Mostrando entradas con la etiqueta Shamash. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Shamash. Mostrar todas las entradas

8.28.2012

NIBIRU III: LA ORBITA

Por Alan Brain








[Leer El Libro Perdido de Enki. Memorias de un Dios Extraterrestre.,
by Zecharia Sitchin]



En la última entrega sobre Nibiru, el planeta de los Anunnaki, vimos como Zecharia Sitchin interpreta el relato del Enuma Elish. Ahora vamos a analizar sobre que bases Zecharia Sitchin estableció que la órbita de este planeta es de 3,600 años terrestres. En los últimos años, se ha asociado al planeta Nibiru con el 2012, haciéndonos creer que este cuerpo celeste se acercará a la Tierra en los próximos meses causando una catástrofe climática. Esto no es cierto, al menos en la visión de Sitchin.



Detalle del texto sumerio clasificado como WB444 que menciona que la realeza
de Nibiruana bajó del cielo hace medio millón de años, y sobre el que Sitchin
fundamenta su teoría sobre la órbita de Nibiru.


Zecharia Sitchin podría haber calculado con precisión la duración de la orbita de Nibiru (3,600 años). Sin embargo, Sitchin no puede saber, como veremos más adelante, en qué año se deben empezar a contar esos períodos orbitales. Por consiguiente, se hace difícil saber con precisión cuando regresará el este planeta al Sistema Solar. Después de leer este artículo usted podrá sacar sus propias conclusiones sobre el regreso de Nibiru.



EL CONTINUO RETORNO DE NIBIRU 

Luego de la colisión entre Nibiru y el planeta Tiamat, narrada en el Enuma Elish, el planeta de los Anunnaki podría haberse alejado del Sistema Solar para perderse en el espacio. Sin embargo, según Zecharia Sitchin, no fue así. Las fuerzas gravitatorias que provocaron la colisión entre el planeta de los Anunnaki y el planeta Tiamat, condenaron al primero a un continuo retorno a través de una órbita gigantesca. 

Sus regresos o acercamientos a la región central del Sistema Solar provocaron torrenciales lluvias e inundaciones en el planeta Tierra.


Zecharia Sitchin llegó a esta conclusión al revisar algunas traducciones de textos de origen sumerio que tratan de predecir o profetizar el efecto que tendría el próximo acercamiento del planeta Nibiru en la Tierra y la humanidad.

“Si desde la posición de Júpiter, el planeta (Nibiru) pasa hacia el Oeste, habrá un tiempo para morar en la seguridad. La amable paz descenderá sobre la Tierra… Cuando el Planeta del Trono del Cielo crezca en brillo, habrá inundaciones y lluvias… Cuando Nibiru alcance su perigeo, los dioses darán paz; se resolverán los problemas, las complicaciones se aclararán.” 

Imagen que ilustra la colisión entre el planeta Nibiru y el desparecido planeta Tiamat.
La gigantesca órbita de Nibiru es consecuencia de esa colisión.

Cuando el texto anterior dice que “si el planeta Nibiru pasa por el Oeste de Júpiter habrá tranquilidad”, quizás nos trata de explicar que si el planeta de los Anunnaki no cruza exactamente por la zona del Sistema Solar donde se encuentra la Tierra, no habrán mayores catástrofes. Luego el texto nos advierte que si este planeta se acerca o “crece en brillo” habrán inundaciones y lluvias en la Tierra. La última parte del texto es bastante clara: “cuando Nibiru alcance su perigeo” es decir cuando este planeta se encuentre en el tramo de su órbita más alejado del Sol, entonces “los dioses darán paz, se resolverán los problemas.”

Según este texto, la cercanía o lejanía del planeta Nibiru era un asunto de extrema importancia que afectaba las condiciones de vida en la Tierra. Los pueblos de la antigüedad no sólo habrían esperado la llegada periódica del planeta Nibiru sino que también habrían seguido su avance en los cielos como medida de precaución ante las catástrofes que su cercanía provocaba.

“La aparición y desaparición periódica del planeta confirma la suposición de su permanencia en órbita solar. En este aspecto, el planeta Nibiru actúa como muchos cometas. Algunos de los cometas conocidos -como el Halley, que se acerca a la Tierra cada 75 años- desaparecían de la vista durante tanto tiempo, que a los astrónomos les resultaba difícil darse cuenta de que se trataba del mismo cometa. Otros de estos cuerpos celestes sólo se han visto en una ocasión para la memoria humana, y se supone que tienen períodos orbitales de miles de años. El cometa Kohoutek, por ejemplo, descubierto en Marzo de 1973, llegó hasta los 120.000.000 kilómetros de la Tierra en Enero de 1974, y desapareció por detrás del Sol poco después. Los astrónomos calculan que volverá a aparecer en algún momento entre los 7.500 y los 75.000 años en el futuro.”

Sitchin nos explica que las frecuentes apariciones de Nibiru en los cielos terrestres encontradas en varios textos antiguos, son prueba de que su órbita no puede ser tan grande como la del cometa Kohoutek.

Fotografía del cometa Kohoutek que tiene una órbita de 75,000 años. Sitchin
lo utiliza para demostrar que una órbita de 3,600 como la de Nibiru no es improbable.
 

LA DURACION DE LA ORBITA DE NIBIRU

La investigación sobre la duración de la órbita del planeta de los Anunnaki empieza con Beroso, el famoso astrónomo babilonio y está relacionada con una palabra clave: shar. Beroso menciona a diez soberanos caldeos que reinaron en la Tierra por 432,000 años desde que "el reino fue bajado del Cielo" hasta que "el Diluvio barrió la Tierra". Alejandro Polihistor, quien resumió los escritos de Beroso, escribió:
“En el segundo libro estaba la historia de los diez reyes de los caldeos, y los períodos de cada reinado, que sumaban en total 120 shar’s, es decir, 432.000 años; para llegar a la época del Diluvio.”
Si Polihistor sostuvo que los diez gobernantes reinaron por 432,000 años o 120 shars, una simple operación matemática nos permite deducir la duración de un shar.


432,000 ÷ 120 = 3,600

Un shar dura 3,600 años.

Cabe preguntarse ¿De dónde había obtenido Beroso esta información ¿Y qué tiene que ver con el planeta Nibiru?

En el siglo XIX se comprobó que Beroso no había inventado nada, se basó en una lista de reyes sumerios, conocida como WB444, que fue la que originó la tradición de los diez gobernantes antediluvianos. Aquí un fragmento.


“Después de que la realeza bajó del cielo, el reino estuvo en Eridug. En Eridug, A.LU.LIM se convirtió en rey; gobernó 28.800 años. A.LAL.GAR gobernó 36.000 años… El divino DU.MU.ZI, pastor, gobernó 36.000 años…”

La lista original de Beroso menciona a varios gobernantes mesopotámicos y detalla la duración milenaria de sus respectivos mandatos. Tomando en cuenta nuestros cálculos sobre el shar, sabemos que un rey gobernó por 10 shars, otro por 8 y así sucesivamente. El shar era la unidad de tiempo utilizada para medir los reinados en esa época.


El prisma de cuatro caras conocido como la "lista de reyes sumerios" o WB444. 
Sitchin fundamenta sus teorías sobre la órbita de Nibiru en este documento.
El mismo establece que la realeza o monarquía nibiruana bajó del cielo, y que desde
el reinado del primer rey hasta el Diluvio pasaron
 432,000 años.

Para Sitchin, la relación entre el shar y la órbita de Nibiru es evidente. Si el shar es la unidad de tiempo en la que se medían los reinados hace casi medio millón de años, esos reyes sólo podrían haber sido los Anunnaki del planeta Nibiru, ya que no tenemos ninguna evidencia de civilización humana en aquella época. Los Anunnaki contaban su reinado en orbitas del planeta Nibiru. Entonces, un shar de 3,600 años terrestres es una órbita completa de Nibiru, o simplemente un año Anunnaki.


EL AÑO DE NIBIRU Y EL AÑO TERRESTRE

Al margen de que un shar sea una órbita completa de Nibiru alrededor de Sol o un año Anunnaki, ¿Cómo podemos explicar reinados de 28,800 años de duración?

Sitchin tiene la respuesta. Para él, los reyes Anunnaki mencionados en la lista no cuentan los años de acuerdo a nuestras orbitas sino de acuerdo a las de su planeta de origen, Nibiru.

“Nuestro «año» es, simplemente, el tiempo que le lleva a la Tierra completar una órbita alrededor del Sol. Dado que la vida se desarrolló en la Tierra cuando ya estaba orbitando al Sol, la vida en la Tierra sigue el patrón de esta duración orbital. Vivimos tal cantidad de años porque nuestros relojes biológicos están ajustados a tal cantidad de órbitas de la Tierra alrededor del Sol. Existen pocas dudas de que la vida en otro planeta se «temporizaría» en función de los ciclos de ese planeta… ¿Qué ocurre si, como sugerimos, su órbita (Nibiru) alrededor del Sol durara 3,600 años? Entonces 3,600 de nuestros años serían sólo uno en su calendario, y también un solo año en su vida. El tiempo de mandato (reinado) del que hablan los sumerios y Beroso no sería, de este modo, ni «legendario» ni fantástico: sólo habría durado cinco, ocho o diez años de los Anunnaki.”

Según Zecharia Sitchin, estos reinados se contaban en shars u órbitas de Nibiru porque siempre empezaban y terminaban con un nuevo acercamiento del planeta de los Anunnaki a la región central del Sistema Solar. Los gobernantes empezaban su reinado con el aterrizaje en la Tierra y lo terminaban con el despegue.


Según Zecharia Sitchin, el planeta Nibiru tiene dimensiones parecidas a las
de 
Saturno. En la ilustración podemos ver el tamaño de Saturno 

comparado con el de la Tierra.

EL AÑO EN EL QUE LLEGARON LOS ANUNNAKI

Según Beroso, entre la llegada del primero de los reyes de la lista y el Diluvio Universal pasaron 432,000 años o 120 años Anunnaki. Si asumimos que el Diluvio sucedió alrededor del 12,000 AC. podemos entender cuando Sitchin afirma que los Anunnaki llegaron a la Tierra alrededor del 444,000 AC.

Debemos suponer que los Anunnaki tenían, hace medio millón de años, la tecnología para viajar en el espacio. Inclusive si los viajes sólo se realizaron cuando su planeta estaba cerca de la Tierra, necesitarían tecnología para realizar el viaje desde Nibiru hacia la Tierra.

EL PROXIMO REGRESO DEL PLANETA DE LOS ANUNNAKI

Si asumimos que el Diluvio fue consecuencia de uno de los acercamientos del planeta Nibiru a la región central del Sistema Solar, podemos calcular sus siguientes períodos orbitales. Si el Diluvio ocurrió alrededor del 11,500 AC, el siguiente paso de este planeta cerca a la Tierra habría ocurrido en el 7,900 AC, el siguiente en el 4,300 AC, luego en el 700 AC, y el próximo acercamiento podría ocurrir en el 2,900 de nuestra era.

Para terminar, entremos al terreno de la especulación. Si el Diluvio tuvo lugar hacia el 12,500 AC, Nibiru debió haber pasado cerca de la Tierra en los años 1,900, al no tener registro del evento podríamos concluir que Nibiru no existe. Pero, si el Diluvio tuvo lugar en el 12,400 AC, Nibiru debería pasar cerca de la Tierra entre el 2,000 y el 2,100.

El problema radica en que no tenemos una fecha exacta del Diluvio Universal, y por eso no podemos establecer con exactitud, de acuerdo a la teoría de Sitchin, cuándo tendría lugar el próximo acercamiento de Nibiru.

