Mostrando entradas con la etiqueta Noosfera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Noosfera. Mostrar todas las entradas

5.19.2012

COSAS DE MUJERES CON COSAS DE HOMBRES



Y uno se podría preguntar, qué cosas son las de las mujeres y qué cosas las de los hombres que hacen que ambas sean tan difíciles de compartir, y sí, me lo pregunté. Esto que ahora escribo en palabras es como una vista hacia atrás de momentos de pareja que compartí con el sexo opuesto, justamente, tomado como opuesto. Y en este opuesto es en donde encuentro la creencia de batalla con lo que es diferente. El tema sería, por qué se cae en esa idea, si en lo más profundo encuentro la necesidad de armonía entre esos supuestos opuestos, y con certeza no soy la única que así lo ansía, sin embargo lo cotidiano me muestra que aun estamos en medio de un pantano de disputas de derechos de hombre y mujer, a tal punto, que cuando escribo la palabra hombre o la palabra mujer viene un pensamiento que dice, cual va primero,  y con esto no le pongo peso a ninguna de las partes, sí más bien, me permito recapitular las ideas absurdas que fueron dando forma a esta batalla de los sexos, si, la batalla de los sexos sin sesos.

Pasó un tiempo antes de que retomé el escribir, y una gran parte de este espacio tomado, lo marcó la necesidad de observarme cada vez con mayor atención en las interpretaciones. Y en este caso, retomo en el momento que hice la pausa de escribir, que fue en la semana en donde se dio El Seminario de la Mujer Consciente. Desde ahí hasta este momento que retomé, el enfoque de la manera de observar cambió rotundamente, y sé que queda más aun por reveer. En el seminario, que está dirigido principalmente a la mujer, y su consciencia como tal, pude experimentar la falta de contacto que por lo menos en  mi desarrollo tuve con lo que sería la forma consciente de la mujer, y con esto a donde me dirijo es a revisar concretamente qué es ser mujer para mí.

En el seminario tocaron, entre otros, temas profundos que apuntan a desnudar los prejuicios que se relacionan con el parto natural, la crianza de los hijos, el papel de la mujer en la familia, el retomar esa sabiduría, volver al hogar principalmente. Estos temas, por más que uno podría decir que los conoce, lo que es importante realmente desde donde lo transmitieron, es si uno lo ejerce, sin embargo para esto lo primero sería reconocer lo que nos colocó como mujeres en un lugar no propio. Y para esto, lo primero que encontré oportuno es remontarme a las creencias que dieron forma a la mujer que soy y sacarles las caretas, y el tema que más me compete en esta etapa de mi vida es des-caretar, es el que hace a la convivencia entre hombre y mujer como pareja, en sí a la consciencia de saberse uno responsable de las acciones a la hora de compartir esta etapa.

Tengo 36 años de edad, y mis relaciones de pareja con hombres, podría decirse que fueron un verdadero tsunami emocional,  y esto, que ahora me da risa al verlo como una etapa de inmadurez hacia la madurez, generó en su momento situaciones desagradables a la hora de querer vivir una pareja, y más allá de quien sea el que podría nombrar como pareja. Lo que traigo, es que es, lo que en ese momento generó esa atracción tan desmedida y que luego colapsó en un charco seco de insatisfacciones, la conquista del desierto por decir así.

