Mostrando entradas con la etiqueta Orson Welles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Orson Welles. Mostrar todas las entradas

2.28.2013

ENCUENTRO EN LAS PLEYADES [3/7]

Por Preston B. Nichols






TORPEDERO OVNI

El siguiente encuentro tuvo lugar en 1989, poco antes de que me despidieran de mi 
empleo en la BJM Company. La BJM había sido contratada por el Gobierno para que 
construyera un Transmisor UHF especial, pero lo había hecho bastante mal. Lo 
habían construido con tecnología de punta, muy moderna, pero que simplemente no 
funcionaba. Como yo tenía cierta fama de entender de Tecnología para proyectos 
"raros", decidieron pasarme a mí el encargo.

Después de recibir la petición, inmediatamente tomé el teléfono y hablé con el cliente, que me dijo que necesitaba un Transmisor Modulado por Ondas que transmitiera a una Frecuencia específica. La información sobre la Frecuencia exacta sigue siendo materia reservada. Le dije que lo que necesitaba era un Transmisor de Válvula, no una configuración de estado sólido. Después de la conversación, me dirigí al almacén de la BJM y tomé un viejo Transmisor de Aeropuerto que emitiría unos 500 vatios de FR (Frecuencia de Radio) en la banda de UHF Le saqué el polvo, lo arreglé y conseguí que funcionara según las especificaciones del cliente. Tenía la Frecuencia Modulada y alcanzaba la banda superior de la UHF. Después de terminarlo, tomamos una pequeña Antena helicoidal y lo montamos sobre un trípode.

Al cabo de poco tiempo me dijeron que tomara el Transmisor y lo llevara a Fort Meade. Firmé la hoja de salida, lo coloqué en la parte trasera de mi Dodge Caravan y emprendí el viaje de cinco horas hasta Maryland. Al llegar a Fort Meade, me sorprendió la escasa vigilancia que había. Después de identificarme, simplemente dijeron que ya sabían quién era y que podía pasar al Hangar 6A, llegaron dos empleados del Gobierno. Me dijeron que instalara el Equipo y que esperara. Uno de ellos llevaba un Transmisor Portátil. Se puso en comunicación con alguien y empezó a hablarle al Aparato.
-Estamos listos -dijo.
Adivinen qué es lo que vi entonces. Un pequeño Platillo Volante se acercó hasta que 
estuvo situado justo delante de nosotros. En cuanto llegó allí, empezó a dar vueltas. Después de que me lo pidieran, conecté el Transmisor que había traído conmigo y el
Platillo de repente empezó a desestabilizarse. Empezó a tambalearse y a emitir extraños ruidos. Uno de los hombres dijo entonces:

-Apáguelo. Funciona.-
Entonces me dijeron que volviera a llevar el Transmisor a la Planta de la BJM y que lo dejara allí. Volví y se lo comenté a mi jefe. Me dijo que de momento lo podía dejar en la parte de atrás de mi banco de trabajo. Aproximadamente unos dos meses después de mi viaje a Maryland, me seguían llegando informaciones de que el Grupo Receptor de Satélites de la BJM estaba trabajando en algún nuevo Equipo. Según los informes que iba recibiendo, estaban localizando un OVNI Vía Satélite. Lo que en realidad estaban haciendo era captar Señales de Satélites que habían sido encargados de seguir a los Aparatos según su Señal electromagnética.

Este trabajo se originó en una época en que la administración Reagan había aportado un gran presupuesto para la Iniciativa de Defensa Estratégica, más popularmente conocida como Guerra de las Galaxias. En esa época concreta, que yo recuerdo fue el 25 de Septiembre de 1989, me ordenaron que me llevara de nuevo el Transmisor y que lo dejara en mi casa. Por si algo salía mal, me informaron de que el Equipo estaba cubierto por la Póliza de Seguros de la Compañía. A las nueve de esa misma noche, recibí una llamada diciéndome que llevara el Transmisor al extremo Sur de la Autopista William Floyd, a las diez.

Habría alguien esperándome al final de la Autopista que me daría más Instrucciones. Sobre las nueve y media aparecieron en mí casa dos auxiliares de la Compañía y me dijeron que tenían que acompañarme a la Autopista. Nos subimos todos a mi furgoneta y salimos. Al llegar a nuestro destino, vimos una barrera policial. Me acerqué y les dije que transportaba equipo de la BJM y que me habían dicho que tenía que llevarlo a ese lugar. Los policías me dijeron que me estaban esperando. Me pidieron que me dirigiera hacia la izquierda y que preguntara a los tipos que había en el extremo del estacionamiento.

Así lo hice y vi que algunos de ellos llevaban trajes de faena del Ejército. Otros iban de paisano o llevaban traje. Entonces me presentaron a un hombre que me pidió que colocara el Aparato en la parte trasera de un Jeep. Mis compañeros y yo lo pusimos en el vehículo y nos condujeron hasta las dunas de arena de Smith Point, situadas dentro del recinto del Parque Smith Point.