Es así como Zecharia Sitchin estableció la duración de la órbita de Nibiru, el planeta de los Anunnaki. En la siguiente entrega analizaremos un misterioso disco sumerio que narra el viaje que realizó el Anunnaki Enlil desde su planeta Nibiru hasta la Tierra.




[Continuará...]

Nibiru [I]: El Orígen
Nibiru [II]: El Enuma Elish
Nibiru [III]: La Orbita
Nibiru [IV]: La Ruta
Nibiru [V]: La Búsqueda

Las Crónicas Annunaki [I]
Las Crónicas Annunaki [II]
Las Crónicas Annunaki [III]
Las Crónicas Annunaki [IV]
Los Annunaki. La Conexión Azteca [I]
Los Annunaki. La Conexión Azteca [II]
Los Annunaki. La Conexión Perú [I]
Los Annunaki. La Conexión Perú [II]
Los Annunaki. La Conexión Perú [III]
Los Annunaki. La Conexión Perú [IV]
Los Annunaki. La Conexión Perú [V]
Los Annunaki. La Conexión Perú [VI]
Los Annunaki. La Conexión Perú [VII]

[Leer El Libro Perdido de Enki. Memorias de un Dios Extraterrestre.,
by Zecharia Sitchin]


Fotografía portada:  NGC 3372 Nebulosa Carina by NASA Hubble Space Telescope
Diagramación & DG: Pachakamakin


FUENTES:

★ Zecharia Sitchin. Book I of The Earth Chronicles. The 12th Planet. Harper Collins.
★ Zecharia Sitchin. Book II of The Earth Chronicles. The Stairway to Heaven. Harper Collins.
★ Zecharia Sitchin. Book III of The Earth Chronicles. The Wars of Gods and Men. Harper Collins.

7.24.2012

NIBIRU II: EL ENUMA ELISH

Por Alan Brain









Nibiru, según las teorías de Zecharia Sitchin, es el nombre del planeta de los Anunnaki, una raza de extraterrestres que llegó a la Tierra hace miles de años y vivió entre los humanos. Su presencia fue registrada en varias tablillas de arcilla y sellos cilíndricos utilizados por la civilización sumeria.


¿Se encontrará Nibiru en las fronteras de la vía láctea?


En la entrega anterior de esta serie revisamos los indicios que llevaron a Zecharia Sitchin a sostener que la civilización sumeria conocía un planeta que se oculta más allá de los confines del Sistema Solar, el planeta Nibiru.  En esta entrega, veremos el origen del nombre Nibiru y explicaremos como Sitchin interpreta el épico relato babilónico del Enuma Elish y lo convierte en la narración del primer cruce entre Nibiru y los planetas del Sistema Solar.


NIBIRU Y EL ENUMA ELISH

El Enuma Elish es un relato de origen babilónico que narra la creación del mundo. El héroe de la historia es el dios Marduk, quien derrotó al monstruo Tiamat.

Según la historia convencional, el Enuma Elish es un relato mitológico que fue escrito para justificar el ascenso de Marduk a la posición suprema entre los dioses babilónicos.
Sin embargo, para Zecharia Sitchin, el Enuma Elish es una detallada descripción científica que narra la formación del Sistema Solar y sobretodo, la primera catastrófica entrada del misterioso planeta Nibiru en el Sistema Solar.

Sitchin no es el único investigador que sostiene que el Enuma Elish narra una colisión estelar.  En 1902, el estudioso de la civilización sumeria Leonard William King, sostuvo que los dioses y monstruos del relato representaban componentes astronómicos. En su interpretación, Tiamat representa una estrella o constelación y Marduk representa al planeta Júpiter.

El historiador de la universidad de Cambridge D.S. Allan y el geólogo de la Universidad de Oxford, J.B. Delair realizaron una exhaustiva investigación multidisciplinaria, presentada en su libro Cataclismo. En este trabajo los investigadores sostienen también que el Enuma Elish narra una gran colisión en nuestro Sistema Solar que tuvo consecuencias catastróficas para la Tierra, aunque ellos la sitúan más cerca en el tiempo.


El Enuma Elish narra el triunfo del dios Marduk sobre el monstruo 
Tiamat. Para Sitchin, el relato es una descripción, en detalle, del nacimiento 
del Sistema Solar.


Al margen de las diferencias entre la teoría de Sitchin, la de Leonard King, y la de Allan y Delair, la idea central es la misma: el Enuma Elish narra una colisión estelar y no es una simple justificación para la ascensión del dios Marduk.

La versión más antigua que conocemos del Enuma Elish se encuentra escrita en unas tablillas de barro (datadas hacia el 650 AC) encontradas en la Biblioteca de Nínive. Esta narración que tiene como héroe al dios Marduk es, para Sitchin, una versión tardía de un relato original sumerio que tendría a los Anunnaki Anu, Enlil y Ninurta como héroes principales. 

Sitchin sostiene que fueron los Anunnaki quienes transmitieron el relato del Enuma Elish a los sumerios hace miles de años. Posteriormente, en Babilonia, se modificó a los personajes de la historia para incluir al dios Marduk como el héroe principal.

Antes de analizar algunos fragmentos del relato, es necesario conocer la relación que Sitchin establece entre los nombres de los planetas del Sistema Solar y los personajes de la epopeya babilónica pues eso nos ayudará a entender mejor sus conclusiones.


NIBIRU Y LOS PERSONAJES DEL ENUMA ELISH

En la primera columna de la izquierda de la siguiente tabla hemos puesto los nombres de los dioses del relato, en la segunda columna de la izquierda está la traducción que hace Sitchin del nombre de estos dioses, en la tercera tenemos el planeta del Sistema Solar que Sitchin identifica con cada dios, y en la última columna tenemos el planeta que Allan y Delair identifican con cada dios.


Tabla que indica el planeta que Sitchin le asignó a cada personaje 
o deidad que aparece en el Enuma Elish.


Veamos como empieza el Enuma Elish.

Cuando, en las alturas, el Cielo no había recibido nombre, y abajo, el suelo firme [la Tierra] no había sido llamado; nada, salvo el primordial APSU, su Engendrador, MUMMU y TIAMAT -la que les dio a luz a todos; sus aguas se entremezclaron. Ninguna caña se había formado aún, ni tierra pantanosa había aparecido.
Ninguno de los dioses había sido traído al ser aún, nadie llevaba un nombre, sus destinos eran inciertos; fue entonces cuando se formaron los dioses en medio de ellos.” [Extracto del Enuma Elish]

Sitchin interpreta el fragmento anterior del Enuma Elish de la siguiente manera:

“En la inmensidad del espacio, los "dioses" -los planetas- estaban aún por aparecer, por ser nombrados, por tener sus "destinos" -sus órbitas- fijados. Sólo existían tres cuerpos: "el primordial AP.SU" [Sol], MUM.MU [Mercurio] y TIAMAT -El planeta desconocido-.
Las «aguas» de Apsu y Tiamat se mezclaron, y el texto aclara que no se refiere a las aguas en las que crecen las cañas, sino más bien a las aguas primordiales, los elementos básicos generadores de vida del universo. Apsu, por tanto, es el Sol, "el que existe desde el principio". El más cercano a él es Mummu.
El relato deja claro más adelante que Mummu era el ayudante de confianza y emisario de Apsu: una buena descripción de Mercurio, el pequeño planeta que gira con rapidez alrededor de su gigante señor. De hecho, ésta era la idea que los antiguos griegos y romanos tenían del dios-planeta Mercurio: el rápido mensajero de los dioses.”

El texto inicial del Enuma Elish es, para la mayoría de historiadores convencionales, un relato mitológico del inicio de los tiempos. En cambio, para Sitchin, se trata de la historia del nacimiento de nuestro Sistema Solar.


El Enuma Elish se escribió en siete tablillas y el Génesis bíblico se desarrolló 
en siete dias. Dios descansó en el séptimo día del Genesis y la séptima 
tablilla del Enuma Elish es una apreciación de la obra de su dios. 
Las similitudes han sido producto de varias investigaciones.

“Antes de que [Lahmu y Lahamu] hubieran crecido en edad y en estatura hasta el tamaño señalado, el dios ANSHAR y el dios KISHAR fueron formados, sobrepasándoles [en tamaño]. Cuando se alargaron los días y se multiplicaron los años, el dios ANU se convirtió en su hijo -de sus antepasados un rival. Entonces, el primogénito de Anshar, Anu, como su igual y a su imagen engendró a NUDIMMUD.” [Extracto del Enuma Elish]

El texto anterior explica, según Sitchin, que mientras Marte y Venus -Lahmu y Lahamu- crecían en tamaño, un proceso que pudo tomar miles de años,  y alcanzaban las dimensiones que conocemos en la actualidad, aparecieron dos planetas más: Júpiter y Saturno. La frase “se alargaron los días y se multiplicaron los años” representa, según Sitchin, los largos períodos de tiempo que pasaron durante la formación de los planetas de nuestro Sistema Solar.  El texto también relata que Anu, identificado como Urano, engendró como su igual y a su imagen a Nudimmud, que Sitchin identifica como el planeta Neptuno. No es difícil darse cuenta que el planeta Urano y el planeta Neptuno son bastante similares en tamaño y posición dentro del Sistema Solar.

El Enuma Elish continúa con la aparición de los dioses restantes y Sitchin va identificando a cada uno con un planeta, de acuerdo a la tabla que tenemos más arriba. Aún no aparecen la Tierra, la Luna y Nibiru.  Según las teorías de Zecharia Sitchin, los dos primeros se formarían a causa de una gran colisión y el último vendría de los confines del Sistema Solar.


LA LLEGADA DE NIBIRU

Más adelante, el Enuma Elish nos explica que el misterioso, y ahora desaparecido, planeta Tiamat -que según Sitchin era más grande que Venus- perturbaba el orden de la recién creada familia del Sistema Solar.

“Los hermanos divinos se agruparon; perturbaban a Tiamat con sus avances y retiradas. Alteraban el "vientre" de Tiamat con sus cabriolas en las moradas del cielo. Apsu no podía rebajar el clamor de ellos; Tiamat había enmudecido con sus maneras. Sus actos eran detestables… molestas eran sus maneras.” [Extracto del Enuma Elish]

Sitchin traduce el párrafo anterior en términos astronómicos: los “avances y retiradas” de los planetas son una referencia a sus órbitas erráticas, “se agruparon” significa que sus órbitas los estaban poniendo en peligro de colisionar unos contra otros,  “alteraban el vientre de Tiamat significa que estaban interfiriendo en la órbita del planeta Tiamat,Apsu no podía rebajar el clamor de ellos” significa que la fuerza de gravedad que el Sol ejerce en los planetas no era suficiente para contrarrestar esta caótica situación.


Según la interpretación que hace Zecharia Sitchin del Enuma Elish,
el planeta fue quien atrajo al planeta Nibiru hacia el Sistema Solar.


El épico relato babilónico continúa narrándonos cómo el planeta Neptuno (el más alejado del Sol) atrajo a un nuevo invitado al Sistema Solar: el planeta Marduk, que Sitchin luego identificaría como Nibiru. Este nuevo cuerpo celeste llegó desde las profundidades del espacio exterior.

Según Sitchin, Nibiru tiene un tamaño similar al de Saturno, y en ese entonces, era un planeta joven que aún emitía radiaciones y causaba estragos en su recorrido. Zecharia Sitchin nos explica como fue la entrada de Nibiru en el Sistema Solar.