En mi vida me atrajeron en tiempo pasado, desafíos inconscientes de parejas que hacen tortuosa una relación, el sometedor, el tirano, el mujeriego, el machista, el egoísta, el cómodo, el vicioso, el maquiavélico, en sí, el modelo resultante de la rebeldía de una guerra marcada por idealismos de derechos que muestran la necesidad de desenmascarar y cambiar al sexo opuesto, cuando en realidad, lo que desenmascara es la necesidad de ganar una batalla con armas similares, aunque con harapos de otro color,  es decir, la sumisa, la víctima, la fidelidad, la que todo comprende y acepta, la que todo da, la que todo hace, la que todo permite, y luego, cuando eso dio el fruto podrido, uno salta con el cumulo de lo que uno no es ni tolera, el tsunami emocional. Y más aun,  se regocija desde ese personaje con sus pares cuando cuenta que tuvo el valor de volcar esa lava reprimida a quien llama en ese momento, zángano.  Entonces, frente a esto, veo el vacío de historias que en sí conducen al mismo lugar, la desdicha del romance, la pérdida del contacto amoroso, la insatisfacción sexual, la ausencia de cariño, la inmadurez emocional tanto de la mujer, como del hombre. La caída del Edén. Y la historia se repite, una y otra vez. Y el virus de la guerra de opuestos por el género se propaga, y uno se justifica con que es normal que se esté solo ya que las parejas están ahora en situaciones críticas. Sin embargo lo crítico, es no poder compartir las diferencias y lo armónico sería el compartirlas, de lo contrario existiría un solo género humano.


Entonces , me pregunto si es posible este compartir, más aun, me cuestiono que es lo que genera el cortocircuito de los géneros, quién quiere  mandar a quien, quien no se deja mandar y manda, quién dice ser sometido y se somete, quien hace más por menos o menos por mas, la mujer o el hombre?

Lo que siento, es que esto ya, por decirlo así, aburrió. Carece de importancia quien tiene más cargas, eso le compete a las creencias, quienes necesitan madurar para compartir es lo que nos compete a  ambos.

Y me pregunto qué es lo que hay que madurar, la observación en las creencias es un enfoque que rescato necesario, lo que en cierta manera se postulo como el modelo ideal de pareja, sinónimo de prejuicios, sinónimo de sometimiento, sinónimo de insatisfacción, sinónimo de tiranía, sinónimo de rebeldía, sinónimos más sinónimos tras sinónimos de lo que en si completa lo incompleto de las relaciones. Y es aquí donde la frase colectiva, así son los hombres o mujeres, carece de valor, ya que a medida que recorro las actitudes que fueron dando forma a las ilusiones de romances, comprendo que parte de la historia  es necesario madurar.

Como mujer, se de haberme sometido a las deidades de los personajes con quien compartí momentos de mi vida en pareja. Y esas deidades no fueron más que espejos desafiándome a cambiar una visión limitada de compartir. Una visión limitada de la mujer.

Las máscaras se caen, una tras otra, la falta de valor promueve lo posesivo que teme perder lo que poseyó dejándose poseer, es la pieza que mueve el  juego de quien se somete para en algún momento dar el paso y cazar la presa para someterla y quienes caen en este tablero, juegan el mismo juego desde hace tiempo para complacer lo que manipula el poder entre ambos. Yo tengo el poder, aunque, mal interpretado. El C.C.E.S comando controlador establecido por el sistema, es muy sutil al momento  de entrar en el juego, los extremos vividos al estar en pareja, se ven inexplicables.

La máxima libertad versus el máximo control, la máxima aceptación versus la rebelión de los géneros, la adoración a la mujer versus el aburrimiento del hombre, la conquista al hombre versus la histeria diagnosticada por Freud. Entonces, a estas alturas me cuestiono que es lo que sucede cuando uno entra a relacionarse a nivel afectivo con un ser de un género distinto, qué sucede que luego de esa bella sensación de expansión y libertad que uno experimenta al conocer a alguien que le despierta atracción,  las emociones se contraen en los recuerdos y llevan tanto al hombre como a la mujer a situaciones de inmadurez al momento de compartir, y uno diría a simple vista,  es que falta amor, y con honestidad siento que va más allá de esto.

A lo que voy, es que aun, la gran mayoría, somos incapaces de compartir sin entrar en juegos demandantes. Aun, somos incapaces de ser individuos que comparten la belleza de la vida sin echar encima de otro el vagón de responsabilidades de lo que nos corresponde reconocer, lo que nos falta lo que nos sobra. Lo que embriagó con cosquillas nuestra idea y pintó la ilusión de una relación con acuarelas de creencias de todos los colores, aunque, similares en la textura que se deshace con las gotas que derraman nuestros ojos con cada emoción que va liberando lo iluso de la forma creída.