Cuando el Jeep se detuvo, nos mostraron una mesa que ya habían preparado para nosotros. A la izquierda de la mesa, en dirección al agua, había una furgoneta grande con una Antena de Radar Giratorio encima. A la derecha de la mesa había una gran Parabólica con alguna cosa grande dentro, parecida a un refrigerador. Normalmente es allí donde iría colocada la estructura de la Antena. En dirección al agua y justo delante de nosotros había un Generador de 400 hertzios que estaba conectado y emitía zumbidos.

Cuando puse el Transmisor sobre la mesa, uno de los hombres que nos estaba esperando indicó la Modulación, la Potencia y los Cables de FR (Frecuencia de Radio). Nos dijo que lo ensambláramos y así lo hicimos. Después de ello, nos pidió que comprobáramos que todo funcionaba. Verifiqué todo el Sistema y todo estaba en orden. Entonces cogió su Transmisor Portátil y llamó a alguien. A continuación alguien asomó por la parte trasera de la furgoneta y exclamó:
-Conéctenlo. Estamos listos para la prueba.-
Cuando conecté el Transmisor, el centro de la gran Parabólica emitió un tipo de fulgor azulado. Salía del Objeto que parecía un refrigerador. Todos pudimos ver un cierto Destello Azul que salía de la Parabólica y enfocaba hacia el cielo. Entonces el hombre que había dicho lo de la prueba gritó que todo estaba correcto. Nos pidieron que nos quedáramos allí y esperáramos.

Creo que esta prueba ocurrió aproximadamente a las 10,30 de la noche. Entonces, sobre las 11 o las 11,15, oímos un ruido de helicópteros en la distancia. Se dirigían hacia la Bahía de Moriches desde el Norte. De repente, los helicópteros empezaron a girar en círculos en un Punto determinado del cielo. Se podían ver un par de potentes luces dentro de la zona que los helicópteros estaban rodeando. Las luces, junto con los helicópteros, se desplazaron hacia el Sur sobre la Bahía de Moriches.

Cuando llegaron exactamente al lugar donde estábamos nosotros, el equipo que había a mi lado encendió unos focos muy potentes y vimos un OVNI enorme en forma de cuña. Era triangular y parecía medir como mínimo 90 m de ancho. Siguió moviéndose en dirección Sur hasta que alcanzó la costa. Entonces dio un giro de 180 grados y volvió hacia el Norte. Para cuando llegó a estar sobre el agua de la Bahía, la maquinaria que me rodeaba empezó a zumbar y a emitir sonidos. Lo siguiente que vi fue que el OVNI se tambaleaba. Emitió unos extraños ruidos, como quejidos, y después cayó. Hubo una gran salpicadura y se oyó un golpe sordo.

Inmediatamente después de que el OVNI cayera, el hombre de la furgoneta gritó diciendo que la Operación había terminado. Un hombre que había a mi lado me ordenó que desconectara el Transmisor y lo metiera en el Jeep. Querían que abandonáramos la Zona lo antes posible y nos dijeron que no nos entretuviéramos.

Mis compañeros y yo recogimos el Equipo y pronto estuvimos de camino a casa. Durante el viaje de regreso nos siguieron ciertos Agentes. Uno de ellos permaneció sentado en el coche frente a mi casa toda la noche. Cuando mis dos compañeros se fueron de mi casa, otros dos oficiales les siguieron a ellos. Más tarde, esa misma noche, intenté llamarles por teléfono pero la línea no funcionaba. Me fui a la casa de un vecino para intentarlo. Aunque el teléfono de mi vecino funcionaba perfectamente, no pude establecer comunicación alguna con mis compañeros.

Estaba claro que alguien estaba manipulando su línea telefónica. Al día siguiente me fui a trabajar y de nuevo me siguieron. Inmediatamente fui sometido a un interrogatorio y me dijeron que me olvidara de todo lo que había visto con respecto al incidente OVNI. Para entonces yo ya había aprendido a contrarrestar sus procedimientos de interrogación. Es por ello que todavía recuerdo el incidente. Los otros dos empleados de la compañía no recuerdan nada en absoluto.

Todo este incidente goza ahora de cierta fama dentro de la comunidad ufológica y de Long Island. Se lo conoce como "la caída del OVNI de la bahía de Moriches". Lo que ocurrió después en la BJM fue que yo empecé a violar el Sistema de Seguridad "No me olvides" de la Compañía. Así es como lo llamaban. Eso provocó que me despidieran. Algunas personas piensan que mi despido fue contraproducente para la BJM porque me brindó mucho tiempo para investigar el tema OVNI además del de Montauk, pero éste no es necesariamente el caso. Si hubiera seguido trabajando en la BJM con una memoria totalmente consciente, posiblemente habría descubierto Informacion todavía más delicada. La caída provocada de la que había sido testigo en la Bahía de Moriches era algo innegable.