“El orden del tránsito -primero por Neptuno, después por Urano-indica que Marduk [Nibiru] estaba entrando en el Sistema Solar no en la dirección orbital del sistema -en sentido contrario a las manecillas del reloj-, sino en dirección opuesta, en el sentido de las manecillas del reloj.
Siguiendo el nuevo sendero, el recién llegado no tardó en verse atrapado por las inmensas fuerzas gravitatorias y magnéticas del gigante Anshar/Saturno y, luego, de Kishar/Júpiter. Su sendero se curvó aún más hacia dentro, hacia el centro del Sistema Solar, hacia Tiamat.

Mientras que el Enuma Elish nos cuenta que los dioses habían decretado que el destino de Marduk era enfrentarse a Tiamat, Sitchin explica que el texto se refiere a como la órbita de Marduk/Nibiru se alteró y lo encaminó irremediablemente hacia el planeta Tiamat.
La llegada de Nibiru causó problemas en la mayoría de planetas del Sistema Solar. Mientras Nibiru se acercaba a Tiamat, las fuerzas gravitatorias hicieron que de ambos cuerpos celestes se desprendieran grandes fragmentos que se convirtieron en satélites, volviendo la situación aún más caótica.


LA COLISION ENTRE NIBIRU Y TIAMAT


Nibiru chocó dos veces con Tiamat. En la primera colisión,  los satélites que se habían desprendido de Nibiru, a causa de las fuerzas gravitacionales de los planetas Saturno y Júpiter, protegieron al gran Nibiru e impactaron en el pequeño planeta Tiamat partiéndolo en dos.


Gráficos realizados por Zecharia Sitchin ilustrando la ruta
que llevó a Nibiru a chocar con Tiamat.


Sitchin sostiene que como resultado de este primer enfrentamiento varios de los cometas que conocemos.

“Lo más significativo es que, mientras que todos los planetas que conocemos circundan al Sol en la misma dirección (contraria a las manecillas del reloj), muchos cometas se mueven en sentido inverso. Los astrónomos no pueden decirnos cuál fue la fuerza o cuál fue el suceso que creó a los cometas y los arrojó a sus inusuales órbitas.
Nuestra respuesta: Marduk/Nibiru barriendo en sentido inverso, en su propio plano orbital, despedazó, destruyó la hueste de satélites de Tiamat hasta convertirla en pequeños cometas, afectándoles con su campo gravitatorio…”
Como resultado del primer choque, la parte superior de Tiamat se desprendió, se estrelló contra uno de los satélites sobrevivientes de Nibiru, y fue impulsada hacia la orbita que hoy tiene el planeta Tierra. Según esta teoría, la parte superior que se desprendió del planeta Tiamat es lo que hoy conocemos como el planeta Tierra.

En algún momento después de que Nibiru completó su primera órbita alrededor del Sol, se produjo la segunda colisión. Esta vez, Nibiru despedazó la parte inferior de Tiamat. Los fragmentos de Tiamat, con el tiempo, se convertirían en lo que hoy conocemos como el cinturón de asteroides. 


El único satélite sobreviviente de Tiamat fue atraído por la fuerza gravitatoria del pedazo superior de Tiamat, que hoy conocemos como el planeta Tierra, y terminó convirtiéndose en la Luna.



Para Sitchin, la Tierra y la Luna se formaron como consecuencia de la colision entre el planeta Nibiru y el planeta Tiamat. [Foto por TJ.Blackwell]


Luego del triunfo de Marduk, el relato babilónico le cambia de nombre al héroe y lo empieza a llamar Nibiru.

Zecharia Sitchin se basó en el siguiente párrafo para bautizar a su nuevo planeta como Nibiru. 

Nibiru resguardará el portal entre el cielo y la tierra; Aquellos que no pudieron cruzar por arriba o por abajo, deben siempre pedir su autorización. Nibiru es la estrella que brilla en el cielo.” [Extracto del Enuma Elish]
Así es como Sitchin describe el nacimiento de la Tierra y la catastrófica primera entrada de Nibiru al Sistema Solar.

Para la mayoría de astrónomos e historiadores, Marduk o Nibiru es el planeta Júpiter. Para otros, es la estrella Canopus o un cometa.  Según Zecharia Sitchin, Nibiru es el planeta de origen de los Anunnaki, quienes vinieron a la Tierra hace medio millón de años y convivieron con los humanos.

En la siguiente entrega veremos como Sitchin dedujo la órbita del planeta Nibiru.




[Continuará...]

Nibiru [I]: El Orígen
Nibiru [II]: El Enuma Elish
Nibiru [III]: La Orbita
Nibiru [IV]: La Ruta
Nibiru [V]: La Búsqueda

Las Crónicas Annunaki [I]
Las Crónicas Annunaki [II]
Las Crónicas Annunaki [III]
Las Crónicas Annunaki [IV]
Los Annunaki. La Conexión Azteca [I]
Los Annunaki. La Conexión Azteca [II]
Los Annunaki. La Conexión Perú [I]
Los Annunaki. La Conexión Perú [II]
Los Annunaki. La Conexión Perú [III]
Los Annunaki. La Conexión Perú [IV]
Los Annunaki. La Conexión Perú [V]
Los Annunaki. La Conexión Perú [VI]
Los Annunaki. La Conexión Perú [VII]

Portada: NGC 2264 Nebulosa del Cono, NASA Hubble Space Telescope
Diagramación & DG: Pachakamakin


FUENTES:

★ Zecharia Sitchin. Book I of The Earth Chronicles. The 12th Planet. Harper Collins.
★ Giorgio de Santillana and Hertha Von Dechend. Hamlet’s Mill. Nonpareil book.
★ D.S.Allan and J.B. Delair.-Cataclysm. Bear & Company.

6.07.2011

EL LIBRO PERDIDO DE ENKI [3/14]


Por Zecharia Sitchin







SINOPSIS DE LA TERCERA TABLILLA

Alalu transmite las noticias a Nibiru, reclama la Realeza | Anu, asombrado, 
plantea el asunto ante el Consejo Real | Enlil, el Hijo Principal de Anu, sugiere 
una verificación in situ | Ea, el Primogénito de Anu y yerno de Alalu, es elegido 
en cambio | Ea equipa con ingenio el Barco Celestial para el Viaje | La Nave 
Espacial, pilotada por Anzu, lleva a Cincuenta Héroes | Superando los peligros, 
los nibiruanos se estremecen ante la visión de la Tierra | Dirigidos por Alalu, 
amerizan y ganan la costa | Eridú, Hogar Lejos del Hogar, se funda en Siete 
Días | Comienza la Extracción de Oro de las Aguas | Aunque la cantidad es 
minúscula, Nibiru exige la entrega | Abgal, un Piloto, elige la Nave Espacial de 
Alalu para el Viaje | Se descubren armas nucleares prohibidas en la Nave Espacial 
 | Ea y Abgal sacan las Armas de Terror y las ocultan | Conexión Tierra-Marte 
-representación hacia el 2500 AC.-




LA TERCERA TABLILLA

¡La suerte de Nibiru está en mis manos; mis condiciones debes escuchar! Ésas fueron las palabras de Alalu, de la oscura Tierra a Nibiru las transmitió El Hablador. Cuando las palabras de Alalu a Anu, el Rey, le fueron comunicadas, Anu se asombró; se asombraron también los Consejeros, los Sabios quedaron sorprendidos. ¿Alalu no está muerto?, se preguntaban entre sí. ¿Es que podía estar vivo en otro mundo?, se decían con incredulidad.

¿No se había ocultado en Nibiru, habiendo ido con el Carro hasta un lugar ignoto? Se convocó a los Comandantes de los Carros, los Sabios reflexionaron sobre las Palabras transmitidas. Las Palabras no llegaron desde Nibiru; se dijeron desde Más Allá del Brazalete Repujado, ésta fue su conclusión, y esto se le reportó al Rey, Anu. Anu quedó aturdido; reflexionó sobre lo sucedido.

Que se le envíen palabras de reconocimiento a Alalu, dijo a los reunidos. En el Lugar de los Carros Celestiales se dio la orden, a Alalu palabras le fueron dichas: Anu, el Rey, te envía sus saludos; se complace en saber que te encuentras bien; no había razón para que te fueras de Nibiru, en el corazón de Anu no hay enemistad; si realmente has encontrado el Oro de la Salvación, ¡Que Nibiru se salve!

Las Palabras de Anu llegaron al Carro de Alalu; Alalu las respondió con rapidez: si vuestro salvador he de ser, para vuestras vidas salvar, convocad a los Príncipes en Asamblea, ¡Declarad Suprema mi Ascendencia! ¡Que los Comandantes me conviertan en su Líder, que se inclinen ante mis órdenes! ¡Que el Consejo me nombre Rey, para sustituir a Anu en el Trono! Cuando las Palabras de Alalu se escucharon en Nibiru, grande fue la consternación. ¿Cómo se podía deponer a Anu?, se preguntaban los Consejeros. 

¿Y si no era cierto lo que contaba Alalu? ¿Y si era una artimaña? ¿Dónde está su asilo? ¿De verdad ha encontrado Oro? Reunieron a los Sabios, pidieron el Consejo de los doctos e instruidos. El más Anciano de ellos habló: ¡Yo fui el Maestro de Alalu!, dijo. Él había escuchado con atención las Enseñanzas del Principio, de la Batalla Celestial había aprendido; del monstruo acuoso Tiamat y de sus venas doradas adquirió Conocimientos; si realmente ha ido Más Allá del Brazalete Repujado, ¡En la Tierra, el Séptimo Planeta, está su asilo!

En la Asamblea, un Príncipe tomó la Palabra; era un hijo de Anu, del vientre de Antu, la esposa de Anu, había surgido. Enlil era su nombre, que quiere decir Señor del Mandato. Palabras de cautela estaba pronunciando: Alalu no puede hablar de condiciones. Las calamidades fueron su obra, y perdió el Trono en Combate singular. Si es cierto que ha encontrado Oro en Tiamat, hacen falta pruebas de ello; ¿Habrá suficiente Oro para proteger nuestra Atmósfera? 

¿Cómo lo traeremos hasta Nibiru a través del Brazalete Repujado? Así habló Enlil, el hijo de Anu; y otras muchas Preguntas formuló también. Muchas pruebas hacían falta, muchas Respuestas se precisaban, coincidieron todos. Se le transmitieron a Alalu las Palabras de la Asamblea, una Respuesta se exigió. Alalu ponderó el mérito de las palabras, y accedió a Transmitir sus Secretos; de su Viaje y sus peligros hizo en verdad Relato.

Del Probador sacó el Cristal de sus entrañas, del Tomador de Muestras sacó su corazón de Cristal; Insertó los Cristales en El Hablador, para transmitir todos los Hallazgos. ¡Ahora que se han entregado las Pruebas, declaradme Rey, inclinaos ante mis órdenes!, exigió severamente. Los Sabios se horrorizaron; ¡Con Armas de Terror, Alalu causaría más estragos en Nibiru, con Armas de Terror un sendero había abierto a través del Brazalete!

En el momento que Nibiru pase en su vuelta por esa Región, ¡Alalu está amasando calamidades! En el Consejo había mucha consternación; alterar la Realeza era, ciertamente, un asunto grave. Anu no sólo era Rey por Ascendencia: ¡Había alcanzado el Trono en justa lid! En la Asamblea de los Príncipes, un hijo de Anu se levantó para hablar. Era Sabio en todas las Materias, entre los Sabios se le reconocía.

