amenazas a la identidad ontológica o del ser social. [8] A la luz de esto, por qué no, entonces, movilizar el tema OVNI como un esfuerzo político para influenciar a la población? 

La respuesta, afirman Wendt y Duvall, reside en el tipo particular de peligro que el OVNI representa sobre la metafísica de la soberanía antropocéntrica. La soberanía se basa en la autoridad incuestionable para mantener su capacidad de gobernar, por lo que un "alguien que incorpora la posibilidad extraterrestre confunde esta certeza metafísica", y por lo tanto no puede ser influenciado eficazmente. [9]

Posteriormente, Wendt y Duvall proponen que el OVNI, como un desconocido, sólo puede ser "conocido" como un "tabú". Ellos argumentan que su negación activa es un proyecto político, que se puede pensar en nosotros como la "producción de un [des]conocimiento", o, ellos emplean el término de Nancy Tuana, la "epistemología de la ignorancia OVNI". [10]

Ignorar el tema OVNI, sin embargo, requiere de una estrategia, y aquí la Ciencia se moviliza junto al interés estatal. Wendt y Duvall llaman la atención sobre el hecho de que, a pesar de la existencia de una evidencia física indirecta del fenómeno OVNI, así como de testimonios de testigos, el tema nunca ha sido estudiado por la Ciencia de manera constante. 

Además, y es fundamental para nuestro debate, el Estado utiliza una visión científica del mundo, y los escépticos utilizan esta versión de la verdad en la disputa de la ETH. Wendt y Duvall bosquejan cómo la Ciencia, aboga por un discurso objetivo, fáctico, en su búsqueda de la verdad, y, por lo tanto, la política es asumida como distinta de aquello. 

Sin embargo, ofrecen una crítica de las propuestas escépticas -como la noción de que los extraterrestres aterrizarían en el césped de la Casa Blanca si estuvieran aquí-, para demostrar que los "debates acerca de la intención ET no están basadas en hechos científicos." 

Sin embargo, el escepticismo OVNI se expone como verdad científica. Este aparece después de que un doble standard se reveló en la implementación del método científico, y es que los escépticos, "habiendo obtenido la autoridad de la ciencia", han ganado la "ventaja decisiva", mientras que los argumentos de aquellos en la comunidad OVNI son "descartados como una creencia irracional". 

Crucialmente, el testimonio de testigos OVNI también es rechazado por los escépticos, mientras que en las ciencias jurídicas y sociales conlleva "un peso epistémico considerable en la determinación de los hechos". 

La Ciencia y la verdad parecen convertirse en un proceso subjetivo cuando son movilizados por el Estado, y el tema OVNI es visto con "burla y desprecio". [11]

El desprecio de la cuestión OVNI es, con frecuencia, evidente en la literatura académica. El mecanismo de dominación moderno asegura que "el poder fluye, principalmente, desde el despliegue de conocimientos especializados hacia la regulación de las poblaciones." [12] Podría decirse que, a pesar de los discursos interdisciplinarios, el mundo académico está estructurado de tal manera: como áreas especializadas y compartimentadas

Aunque los discursos académicos crean el espacio tanto para la resistencia como para la asimilación de las  construcciones metafísicas dominantes, así como los sitios de la ambivalencia, en realidad, el mando soberano requiere de un punto de vista convencional proveniente mundo científico. 

Por lo tanto, no sorprende que el desconocimiento de autoridad sobre el tema OVNI es frecuente en la comunidad académica. Por lo tanto, es quizá increíble que el desprecio legitimado del tema OVNI sea frecuente en la comunidad académica. 

Por otra parte, cuanto mayor es el status de autoridad de los académicos más se convierte el "peso epistemológico" en una voz autorizada, y este privilegio es reservado para unos pocos que habitan en ese espacio elitista. La indiferencia legitimada que Wendt y Duvall subrayan es muy evidente en el ensayo de Dr. Mark Newbrook, The Aliens Speak Write. Examining Alien Languages. [13] 


Dr. Mark Newbrook


En 1999, Gary Anthony, un "investigador escéptico" del tema OVNI, inició el Proyecto de Semiótica Alienígena y reclutó la ayuda de científicos especializados en el Criptoanálisis y la Lingüística. [14] 

El objetivo del proyecto es involucrar a los expertos imparciales y calificados en lo científico, "en una evaluación justa de los experimentadores" de su uso de las lenguas y escrituras alienígena. Newbrook se alistó en el proyecto y su solicitud de datos de contactados se publicó en el Diario MUFON UFO en 2002. 