Había presenciado algo muy real. Yo sabía que el Gobierno estaba interesado en derribar algo, así que obviamente no se trataba de ningún Aparato propio. Ello significa que, fuera lo que fuera lo que había en el cielo, se trataba de algún tipo de Tecnología Alienígena que no era de este mundo. El Gobierno debió de considerarlo una amenaza. También esta conducta encaja con lo que muchas personas de la Comunidad Ufológica y de Defensa han venido diciendo durante años: que la Iniciativa de Defensa Estratégica no se creó para protegernos de los rusos, sino de la Tecnología Alienígena procedente del Espacio Exterior. El presidente Reagan llegó a mencionar esta amenaza en una Asamblea de las Naciones Unidas. Está todo más que claro.

Decidí indagar un poco más en este fenómeno y me reuní con muchos amigos, entre ellos George Dickson, que ha estudiado extensamente la Antropología y que ha llegado al fenómeno OVNI desde esa Disciplina. También consulté a John Ford, Fundador y Presidente de la Red Ufológica de Long Island. Estos Investigadores, junto con muchos otros y yo mismo, intentamos esclarecer qué fue en realidad el Derribamiento de la Bahía de Moriches. Desde entonces me he convertido en el Asesor Científico de la Red Ufológica de Long Island y he estudiado estos Temas en profundidad. Han existido muchos más derribos y avistamientos en Long Island, pero no tengo información concreta sobre ellos. Son otros Investigadores los que se encargan del tema.

Mi propia búsqueda se ha centrado en la Tecnología de los OVNI, es decir, qué son y cómo funcionan. Ello incluye también el Tema de cómo se crean las Realidades Alternativas y cómo son "accionadas" tales Realidades. Lo explicaré en la siguiente parte del Libro.






Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin

2.11.2013

ENCUENTRO EN LAS PLEYADES [2/7]

Por Preston B. Nichols







II

A BORDO DE UN OVNI


Durante la mayor parte de la década de los setenta estuve trabajando para un importante contratista de defensa de Long Island. Fue en 1974 ó 1975 cuando mi jefe me dijo que había sido seleccionado para formar parte de un grupo especial que analizaría cierta Tecnología Extranjera localizada en una base no especificada de las Fuerzas Aéreas estadounidenses. Supuse que lo que íbamos a examinar era algún tipo de Tecnología rusa o china y comenté que me encantaría unirme al grupo.

Entonces simplemente me dijo que la tarea no era voluntaria tenía que ir. Fuimos seis los que subimos al avión que despegó del aeropuerto Republic Field de Long Island. Volamos durante un rato y después aterrizamos. Mirando desde el aire, calculé que nos dirigíamos a Ohio. Así que tocamos suelo y antes de que pudiéramos desembarcar, el piloto avanzó por la pista e inmediatamente entró en un hangar. Entonces nos llevaron directamente del avión a la parte trasera de una furgoneta sin ventanas. Después de viajar durante dos o tres horas, no teníamos ni idea de dónde podíamos estar. Finalmente la furgoneta se detuvo y se abrieron las puertas traseras. Salimos a algún tipo de hangar subterráneo que se encontraba totalmente vacío. No había viento ni ningún tipo de característica que pudiera describir el lugar, sólo puertas que se abrían y cerraban. Desde una apertura se podía ver un pasillo. Nos llevaron por ese pasillo hasta un control de seguridad, donde nos dieron una charla informativa sobre el tema.

Ya he mencionado que en total formábamos un grupo de seis personas. Uno de ellos era mi jefe, pero ni él ni ninguno de los demás recuerda gran cosa de lo que pasó. La charla corrió a cargo de unos empleados de las Fuerzas Aéreas, fácilmente reconocibles por sus uniformes. Mi jefe entabló algunos diálogos bastante extensos con ellos. Finalmente, después de ser informados sobre varios factores de seguridad, nos llevaron a otro hangar, donde vimos un OVNI con forma de disco. Miré a uno de los empleados de las Fuerzas Aéreas y le dije: 
-¡Eh!, eso es un OVNI.- El piloto respondió: 
-Cállese. Se supone que no debemos decir cosas como ésta. Es un Aparato Extranjero. 
Entonces nos dijo que nos encontrábamos en el Grupo de Tecnología Aérea Extranjera. Por supuesto, se trataba de una muy sagaz utilización del lenguaje. A continuación los empleados de las Fuerzas Aéreas que representaban al Grupo de Tecnología Aérea Extranjera procedieron a ofrecernos una visita guiada del OVNI.

Desde fuera, el Aparato era plateado y tenía el aspecto del típico Platillo Volante en forma de disco. Parecía tener unos 15 metros de diámetro y 6 metros de alto. También tenía una cúpula de quizá unos 4,5 metros de ancho. Toda la Nave descansaba sobre tres patas que salían de la parte inferior. Había una rampa que ascendía desde el suelo hasta una puerta situada en el borde del Artefacto.

El aspecto más sorprendente de este Platillo Volante se hizo patente cuando subí a bordo. Por dentro era absolutamente enorme. La Nave sólo medía unos 15 metros de diámetro, y sin embargo caminamos en una dirección durante lo que me parecieron unos diez minutos. El espacio era de literalmente cientos o miles de pies. En aquel momento no lo supe explicar. Con los conocimientos que ahora poseo, está claro que penetramos en una Realidad Artificial cuando entramos en la Nave.