De los Secretos de las Aguas era un Maestro; E.A., Aquel Cuyo Hogar Es el Agua, era llamado. De Anu era el Primogénito; con Damkina, la hija de Alalu, estaba casado. Mi padre por Nacimiento es Anu, el Rey, dijo Ea; Alalu, por Matrimonio, es mi padre. Llevar al unísono los Dos Clanes fue la intención de mis desposorios; ¡Dejadme ser el que traiga la Unidad en este conflicto! ¡Dejadme ser el Emisario de Anu ante Alalu, dejadme ser el que dé soporte a los Descubrimientos de Alalu

Dejad que vaya en Viaje a la Tierra en un Carro, trazaré un sendero a través del Brazalete con Agua, no con Fuego. En la Tierra, dejad que obtenga de las Aguas el precioso Oro; a Nibiru se enviará de vuelta. Que Alalu sea Rey en la Tierra, un Veredicto de los Sabios espera: si Nibiru se salva, que haya una Segunda Lucha; ¡Que ésta determine quién gobernará NibiruLos Príncipes, los Consejeros, los Sabios, los Comandantes escucharon las palabras de Ea con admiración; estaban llenas de Sabiduría, pues encontraban solución al conflicto. 

¡Que así sea!, anunció Anu. Que parta Ea, que se ponga a prueba el Oro. ¡Lucharé con Alalu por Segunda Vez, que el Vencedor sea Rey de NibiruSe le transmitieron a Alalu las palabras de la decisión; Éste las ponderó y accedió: ¡Que Ea, mi hijo por Matrimonio, venga a la Tierra! ¡Que se obtenga Oro de las Aguas, que se ponga a prueba para la salvación de Nibiru; que una Segunda Lucha por la Realeza se salde entre Anu y yo! ¡Así sea!, decretó Anu en la Asamblea.

Enlil hizo una objeción; la Palabra del Rey era inalterable. Ea fue al Lugar de los Carros, con Comandantes y Sabios consultó. Contempló los peligros de la Misión, consideró cómo extraer y traer el Oro. Estudió con detenimiento la transmisión de Alalu, y pidió a Alalu más pruebas de los Resultados. Diseñó una Tablilla de Destinos para la Misión. Si el Agua fuera la Fuerza, ¿Dónde se podría repostar? ¿Dónde, en el Carro, se almacenará? 

¿Cómo se convertirá en Fuerza? Toda una vuelta de Nibiru pasó con las reflexiones, un Shar de Nibiru pasó en los preparativos. Se ha preparado el Carro Celestial más grande para la Misión, se ha calculado su Destino de Vuelta, una Tablilla de Destino se ha fijado con firmeza; ¡Cincuenta Héroes harán falta para la Misión, para viajar a la Tierraobtener el Oro! Anu dio su aprobación al Viaje; los Astrónomos eligieron el momento adecuado para comenzarlo. 

En el Lugar de los Carros se congregaron las multitudes, llegaron para despedir a los Héroes y a su Líder. Llevando Cascos de Águila, portando cada uno un Traje de Pez, los Héroes entraron al Carro de Uno en Uno. El último en embarcar fue Ea; de los congregados se despidió. Se arrodilló ante su padre, Anu, para recibir la Bendición del Rey. Mi hijo, el Primogénito: un largo Viaje has emprendido, para ponerte en peligro por todos nosotros; que tu Exito destierre de Nibiru la calamidad; ¡Ve y vuelve con vida! Así hizo Anu para pronunciar una Bendición para su hijo, despidiéndose de él.

La madre de Ea, a la que llamaban Ninul, lo apretó contra su pecho. ¿Por qué, después que me fueras dado como hijo de Anu, él te dotó con un corazón incansable? ¡Ve y vuelve, recorre sin novedad el peligroso camino!, le dijo ella. Con ternura, Ea besó a su esposa, abrazó a Damkina sin palabras. Enlil estrechó los brazos con su hermanastro. ¡Que seas bendito, que tengas Exito!, le dijo. Con el corazón encogido, Ea entró en el Carro, y dio la orden de remontarse.

Viene ahora el Relato del Viaje hasta el Séptimo Planeta, y de cómo se inició la Leyenda del Diospez que vino de las Aguas. Con el corazón encogido, Ea entró en el Carro, y dio la orden de remontarse. El Asiento de Comandante estaba ocupado por Anzu, no por Ea; Anzu, no Ea, era el Comandante del Carro; Aquel Que Conoce los Cielos significaba su Nombre; para esta tarea se le había seleccionado especialmente. Era un Príncipe entre los Príncipes, de simiente real era su Ascendencia. 

El Carro Celestial guió con pericia; lo Elevó poderosamente de Nibiru, hacia el distante Sol lo dirigió. Diez Leguas, Cien Leguas el Carro recorrió, Mil Leguas el Carro viajó. El pequeño Gaga salió a recibirlos, les transmitió a los Héroes la Bienvenida. La azulada Antu, hermosa y encantadora, le mostró el Camino. Anzu se sintió atraído ante su vista. ¡Examinemos sus Aguas!, dijo Anzu. Ea dio la orden de continuar sin detenerse; es un planeta sin retorno, dijo enérgicamente.

Hacia el Celestial An, el Tercero en la Cuenta Planetaria, prosiguió el Carro. A su lado yacía An, su Ejército de Lunas se arremolinaban. Los Rayos de El Probador revelaron la presencia de Agua; se le indicó a Ea si era necesario detenerse, Ea dijo que se continuara el Viaje, hacia Anshar, el mayor de los Príncipes del Cielo, se estaba dirigiendo. Pronto pudieron sentir el insidioso tirón de Anshar, y admiraron con temor sus Anillos de Colores.

Con pericia, Anzu guió el Carro, los demoledores peligros hábilmente evitó. La gigante Kishar, el mayor de los Planetas estables, fue el siguiente en encontrarse. La atracción de su Red era abrumadora; con gran habilidad, Anzu desvió el rumbo del Carro. Con furia, Kishar estuvo lanzando Rayos al Carro Divino, dirigió su Ejército hacia el intruso. Lentamente, Kishar se alejó, para que el Carro se encontrara con el siguiente enemigo: ¡Más Allá del Quinto Planeta, el Brazalete Repujado estaba al acecho! 

Ea ordenó que en su Artefacto se fijara Un-Zumbido, que se preparara el Propulsor de Agua. Hacia el ejército de rocas giratorias se precipitaba el Carro, cada una, como la piedra de una honda, se dirigía ferozmente hacia el Carro. La palabra de Ea fue dada; con la fuerza de un millar de Héroes, se lanzó la Corriente de Agua. Una a una, las rocas volvieron la cara; ¡Estaban dejando un Sendero para el Carro!

Pero, mientras una roca huía, otra atacaba en su lugar; ¡Una multitud Más Allá de toda Cuenta era su Número, un Ejército buscando venganza por la división de Tiamat! Una y otra vez, Ea dio las órdenes para que el Propulsor de Agua mantuviera Un-Zumbido; Una y otra vez, se dirigieron Corrientes de Agua hacia el ejército de rocas; Una y otra vez, las rocas volvieron sus caras, dejando un Sendero para el Carro. Y, después, al fin, el Sendero quedó claro; ¡El Carro podía continuar sin daños!

Los Héroes elevaron un grito de Alegría; y doble fue la Alegría ante la Visión del Sol que ahora se revelaba. En medio del regocijo, Anzu hizo sonar la alarma: para trazar el Sendero, se había consumido demasiada Agua, ¡No había Agua suficiente para alimentar las Piedras Igneas del Carro durante el resto del Viaje! En la Oscura Profundidad, podían ver el Sexto Planeta, estaba reflejando los Rayos del Sol. Hay Agua en Lahmu, estaba diciendo Ea. ¿Puedes hacer descender el Carro sobre él?, le preguntó a Anzu.

Diestramente, Anzu dirigió el Carro hacia Lahmu; al llegar al Dios Celestial, a su alrededor hizo circundar el Carro. La Red del Planeta no es grande, su atracción se puede manejar con facilidad, dijo Anzu. Lahmu merecía ser contemplado, tenía muchos tonos; de blanca nieve era su gorro, de blanca nieve eran sus sandalias. Rojizo en su mitad, ¡En su mitad Lagos y Ríos relucían! Hábilmente, Anzu hizo viajar al Carro más despacio, junto a la orilla de un Lago lo hizo descender suavemente.

Siguiendo las órdenes, los Héroes extendieron Lo-Que-Aspira-Agua, las entrañas del Carro se llenaron con las Aguas del Lago. Mientras el Carro se llenaba de Agua, Ea y Anzu examinaron los alrededores. Con El Probador y El Tomador de Muestras, determinaron todo lo que importa: las Aguas eran buenas para beber, había Aire suficiente. Todo se registró en los Anales del Carro, y se describió la necesidad de desviarse. Reabastecido su vigor, el Carro se remontó, despidiéndose del benévolo Lahmu.

Más Allá, el Séptimo Planeta estaba dando su vuelta; ¡La Tierra y su compañero estaban invitando al Carro! En el Asiento del Comandante, Anzu estaba sin palabras; Ea también estaba callado. Delante de ellos estaba su Destino, que contenía el Oro de la Salvación o la Perdición de Nibiru. ¡El Carro debe frenarse, o perecerá en la gruesa Atmósfera de la Tierra!, declaró Anzu a Ea.

¡Haz círculos para frenar alrededor del Compañero de la Tierra, la Luna!, le sugirió Ea. Circundaron la Luna; yacía postrada y llena de cicatrices, tras la Victoria de Nibiru en la Batalla Celestial. Después de frenar así el Carro, Anzu lo dirigió hacia el Séptimo Planeta. Una vez, dos veces hizo circundar el Carro alrededor del globo de la Tierra, aún más cerca de la Tierra Firme lo hizo descender. 

Había tonos níveos en las Dos Terceras partes del Planeta, de un tono oscuro era su parte media. Podían ver los Océanos, podían ver las Tierras Firmes; estaban buscando la Señal de la baliza de Alalu. Donde un Océano tocaba tierra seca, donde Cuatro Ríos eran tragados por los pantanos, balizaba la Señal de Alalu. ¡El Carro es demasiado pesado y grande para los pantanos!, declaró Anzu. 

¡La Red de Atracción de la Tierra es demasiado poderosa para descender en tierra seca!, anunció Anzu Ea. ¡Ameriza! ¡Ameriza en las Aguas del Océano!, le gritó Ea a Anzu. Anzu dio una vuelta más alrededor del Planeta; con mucho cuidado, hizo descender el Carro hacia el borde del Océano. Llenó de Aire los pulmones del Carro; en las Aguas amerizó, no se hundió en las Profundidades. En El Hablador se escuchó una Voz: ¡Sed bienvenidos a la Tierra!, estaba diciendo Alalu.

Por la Transmisión de sus Palabras, se determinó la dirección de su paradero. Hacia el lugar dirigió Anzu el Carro, flotando como un barco se movía sobre las Aguas. Pronto se estrechó el amplio Océano, apareciendo tierras secas a ambos lados como dos guardianes. En la parte izquierda, se elevaban colinas pardas; en la derecha, las Montañas elevaban sus cabezas hasta el Cielo. Hacia el lugar de Alalu se dirigió el Carro, iba flotando sobre las Aguas como un Barco. 

Por delante, la tierra seca estaba cubierta de Agua, los pantanos sustituían al Océano. Anzu dio órdenes a los Héroes, les ordenó que se pusieran los Trajes de Peces. Entonces, se abrió una portezuela del Carro, y los Héroes descendieron a los Pantanos. Ataron fuertes cuerdas al Carro, con las cuerdas tiraron del Carro. Las palabras transmitidas por Alalu llegaban con más Fuerza. ¡Rápido! ¡Rápido!, estaba diciendo.