Aquí, la razón se ve superada al momento de querer comprender que es lo que uno debe hacer o dejar de hacer. Y precisamente, no sé si se trata de esto. Más bien veo una relación como la respiración, así como fluye la respiración, podría fluir el compartir, así como el oxígeno nos renueva, así se ve maravilloso renovar el compartir, entonces me pregunto, en qué momento uno deja de respirar, en qué momento uno necesita el oxigeno de otra persona para poder vivir, en qué momento el hombre y la mujer, dejaron de reconocerse como tal y permitieron el sometimiento de los géneros a las creencias, en qué momento la sexualidad dejó de formar parte del encuentro con sentido y se transformó en una vacía insatisfacción que ya no encuentra morbo de donde agarrarse para intentar sobrevivir a esta decepción.

Entonces, es aquí donde el seminario metió el dedo en la llaga, lo que se aceptó como mujer y se sostuvo como hombre, y es aquí donde conmemoro el haber podido pertenecer a un modelo de familia tradicional, que me dio la posibilidad de ver el tirano y la víctima que tomaron el papel de padre y madre, y los  hijos que fueron jueces en donde de tanto juzgar se condenaron inconscientemente  a vivir experiencia similares, hasta, que el martillo de las creencias se quebró, y el vacío generado por esos instantes en donde uno deja de respirar, dejó que esa pesadez se funda en la consciencia y así pueda uno volver a elegir. Y aquí estoy parada ahora, no en la dulce espera ya que sería amargo el resultado, sino más bien dispuesta a compartir momentos con el sentido de mantener la conciencia despierta en cada relación, y porque en cada relación, porque el ser mujer no atañe solamente a serlo en pareja con un hombre, más bien, atañe a vivirlo momento a momento, a sentirlo presente en cada actitud, a compartirlo más allá del género, a descubrirlo más allá de los prejuicios, a reconocerlo como el avatar del tesoro femenino dispuesta en esta tierra para crear espacios armónicos y contenerlo con la dulzura y la firmeza de la misma tierra que nos sostiene. Y lo primero que cae en la cuenta de re- aprender es el compartir entre mujeres, y desde esta integridad sin rivalidad, el compartir el sentido con el hombre, ya dejaría de ser por una falta de, más bien se generaría en ambos desde una sumatoria de, que llevado con sentido, manifestaría la alquimia perfecta del encuentro. Ya que tanto la Mujer como el Hombre seguramente estamos en esta tierra para generar provecho no guerra ni desdicha. Entonces lo que pasó hasta ahora podría ser una figura dibujada a merced de lo que se alimenta de esta separación, lo que promueve la idea de la división de uno, la creencia de la media naranja faltante.

Entonces me pregunto cuál es el fruto de relaciones íntegras, y podría ser una posibilidad, la unidad en el sentido de compartir y la individualidad en el sentido de  la maduración.  Ninguna fruta madura partida a la mitad aunque pertenezca al mismo árbol. De la misma manera se podría decir, que ningún ser madura íntegramente si vive a  medias su vida con las esperanza de que otro complete lo que él no se atreve a madurar.

Con este aroma maduro, que va más allá de lo duro de escuchar, concluye la semana, dejándome renovada al saberme mujer para serlo, reconociendo cada semana, más que por el número del día que acompaña al mes del año, por la posibilidad con sentido de trascendencia que cada día da si se lo conoce, y aquí, en este Valle, se reconoce el sentido de cada día, y se integra el vivir a este sentido para aprovecharlo y trascenderlo permitiendo a la consciencia  que se pose  y eche raíces en  la profundidad donde el peso de las creencias cayó y así liberarlas. De eso se trata la vivencia, de reconocerla, liberarla, transformarla y continuar la vida que se conquista en la experiencia. Aquí es donde estoy y aquí es donde voy…


Imagen: Fotografía de Andrea Fabiana Marqués
Diagramación & DG: Andrés Gustavo Fernández