Este es un aspecto clave para la construcción de un OVNI y su capacidad de viajar de un lugar a otro. Más adelante hablaré sobre ello. Aunque he dicho que caminábamos por una Realidad Artificial, era algo tan real como la habitación en la que usted esta sentado ahora mismo. El siguiente punto de interés que observé es que no se podía ver ningún tipo de control. Ni botones, ni palancas, ni mandos. Mientras caminábamos por el pasillo de compartimento en compartimento, las luces se encendían justo antes de que entráramos. Miré hacia atrás y vi que las luces se apagaban cuando nosotros salíamos de una zona. La iluminación estaba muy bien controlada. Mientras seguíamos inspeccionando el Aparato, uno de los empleados de las Fuerzas Aéreas nos informó de que el Platillo originalmente había tenido una atmósfera extraña, pero que había sido "retroequipado" para que ésta fuera compatible con los seres humanos. 

Finalmente llegamos a un compartimento que identificamos como la Sala de Control. La parte más destacada de esta zona eran Tres Butacas colocadas en la parte frontal. Cuando digo butacas quiero decir exactamente eso. Estaban diseñadas para poder reclinarse cómodamente. En la parte trasera había un conjunto de asientos más pequeños. Nuestro grupo fue informado entonces de que las Butacas contenían todo tipo de bobinas, cables y otros objetos. Resultaba evidente que cuando una persona o entidad se encontrara reclinada en la Butaca, ésta podría captar los pensamientos directamente de su mente. Los lectores de The Montauk Project: Experiments in Time observarán que esta Tecnología resulta increíblemente similar a la de la así llamada Silla de Montauk.

En las paredes, frente a las butacas, había cuatro Pantallas de Observación. Éstas estaban también conectadas con los Procesos Mentales del Operador. Sentado en la Silla, uno podía solicitar ver diferentes Mapas, Cartas Estelares o fotografías del exterior del Aparato. Sólo con pensarlo, uno podía observar lo que había fuera del Aparato, en cualquier dirección. Detrás de las Pantallas de Observación había otra pequeña Sala que contenía una gran cantidad de Cristales de Roca. Éstos, conectados en varios puntos por cables, estaban rodeados por unas bobinas en espiral. Las paredes de esta Sala no eran más que Pantallas de Observación. No existían ventanas, ni aquí ni en ningún otro lugar del Aparato.

Entonces nos subieron a un Nivel Superior al del Area de Control. Aquí se encontraban las habitaciones de la Tripulación. Además de las instalaciones habituales, este Nivel contenía Laboratorios y una amplia Instalación Médica. Los Laboratorios contenían mesas de gran tamaño, posiblemente para la experimentación con seres humanos. Bajo la Sala de Control, en la parte inferior del Platillo, había una habitación enorme llena de diferentes agrupaciones de Cristales, todos interconectados por cables.

Ni yo ni mis colegas pudimos reconocer nada de la habitación, excepto que la instalación eléctrica estaba muy bien hecha. Parecía consistir básicamente en Oro, Plata y Platino. Nos dijeron que no había gran cosa de Cobre. Saliendo de esta amplia "Sala de Cristales" había cuatro habitaciones más pequeñas que conectaban con cuatro cápsulas semicirculares situadas debajo del centro de la Nave. Cada una de estas cápsulas contenía un surtido de lo que parecían ser Antenas. La sección inferior del Platillo quedaba aislada del resto de la Nave y estaba rodeada por una enorme Bobina. Esta Bobina en realidad consistía en un montón de vueltas de alambre grueso y se parecía a un Neutralizador Magnético de los que se utilizan en los televisores. La enorme Bobina estaba conectada con el conjunto de Cristales de la Sala Central, que parecían ser el Núcleo Central de Energía. Así es cómo estaba básicamente construida la Nave.

Por la Tecnología que pude observar, quedaba claro que la Propulsión del Aparato estaba basada en Principios Electromagnéticos. Las cuatro cápsulas contenían Antenas que generaban un Campo Eléctrico. El Campo Magnético lo aportaba la Bobina eléctrica antes citada. Más adelante daré una descripción más detallada. Como parte de nuestra investigación, activamos las Bobinas del Platillo y colocamos voltímetros en los cables para poder medir los diferentes voltajes. También observamos corrientes alternas, varias formas de Ondas y diferentes Frecuencias. Se hizo levitar el Aparato entre 3 y 6 metros sobre el suelo del hangar para que pudiéramos llevar a cabo otros experimentos y pruebas. Habían instalado todo tipo de Antenas y equipo electrónico muy sofisticado; algunas piezas eran únicas. Nunca las había visto antes ni las he vuelto a ver después, excepto en esa ocasión.

Había algunos Analizadores de Señales, de Espectro y computadoras muy avanzadas. Basándome en mis primeras observaciones y en las teorías propuestas por nuestro grupo, tenía que existir algún tipo de Sistema Técnico de Manipulación de la Realidad. Si definimos la realidad como un Sistema de Percepción pactado y una interacción que se atiene a ciertas reglas, la Manipulación de la Realidad se refiere a alteraciones de ese Sistema. O, lo que es más importante, a crear un sistema diferente que pueda actuar de interfaz con el Sistema Original de Realidad.