Al filo de los pantanos, una Visión había que contemplar: reluciendo bajo los Rayos del Sol, había un Carro de Nibiru; ¡Era el Barco Celestial de Alalu! Los Héroes aceleraron sus pasos, hacia el Carro de Alalu se apresuraron. Impaciente, Ea se puso su Traje de Pez; en su pecho, el corazón golpeaba como un tambor. Saltó al Pantano, con paso apresurado se dirigió hacia la orilla. Altas eran las Aguas del Pantano, el fondo estaba más hondo de lo que esperaba.

Dejó de caminar para nadar, con brazadas audaces avanzó. Mientras se acercaba a la tierra seca, pudo ver verdes praderas. Después, sus pies tocaron suelo firme; se puso de pie y siguió caminando. Delante de él, pudo ver a Alalu, de pie, saludando con las manos vigorosamente. Alcanzando la orilla, Ea salió de las Aguas: ¡Estaba sobre la Oscura Tierra! Alalu llegó corriendo hasta él; abrazó con fuerza a su hijo por Matrimonio. ¡Bienvenido a un planeta diferente!, le dijo Alalu a Ea.

Viene ahora el Relato de cómo se fundó Eridú en la Tierra, de cómo comenzó la Cuenta de los Siete Días. Alalu abrazó a Ea en silencio, con los ojos llenos de lágrimas de alegría. Ea inclinó su cabeza ante él, en señal de respeto ante su padre por Matrimonio. En los Pantanos, los Héroes seguían avanzando; otros más se pusieron los Trajes de Peces, otros más hacia la tierra seca se apresuraban.

¡Mantened a flote el Carro!, ordenó Anzu. ¡Ancladlo en las Aguas, evitad el fango de la orilla! Los Héroes alcanzaron la orilla, ante Alalu se inclinaron. Anzu llegó a la orilla, el último en salir del Carro. Se inclinó ante Alalu; con él estrechó los brazos Alalu en Señal de Bienvenida. A todos los que habían llegado, Alalu dio Palabras de Bienvenida. A todos los que estaban reunidos, Ea dio Palabras de Mandato. ¡Aquí en la Tierra, yo soy el Comandante!, les dijo.

En una Misión a Vida o Muerte hemos llegado; ¡En nuestras manos está la suerte de Nibiru! Miró alrededor, estaba buscando un lugar para acampar. ¡Amontonad tierra, haced montículos allí!, ordenó Ea para levantar un Campamento. A un lugar no lejano estaba señalando, una cabaña de cañas erigió por Morada para Alalu. Luego, dirigió estas palabras a Anzu: Transmite estas Palabras a Nibiru, ¡Al Rey, mi padre Anu, anuncia la feliz llegada!

No tardó en cambiar el tono de los Cielos, del resplandor al rojizo se tornó. Ante sus ojos se reveló una Visión nunca antes vista: ¡El Sol, como una esfera roja, estaba desapareciendo en el Horizonte! ¡El temor se apoderó de los Héroes, temían una Gran CalamidadAlalu, con palabras risueñas, les confortó diciendo: Es una Puesta de Sol, marca el fin de Un Día en la Tierra. Echaos para un breve descanso; una noche en la Tierra es más corta de lo que podáis imaginar. 

Antes de lo que podáis esperar, el Sol hará su aparición; ¡Será de día en la Tierra! Inesperadamente, llegó la Oscuridad, y separó los Cielos de la Tierra. Los Relámpagos rompían la Oscuridad, y a los Truenos les siguieron las Lluvias. Los Vientos soplaron sobre las Aguas, eran Tormentas de un dios extraño. En el Carro, los Héroes se pusieron en cuclillas; en el Carro, los Héroes se acurrucaron. 

Para ellos, no llegó el descanso; estaban muy agitados. Con los corazones acelerados, esperaban el Regreso del Sol. Sonrieron cuando aparecieron sus Rayos, contentos y dándose palmadas en la espalda. Y anocheció y amaneció, fue su Primer Día en la Tierra. Al romper el día, Ea reflexionó sobre la situación; debía pensar sobre cómo separar las Aguas de las Aguas. Nombró a Engur, Señor de las Aguas Dulces, para que proveyera de Aguas potables.

Éste fue a la laguna de la serpiente con Alalu, para valorar sus aguas dulces; ¡La laguna estaba abarrotada de serpientes malignas!, dijo Engur a Ea. Entonces, Ea contempló los pantanos, sopesando la abundancia de aguas de lluvia. A Enbilulu lo puso al cargo de los pantanos, se le indicó que señalara los matorrales de cañizos. A Enkimdu se le puso al cargo de la zanja y del dique, para que elaborara una frontera frente a los pantanos, para que hiciera un lugar donde reunir las aguas que llovían del cielo. 

Así se separaron las Aguas de Debajo de las Aguas de Arriba, se separaron las Aguas de los cenagales de las Aguas dulces. Y anocheció y amaneció, fue el Segundo Día en la Tierra. Cuando el Sol anunció la mañana, los Héroes ya estaban llevando a cabo las tareas asignadas. Ea dirigió sus pasos, junto a Alalu, hacia el lugar de Hierba y Arboles, para examinar todo lo que crece en el Huerto, Hierbas y Frutas según su Especie.

Isimud, su Visir, Ea le hizo unas preguntas: ¿Qué planta es ésta? ¿Qué planta es aquélla?, le preguntaba. Isimud, muy instruido, pudo distinguir los alimentos que crecen bien; arrancó una Fruta para Ea, ¡Es una Planta de Miel!, le decía a Ea: ¡Él mismo comió una Fruta, Ea estaba comiéndose una Fruta! Del alimento que crece, diferenciado por su bondad, Ea puso al cargo al Héroe Gurú.

Así se proveyeron los Héroes de Agua y Alimentos; no se hartaban. Y anocheció y amaneció, fue el Tercer Día en la Tierra. El Cuarto Día cesaron de soplar los Vientos, el Carro ya no se vio perturbado por las olas. ¡Que se traigan Herramientas desde el Carro, que se construyan Moradas en el Campamento!, ordenó Ea. Ea puso a Kulla al cargo del molde y el ladrillo, para que hiciera ladrillos de arcilla; a Mushdammu se le indicó que pusiera los Cimientos, para levantar Moradas habitables.

Todo el día estuvo brillando el Sol, una Gran Luz hubo durante el Día. Al anochecer, Kingu, la Luna de la Tierra, arrojó en su plenitud una Luz pálida sobre la Tierra, una Luz menor para gobernar la Noche, para ser contado entre los Dioses Celestiales. Y anocheció y amaneció, fue el Cuarto Día en la Tierra. El Quinto Día, Ea le ordenó a Ningirsig que hiciera un Barco de Juncos, para tomar la medida de los Pantanos, para valorar la extensión de los cenagales.

Ulmash, El-que-conoce-lo-que-prolifera-en-las-aguas, El-que-tiene-Conocimientos-de-las-aves-de-caza-que-vuelan, a Ulmash llevó Ea por compañero, para que distinguiera Lo Bueno de Lo Malo. De las Especies que pululan en las Aguas, de las Especies que ofrecen sus alas en el Cielo, muchas eran desconocidas para Ulmash; su número era desconcertante. Buenas eran las Carpas, entre Lo Malo iban nadando. 

Ea convocó a Enbilulu, El Señor de los PantanosEa convocó a Enkimdu, a cargo de la zanja y el dique; a ellos les dio Palabras, para hacer una barrera en los Pantanos; para hacer un Recinto con cañas y juncos verdes, y separar allí unos peces de otros, una Trampa para Carpas, que de una red no pudieran escapar, un Lugar de cuya Trampa no pudiera escapar ningún Ave que fuera buena para comer. Así, los Héroes se proveerían de pescado y de caza, separando las Especies buenas.

Y anocheció y amaneció, fue el Quinto Día en la Tierra. El Sexto Día, Ea tuvo en cuenta a las criaturas del Huerto. A Enursag se le asignó la tarea de distinguir Lo-que-se-arrastra-por-el-suelo de Lo-que-camina-sobre-piesEnursag se asombró de sus Especies, de su ferocidad dio cuenta a Ea. Ea convocó a Kulla, a Mushdammu dio órdenes urgentes: ¡Para la noche, las Moradas han de estar terminadas, y rodeadas por una Valla de Protección!

Los Héroes pusieron manos a la obra, sobre los cimientos se pusieron los ladrillos con rapidez. Los tejados se hicieron de caña, y la Valla se levantó con árboles cortados. Anzu trajo del Carro un Rayo-Que-Mata, un Hablador-Que-Transmite-Palabras puso en la Morada de Ea; ¡Al anochecer, el Campamento estaba terminado! Los Héroes se congregaron en su interior por la noche. Ea, Alalu y Anzu consideraron los hechos; ¡Todo lo que se había hecho era en verdad bueno!

Y anocheció y amaneció, el Sexto Día. El Séptimo Día se reunieron los Héroes en el Campamento, Ea les dijo estas palabras: Hemos emprendido un peligroso viaje, hemos recorrido un peligroso camino desde Nibiru hasta el Séptimo Planeta. A la Tierra hemos llegado sin novedad, muchas cosas buenas hemos conseguido, hemos establecido un Campamento. ¡Que este Día sea de descanso; a partir de ahora, el Séptimo Día será siempre de descanso!

¡Que a partir de ahora se le llame a este lugar Eridú, Hogar en la Lejanía será su significado! ¡Que se mantenga una promesa, que Alalu sea declarado comandante de EridúLos Héroes así reunidos, gritaron al unísono los Acuerdos. Palabras de acuerdo pronunció Alalu, después rindió Gran Homenaje a Ea: ¡Que se le dé un Segundo Nombre a Ea, que se le llame Nudimmud, El Hábil ForjadorAl unísono, los Héroes anunciaron el Acuerdo.

Y anocheció y amaneció, el Séptimo Día. Viene ahora el Relato de cómo comenzó la Búsqueda de Oro, y de cómo los planes en Nibiru no proporcionaban la Salvación a Nibiru. Tras establecerse el Campamento de Eridú y después de saciarse los Héroes de alimento, Ea comenzó la tarea de obtener Oro de las Aguas. En el Carro, se levantaron las Piedras de Fuego, y cobró vida el Gran Crujidor; desde el Carro, se extendió Lo-Que-Succiona-Agua, se insertó en las Aguas pantanosas.

Las Aguas se introdujeron en un Recipiente de Cristales, de las Aguas, los Cristales del Recipiente extrajeron todo lo que había de Metal. Después, desde el Recipiente, Lo-Que-Escupe escupió las Aguas a la Laguna de los Peces; así se recogían en el Recipiente los Metales que había en las Aguas. El Artefacto de Ea era ingenioso, ¡En verdad, era un Hábil Forjador! Durante Seis Días de la Tierra se introdujeron Aguas pantanosas, se escupieron Aguas pantanosas; ¡En el recipiente se recogían los Metales!

El Séptimo Día, Ea y Alalu examinaron los Metales; de muchas Clases eran los Metales que había en el Recipiente. Había Hierro, había mucho Cobre; el Oro no era abundante. En el Carro otro Recipiente, el ingenioso Artefacto de Nudimmud, los Metales se separaron según Tipos, se llevaron a la orilla por Clases. Así trabajaron los Héroes durante Seis Días; al Séptimo Día descansaron. Durante Seis Días, los Recipientes de Cristal se llenaron y se vaciaron, el Séptimo Día se hizo cuenta de los Metales.

Había Hierro y había Cobre, y otros Metales también; de Oro, se había acumulado el montón más pequeño. Por la noche, la Luna subía y bajaba; a su vuelta, Ea le puso el nombre de Mes. Al comienzo del Mes, Seis Días se mostraban sus cuernos luminosos, con su media Corona se anunciaba el Séptimo Día; era un Día de Descanso. A mitad de camino, la Luna se distinguía por su Plenitud; después, se detenía para empezar a decrecer. Con el Curso del Sol, iba apareciendo la vuelta de la Luna, iba revelando su rostro con la vuelta de la Tierra. 