4.14.2012

LA MURGA DEL INCONSCIENTE



Esta semana, la colmó principalmente el silencio de estar conmigo misma. Lo incómodo que suele resultar este estado no es algo que necesite ocultar, ya que solo lo estaría haciendo de mí misma. Cada una de las personas aquí, se dedica a lo suyo. Es decir, no se está pendiente de lo que hace el otro. Más bien se eligen momentos en común para compartir mates, desayunos, almuerzos, cenas. Si bien, esto en teoría sería aceptable y hasta diría, común. No lo es a la hora de la práctica y aquí es momento de ser sincero con uno mismo, ya que si veo las distintas convivencias que se dieron en mi vida, la mayoría presentó conflicto estando de un lado o del otro, ya sea atento o desatento a lo que hacían los demás. Ahora no dispongo de otra distracción que no sea yo. Y esto me lleva a preguntarme qué puedo hacer con mi día aquí. Y solo hasta mi día aquí puedo llegar hoy a ver, ya que sería algo contradictorio en este momento, pensar en otro día más además de hoy.

Y así es cómo me encontré frente a un tapiz en donde los pensamientos pasaban y pasaban, como para que en algún momento se me ocurra pensar que ese es mi pensamiento y lo tome, y así comenzaría una acción con la idea absurda de que esa era mi idea. La única opción que encontré fue observar, como en un libro con sus hojas un poco desordenadas, entre esas líneas y puntos suspensivos, cuáles son esas incógnitas, esos interrogantes, que hicieron caricaturas de mí misma haciendo mil cosas a la vez, y esto me llevó a recorrer distintos lugares de mi vida en los que siempre encontraba algo para hacer, y no creo ser la única que tenga esa habilidad, es algo así como el eslogan de moda para un sistema basado en la no profundidad. Mientras uno más hace, menos se detiene a pensar lo que hace.

Sin embargo qué pasa cuando uno no encuentra nada de donde agarrarse, se pincha el globo de la rutina de la acción y en la pregunta de la vecindad citadina: ahora quién podrá distraerme? Aparezco sólo yo con mi vestido floreado hasta los pies, mis manos, mis piernas, y la mirada puesta en la nada. Y sólo la certeza de saber que estoy en el lugar indicado para verme, me mantiene en pie frente a mí misma con sus personajes mirándome y esperando de el OK para que comiencen a actuar.

Y frente a todo esto, ni siquiera me atrevo a decir que de la cadena interminable de pensamientos, algo me pertenece. Esta idea comienza a aterrizar sin paracaídas, las veo venir y estrellarse contra el piso, sé que ahora es menos precipitado, tienen el amortiguador de lo que se vivió ya, sin embargo, las siento y aunque mi rostro con algunos de sus personajes no lo acompaña, se dé que se trata. Es como si estas actitudes que se descubren descendieran al mismo infierno que les dio origen. La ignorancia, y esto desde dónde lo veo no es vergonzoso. Más bien, forma parte del desconocimiento. Y en ese mismo momento que descienden a este caldero donde supuestamente se pagan las culpas de los pecados, uno cae en la cuenta que es un pescado de sí mismo. Es decir, quedó atrapado durante un tiempo que no voy a definir como corto o largo en esa red de pensamientos que creó a cada personaje.

Y ahí es cuando el estrado del Juicio Final queda vacante para la conciencia que sólo conoce la experiencia, y con ella se exime a sí misma de toda culpa y decide ascender hacia la única realidad posible, conocerse uno mismo sabiendo ya que el infierno y el cielo existen en un mismo lugar, que lo que uno decida creer es lo que hace posible esa existencia. Y con esto no voy a caer en la simpleza de creer que uno puede, por decir así, controlar todas esas líneas de creencias que durante tanto tiempo nos condenaron a un mismo lugar, la ignorancia, sino más bien, darme cuenta que lo que hoy vivo, responde a elegir qué camino tomar. Y esto define el lugar en donde estoy ahora. De lo contrario, estaría confesando mis supuestos pecados en la iglesia del barrio más cercana que es el camino más fácil para alejarme del único templo que me comulga: la conciencia.