Sé que si yo estuviera construyendo una Nave Espacial no querría depender de una Nave que mantiene artificialmente (mediante una máquina) un espacio enorme dentro de un aparato pequeño. Si las maquinas fallaran, todo se encogería y quizá desaparecería. Sería una pesadilla. Si fuera yo quien la construyera, querría un Sistema Pasivo. No habría Electricidad ni Fuerza. Teniendo en cuenta la forma física de la estructura del Aparato que había examinado, estaba claro que tenían que haber creado una Realidad Alternativa en su interior. El cómo realizarlo ya es otro tema y mas adelante hablaré de ello.

Después de trabajar con mi equipo de ingenieros, llegué a la conclusión de que había un único Sistema tras los controles que utilizaba las tres Butacas para captar órdenes de los seres sentados en ellas. El conjunto de Cristales detrás de la Sala de Control era una computadora. En cuanto a la mayor agrupación de Cristales de la Planta Inferior, junto con los despliegues de Antenas, todo ello dentro de una Bobina que rodeaba la base, lo definí como un Generador de Realidad Espaciotemporal. Era un sistema autónomo y al parecer una instalación sencilla.

Tras regresar a mi trabajo en Long Island, mis compañeros no hicieron mención alguna a la visita al Platillo Volante. Se trataba de un asunto confidencial y no debíamos hablar sobre el mismo. Cuando finalmente les pregunté, no se acordaban. Al mismo tiempo, yo tenía mis propios problemas de falta de memoria. Estaba viviendo una vida soterrada de la que no tuve conocimiento completo hasta años después. Fue en esa "otra" vida donde pude ser testigo de otro OVNI. Ello ocurrió en las instalaciones subterráneas de Montauk. En mi vida soterrada, estaba trabajando tanto en los Laboratorios Brookhaven como en el Proyecto Montauk y vi ese Aparato durante un encargo de trabajo. Ese Platillo era de forma más ovalada que el de Wright-Patterson que ya he descrito. Tenía las mismas Pantallas de Observación y Butacas, pero también Mandos y Botones, además de varios Sistemas Operativos. Para ese Proyecto yo no estaba encargado de una Manipulación Inversa, sino que únicamente me habían pedido que ayudara a desmontar los diferentes Sistemas, así como la propia Nave.

El Aparato se podía desmontar por secciones, que es algo parecido a las informaciones que han circulado sobre las Naves de los alienígenas grises. En los dos Platillos que pude observar de cerca, el Casco parecía formar una Unidad completa. Mientras desmontábamos el Aparato de Montauk me pareció ver un Sistema de Control, otro de Ordenadores y algún tipo de Propulsión, pero nunca pude descubrir exactamente de qué se trataba.

También había algún tipo de Sala de Radio. Es evidente que este Aparato no funcionaba con un único Sistema de Manejo correlativo como el que he descrito anteriormente. Este Platillo nunca fue activado, pero no estoy seguro de por qué. Quizá no podían hacerlo funcionar o no sabían cómo hacerlo. Para mí está claro, por lo que he podido experimentar personalmente, que el OVNI de Wright-Patterson era la Forma Más Avanzada disponible y podríamos considerarlo como el Cadillac de los Platillos Volantes. La única cosa Más Avanzada sería un Vehículo Puramente Espiritual. Profundizaré en los aspectos técnicos de este vanguardista Platillo Volante, pero antes relataré mi siguiente encuentro personal con un OVNI.



Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin

1.18.2013

ENCUENTRO EN LAS PLEYADES [1/7]

Por Preston B. Nichols








OVNI´s: UNA HISTORIA GENERAL

Los Objetos Volantes No Identificados (OVNI) han estado presentes, bajo diferentes formas, desde el alba de la humanidad. Existen menciones de misteriosos artefactos
voladores tanto en antiguos manuscritos sánscritos como en la Biblia. Está el Carro
de Fuego de Ezequiel en el Antiguo Testamento y existen numerosas descripciones
similares en la Literatura Antigua, por si desea buscarlas. No son nada nuevo en la
historia de la humanidad, pero la comprensión de su naturaleza exacta es algo que
ciertamente hay que mejorar. Ésta es la intención del presente libro.

La ufología moderna empieza, en un sentido popular, en 1947, con los avistamientos de Kenneth Arnold en el noroeste de Estados Unidos y la colisión de Roswell, Nuevo México. Este segundo incidente está particularmente bien documentado y ha sido mencionado en diferentes libros y en una película de la televisión por cable. Aunque estos acontecimientos fueron comentados por la prensa general, los avistamientos anteriores no fueron tan conocidos. En este sentido, la moderna ufología empezó como mínimo en los años treinta. 