Ea estaba fascinado con los Movimientos de la Luna, contemplaba su Atracción como Kingu a Ki: ¿A qué propósito servía esa Atracción? ¿Qué Señal celeste estaba dando? Mes llamó Ea a la vuelta de la Luna, le dio el nombre de Mes a su Vuelta. Por un Mes, por dos meses, se separaron las Aguas en el Carro; el Sol, cada seis meses, daba a la Tierra otra Estación; Invierno y Verano las llamó Ea. Hubo Invierno y hubo Verano; y Ea llamó Año de la Tierra a toda la Vuelta Al finalizar el Año se hizo cuenta del Oro acumulado; no había mucho para enviar a Nibiru.

¡Las Aguas de las ciénagas son insuficientes, que se traslade el Carro a Lo Profundo del Océano!, así dijo Ea. Se soltó el Carro de sus amarras, de vuelta de donde llegó se volvió. Se elevaron con mucho cuidado los Recipientes de Cristal, las Aguas saladas pasaron a través de ellos. Se separaron los Metales por Clases; ¡Entre ellos centelleaba el Oro! Desde el Carro, Ea transmitió a Nibiru palabra de los Acontecimientos; para Anu fue agradable de escuchar.

En su predestinada Vuelta, Nibiru estaba volviendo a la Morada del Sol, en su Vuelta de Shar, Nibiru se estaba aproximando a la Tierra. Ansiosamente, Anu preguntó por el Oro. ¿Hay suficiente para enviarlo a Nibiru?, preguntó. ¡Ay!, no se había recogido suficiente Oro de las Aguas; ¡Que pase otro Shar, que se doble la cantidad!, le aconsejó Ea a Anu. Se siguió obteniendo Oro de las Aguas del Océano; el corazón de Ea se llenaba de aprensión.

Se extrajeron partes del Carro, con ellas se montó una Cámara Celeste. Abgal, el que sabe pilotar, fue asignado al cargo de la Cámara Celeste; Ea se remontaba a diario en el Aire con Abgal en la Cámara Celeste, para descubrir los Secretos de la Tierra. Se construyó un Recinto para la Cámara Celeste, se puso junto al Carro de Alalu: Ea estudiaba a diario los Cristales en el Carro de Alalu, para comprender lo que por sus Rayos se descubría.
¿De dónde viene el Oro?, preguntó a Alalu. ¿Dónde en la Tierra están las venas doradas de TiamatEa se remontó en el Aire con Abgal en la Cámara Celeste, para conocer la Tierra y sus Secretos. Vagaron sobre las grandes Montañas, grandes Ríos vieron en los Valles; Estepas y Bosques se extendían bajo ellos, miles de Leguas recorrieron. Tomaron nota de vastas Tierras separadas por Océanos, con el Rayo-Que-Explora penetraron los suelos.

La impaciencia crecía en Nibiru. ¿Puede ofrecer protección el Oro?, crecía el clamor. ¡Reunid el Oro, cuando se acerque Nibiru tendréis que entregarlo!, ordenó Anu a Ea. ¡Reparad el Carro de Alalu, disponedlo para que vuelva a Nibiru, para que esté dispuesto cuando termine el Shar!, dijo así Anu. Ea obedeció las Palabras de su padre, el Rey; se puso a reflexionar sobre la reparación del Carro de Alalu.

Una noche en la que aterrizaron la Cámara Celeste junto al Carro, entró en éste con Abgal, para llevar a cabo una Acción Secreta en la oscuridad. Las Armas de Terror, las Siete, sacaron del Carro; las llevaron a la Cámara Celeste, dentro de la Cámara Celeste las escondieron. Al amanecer, Ea y Abgal se remontaron en el Cielo con la Cámara Celeste, con dirección a otra tierra.

Allí, en un Lugar Secreto, Ea ocultó las Armas; en una cueva, un lugar desconocido, las almacenó. Después, Ea dio a Anzu Palabras de Mandato, le indicó que reparara el Carro de Alalu, que lo dispusiera para volver a Nibiru, que estuviera listo para cuando terminara el Shar. Anzu, muy experto en los asuntos de los Carros, se puso manos a la obra; hizo que sus propulsores zumbaran de nuevo, tuvo mucha cuenta de sus Tablillas; ¡Pero no tardó en descubrir la ausencia de las Armas de Terror!

Anzu gritó enfurecido; Ea le dio explicación de su ocultación: ¡Es un peligro utilizar estas Armas!, dijo Ea. ¡Jamás deben ser armadas ni en los Cielos ni en las Tierras Firmes! ¡Sin ellas, será peligroso atravesar el Brazalete Repujado!, dijo Anzu. ¡Sin ellas, y sin los Propulsores de Agua, hay peligro de que no resista! 

Alalu, Comandante de Eridú, consideró las palabras de Ea, a las palabras de Anzu prestó atención: ¡Las palabras de Ea quedan atestiguadas por el Consejo de Nibiru!, dijo Alalu; Pero, si no regresa el Carro, ¡Nibiru estará perdido! Abgal, El-Que-Sabe-Pilotar, se adelantó audazmente hacia los Líderes. ¡Yo seré el Piloto, afrontaré los peligros valerosamente!, dijo.

Así se tomó la decisión: ¡Abgal será el Piloto, Anzu se quedará en la Tierra! En Nibiru, los Astrónomos contemplaron los Destinos de los Dioses Celestiales, eligieron el día oportuno. Se llevaron cestadas de Oro al Carro de Alalu; Abgal entró en la parte delantera del Carro, ocupó el Asiento del Comandante. Ea le dio una Tablilla de Destino de su propio Carro; ¡Será para ti Lo-Que-Muestra-El-Camino, con ella encontrarás un Camino abierto!

Abgal levantó las Piedras de Fuego del Carro; su zumbido que cautivaba como la Música. Dio vida al Gran Crujidor del Carro, arrojando un resplandor rojizo. Ea y Alalu, junto con la multitud de Héroes estaban de pie alrededor, le estaban dando la despedida. Después, con un Rugido, el Carro se elevó hacia los Cielos, ¡A los Cielos ascendió! Nibiru se transmitieron palabras del Ascenso; en Nibiru había mucha expectación.





Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin
Portada: NGC 2818 Nebulosa Planetaria, by Nasa Hubble Space Telescope



GLOSARIO:

Abael: El bíblico Abel, muerto por su hermano Ka-in.
Abgal: Piloto; Primer Comandante del Lugar de Aterrizaje.
Abrazador: Epíteto de Ninurta por su papel en la utilización de armas nucleares.
Abzu: Dominios mineros de Oro de Enki en el sudeste de África.
Abzu Inferior: Punta Sur de África, dominios de Nergal Ereshkigal.
Acad: Las Tierras del Norte anexionadas a Sumer bajo Sargón I.
Acadio: Lengua madre de todas las Lenguas semitas.
Adab: Ciudad postdiluviana de Ninharsag en Sumer.
Adad: Nombre acadio de Ishkur, el hijo menor de Enlil.
Adamu: El primer Trabajador Primitivo logrado con éxito a través de Ingeniería Genética, El Adán.
Adapa: Hijo de Enki con una hembra Terrestre, primer Hombre Civilizado; el bíblico Adán.
Agadé: Primera capital de Nibiru después de la guerra; Capital Unificada de Sumer y Acad.
Agua de Juventud: Se la prometía Ra a sus seguidores en la Otra Vida.
Agua de Vida: Utilizada para revivir a Inanna y traerla de vuelta de entre los muertos.
Alalgar: Piloto; Segundo Comandante de Eridú.
Alalu: El depuesto Rey de Nibiru que escapó a la Tierra y descubrió Oro; murió en Marte; se talló su imagen en la roca que le sirvió de tumba.
Alam: Hijo de Anshargal a través de una concubina.
Amanecer y Crepúsculo: Hembras Terrestres fecundadas por Enki, madres de Adapa y Titi.
Amun: Nombre egipcio para el exiliado dios Ra.
An: Primer Rey de la Unidad en Nibiru; nombre del planeta al que llamamos Urano.
Anak: Estaño.
Anib: Título Real de Ib, un Sucesor del Trono de Nibiru.
Anki: Hijo primogénito de An en Nibiru.
Annu: Ciudad Sagrada en Egipto, la bíblica On, Heliópolis en griego.
Anshar: Quinto Soberano de Nibiru de la Dinastía Unificada; el planeta al que llamamos Saturno.
Anshargal: Cuarto Soberano de Nibiru de la Dinastía Unificada.
Antu: Esposa de An; esposa de Anu; nombre primitivo del planeta al que llamamos Neptuno.
Anu: Soberano de Nibiru cuando los Anunnaki llegaron a la Tierra; también, el planeta al que llamamos Urano.
Anunitu: Nombre cariñoso para la diosa Inanna.
Anunnaki: Aquellos-Que-del-Cielo-a-la-Tierra-Vinieron.
Anzu: Piloto; Primer Comandante de la Estación de Paso en Marte.
Apsu: Progenitor primordial del Sistema Solar, el Sol.
Aratta: Dominio concedido a Inanna, parte de la Tercera Región.
Arbakad: El bíblico Arpakshad, uno de los hijos de Sem.
Armas del Terror: Armas nucleares, utilizadas al principio en Nibiru y, después, finalmente, en la Tierra.
Arrata: La tierra y las montañas de Ararat.
Asar: Dios egipcio llamado Osiris.
Asta: Diosa egipcia llamada Isis, esposa-hermana de Asar.
Awan: Esposa-hermana de Ka-in.
Aya: Esposa de Utu; el dios llamado Shamash en acadio.
Azura: Esposa de Sati, madre de Enshi, el bíblico Enoch.
Bab-Ili: Pórtico de los DiosesBabilonia, ciudad de Marduk en Mesopotamia.
Bad-Tibira: Ciudad de Ninurta de fundición y refinado de Oro.
Banda: Soberano heroico de Uruk -la bíblica Erek-, padre de Gilgamesh.
Baraka: Esposa de Irid, el bíblico Yéred.
Barca celestial: Término egipcio para la Nave Espacial de un Dios.
Barco del Cielo: Vehículo aéreo de diversos Dioses y Diosas.
Batalla Celestial: Colisión primordial entre Nibiru y Tiamat.
Batanash: Esposa de Lu-Mach -el bíblico Lamek-, madre del Héroe del Diluvio.
Bau: Esposa de Ninurta, una sanadora.
Ben-Ben: Parte superior cónica del Barco Celestial de Ra.
Blancatierra: La Antártida.
Bosque de Cedros: Ubicación del Lugar de Aterrizaje -en la actualidad, Líbano-.
Brazalete Repujado: El Cinturón de Asteroides.
Burannu: El río Éufrates.
Cam: Segundo hijo del Héroe del Diluvio, hermano de Sem y de Jafet.
Cámara de la Creación: Instalaciones de Ingeniería Genética y domesticación en las Montañas de los Cedros.
Camino de Anu: Banda central de la Esfera Celeste que contiene las Constelaciones Zodiacales; en la Tierra, banda central entre el septentrional Camino de Enlil y el meridional Camino de Enki.
Camino de Enki: Esfera celeste por debajo del paralelo 30º Sur.
Camino de Enlil: Esfera celeste por encima del paralelo 30º Norte.
Carros celestiales: Nave Espacial.
Casa de Elaboración: Laboratorio genético en el Bosque de los Cedros para los cereales y el ganado.
Casa de la Vida: Instalaciones biogenéticas de Enki en el Abzu.
Casa de Sanación: Instalaciones médico-biológicas de Ninmah en Shurubak.
Centro de Control de Misiones: En Nibru-ki -Nippur- antes del Diluvio, en el Monte Moriah después del Diluvio.
Creador de Todo: El Dios universal y cósmico.
Cresta Norte: Morada de Enlil en las Montañas de los Cedros.
Cuarta Región: La Península del Sinaí, ubicación del Espacio Puerto postdiluviano.
Cuenta de Años de la Tierra: La cuenta de los años desde la visita de Anu a la Tierra, el calendario de Nippur comenzó en el 3760 AC.
Damkina: Esposa de Enki, renombrada Ninki; hija de Alalu.
Dauru: Esposa del Rey nibiruano Du-Uru.
Destino: Curso predeterminado de acontecimientos.
Diluvio: La Gran Inundación.
Duat: Nombre egipcio de la zona restringida del Espacio Puerto en el Sinaí.
Dudu: Nombre cariñoso del dios Adad -Ishkur-, hijo menor de Enlil, tío de Inanna.
Dumuzi: Hijo menor de Enki, encargado del pastoreo en sus dominios egipcios.
Dunna: Esposa de Malalu, madre de Irid -los bíblicos Mahalalel y Yéred-.
Duttur: Concubina de Enki, madre de Dumuzi.
Du-Uru (Duuru): Séptimo Soberano de Nibiru.
Ea: Aquel-cuyo-hogar-es-el-agua, el Acuario prototipo; primogénito de Anu, hermanastro de Enlil; líder del primer grupo Anunnaki en llegar a la Tierra; Creador de la Humanidad y su salvador en el Diluvio; se le dan los epítetos de Nudimmud, El ForjadorPtah, El Constructor, en Egipto, Enki, El Señor Tierra; padre de Marduk.
Eanna: Templo de Siete Niveles de Anu en Uruk, Anu se lo dio a Inanna como presente.
Edin: Ubicación de los primeros asentamientos de los Anunnaki, el bíblico Edén, en el Sur de Mesopotamia; posteriormente, el área de Sumer.
Edinni: Esposa de Enkime, madre de Matushal -los bíblicos Henoch y Matusalén-.
Ednat: Esposa de Matushal, madre de Lu-Mach, el bíblico Lamek.
Ekur: La alta Estructura en el Centro de Control de Misiones antediluviano; la Gran Pirámide de Gizeh, después del Diluvio.
Emisor: Instrumento utilizado junto con el Pulsador para revivir a Inanna.
Emush: Desierto infestado de serpientes donde intentó esconderse Dumuzi.
Emzara: Esposa de Ziusudra, el bíblico Noé, y madre de sus tres hijos.
Enbilulu: Teniente de Ea en la Primera Misión.
Endubsar: El Escriba al cual dictó Enki sus Memorias.
Engendrador Primordial: Apsu, el Sol, en la Cosmogonía de la creación.
Engur: Teniente de Ea en la Primera Misión.
Eninnu: La Morada-Templo de Ninurta en el Recinto Sagrado de Lagash.
Enki: Título-epíteto de Ea tras la división de deberes y poderes entre él y su hermanastro y rival Enlil; padre de Marduk con su esposa Damkina; no pudo tener un hijo con su hermana Ninmah, pero tuvo cinco hijos más con concubinas y también tuvo hijos con mujeres Terrestres.
Enkidu: Compañero de Gilgamesh creado artificialmente.
Enkime: Se le llevó al Cielo y se le concedieron muchos Conocimientos; el bíblico Henoch; padre de Sarpanit, esposa de Marduk.
Enlace Cielo-Tierra: El Centro de Control de Misiones.
Enlil: Hijo de Anu y de su esposa-hermana Antu y, por ello, Hijo Principal, destinado a la sucesión del trono de Nibiru por delante del primogénito Ea; Administrador y Comandante militar, enviado a la Tierra para organizar las operaciones de obtención de Oro a gran escala; padre de Ninurta con su hermanastra Ninmah, y de Nannar e Ishkur con su esposa Ninlil; se opuso a la creación de los Terrestres, intentó la desaparición de la Humanidad mediante el Diluvio; autorizó el uso de armas nucleares contra Marduk.
Enmerkar: Soberano heroico de Urug-ki, Uruk, abuelo de Gilgamesh.
Ennugi: Comandante de los Anunnaki asignado a las minas de Oro en el Abzu.
Enshar: Sexto Soberano dinástico en Nibiru; nombró a los Planetas que abarcaba la órbita de Nibiru.
Enshi: El bíblico Enoch, el primero al que se le enseñaron los Ritos y el Culto.
Enursag: Teniente de Ea en la Primera Misión.
Enuru: Tercer hijo de An y Antu, y padre del soberano de Nibiru, Anu.
Ereshkigal: Nieta de Enlil, señora del Mundo Inferior -Sur de Africa-; esposa de Nergal; hermana de Inanna.
Eridú: Primer Asentamiento en la Tierra, fundado por Ea; fue su centro permanente y su morada en Sumer.
Erra: Epíteto de Nergal después del holocausto nuclear, significa El-Aniquilador.
Esagil: Templo de Marduk, en Babilonia.
Esencia de vida o vital: El ADN genéticamente codificado.
Estaciones celestiales: Las Doce Casas de las Constelaciones Zodiacales.
Estrella Imperecedera: Nombre egipcio para el planeta del cual había venido Ra.
Etana: Rey de Uruk que fue llevado al cielo pero tuvo miedo de continuar.
Firmamento: El Cinturón de Asteroides, restos de la mitad destruida de Tiamat.
Gaga: La Luna de Anshar, Saturno, que, tras el paso de Nibiru, se convirtió en el planeta Plutón.
Gaida: Hijo menor de Enkime, Henoch en la Biblia).
Galzu: Misterioso emisario divino que transmitía los mensajes en sueños y visiones.
Gente de cabeza negra: El pueblo sumerio.
Geshtinanna: Hermana de Dumuzi que le traicionó.
Gibil: Hijo de Enki, encargado de la Metalurgia, creador de Artefactos Mágicos.
Gigunu: Casa de Placer Nocturno de Inanna.
Gilgamesh: Rey en Uruk; siendo hijo de una diosa, fue en busca de la inmortalidad.
Girsu: Recinto sagrado de Ninurta en Lagash.
Gran Abajo: El continente de la Antártida.
Gran Calamidad: La devastación posterior al holocausto nuclear en 2024 AC.
Gran Profundo: Océano Antártico.
Gran Mar: Mar Mediterráneo; llamado también Mar Superior.
Guru: Teniente de Eaen el Primer Aterrizaje.
Hado: Curso de acontecimientos que está sujeto al libre albedrío y es alterable.
Hapi: Antiguo nombre egipcio del río Nilo.
Hem-Ta: Nombre egipcio del Antiguo Egipto.
Hijo principal: El hijo nacido aun Soberano a través de su hermanastra y, por tanto, heredero legal.
Hombre Civilizado: Homo sapiens-sapiens, del cual Adapa fue el primero.
Horon: El dios egipcio al que ahora se le llama Horus.
Hurum: Montaña donde el Héroe Banda murió y volvió a la vida.
Ib: Tercer rey dinástico de Nibiru, se le dio el Título Real de An-Ib.
Ibru: Nieto de Arbakad, el bíblico Heber, antepasado de Abraham.
Ibru-Um [Ibruum]: Vástago de una Familia Real sacerdotal de Nippur y Ur, el bíblico Abraham.
Igigi: Los Trescientos Anunnaki asignados a la Lanzadera y a la Estación de Paso de Marte; raptaron a mujeres Terrestres para tomarlas como esposas.
Ilabrat: Visir y emisario de Anu; fue por Adapa párale viaje a Nibiru.
Inanna: Hija de Nannar y Ningal, hermana gemela de Utu; fue la prometida de Dumuzi; feroz en la guerra, lujuriosa en las relaciones sexuales; señora de Uruk y de la Tercera Región; conocida como Ishtar en acadio; asociada con el planeta al que llamamos Venus.
Inbu: Fruto traído de Nibiru a la Tierra, origen del elixir de los Anunnaki.
Irid: El bíblico Yéred; padre de Enkime, el bíblico Henoch.
Ishkur: El hijo más joven de Enlil con su esposa Ninlil, el dios acadio Adad.
Ishtar: Nombre acadio de la diosa Inanna.
Ishum: Epíteto dado a Ninurta después del holocausto nuclear, significa El Abrasador.
Isimud: Mayordomo y visir de Enki.
Jarán: Ciudad del Noroeste de Mesopotamia -ahora en Turquía-, que hizo las veces de ciudad gemela de Ur; lugar de estancia de Abraham; lugar desde donde Marduk usurpó la supremacía en la Tierra.
Ka-in: El bíblico Caín, que mató a su hermano Abael -Abel- y fue desterrado.
Kalkal: Guardián de la Residencia de Enlil en el Abzu.
Ki: Suelo firme, el planeta Tierra.
Ki-Engi: Sumer, Tierra de los Nobles Vigilantes, la Primera Región de Civilización.