Y es en estos momentos cuando uno confirma que la cuántica y la metafísica, y demás misteriosas técnicas milenarias, están para algo más que para estar de moda, existen para ponerlas en práctica. Y para eso, más que nombrarla, visualizarla, promulgarla, es necesario adquirirla con la experiencia, y como dicen aquí con la honestidad, y le agrego, la necesaria para darnos cuenta de qué poco ponemos en práctica de lo que decimos. Así como poco de lo que pensamos observamos, y por ende lo que hacemos no nos pertenece, nos aburre, acción por acción, y luego la famosa depresión aguardando comprensión en el diván de Freud.

Sé que nunca tuve duda de que algo tan extremo no podía ser realmente confiable, sin embargo, reconozco que en algún peldaño de la historia esa experiencia existió y por alguna razón la tomé. Y cuando esta idea se destiñe, es el momento en que se ilumina la creencia y es de-mente creer en ella. Y lo atrevido y posible es salir de esos peldaños y más aun, lo entusiasmarte es darse cuenta que ya es necesario saborear, y el temor al cielo deja de existir porque ya dejé de condenarme.

Al escuchar todo esto que digo, me pregunto, a qué se debe este cuestionamiento desde algo que al parecer nada tendría que ver, y sí, todo tiene que ver. Y ya que está de moda decir que todo está conectado, prefiero meterme un poco más en este dicho, y para eso lo que encuentro es llevarlo a la práctica y ahí ver si funciona o no, el tema es que quizás lo hace de maneras sutiles, y atreverme a reconocer esas conexiones me lleva además de observarlo, a accionar acorde a eso. De lo contrario sería una línea más, disponible de tomar alguna vez que me atreva a más que pensar y sacar conclusiones. Y esto al parecer, es porque uno se enfrenta con toda una serie de cosas que son cómoda-mente aceptadas, y cambiarlas no se trata de imaginación o visualización, se trata de ver como se tiñe o justifica la realidad en que se vive con esas interpretaciones sutiles. Entonces de nada sirve creer en un milagro si no me atrevo a crear ese milagro viviéndolo.

Y para mi entender, esto es lo ilimitadamente posible dentro del límite que es uno mismo. Entonces me pregunto, hasta qué punto es necesario actuar la inacción para darme cuenta de cuánto accioné de manera inconsciente, hasta qué punto de inconsciencia es necesario llegar para darme cuenta de la existencia de la consciencia en cada momento. Hasta que punto de división es necesario llegar para darme cuenta que existe un punto en común no divisible que es uno mismo. Y responderme hasta qué punto, me lleva a ver una ruleta girando y girando, con una esferita que cae al azar en un casillero como bola sin manija, entregada al mejor postor, que es la suerte si es que llega, y al mismo tiempo veo esa esferita en una altura de mi vida que impulsada por el giro aburrido de sí misma decidió saltar el curso cómodo de ese círculo vicioso y se atrevió a recorrer su curso que es diferente a la rutina de la ruleta, y eso hace posible que se elija una y otra vez sin temor a avanzar sabiéndose dueña de lo que elige vivir. Y si bien continúo sentada frente a todo esto, y podría decir que nada cambió en este paisaje, sin embargo puedo reconocer que el entrar en esta situación me llevo a un lugar extremo de mí misma.

Y aunque aún no se cuál es mi próximo paso, tampoco es algo que esté generando problemas. Sé que este momento es necesario en mi vida. Sé cuánto me he movido, sé cuanto soy capaz de hacer mirando hacia afuera. Sin embargo aun no soy consciente de cuánto puedo hacer mirando desde adentro, y percibo que para eso estoy aquí. Y el silencio que vivo es tan profundo, que hasta la respiración parece estar suspendida en este instante.

Pasaron uno, dos o tres días. No lo sé con exactitud, hasta que decidí dedicarme a leer. En el lugar hay libros dispuestos para que uno, si así lo desea los tome. Como es de costumbre tomo más de uno; todo es tentador. Sin embargo, esto también trae algo así como el no querer perderse de nada; aquí me detengo nuevamente y puedo ver la ansiosa idea pululando sutilmente alrededor de mis dedos. Mira esto, aunque esto es mejor, pero no dejes aquel, y más aun, allí hay más. Toma todo.