El avistamiento más temprano del que personalmente he sido informado data de 1936. Por esas fechas -no es coincidencia cuando los militares estaban llevando a cabo sus primeros experimentos con el radar. Por vez primera podían observar un objeto no identificado en el cielo y ver, mirando a la pantalla del radar, que tenía corporeidad y que no era de naturaleza ilusoria. Ésta fue la primera prueba científica sólida. En esa época a los OVNI se les llamaba "desconocidos voladores", pero por alguna razón la abreviatura D.V no cuajó. 

Los rumores sobre colisiones OVNI contemporáneas empezaron aproximadamente en 1936 y siguieron durante toda la Segunda Guerra Mundial, hasta el primer choque documentado que tuvo lugar en Roswell en 1947. Desde esa fecha, las colisiones empezaron a ocurrir a un ritmo de aproximadamente una cada tres o cuatro meses. Es por este motivo que las Fuerzas Aéreas iniciaron el proyecto Libro Azul, que constaba como mínimo de dos niveles. La primera prioridad era que las Fuerzas Aéreas buscaran y descubrieran todo tipo de informaciones relativas a avistamientos y colisiones OVNI.

Esta parte llevaba el título de "datos para la inteligencia militar". Concernía básicamente a la seguridad de la nación. La segunda prioridad era ocultar la información y mantenerla alejada de las manos de potenciales enemigos. Eso también significaba mantenerla lejos del público en general. Además de mantener la información fuera del ojo público por razones de "seguridad nacional", existía otra preocupación de tipo psicológico. Los militares pensaron que podía desencadenarse un pánico nacional que podía haber tenido consecuencias desconocidas y posiblemente catastróficas.

La retransmisión radiofónica del año 1939 de La guerra de los mundos había demostrado que las masas podían reaccionar muy mal ante la noticia de que los alienígenas habían legado al planeta Tierra. En ese caso concreto, algunas personas empezaron a levantar barricadas por todo el estado de Nueva Jersey, otras salieron huyendo y otras simplemente se vieron presas del pánico cuando la radio, en una retransmisión de la famosa nove la de H.G. Wells, anunciaba que los marcianos habían aterrizado. No se trataba de una broma por parte de la emisora ni de Orson Welles, el narrador de la historia. La emisión había sido perfectamente anunciada con anterioridad, como la lectura de una famosa novela.

Existe una implicación antropológica todavía más profunda de por qué el gobierno está tan preocupado por el tema OVNI y es tan quisquilloso con él. Si usted habla con alguien normal de la calle y le pregunta dónde está Dios, muchos apuntarán hacia el cielo y dirán "Dios está ahí arriba".

Si de repente llegara una cultura muy avanzada en una nave espacial, es más que probable que grandes grupos de población empezaran a adorar a los seres de las naves espaciales como si fueran ángeles y creerían que son los embajadores de Dios. Con todas las diferentes sectas religiosas que se podrían formar alrededor de esos seres de las estrellas, el gobierno perdería el control. En resumidas cuentas, lo que puede que empezara como una postura política prudente y válida acabó en un tema de control. Muchas personas afirmarían que ya desde un buen principio se trató de un tema de control. Sea como sea, las autoridades elegidas por el pueblo no hicieron pública la información, eso suponiendo que ellas a su vez hubieran sido informadas. Así pues, la información sobre el tema OVNI quedó exclusivamente reservada a una poderosa élite. Aunque es posible que esta élite de poder tuviera varios motivos para mantener las cosas en secreto, es obvio que han existido filtraciones y que se han hecho circular informaciones distorsionadas para mantener al público confuso y manipulado.

Mi información proviene de mis propias experiencias. Soy Ingeniero de profesión y
entiendo todos los aspectos del radar. He conocido personas que han desarrollado
su carrera dentro de la industria y que han oído incontables historias. Algunos de los
relatos que han llegado hasta mí podrían ser filtraciones y otros simplemente
información adquirida por deducción lógica. Éste es el telón de fondo frente al cual
situaré mi exposición. Empezaré por contarles mis propias experiencias personales
con los OVNI, empezando por la infancia.




ENCUENTROS CON LOS OVNI

Mi primera experiencia paranormal tuvo lugar cuando tenía cinco o seis años. En una ocasión me desperté y vi lo que yo creí que era el rostro de Dios mirándome desde la puerta. Estaba claro que no era la cara de mi padre ni de mi madre. Tenía la piel de un color muy claro y estaba rodeado por un largo cabello blanco. Aunque me encontré con ese rostro muchas veces, no recuerdo ninguna otra experiencia inusual hasta la adolescencia. Todavía no sé si la cara que veía estaba directamente relacionada con mi ulterior relación con los OVNI.

Fue en 1961 o en 1962, a la edad de quince o dieciséis años, cuando vi mi primer OVNI. Justo antes de esa época, mis padres me habían construido un pequeño cobertizo rojo en el extremo de nuestro patio posterior. Yo estaba loco por la electrónica y ellos querían que tanto yo como mis juguetes saliéramos del interior de la casa. Decían que mientras llevaba a cabo mis experimentos hacía los ruidos mas espeluznantes que jamás habían oído. Naturalmente, en esa época todavía no había aprendido a instalar correctamente el Retroalimentador Negativo de un Amplificador de Sonido. Si esto se hace mal, salen gritos y lamentos que parecen los de un alma en pena. Tardé cierto tiempo en saber por qué. 