En este artículo, Anthony y Newbrook hacen frente a la falta de un "análisis lingüístico, criptográmico o fonético calificado" de los relatos de esos contactados. [15] Esto, afirman, es sorprendente, dado los esfuerzos de los "aficionados entusiastas", a menudo "bien intencionados", en el fenómeno de la abducción alienígena. 

Por el tiempo en que el ensayo de Newbrook apareció [2004], este modo de retórica es marcadamente distinta. Los investigadores OVNI son ahora "amateurs en lingüística" con un "bajo nivel de conocimientos" que tienen "ningún conocimiento en la materia". 

Por otra parte, Newbrook alude a la idea de que deben correr el riesgo de contribuir a "la compleja tarea de análisis y evaluación", sus observaciones son susceptibles de ser tomadas como "escasas y confusas" y "sin valor". [16] 

Newbrook no proporciona resultados científicos en profundidad sobre este aserto, y mucho menos una discusión adecuada de cómo estas conclusiones se determinaron. Sin embargo, esta estrategia retórica cumple una doble función: reafirmar la posición de Newbrook como una voz autorizada y a la vez, marginar investigadores OVNI, lo que excluye al público del acceso a este dominio. 


Parece que Newbrook no anticipó un gran interés académico en este proyecto por parte de sus pares, y mucho menos un escrutinio académico a través de un proceso de revisión realizado especialistas, por lo que parece que su objetivo público son los investigadores OVNI enfermos y "creyentes". 

Por supuesto, qué tan académicamente creíble sería disputar las afirmaciones de Newbrook, de todos modos? Los reclamos autorizados de Newbrook y su delimitación de la verdad son seguras.

Otro punto de discordia para Newbrook es que los aficionados entusiastas de OVNIs están "claramente comprometidos con una interpretación de abducciones y de contacto que involucra a extraterrestres". 

Esta es una afirmación curiosa teniendo en cuenta que los intereses de investigación de Newbrook incluyen "la aplicación de métodos escépticos" de marginación e ideas controvertidas sobre el lenguaje". [17] 

Newbrook también ha aportado artículos al Skeptical Inquirer así como a la Association for Skeptical Enquiry. En el subtítulo de este último se lee "una reflexión crítica sobre la ciencia dudosa, las reclamaciones dudosas y las creencias sospechosas." [18] 

Teniendo en cuenta que Newbrook, como lingüista escéptico, esta "predispuesto a favor" de la hipótesis escéptica, es poco probable que a las lenguas y escrituras  alienígenas se les conceda una "justa y científica evaluación". [19] 

Además, si tuviéramos que adoptar los requisitos empíricos de Newbrook para el estudio de las lenguas ET y la comunicación, a continuación, cualquier participación de Gary Anthony sería muy cuestionable, ya que él mismo se describe no como un especialista en lingüística, sino más bien como un "entusiasta de la lingüística". 

Por lógica, sin embargo, el derecho de Anthony, como representante de una orden subdominante, es legitimada y regulada por la orden dominante que le otorga los derechos de autoridad a Newbrook. [20] 

Anthony reclama que el Proyecto de Semiótica Alienígena ha sido autenticado mientras que la investigación de los aficionados OVNI es dejada de lado. Evidentemente, como Wendt y Duvall denuncian, el orden dominante se reserva el derecho de decidir la excepción. Hay otros ejemplos de brechas empíricas en el ensayo de Mark Newbrook. 

Lejos de proporcionar los resultados de un análisis científico riguroso de los idiomas y relatos alienígenas, como se destacó anteriormente, se reserva algunas observaciones para el caso de abducción de Garden Grove, el estudio de Paul Potter sobre el lenguaje alienígena de Betty Luca y la investigación sobre el SETI de John H. Elliott. 

Su enfoque principal se mantiene en la obra de Mary Rodwell y, en particular, el caso de Tracey Taylor.


Betty Andreasson Luca


Como una experimentadora, Taylor parece ser capaz de escribir y hablar en varios lenguajes alienígenas. Uno de las principales críticas es cómo ella delinea dicho lenguaje al usarlo, sobre todo que "no hay una idea preconcebida o un concepto sobre lo que un sonido particular realmente significa" y que 'cada "declaración'' no está relacionada con "expresiones anteriores''. [21] 
Taylor cuenta un detalle adicional en el libro de Rodwell, explicando que los sonidos y las palabras no denotan significados específicos y el filtrado de este proceso no pasa por el "aspecto lineal y lógico de la conciencia", así como "un espacio-tiempo lineal".
Además, cada frase "no está relacionada con el pasado de ninguna manera". Ella propone que esto es interpretado inconscientemente, intuitivamente e instantáneamente por otro. El origen de esta "vibración de sonido" se la atribuye a la "mente universal" o "Dios" y, en el tiempo presente de la Tierra, no se puede traducir con precisión.
Por el contrario, esta se conecta "directamente con el alma de otro sujeto", y según ella deduce, este método se convierte en un modo de comunicación telepática. [22]
Aunque la descripción de Taylor de dicho lenguaje puede parecer incomprensible para algunos, evocando la noción de "extrañeza" por el cual lo semejante familiar o cotidiano se convierte en lo poco familiar y extraño, este es, sin embargo, reconocible para otros. [23]