Aunque seguramente hay más en algún lugar. Respiro profundo y pongo stop a este zapping ansioso, lo cuestiono, dime de donde provienes. Comienza la acción. Veo que lleva las agujas del tiempo finito, tan fino que se quiebra cuando comienza el final. Y tan irreal que vuelve a surgir con un nuevo comienzo. Entonces, me pregunto quién cree ser este tiempo de metal, solo existe en ese lugar que motiva la ansiedad a perderse de algo. Y algo, es menos que nada. Y al verlo, puedo notar como manipulo mucho de lo que no terminé, y un ejemplo palpable, son la cantidad interminable de libros que están abiertos en mi PC, en los distintos escritorios que ocupé, en las universidades que asistí... y aseguro que fueron más de dos. Ahí en donde el puntaje de lo que uno supuestamente sabe se mide con la presión de este tiempo y se califica con un rango del uno al diez. Porque el once, que es un número maestro, escapa de las garras de esta regla de competencias profesionales.

Me detengo y elijo qué realmente de todo esto ahora me gustaría leer; sé que todo está a mi alcance, el tema es, qué realmente necesito ahora. Y nuevamente lo sutil entra, solo que para eso estoy aquí, para eso escribo ahora, para darme cuenta cuánto de lo que desconozco me manejó y cuánto manejé. Una vez más, el silencio penetra, cala esa ansiedad, la traspasa y se detiene mirándome de frente, se desvanece y resurjo otra vez.

Muchas veces me pregunté, y en cierto punto me pesó la idea de que no terminaba lo que comenzaba, y más allá de que se dé la existencia de un sistema creado con el calzado de la ansiedad para correr con ese tiempo extraño y sé de las calificaciones de tinta que se borran en un papel, se también, cómo se inmiscuyó en mi manera de actuar durante una etapa de mi vida. Y sé que eso marcó el valor frente a ese sistema, y sé de las luchas de intentar pertenecer a él de alguna manera para ser aceptada como estudiante, como profesional, como hija. No me cabe la menor duda de que eso es irreal dentro de lo real, sin embargo existió y aun existe para otras personas, que de una manera u otra intentan pertenecer, y con esto no quito la vocación o el don de lo que se escoge hacer en la vida, sino más bien cuestiono la manera en que esto se presenta, y cómo ese desordenado sistema llega a generar resentimientos, malos entendidos, frustraciones. Que lo único que logran es distraer lo que nos llena de gozo hacer. A tal punto que nos cuesta decidir qué libro leer.

Y sin ir más lejos, confirmé más aun esto casi al finalizar la semana, cuando conversando con Caco me comenta que aquí en Chile, en Valparaíso, se presentaba la semana del clown y motivada para que fuera, lo tomé. Y sabiendo lo que el clown significa para mí entender, dentro del teatro, algo así como un área que me permite cuando lo práctico, encontrar de una manera divertida personajes que en sí en la vida diaria, quizás no me animaría a mostrar con tanta liviandad.

Así partí al encuentro de esta invitación. Que después de haber estado varios días aquí en la parcela, se que significaría mucho más que ver un espectáculo callejero. Y así fue, tomé el tren en destino a Valparaíso, descendí y previamente al espectáculo me dediqué a recorrer el lugar lo mas que podía hacer con mis pies, así que caminé y lo primero que recorrí fue el mar con su puerto. Me intrigó mucho al llegar el no ver una entrada directa a la costa, ya que había rejas por todos lados, paredes, que en sí no permiten que uno ingrese por cualquier lugar. Me dio la sensación de que el mar estaba encarcelado en medio de una ciudad, es una locura pensar esto, lo sé, sin embargo, recorrí durante largo tiempo las veredas que costeaban el mar hasta encontrar una entrada, lo único que faltaba es que tuviera cartelitos con horarios de visita. En fin, esto no es novedad, sin embargo aun existe en una ciudad, y más aun, se acepta con indiferencia y siento que esto es lo cuestionable.