Kingu: Principal satélite de Tiamat; la Luna de la Tierra después de la Batalla Celestial.
Kishar: Esposa del Quinto Soberano de Nibiru; el planeta al que llamamos Júpiter.
Kishargal: Esposa del Cuarto Soberano de Nibiru.
Kishi: La primera Ciudad de Hombres en Sumer, donde comenzó la Realeza.
Kulla: Teniente de Ea durante la Primera Misión.
Kunin: El bíblico Quenán, hijo de Enshi y Noam.
Laarsa: Una de las ciudades de los Anunnaki; refundada después del Diluvio.
Lagash: Construida al mismo tiempo que Laarsa, ambas servían como Ciudades Baliza; después del Diluvio, refundada como ciudad principal de Ninurta.
Lahama: Esposa de Lahma.
Lahamu: El planeta al que llamamos Venus.
Ley de la Simiente: La norma que daba Prioridad Sucesoria a un hijo de una hermanastra.
Lugal: Literalmente, Gran Hombre; epíteto de un Rey electo.
Lugar de Aterrizaje: Plataforma para Naves Celestes y Naves Espaciales en las Montañas de los Cedros.
Lugar de los Carros: Espacio Puerto.
Lugar de los Carros Celestiales: Espacio Puerto de los Anunnaki.
Lugar Níveo: La Antártida.
Lulu: Híbrido realizado por Ingeniería Genética, el Trabajador Primitivo.
Lu-Mach: Hijo de Matushal y de Ednat, el bíblico Lamek.
Llanura Superior: Región del Norte de Mesopotamia donde vivieron los descendientes de Arpakad.
Magan: Antiguo Egipto.
Malalu: Hijo de Kunin Mualit, el bíblico Mahalalel.
Mar Inferior: Masa de Agua llamada ahora Golfo Pérsico.
Mar Superior: Mar Mediterráneo.
Marduk: Primogénito y heredero legal de Enki Damkina; adorado como Ra en Egipto; envidioso de sus hermanos, insatisfecho con Egipto sólo como sus dominios, reclamó la supremacía de la Tierra y, después de exilios y guerras, la consiguió desde su ciudad de Babilonia.
Matushal: Hijo de Enkime y Edinni, el bíblico Matusalén.
ME: Objetos diminutos codificados con fórmulas sobre todos loas aspectos de la Ciencia y la Civilización.
Meluhha: Antigua Nubia.
Mena: Rey cuyo reinado comenzó la Primera Dinastía de Faraones egipcios.
Mena-Nefer: Primera capital de Egipto, Menphis.
Montaña de los Cedros: Ubicación de la morada de Enlil en el Bosque de Cedros.
Monte de la Salvación: Los picos de Ararat, donde se posó el Arca después del Diluvio.
Monte de Mostrar el Camino: Monte Moriah, lugar del Centro de Control de Misiones postdiluviano.
Monte Mashu: Monte equipado con instrumental en el Espacio Puerto del Sinaí postdiluviano.
Mualit: Esposa de Kunin, madre de Malalu.
Mundo Inferior: Hemisferio Sur, que incluye el sur de África y de la Antártida.
Musardu: Una de las Siete Madres Alumbradoras de los Primeros Terrestres.
Nabu: Hijo de Marduk y de Sarpanit; organizó a los seguidores humanos de Marduk.
Namtar: Hado; Visir de Ereshkigal en sus dominios del Mundo Inferior.
Nannar: Hijo de Enlil Ninlil, el primer líder Anunnaki que nació en la Tierra; dios patrón de Urim -Ur- y Jarán; asociado con la Luna; conocido como Sin en acadio; padre de Utu e Inanna.
Naram-Sin: Nieto de Sargón y sucesor suyo como Rey de Sumer Acad.
Nebat: Esposa-hermana del Dios egipcio Satu, ala que llamamos Neftys.
Nergal: Hijo de Enki, soberano del Abzu Inferior junto con su esposa Ereshkigal; liberó las armas nucleares junto con N
inurta.
Neteru: Palabra egipcia para dioses, que significa Guardianes Vigilantes.
Nibiru: Planeta madre de los Anunnaki; su período orbital, un Shar, equivale a 3.600 años terrestres; se convirtió en el Duodécimo Miembro del Sistema Solar después de la Batalla Celestial.
Nibru-ki: Centro de Control de Misiones original; ciudad de Enlil en Sumer, llamada Nippur en acadio.
Nimug: Una de las Siete Madres Alumbradoras de los Primeros Terrestres.
Nimul: Madre de Ea/Enki con Anu; no siendo esposa oficial ni hermanastra, su hijo, aunque primogénito, perdió la sucesión ante Enlil, cuya madre era Antu.
Ninagal: Hijo de Enki, designado por él para conducir el Barco del Héroe del Diluvio.
Ninbara: Una de las Siete Madres Alumbradoras de los Primeros Terrestres.
Ningal: Esposa de Nannar-Sin, madre de Inanna y de Utu.
Ningirsig: Teniente de Ea en el primer aterrizaje.
Ningishzidda: Hijo de Enki, Maestro en Genética y de otras Ciencias; llamado Tehuti -Toth- en el Antiguo Egipto; se fue a las Américas con sus seguidores después de ser depuesto por su hermano Marduk.
Ninguanna: Una de las Siete Madres Alumbradoras de los Primeros Terrestres.
Ninharsag: Epíteto de Ninmah, después de serle concedida una morada en el Sinaí.
Ninkashi: Mujer Anunnaki encargada de la elaboración de la cerveza.
Ninki: Esposa de Ib, Tercer Rey dinástico en Nibiru.
Ninimma: Una de las Siete Madres Alumbradoras de los Primeros Terrestres.
Ninlil: Se casó con Enlil tras perdonarle ella su violación; Madre de Nannar y de Ishkur.
Ninmada: Una de las Siete Madres Alumbradoras de los Primeros Terrestres.
Ninmah: Hermanastra de Enki y Enlil, madre de Ninurta con Enlil; Oficial Médico Jefe de los Anunnaki; ayudó a Enki a crear mediante Ingeniería Genética el Trabajador Primitivo; pacificadora entre los clanes rivales y guerreros de los Anunnaki; renombrada Ninharsag.
Ninmug: Una de las Siete Madres Alumbradoras de los Primeros Terrestres.
Ninshubur: Doncella de Cámara de Inanna.
Ninsun: Madre Anunnaki de Gilgamesh.
Ninurta: Hijo Principal de Enlil, engendrado por Enlil con su hermanastra Ninmah, y su Sucesor Legal; combatió con Anzu, que se apoderó de las Tablillas de los Destinos, y con Marduk; encontró fuentes alternativas de Oro y estableció unas instalaciones espaciales alternativas en América; Dios patrón de Lagash.
Nippur: Nombre acadio de Nibru-ki, donde comenzó el calendario de años terrestres en el 3.760 AC.; lugar de nacimiento de Ibru-Um -Abraham-.
Nisaba: Diosa de la Escritura y las Medidas.
Noam: Esposa-hermana de Enshi, madre de Kunin.
Nudimmud: Un epíteto de Ea, que significa El-Que-Elabora-Cosas; el planeta Neptuno.
Nungal: Piloto.
Nusku: Visir y emisario de Enlil.
Objeto Brillante Celestial: Dispositivo Divino secreto que salvaguardaba el Lugar de la Realeza.
Objeto de la Tierra: Epíteto para la ubicación del Centro de Control de Misiones.
Padre de Todo Principio: El universal Creador de Todo; el Dios cósmico.
Pájaro de la Tormenta: Nave aérea de batalla de Ninurta.
Pájaro Negro: Vehículo aéreo de Ninurta.
Pájaros celestes: Nave aérea de los Anunnaki para volar por los cielos terrestres.
Picos baliza: Las dos Grandes Pirámides de Gizeh; posteriormente, Monte Mashu, en el Sinaí.
Piedra Gug: Cristal emisor de radiaciones, transferido desde la Gran Pirámide hasta el Monte Mashu.
Planta de la Vida: Utilizada por los emisarios robóticos de Enki para revivir a Inanna.
Planta de Ser Joven de Nuevo: Planta secreta del Rejuvenecimiento que encontrara Gilgamesh.
Porciones celestiales: Período de 72 años para el cambio de 1º Zodiacal debido a la Precesión.
Pórtico al cielo: El objetivo de la torre de lanzamiento que construyera Marduk en Babilonia.
Primera Región: La Primera Región de civilización concedida a la Humanidad, Sumer.
Ptah: Nombre de Enki en Egipto; significa El Constructor, conmemora sus Hazañas al elevar la tierra de debajo de las Aguas del Diluvio.
Pulsador: Instrumento utilizado, junto con el Emisor, para revivir a los muertos.
Ra: Nombre egipcio de Marduk, significa el Brillante.
Rama de esencia vital: Cromosoma.
Sarpanit: Una Terrestre, esposa de Marduk, madre de Nabu.
Sati: Tercer hijo de Adapa y Titi, el bíblico Set.
Satu: Hijo de Marduk y Sarpanit, dios egipcio conocido como Set.
Segunda Región: Egipto y Nubia, cuando se les concedió la civilización.
Sem: Hijo mayor Héroe del Diluvio.
Serpiente Alada: Epíteto de Ningishzidda en América.
Serpiente maligna: Epíteto despectivo para Marduk entre sus enemigos.
Shamash: Nombre acadio de Utu.
Shamgaz: Líder de los Igigi e instigador del rapto de mujeres Terrestres.
Shar: Un período orbital de Nibiru alrededor del Sol, equivalente a 3.600 años terrestres.
Sharru-kin: Primer Rey de Sumer Acad unidos, al que llamamos Sargón I.
Sumer: Tierra de los Vigilantes, la Primera Región de civilización postdiluviana.
Shurubak: Centro de Sanación de Ninmah anterior al Diluvio y reestablecido posteriormente.
Simiente de Vida: Semen.
Sin: Nombre acadio de Nannar.
Sippar: La ciudad del Espacio Puerto en Tiempos Antediluvianos comandada por Utu; su centro de culto después del Diluvio.
Sud: Una enfermera; también el nombre epíteto de Ninlil antes de convertirse en esposa de Enlil.
Suzianna: Una de las Siete Madres Alumbradoras de los Primeros Terrestres.
Tablillas de los Destinos: Dispositivos utilizados en el Centro de Control de Misiones para rastrear y controlar las Orbitas y Trayectorias; más tarde, un registro de decisiones inalterables.
Tehuti: Nombre egipcio de Ningishzidda como Thot, el Dios de la Ciencia y el Conocimiento.
Tercera Región: Dominio asignado a Inanna; la Civilización del Valle del Indo.
Tiamat: Planeta Primordial que se partió en la Batalla Celestial, dando lugar al Cinturón de Asteroides y a la Tierra.
Ti-Amat: Esposa de Adamu; primera hembra Terrestre capaz de procrear.
Tiempo Celestial: Tiempo medido por los Cambios Precesionales de las Constelaciones Zodiacales.
Tiempos de Antaño: Periodo que comenzó con el Primer Aterrizaje y terminó con el Diluvio.
Tiempos Previos: El Período de los Acontecimientos en Nibiru antes de las Misiones en la Tierra.
Tierra de los Dos Estrechos: Las tierras que hay a lo largo del río Nilo.
Tierra de Más Allá de los Mares: América; pobladas por los descendientes de Ka-in, supervisadas por Ninurta.
Tierra negra: Dominios africanos del Dios Dumuzi.
Tierra oscura: África.
Tilmun: Tierra de los Proyectiles, la Cuarta Región, en la península del Sinaí.
Tirhu: Sacerdote oracular en Nippur, Ur y Jarán -el bíblico Téraj, padre de Abraham-.
Titi: Esposa del primer Hombre Civilizado, Adapa, madre de Ka-in Abael.
Torbellino: Uno de los Siete Satélites o Lunas de Nibiru.
Torbellinos: Vehículos aéreos de los Anunnaki parecidos a los helicópteros.
Toro del Cielo: Guardián de Enlil del Lugar de Aterrizaje, símbolo de su constelación.
Trabajador Primitivo: El Primer Terrestre, realizado mediante Ingeniería Genética.
Udbar: Padre del escriba Endubsar.
Ulmash: Teniente de Ea en la Primera Misión.
Unug-ki: Ciudad construida para la visita de Anu, éste se la regaló a Inanna; llamada posteriormente Uruk, la bíblica Erek; Ciudad-Trono de Gilgamesh y de otros semidioses.
Ur: Nombre acadio de Urim; a los soberanos de Sumer y Acad cuando tuvo lugar la calamidad nuclear se les conoce como Reyes de la Tercera Dinastía de Ur; la bíblica Ur de los Caldeos, desde la cual emigró Abraham hasta Jarán.
Urim: Ciudad de Nannar en Sumer y tres veces capital del país -incluso en la época de la Gran Calamidad-; próspero centro de Cultura, Industria y Comercio Internacional.
Ur-Nammu: Primer Rey de la Tercera Dinastía de Ur.
Uruk: Nombre acadio de Unug-ki, la bíblica Erek.
Utu: Shamash en acadio; hermano gemelo de Inanna; comandante del Espacio Puerto de Sippar en Tiempos Antediluvianos y del del Sinaí después del Diluvio; dador de leyes desde su centro de culto en Sippar después del Diluvio; Padrino de Gilgamesh.
Viento Este: Un satélite o luna de Nibiru.
Viento Maligno: La nube nuclear portadora de muerte que recorrió Sumer hacia el este.
Viento Norte: Uno de los satélites o lunas de Nibiru.
Viento Oeste: Uno de los satélites o lunas de Nibiru.
Viento Sur: Satélite o luna de Nibiru.
Vuelta: Orbita de un Planeta alrededor del Sol.
Zamush: Tierra de piedras preciosas, parte de la Tercera Región de Inanna.
Ziusudra: Héroe del Diluvio, hijo de Enki con una Terrestre -el bíblico Noé-.
Zumul: Sacerdote-Astrónomo en Uruk durante la visita de Anu.