Rodwell establece que estas lenguas, cuando son habladas por los experimentadores, resultan familiares para muchos y pone de relieve la reacción de Dana Redfield al escuchar el uso de la lengua alienígena por parte de Taylor: 

"Hablé mucho tiempo con ella, casi como si estuviera participando en una conversación de dos vías". [24]
Newbrook, sin embargo, falla al no mencionar esto. Presumiblemente, constituye el momento de cuando testimonios de testigos se tornan sin sentido, pero esto es, sin embargo, lo representativo de un momento esencial en el camino hacia la comprensión de lo que puede estar ocurriendo con las formas de comunicación extraterrestre. 

Consecuentemente, un lenguaje o modo de comunicación que sólo existe en el presente, es interpretado a través de un proceso desconocido y aparentemente no se corresponde con un significado particular; en efecto, perjudicará un análisis lingüístico estándar.

Si esto es correcto, sería, de hecho, alterar los conceptos convencionales del Tiempo y desafía nuestra comprensión de la metodología del lenguaje tal y cómo lo conocemos y definimos. 


Newbrook concede que la traducción de este tipo de lenguaje alienígena, según lo descrito por Taylor, sería imposible en ausencia de una "estructura estable y bien definida". Sin embargo, da a entender que tal lenguaje sería "sumamente improbable" desde que dicho lenguaje transmite la "repetición de unidades significativas". 

Esto lo lleva a especular sobre la improbabilidad de estas lenguas y que podrían "diferir respecto a lo fundamental", y sugiere que los alienígenas que tuvieron estas capacidades psicológicas "presumiblemente no usarían ni necesitarían un lenguaje". [25] 

El modo de análisis de Newbrook sigue alineándose con la retórica escéptica, pero, utilizando el argumento de Wendt y Duvall; no está basado en hechos científicos. Del mismo modo, no está muy lejos de sus propias críticas a la estrategia de los escépticos respecto a la adopción de debates sobre las intenciones ET como un discurso científico.

En otro pasaje, Newbrook es capaz de describir los relatos de Taylor como "un estilo al trotecito sobre la hierba en el rango de los grandes alfabetos", pero no es capaz de traducir el significado. Esto se debe aparentemente al hecho de que hay "demasiado poco material". [26]

Philip J. Imbrogno, sin embargo, recibió ocho páginas de un relato de Dean Fagerstrom, un guardia de seguridad, en 1982, que fueron examinadas por criptógrafos y lingüistas. No fueron capaces de producir un análisis satisfactorio, salvo establecer que los símbolos, en su disposición, se parecían a un lenguaje real y contenía doscientos caracteres individuales.

Imbrogno afirma que él fue capaz de, eventualmente, identificar "símbolos y letras de más de cincuenta idiomas diferentes, de los cuales treinta ya no existen." Las implicaciones de esto siguen siendo convincentes desde que Fagerström informó haber obtenido los grafismos durante un episodio de tiempo perdido y no tiene recuerdo consciente de haber producido dichos símbolos. [27]


Por lo tanto, la detección de lenguajes conocidos en el relato de Fagerström, ¿Elimina la posibilidad de la participación ET? No necesariamente, Newbrook, inclusive, sugiere que el material hablado de Taylor podría ser indicativo de glosolalia o "hablar en lenguas", y esa clase de fenómenos resultan muy interesantes en sí mismos. Además, tampoco esto elimina la posibilidad de un lenguaje producto de la ingeniería linguística de un esfuerzo hibridado. [28]


Aparte de la retórica excluyente de Newbrook, tales como el despliegue de términos lingüísticos que, en ocasiones, omiten las explicaciones suficientes sobre su significado y uso, Newbrook logra crear la impresión de que su aplicación de la Lingüística es el único método de análisis.

De hecho, la Tipología, Fonología y la Gramática Lingüísticas por ejemplo, sólo constituyen una parte de los estudios lingüísticos, por caso, forman una parte de los estudios linguísticos, e incluso, los debates sobre el uso de tales campos están en un constante proceso de revisión.