Luego de un largo rato, disfrutando de algunos puestos de venta de artesanías, decidí caminar Hacia el lugar donde se presentarían los clowns. Al llegar, justo comenzaba el espectáculo, lo disfruté riéndome sin parar, pues lo que muestran los clowns es una obra protagonizada por los prejuicios de lo que creemos ser, pero con nariz de payaso. Pasé el rato sin siquiera notarlo, cuando menos me dí cuenta, había terminado la función. Ahí me pregunté qué seguía, y en ese mismo momento, apareció Diego, un chico que conocí apenas llegue a la parcela en Limache cuando se festejaba la bienvenida del verano. Diego, me saludo con una gran sonrisa amistosa, se sorprendió de verme ahí y más aun, me invitó a que luego nos encontráramos ya que tenía que tocar música con su banda en un pasacalles de la ciudad.

Al no tener en sí un plan fijo, no pregunté mucho de qué se trataba, y entusiasmada por su cordialidad lo acompañé. Así fue como después de un largo rato de andar entre buses llegamos a la universidad en donde se encontraban varios estudiantes con el fin, para mi sorpresa, de reclamar por medio de un pasacalles una educación gratuita universitaria. Sin embargo, este reclamo, no era común a lo que se relaciona con la palabra reclamo, aquí el instrumento que dirigía la marcha era el arte.

Ahí fue cuando el silencio se apoderó de mí nuevamente y comencé a retroceder en el tiempo, el entusiasmo de ver esa etapa de mi vida que estaba resentida, ahora, expresada por un grupo de jóvenes bailando con sus pies, tocando instrumentos musicales, haciendo acrobacias, cantando armoniosamente, cómplices unos con otros de este sentido de manifestarse, me estremeció el alma misma.

Y uno se preguntaría por qué resentida, pues sí, lo que no pude hacer en su momento como estudiante, ya que la resistencia a un sistema educativo limitado fue para mí una piedra gigante para desarrollarme en esa época, que me costó lo que sería un largo tiempo de aceptación y comprensión a mí manera de concebir la educación como una posibilidad de crecimiento creativo, receptivo, disponible para que uno pueda desarrollarse con la posibilidad de cuestionar y la libertad de expresarlo, en donde las calificaciones no sean sometidas a la tirana mesa de educadores mal pagos, en su mayoría. Sino más bien, que el compromiso y la dedicación motivada por el entusiasmo de aprender lo que a uno le gusta sea acompañado por quienes se llaman profesores.

Y decir que esta sea accesible, no solamente desde mi manera de entender incluye que sea gratuita, sino también, que los elementos que se necesitan para ese desarrollo estén disponibles, al alcance de quien aprende. Ya que sería algo ilógico ser rotulado atleta, sin antes haber corrido por la pista. Y esto, no solamente que generó un desanimo en esa época, sino que abocó mi tiempo a la parte del sistema que me daba algo supuesto a cambio, el trabajo. Ya que el dinero según lo que el mismo sistema propone, es sinónimo de libertad y justamente por esta razón es que condiciona a un sistema de educación con ese supuesto poder de decidir cuánto de las migajas del presupuesto, le corresponde a la educación de un pueblo, a la cultura, a la salud, a la dignidad.

Esto, además de ser visto a nivel general como una falta de sentido de la realidad de quiénes pensábamos así por no seguir el camino marcado, fue y es a nivel familiar como una rebeldía que intentaba cambiar lo que es así por ley dormida, y que como tal si uno quiere ser alguien, que es poco en la vida. Debe acatar las reglas del juego, que obviamente no son más que reglas de dos por dos, con principio y final conocido, sistema de educación limitado a la conveniencia del sistema general que se alimenta de la ignorancia sometida del pueblo. Ya que solo se estudia lo que se quiere enseñar y la manera de hacerlo es como le convenga al bolsillo del estado que entrega la limosna.