Resultó que todo lo que hacía falta para anular los alaridos era invertir los conductores de las terminales de salida de los transformadores, pero hasta que lo descubrí puede que el Amplificador estuviera emitiendo chillidos durante una semana. Mediante la construcción del cobertizo, mis padres me permitían continuar con mi afición y al mismo tiempo se aseguraban de que estuviera lo más lejos posible de la casa.

En poco tiempo tuve la cabaña llena de receptores de radio y un par de viejos televisores. Incluso conseguí cierto equipo de pruebas que parecía sacado del laboratorio de Marconi. Como yo tenía más material de pruebas que todos mis compañeros de clase juntos, supongo que, como estudiante de Instituto, lo estaba pasando todo lo bien que podía.

Una noche en que estaba haciendo unos experimentos en mi Laboratorio, no lograba que los Transmisores de Radio conectaran con otra cosa que no fuera un extraño zumbido. Seguía apareciendo por los Transmisores. De repente, se fue la electricidad y las luces se apagaron. Salí fuera y observé un objeto refulgente en forma de disco que flotaba en el patio a unos 60 metros del suelo. Calculé que el ancho sería de unos 15 metros y la altura quizá de seis. El color era un blanco brillante. De forma repentina, el disco pasó encima de mi cabeza y se marchó. Subió en vertical y después realizó algunas maniobras imposibles antes de ascender de nuevo en línea recta. También me di cuenta de que mi casa y las de toda la vecindad se habían quedado a oscuras. Al cabo de un rato volvió la electricidad.

Lo siguiente que observé fue a mi madre saliendo a toda prisa de la casa. Estaba muy excitada y dijo: 

-Viste eso? ¿Viste eso?  
-Sí, mamá, claro que lo vi -respondí.
-¿Sabes lo que era? -dijo.
 -No lo sé. Me pareció un platillo volante.
Ella me dijo que, fuera lo que fuera, había hecho que el televisor dejara de funcionar. Entonces le comenté que las radios de mi taller también lo habían hecho. Esta experiencia en particular fue mi primer "Encuentro del Primer Tipo". Éste es un término popular dentro del mundo de la ufología que se refiere al avistamiento de un OVNI. Un "Encuentro de Segundo Tipo" es cuando se ve al OVNI aterrizar en una vecindad inmediata. El "Encuentro de Tercer Tipo" es cuando o bien la persona es llevada a bordo o entra en comunicación con los alienígenas. A veces las experiencias de abducción se denominan "Encuentros de Cuarto Tipo".

Ese avistamiento de un OVNI en el patio de mi casa resultó ser el primero de muchos. Aproximadamente por esa época (primeros años de la década de los sesenta) se dieron muchos avistamientos por la zona de Islip, la ciudad de Long Island donde crecí y todavía sigo viviendo. Un día, recuerdo que fue en 1964, me encontraba con un grupo de chicos del Instituto. De repente, la escuela empezó a vaciarse y todos los estudiantes corrieron hacia afuera. Sobre el campo de béisbol de detrás de la escuela había un aparato en forma de boomerang que realizaba algún tipo de maniobras aéreas. Era muy extraño y parecía medir solamente unos 120 centímetros de diámetro.

Todavía no estoy seguro de lo que era, pero de súbito desapareció. Ése fue mi segundo encuentro con un OVNI. Ocurrían avistamientos con relativa frecuencia cuando empecé mis estudios en el Suffolk Community College de Selden. De hecho, numerosos estudiantes de todo el campus fueron testigos de avistamientos. Como yo formaba parte del Departamento de Tecnología Eléctrica y poseía un conocimiento considerable de Radio, decidí hacerlos un poco más interesantes instalando todo tipo de Analizadores de Espectro, Receptores de Radio y Cámaras. El experimento salió bien. Una noche llegamos a filmar unos OVNI en el cielo. Eran imágenes muy claras y todos aquellos que se quedaron conmigo hasta tarde por la noche pudieron observar personalmente los avistamientos.

Todo ese material podía ser considerado como una actividad extracurricular de la escuela y por eso no estaba sometida a ningún tipo de medida de seguridad. Es por eso que, cuando llegué a la mañana siguiente para recoger lo grabado, me decepcionó ver que habían sacado todas las películas de las cámaras. Resultó que alguien de la Universidad había informado sobre nuestras actividades. La consecuencia fue que empezamos a ser vigilados por algún tipo de autoridad gubernamental. Justo cuando habíamos encontrado el filón, ellos actuaron rápidamente y nos confiscaron las pruebas. 

A pesar de las dificultades con nuestros intentos de filmación, progresé en otros aspectos. Esa temporada en la Universidad fue la primera vez que tuve oportunidad de analizar las Ondas Electromagneticas o señales de identificación que generan estos objetos en forma de platillo. Lo que aprendí de esa investigación fue cómo reconocer los OVNI.