Por ejemplo, los debates sobre Tipología Lingüística incluyen la consideración de un "lenguaje como un sistema dinámico operando simultáneamente en múltiples niveles de representación -y no como un ensamble dispar de niveles discretos de análisis [Léxico, Fonología, Sintaxis], o como una colección de fenómenos lingüísticos concretos". [29] 


Por otra parte, hay muchos campos y subcampos que se interrelacionan, y todavía nos queda más por aceptar la estructura propuesta por Newbrook -la cual sugiere un paradigma reduccionista-, aunque puede de alguna manera representar adecuadamente la totalidad de un discurso completamente desconocido: los lenguajes alienígenas y sus relatos.

Otro ejemplo de las diferencias en la aplicación lingüística pueden ser halladas en el trabajo de Robert de Beaugrande. Como lingüista de textos, observó que los estudios lingüísticos lo habían convertido en "un obsesivo del sistema [unidades de análisis] a expensas del texto", y señala las limitaciones de una Lingüística que analiza la disposición de las palabras dentro de oraciones, pero no la razones de "por qué los hablantes dicen lo que dicen, cómo se utiliza el lenguaje en los distintos grupos sociales y cómo se lo utiliza en la comunicación."



Robert de Beaugrande


Además, aboga por el uso de otras disciplinas, tales como "los estudios literarios, la Ciencia Cognitiva, Inteligencia Artificial, la Etnografía, la Economía y la Ciencia Política", en la aplicación del Método Linguístico. [30]

El argumento de Robert de Beaugrande es crucial. Por ejemplo, la intertextualidad, normalmente utilizada en el uso de los estudios literarios, es muy pertinente para el examen de las lenguas alienígenas y sus relatos. Aunque su definición y uso varía un poco, este modelo puede ser empleado para estudiar las múltiples facetas de las interrelaciones de los contactos ET.


En la visión de Newbrook, sin embargo, tal análisis de las relaciones entre los textos de contacto ET está hecho. En cambio, por el momento al menos, un estudio comparativo de los contactos ET está curiosamente ausente del estudio de Newbrook de los relatos alienígenas. 


Por supuesto, un esfuerzo tal como el Proyecto de Semiótica Alienígena resultaría ser un desafío. Los problemas no resisten, así y todo, parece que el Proyecto es poco más que político, diseñado para reafirmar el discurso autoritario y excluir la posibilidad de un examen serio y consistente. En la actualidad, no hay resultados definitivos de parte de Newbrook y Anthony que hayan ingresado al dominio público.

Tal vez, entonces, en medio de las dificultades inherentes al examen de las supuestas escrituras alienígenas, es en la aplicación de la corriente principal de una disciplina compartimentada la que es derivada de las construcciones humanas convencionales de la realidad metafísica. 


De hecho, las posibles implicaciones del relato de Taylor supondrían una amenaza ontológica a la identidad y al ser social del que hablan Wendt y Duvall, una práctica desconocida que existe fuera del campo de influencia de conocimiento del Estado, por lo cual perturba su capacidad inherente de regular sus asuntos.

Además, este discurso desconocido, aparentemente de derivación intuitiva, un modo no local de comunicación, desafía los discursos autorizados y, potencialmente, genera un movimiento hacia una "no soberana noción de sí mismo". [31] 


También es posible que este modo de comunicación se extienda más allá de nuestra comprensión actual de lo que un lenguaje realmente es. Como Mary Rodwell ha puesto de manifiesto, los recientes descubrimientos de los científicos rusos han encontrado que el "el ADN puede ser influenciado y reprogramado por palabras y frecuencias". [32]

En consecuencia, es posible que un actualmente inobservable y profundo propósito exista para el uso de los lenguajes alienígenas por parte de los experimentadores, uno que trasciende nuestras concepciones actuales de la lengua para revelar una modalidad bio-comunicativa. No obstante, la intervención de las lenguas extranjeras contrasta nuestra comprensión de la realidad.


Mientras que la teoría política de aproximación de Wendt y Duvall adhiere a un "momento realista" para seriamente considerar la epistemología OVNI, ignorancia, y los análisis de Newbrook investidos de una lingüística escéptica, un cuerpo bastante significativo de textos académicos que consideran la ETH, se encuentra dentro de las humanidades: en disciplinas tales como los estudios culturales y literarios. 