Y ver que todas estas palabras recobraban forma y sentido frente a esta manifestación artística llegó a recorrer mis ojos con lágrimas de alegría y entusiasmo de saberme comprendida, y al mismo tiempo, llevó a preguntarme si en algún momento cesaría esa escasez en el desarrollo humano, si en algún momento sería posible que la juventud se exprese con plenitud en lo que le agrada hacer, sin tener que recurrir a manifestaciones para defender un derecho que como tal no es defendible, ya que existe en cada uno de nosotros al momento de nacer. Y es el derecho natural a desarrollarnos con plenitud, no a medias tintas, ni por necesidad económica, ni por cumplidos. Por plenitud. Y aquí hago un paréntesis, ya que si bien sé que es reconocible manifestarnos, al mismo tiempo me pregunto cuántos de nosotros somos conscientes de que este derecho está implícito en nuestro origen. Y al mismo tiempo cuántos de nosotros reconocemos que estos sistemas se alimentan de lo que evitamos en la mayoría de los casos reconocer, que es el camino que permite desplumar las creencias, los prejuicios, siendo responsables a conciencia de la inconsciencia no reconocida aun. Y esa inconsciencia es la puerta a la misma libertad, si uno comprende que esta lo integra y que solo actúa cuando uno no quiere tomar el papel principal en la vida. Ser uno mismo.

Con este sentido enriquecido, regreso a la parcela y en ese trayecto veo que aunque parece incómodo a veces profundizar, detrás de cada una de las situaciones que vivo y viví, se oculta lo que de una manera u otra me permite reconocer que es lo que generé y genero con cada elección. Y si bien, aun no soy consciente de todo y sé que bastante falta por recorrer, el poder darme cuenta de que esta posibilidad existe, que está a mi alcance, que no se trata de algo que necesite estudio universitario precisamente, sino más bien se trata de dedicarme a ver mi manera de interpretar la vida, las cosas cotidianas que se presentan, las palabras, los gestos, lo que es y lo que no es. Y por medio de eso encontrar lo que de una manera u otra desconozco de mí misma y que está pidiéndome a gritos que lo reconozca. Por medio de la lengua del Inconsciente, que con sus símbolos y jugadas no es más que la posibilidad de hacer el diccionario propio de la vida con una sola definición que integra a todas: la conciencia en cada interpretación.

Y al haber tomado la decisión de salirme de la gran ruleta azarosa, ahora que me atreví a saltar más alto -de los lineamientos chatos de la rutina-. Recibo la posibilidad de dedicarme a ver quién soy, que creo y que no creo de mí misma. Y el entorno que me acompaña, las personas que aquí están y que sé que en su recorrido esto ya es huella hecha, integran la posibilidad que la misma creación me da al haberme trasgredido en esa condena mediocre y cómoda , con el hecho de haber elegido no ser lo que se debe ser por conveniencia del otro. Y este no ser, más allá de la filosofía que implica, se reconoce cuando me atrevo a desafiar lo que creo y lo cuestiono una y otra vez sin miedo, y esta forma de des ocultarme se traslada a lo que vivo diariamente, ni más ni menos. No se trata de nada extravagante, ni de misterios, ni de fantasmas o espíritus que me hablan del más allá. El único lugar que encuentro posible para verme esta aquí, ahora, al escucharme, al observar, al elegir. Al reconocerme con honestidad y entusiasmo como un aprendiz de la vida, que sin error eligió experimentar para despertar y así evolucionar.

Ahora, recibiendo el entusiasmo que dejó esta semana, voy al encuentro de una nueva semana, que es una posibilidad alentadora a descubrir lugares no tangibles de mí misma, aunque sí existentes. Y ese mapa sutil, está lleno de tesoros que se abren con la llave de la conciencia posada en uno mismo. Y el pirata del inconsciente, comienza a jugar a mi favor cuando se da cuenta que me atreví a observarlo y escucharlo, pues el desafío y la osadía es una virtud cuando uno la toma, más aun, sabiendo que puede ser una tempestad cuando el pirata se apodera del timón. Y trascender el sabor de la adrenalina, que fue el combustible del pasado inconsciente, hace posible que ahora lo desconocido sea lo que hay por conocer por uno mismo.

Así me despido dando la bienvenida al propósito de mi existencia…





Ilustración: Fotografía de Andrea Fabiana Marqués
Diseño Gráfico: Andrés Gustavo Fernández