Estos aparatos producen una interferencia. muy clara en las Radios de Onda Corta y también en las Bandas de Frecuencia VHF y UHF. Los dibujos del espectro tenían forma de montaña.

Aprendí a reconocerlos principalmente por el sonido que se escucha por los altavoces cuando están situados en el punto de captación AM, cuando el control automático de volumen está apagado. En esas condiciones suenan como un murmullo, un zumbido o un pitido. También existen ciertos patrones en el ruido de fondo que se pueden captar. Conseguí llegar a detectarlos bastante bien y ahora lo hago básicamente escuchando a través de auriculares.

Todo esto resultaba muy interesante pero era estrictamente un trabajo extracurricular con respecto a mis tareas del curso. A medida que los acontecimientos fueron avanzando, terminé ocupándome de otros temas y cuestiones. El más destacado fue un Proyecto Antigravedad bastante inusual que acabó en fracaso comercial y fue abandonado después de que me presionaran para que lo dejara. Entre unas cosas y otras, no fue hasta aproximadamente 1974 cuando tuve otro encuentro espectacular con un OVNI.




Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin

8.28.2012

LA CINEFILIA, EN CUESTION


Por Quintín Cabrera


Cada diez años, la revista británica Sight & Sound hace una encuesta entre críticos de todo el mundo para elegir la mejor película de todos los tiempos. Hace pocos días se conocieron los resultados de la votación 2012 en la que participaron 846 invitados, quienes enviaron una lista de diez películas. En 2002 me abstuve de votar pensando que si uno observa el top ten desde 1952 comprueba que ese pequeño canon tiene algo de paquidérmico, de académico en el peor sentido, y revela un consenso que atrasa unos cuantos años por no decir décadas. Este año voté porque me pareció una descortesía no hacerlo, ya que la revista se encargó de presionar a los remisos con mensajes cotidianos y prórrogas para la entrega. Pero no es necesario tanto despliegue para recordarnos que El ciudadano, de Welles; Historia de Tokio, de Ozu; Más corazón que odio, de Ford; La regla del juego, de Renoir o Amanece, de Murnau, que aparecen entre las diez primeras, son obras maestras, aunque podrían ser sustituidas por otras películas que también lo son.

Tampoco habla bien de la comunidad de los críticos que entre esas diez no aparezca ninguna película de Godard ni que entre las primeras cincuenta falten Hawks, Fassbinder y Buñuel ni la ausencia casi absoluta de obras del siglo XXI. Entre esas cincuenta primeras tampoco figuran películas latinoamericanas ni africanas, mientras que las asiáticas se limitan a tres consabidos japoneses. Para colmo, sospecho que los organizadores han hecho una pequeña trampa, porque en el puesto cincuenta hay un oportuno triple empate (lo que da un total de 52) que permite incluir a Mizoguchi, a Chaplin y a Chris Marker, directores cuya omisión habría abochornado a la profesión crítica.

La gran novedad de la encuesta 2012 es que El ciudadano, que venía primera desde 1962 (en 1952 la ganadora fue Ladrones de bicicletas), perdió ese lugar a manos de Vértigo de Hitchcock. Tampoco fue una gran sorpresa porque Vértigo venía escalando posiciones y ya estaba segunda en 2002. Para evitar que esta nota no fuera una enumeración de quejas apolilladas, volví a ver Vértigo. La decisión me permitió comprender que su consagración en la encuesta de Sight & Sound debe ser celebrada como una gran noticia. Estrenada en 1958, recibida con desprecio e indiferencia por la mayoría de los críticos, Vértigo es una película genial y libre como muy pocas, en la que una enorme sutileza formal, un infinito juego de espejos narrativos y la exploración del carácter simultáneamente documental e hipotético del cine están tejidos con el hilo de una insidiosa y patente vulgaridad. Vértigo es la mejor prueba de que el cine es un arte que todavía conserva la capacidad de reunir lo plebeyo con lo sublime. El reconocimiento de esa dualidad es obra de la cinefilia, un invento francés al que Vértigo está asociado gracias a los Cahiers du Cinéma. 


Cuando Truffaut, gran hitchcockiano, dijo que todas las películas nacen iguales no hizo más que formular el acabamiento histórico de la Revolución Francesa: proclamó el derecho de ciudadanía plena de todo artista y su capacidad de alcanzar la cumbre de su disciplina desde los márgenes, en este caso desde el gueto del supuesto cine comercial. A los cinéfilos debemos el descubrimiento de esa verdad y la difusión del placer que provocan obras milagrosas como Vértigo. 

Chris Marker, un cineasta que acaba de morir y una de las inteligencias más claras que hayan transitado por el cine, termina un largo artículo sobre Vértigo diciendo: "Obviamente, este texto se dirige a quienes conocen Vértigo de memoria. Pero si ése no es el caso, no se merecen absolutamente nada". Es cierto: si no nos aprendemos Vértigo de memoria, no seremos seres humanos dignos. Y pensar que yo no la voté.



Portada: Fotografía de Vértigo
Diagramación & DG: Pachakamakin