Sin embargo, Wendt y Duvall, están parados en agudo contraste con estos textos antirrealistas. De hecho, Wendt y Duvall llaman la atención sobre esta cuestión en referencia al Aliens in America de Jodi Dean.  Su crítica cultural, sociológica, atribuye la manifestación de la presencia ET a la "ruptura posmoderna de todas las certezas modernas". [33]

Este tipo de texto existen dentro del paradigma anti-realista ya que la posibilidad de que el contacto ET pudiera ser parte de la tela de realidad está cerrado desde el principio. En cambio, el fenómeno es visto típicamente dentro de un contexto cultural, sociológico o psicológico. De hecho, el tratamiento psicológico de la ETH es un área muy amplia en sí misma.


En el texto de Jodi Dean la cuestión OVNI es también política. Sin embargo, a diferencia de las consecuencias que implica la perspectiva de Wendt y Duvall del OVNI como una amenaza subversiva al gobierno moderno, Dean sitúa las declaraciones de contacto ET como un acto político que relega a la protagonista a los márgenes de la sociedad. 


Los alienígenas entonces, como un tropo simbólico, sirven como un foco para los males de la sociedad, especialmente "los situados en torno a las líneas de falla de la verdad, la realidad, y lo razonable".

Los alienígenas, dice Dean, están conectados a las esperanzas y los temores "inscriptos" por la tecnología y las condiciones posmodernas de la "pasividad", "sospecha" y la "paranoia", han devenido reconceptualizados a través del discurso de abducción alienígena. 


Dean implica que una vez que el marginado tiene actualmente, en la edad de la "información global" y de las "oportunidades en red", acceso a los medios de comunicación estos permiten al estigmatizado articular estos temores.

La representación del contacto ET, como indicativo de un estado de ambivalencia posmoderna o disonancia, en Estados Unidos, reconstruye al "familiar" como "extraño", y Dean sitúa a la comunidad OVNI en este sitio, haciendo alusión a la idea de que la ciencia deviene reinterpretada como irracional. 


Además, es el "discurso ufológico, el que mantiene los mismos criterios de racionalidad científica que la ciencia convencional utiliza para rechazarlo." [34] Como Wendt y Duvall notan, de todos modos, Dean localiza "verdad científica" como "fugitiva", y no que esta "podría ser superada al considerar, científicamente, la realidad de los OVNIs". [35] 

A pesar de ello, la observación de Dean sobre la utilización por parte de la comunidad OVNI de la perspectiva científica es muy importante, y que, sobre todo, influye en las diversas dinámicas. Sobre este punto, vamos a volver en la conclusión de nuestro debate.

Otros textos académicos adhieren a un proceso de discurso anti-realista de la cuestión del contacto ET a través de la lente de la raza y la identidad. En Captivity Narratives and the Unknown Frontier, Anne Tiernan examina y compara el uso de dispositivos lingüísticos en el cautiverio indígena, abducción extraterrestre y relatos de cautiverios de guerra. 


En esta instancia, la cuestión del contacto ET es consignada como un esfuerzo literario y cultural. Las metáforas, que revelan cómo "el Otro" se delinea, se utilizan en el enfoque de Tiernan para demostrar cómo los estadounidenses respondieron a la captura de sus ciudadanos por parte de los nativos americanos, a saber, definido como "inferior o bárbaro".

Consecuentemente, los relatos de abducción alienígena, al igual que los relatos de cautiverio indios, son ilustrativos del territorio "desconocido" y "por descubrir". Este punto ciego refleja la preocupación por el "cruce de fronteras y la experiencia forzada con otra cultura". 


Al igual que Dean, el impacto de la globalización en el sitio de una nueva y desconocida frontera, pero incluida en lo concerniente a "la cara velozmente cambiante" de la sociedad estadounidense. [36] 

El aspecto de la raza es explorado en un grado aún mayor en el encuadre de David Drysdale sobre la experiencia de contacto ET, en Alienating Futures: Raciology and Missing Time in The Interrupted Journey. En este libro señala que los estudiosos han observado que los relatos de abducción alienígena tienen una  "extraña obsesión con la raza".

El caso de Betty y Barney Hill proporciona el material para la premisa teórica de Drysdale de que las construcciones referidas a la raza "se organizan alrededor del cuerpo", y la narrativa de abducción es vista como una respuesta social a las ansiedades producidas por una "racionalidad mediada tecnológicamente". 


En el caso de Betty y Barney Hill, el uso de "tecnología de imaginación de avanzada" para examinar el cuerpo de Hill se interpreta como una visión distópica del futuro post-racial; una colonización científica del cuerpo que elimina la experiencia histórica de la raza ya que el cuerpo es leído como un "código e información". 

La raza, por lo tanto, tiene carácter subsidiario en esta "nanopolitica", pero el potencial para la trascendencia racial incluye la posibilidad de "la significación afectiva del cuerpo y el recuerdo físico de la diferencia racial y su historia". De manera similar, la descripción de un gris significa el cuerpo post-racial: una visión futura de la humanidad que derrumba las diferencias raciales "en la medida en que se vuelven inhumanos".


Betty & Barney Hill


Además, el captor alienígena de Betty indica que, aunque ella puede recordar su experiencia, Barney no. Posteriormente, Drysdale sugiere que una memoria histórica de la raza no puede ser accesada por todos en el futuro postracial. Los ETs por lo tanto denotan "un futuro frío y ahistórico donde la historia puede ser, y es, eliminada selectivamente". [37]

El método de Drysdale para procesar la cuestión del contacto ET plantea algunos puntos cruciales que merecen una seria consideración por parte de la comunidad OVNI desde que su ubicación en la cultura no está exenta de los más amplios problemas sociales. Sin embargo, él no participa de este punto. 


Las articulaciones humanas de la experiencia son moldeadas por el momento histórico en el que se enuncian y el uso del lenguaje ilustrará esto. Por ejemplo, Drysdale destaca el uso de Betty de diversos indicadores raciales, como la utilización del término "mongoloides", y atribuye esto al momento histórico.

Sin embargo, su visión del testimonio de Betty y Barney se mueve más allá del paradigma racial de concebir el discurso como una experiencia potencialmente real. Del mismo modo, el análisis perspicaz de Jodi Dean respecto de la ambivalente, ansiosa experiencia de la sociedad contemporánea provocada, en parte, por el impacto de la globalización es también un punto de vista válido. 


Sin embargo, su posición sobre el tema OVNI como una manifestación de estos problemas, que a su vez proporciona un sitio político a los desplazados, es una simplificación de la cuestión OVNI y una que utiliza la subjetividad, no el discurso científico, ignorando todo un cuerpo de pruebas. 

Fundamentalmente, es la omnipresencia de la visión científica del mundo que viene para ayudarnos a apreciar cómo el tema de contactos ET se procesa en relatos anti-realistas. El paralelismo que traza Anne Tiernan entre el cautiverio indígena y relatos de abducción alienígena es algo tenue, ya que depende en gran medida de algunos temas generales, aunque bien establecidos unos, de la narrativa abducción alienígena. 

Sin embargo, la reproducción de estos temas no es avanzar sin caer en un pozo, desde que la complejidad y la diversidad experimentadas en los relatos de encuentros ET, especialmente en aquellos etiquetados a menudo como siendo muy extraños, se pasan por alto o no se analizan extensamente. 

Por lo tanto, el procesamiento del relato de abducción alienígena en el mundo académico que no tiene en cuenta la posibilidad de contacto ET como una experiencia real es demostrativo de una visión periférica, únicamente.




ALGUNAS IMPLICACIONES DEL DISCURSO ACADEMICO
Y LA VISION CIENTIFICA DEL MUNDO PARA LA COMUNIDAD OVNI

La ufología, como un sitio distinto de la comunidad en general, ha tratado de emplear el método científico en un intento de validar la ETH como un discurso auténtico dentro de la realidad consensuada. Subsecuentemente, la influencia del orden dominante ha dado forma al tratamiento del tema OVNI en la comunidad ufológica. 

Sin embargo, la evaluación de Wendt y Duvall del paradigma científico sugiere que la ETH no puede ser, en la actualidad, autenticada por ella misma. Esto coloca a la comunidad OVNI dentro de una incómoda paradoja: no puede conseguir un avance significativo por su dependencia de un marco convencional que no puede, al menos en su uso convencional, abordar suficientemente el amplísimo impacto del Otro alienígena. 

Igualmente importante es el impacto de esto sobre la comunidad ufológica. Puesto que la evidencia científica y los testimonios de los testigos confiables son, por lo general, el sello distintivo de lo que determina la validez de los incidentes de un caso que aparecen a continuación, la respetabilidad o falta pruebas científicas son a menudo considerablemente marginadas o impugnadas con fervor.

Sin embargo, encontramos a menudo que, cuando los casos de contacto están totalmente documentados con todos la diversidad de soportes y registros de los datos requeridos en virtud de este marco, aún así resulta que no es suficiente. 


Hemos mencionado anteriormente dos casos que tenían bases de datos armadas con pruebas suficientes que llevaría de manera inevitable que la organización de mayor legalidad los declare "auténticos" en una situación de prueba, y sin embargo, estos casos son ignorados o ridiculizados por muchos dentro de la misma comunidad OVNI. 

Por lo tanto, además del conflicto descrito anteriormente, determinados aspectos de la comunidad de contactados también están sujetos a una desinformación enorme y los recursos de relaciones públicas de los vectores de poder siguen prefiriendo marginar el tema.

El Gulf Breeze, el caso de Billy Meier y el del Dr. Jonathan Reed son representativos de unos pocos ejemplos de esos relatos que dividieron dramáticamente a la comunidad OVNI, provocando fuertes debates acerca de su autenticidad. 


Sin embargo, en una nueva evaluación del caso de Jonathan Reed, Craig R. Lang sostiene que "la búsqueda de las verdades más profundas detrás del fenómeno y las anomalías ET-OVNI es, en realidad, un esfuerzo severamente sancionado". [38]

¿Dónde están las profundas verdades? Es interesante notar que el análisis anti-realista de Jodi Dean es capaz de ofrecer una aguda observación concerniente a la asimilación y la utilización del método científico por parte de la comunidad OVNI, y que rara vez, o nunca, es interrogada por la propia comunidad OVNI. 


En su lugar, las limitaciones con respecto a este enfoque siguen siendo, en gran parte, sin acuse de recibo. Además de esto, aquellos de la comunidad OVNI que están dispuestos a establecer un discurso ejemplificante de autoridad, en su intento por adherirse a una visión científica del mundo convencional, en realidad practican el orden dominante. 

Por lo tanto, como representantes de un orden subdominante regulan, por determinación, las prácticas de la comunidad OVNI en general.

Ciertamente, los estudios alternativos de los casos creídos débiles o poco fiables quizá no prueban ser un acierto para el investigador establecido y autorizado, y el uso del lenguaje en el posicionamiento de los investigadores creíbles y no creíbles, contribuye a la polarización. 


Comentarios tales como los realizados por UFOnaut radio  no parecen fuera de lugar en la revista Skeptical Inquirer. En una entrevista reciente, el sitio señaló que Nick Papa está "lejos del standard de adulador de grises alienígenas; está en evidencia su mentalidad abierta, al igual que nosotros mismos". [39]

Habida cuenta de la lista de medios que su entrevistado ha tenido en la última década o más, parece que esta apertura mental implica el establecimiento de pruebas a través del método científico con una buena suma de casos indecisos arrojados dentro. 
Es importante recordarnos a nosotros mismos, con toda esta discusión de modelos, teorías y metáforas, que hay un impacto real en la forma de enfrentar la cuestión del contacto ET. 

La gente ha perdido sus puestos de trabajo y sus finanzas, siendo amenazados e incluso asesinados, ya sea por participar directamente o apoyando los casos de contacto indudable que el Estado, o más probablemente, grupos por arriba del gobierno que no tienen ningún deseo de verse iluminados. 

Aquellos miembros de la comunidad ufológica que siguen declarando lo que ven, como en los casos legítimos sobre "engaños" o "no auténticos", van en un sólo sentido, directamente ayudando a los efectos negativos muy tangibles en los asociados a casos de contacto.


John Mack


De este modo, como un modelo dinámico, flexible y responsable, sostenemos que la Exopolítica debería orientar a las construcciones de la realidad que ayuden a moldear el discurso ufológico y, en el proceso, buscar nuevos enfoques que contribuyan a los marcos existentes de análisis. John Mack sugirió que el método científico, como paradigma, podría no ser suficiente para explicar la cuestión contacto ET. 

En cambio, su convocatoria para el desarrollo de una "ciencia asustada" fue un intento de operar frente a las limitaciones de un discurso científico occidental incapaz de dar cuenta de las complejidades del contacto ET. [40]  

En el proceso, tal vez podamos avanzar hacia dar cabida a la sociedad en general para ver el tema OVNI con la urgencia y la importancia que tal evento transformacional realmente merece.





ARTICULOS RELACIONADOS DE NATASHA ACIMOVIC


Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin
Portada: Andy Gilmore



CITAS Y BIBLIOGRAFIA:

[1] http://condon-committee.co.tv/
[2] http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Mockingbird
[3] With relation to the complex contact case of Billy Meier, Jim Deardorff has explained this multi-layered process on his website:  http://www.tjresearch.info/denial.htm
[4] High strangeness was a term coined by Fortean author John Keel. A term he concluded after much research as being representative of the often bizarre incidents that took place that eluded labelling of any real form.
[5] Examining of prominent researchers work such as Richard Dolan’s book UFOs and the national Security State leads to the conclusion that a pre-cold war National Security status was established in 1947 partially due to the panic over more overt contact with ET life after the atom bomb and Roswell crash.
[6] Alexander Wendt and Raymond Duvall, Sovereignty and the UFO, (Sage Publications, 2008) Political Theory: Volume 36 Number 4, August 2008, 607-633.  This paper can also be obtained here: http://ovnis-usa.com/DIVERS/Wendt_Duvall_PoliticalTheory.pdf; Wendt and Duvall draw upon Michel Foucault’s notion of governmentality, which can be thought of as the art of non-coercive governing via the regulation of knowledge to produce subjects who adequately fulfil governmental policies and, in turn, subjects become a part of the normalisation process.  See Michel Focault’s Governmentality, Ideology and Consciousness, No.6, Summer 1979, 5-21.   
[7] Wendt and Duvall, Sovereignty and the UFO, 608-612. They employ the use of Carl Schmitt’s term, “decide the exception”, to argue that when governmentality is challenged then its sovereignty authority can decide when to suspend its norms and laws. 
[8] Wendt and Duvall, Sovereignty and the UFO, 620-622.
[9] Wendt and Duvall, Sovereignty and the UFO, 621-622.
[10] Wendt and Duvall, Sovereignty and the UFO, 611-612.
[11] Wendt and Duvall, Sovereignty and the UFO, 607-17.
[12] Wendt and Duvall, Sovereignty and the UFO, 612.
[13] http://magonia.haaan.com/2009/the-aliens-speak-and-write-examining-alien-languages-mark-newbrook/
[14] http://www.uk-ufo.org/condign/bioga.htm
[15] http://www.theblackvault.com/encyclopedia/documents/MUFON/Journals/2002/July_2002.pdf
[16] http://magonia.haaan.com/2009/the-aliens-speak-and-write-examining-alien-languages-mark-newbrook/
[17] http://users.adam.com.au/bstett/AWritersNewbrookMark75.htm
[18] http://www.aske-skeptics.org.uk/lost_for_words.html
[19] http://magonia.haaan.com/2009/the-aliens-speak-and-write-examining-alien-languages-mark-newbrook/
[20] See Mae Gwendolyn Henderson’s essay for her use of the dominant and subdominant order, Speaking in Tongues: Dialogics, Dialectics, and the Black Woman Writer’s Literary Tradition, available in: Cherly A. Walls, eds., Changing Our Own Words: Essay’s on Criticism, Theory, and Writing by Black Women (Great Britain: Routledge, 1990), 17.          
[21] http://magonia.haaan.com/2009/the-aliens-speak-and-write-examining-alien-languages-mark-newbrook/
[22] Mary Rodwell, Awakening: How Extraterrestrial Contact Can Transform Your Life (UK: New Mind Publishers, 2002), 230-231.
[23] http://www.nthposition.com/uncanny.php
[24] Mary Rodwell, Awakening, 230.
[25] http://magonia.haaan.com/2009/the-aliens-speak-and-write-examining-alien-languages-mark-newbrook/
[26] http://magonia.haaan.com/2009/the-aliens-speak-and-write-examining-alien-languages-mark-newbrook/
[27] Philip J. Imbrogno, Ultraterrestrial Contact: A Paranormal Investigator’s Explorations into The Hidden Abduction Epidemic (USA: Llewellyn Publications, 2010), 237-238.  
[28] http://magonia.haaan.com/2009/the-aliens-speak-and-write-examining-alien-languages-mark-newbrook/
[29] http://www.fas.harvard.edu/~lingdept/LT%2011.pdf
[30] http://www.beaugrande.com/texttmillennium.htm
[31] http://ojs.ed.uiuc.edu/index.php/pes/article/viewFile/1806/516
[32] http://merkaba.tribe.net/thread/cbbc4f8c-c4bf-45bf-9652-df48554ac5cd
[33] Wendt and Duvall, Sovereignty and the UFO, 612.
[34] Jodi Dean, Aliens in America: Conspiracy Cultures From Outerspace to Cyberspace (New York: Cornell University Press, 1989), 6-15. 
[35] Wendt and Duvall, Sovereignty and the UFO, 612.
[36] http://abacus.bates.edu/eclectic/vol4iss2/pdf/troaaams.pdf
[37] David Drysdale, Alienated Histories, Alienating Futures: Raciology and Missing Time in The Interrupted Journey (Association of Canadian College and University Teachers of English) ESC: English Studies in Canada: Volume 34, Issue 31, March 2008, 103-123.  
[38] http://home.comcast.net/~lang.craig/reed_qs.htm
[39] http://jesserandolph.com/?p=1836
[40] http://experiencers.com/media/mack_goodchild.mp3