Mostrando entradas con la etiqueta Matemáticas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Matemáticas. Mostrar todas las entradas

2.04.2013

EL AJEDREZ, ¿UNA DISCIPLINA MATEMATICA?


Por Mauricio Durán Toro

Una mañana de domingo hace tal vez dos años (recuerdo, me hallaba absorto, dubitativo, meditabundo, ante los posibles ires y venires de mis trebejos). Sólo la brisa interrumpía con su susurro, el silencio imperante en nuestro club de Ajedrez. De repente, a lo lejos de nuestro mundo escaqueado en el que se debatían, lo blanco y lo negro, el bien y el mal, el ying y el yang… una voz, que a fuerza de insistir nos retornó a todos, de golpe, a este mundo. Se trataba de una mujer a quien, curioseando entre las diferentes partidas le surgió una impresión, la cual, nos plantó con sendo halago: 

“…oigan, ustedes deben ser buenos para las matemáticas, ¿cierto?... “.
La mayoría de los súbditos del reino de Caissa solo atinaron responder a la simpática neófita, con una apurada sonrisa, sin siquiera apartar los ojos de sus caminos adosados de blanco y negro. Por mi parte, tal vez por la premura de entregarme nuevamente a las cavilaciones de la vasta ciencia ajedrecística, respondí (ahora diría que casi de forma intuitiva, sacando a colación las palabras o al menos la idea recientemente leída al tenor de la relación entre el Ajedrez y las Matemáticas) en la Enciclopedia de Harry Golombek:
“…No necesariamente; pocos ajedrecistas destacados han sido, a su vez, destacados matemáticos…”. Y así, ¡Zas!, de un zarpazo, pretendí finiquitar una cuestión que de momento me figuré pueril.
Unas semanas más tarde, surcando el océano informático, me topé con un foro ajedrecístico que discutía (¡Deja vu!) una cuestión similar: ¿Está el Ajedrez relacionado con las Matemáticas? Las opiniones obviamente eran variopintas: algunos esgrimían razones, generalmente apasionadas, para aseverar dicha relación; diametralmente opuestos había quienes acusaban al Ajedrez de ser sólo un juego y nada más, no podía algo tan superfluo (en opinión de aquellos proscriptos de Caissa) guardar relación con la circunspecta Matemática… Esta vez no me permití exponer, nuevamente, mi trivial argumento. No, la venerable Ciencia ajedrecística merecía de mi parte, una reflexión más profunda y documentada.
“Podemos esperar que las máquinas competirán eventualmente con los hombres en todos los campos puramente intelectuales. Pero ¿Cuáles son los mejores para empezar? Incluso esto es una decisión difícil. Mucha gente piensa que una actividad muy abstracta como jugar Ajedrez, sería la mejor…” Alan Mathison Touring (1912-1954) Matemático británico,autor de la base Teórica Matemática de las Máquinas de Datos
Sin embargo, todas mis horas de investigación en la red resultaron estériles. Los textos o artículos que encontraba bajo la clave “ajedrez+matemáticas” se referían a pasatiempos como el consabido cuento de Sisa y los granos de trigo o las formas simétricas dibujadas por los diferentes caminos del Caballo, entre otras. ¿Esa era toda la relación que guardaba el Ajedrez con las Matemáticas? ¿Únicamente un puñado de adivinanzas para niños? Cansado, un poco abatido, me dejé caer entonces, lentamente cuan largo soy, sobre la poltrona de mi estudio. 

Los recovecos de mi subconsciente me condujeron, como al Coronel Aureliano Buendía, a aquella tarde en que mi padre me llevo a conocer… el Ajedrez. Tenía cinco años, recuerdo, mi hermano seis. Caminábamos apurando nuestros pequeños pasos para acompasarlos con las zancadas de nuestro padre, quien nos encaminaba prestamente al supermercado del barrio. Una vez allí, se dirigió con paso firme hasta la sección de juguetes y tomó, sonriendo con satisfacción, una caja blanca, la cual, tenía dibujados unos cuadros amarillos, otros cafés y unas figuras elegantes entre las que se me destacaba la de medio Caballo encrespado. Tintineando con la caja y sonriendo, mi padre se acurrucó a nuestra altura anunciándonos con camaradería: 
“Esta tarde les voy a enseñar a jugar Ajedrez”. 
Hoy día no puedo recordar con tal exactitud el día de mi primer beso, o el de mi grado de bachiller, o el de ingeniero, pero el recuerdo de ese Rito de Iniciación al Ajedrez, esta asociado inclusive, a los colores arrebolados de aquella tarde y al olor a papel nuevo de la modesta pero atesorada caja de trebejos. ¿Qué particularidad de aquel acontecimiento produjo en mi esa impronta feliz e indeleble? Medito… y creo hallar la respuesta en la fascinación producida por aquel conjunto de piezas que, en mi imaginación infantil me transportaban a un universo medieval poblado de Caballeros, Reyes, Damas, Magos y Dragones. 

Al despertar de mi solaz letargo, levantándome con una lucidez renovada, me dirigí al estante de libros para hurgar, despreocupadamente, entre textos de Matemáticas y realizar alguna lectura sin mayores pretensiones. Cayó entre mis manos el tomo de Matemáticas de la Nueva Enciclopedia Temática Planeta (Edición 1991) y en la introducción hecha por el Licenciado Javier Sánchez Almazán encontré este aparte: 
“Antiguamente, las Matemáticas se definían como la Ciencia que se dedica al estudio de la Cantidad y el Espacio. Esta definición no resulta adecuada en la actualidad, puesto que en el Siglo XIX surgieron nuevas ramas, como la Teoría de Conjuntos y la Geometría Abstracta, que no tratan de Cantidad ni Espacio físico alguno. Hoy, lo esencial de las Matemáticas no es lo que estudian, sino más bien el Método que emplean. En este sentido, constituyen una vasta Ciencia que abarca varias ramas y cuyos fundamentos se hallan en los principios de la Lógica…”.
Cerré el libro, manteniendo mi índice incrustado en aquella providencial revelación, llevándolo lentamente a mi regazo, elevando la vista hacia ninguna parte, como se hace cuando comenzamos a discurrir por los sinuosos caminos del entendimiento, ejecutando el lento vaivén afirmativo de la cabeza y la parsimoniosa sonrisa, de quien, recién comienza a comprender un antiguo arcano.

Lo vi claramente entonces… La cuestión ‘relación Matemáticas-Ajedrez’, ha sido incomprendida al concebir las Matemáticas como una ‘Ciencia que estudia la Cantidad y el Espacio’; al no versar el Ajedrez sobre ninguno de estos dos conceptos en particular, los detractores de la ‘relación’ pueden argumentar que el estudio del Ajedrez nada aporta al conocimiento del Espacio o la Cantidad. A su vez, quienes han pretendido contribuir a favor del Tema, se han limitado a referenciar o inventar entretenimientos sobre cantidades, como la Leyenda de Sisa y los granos de trigo, o sobre Espacio, como los recorridos del Caballo. Pero ahora, a la luz de los noveles predicados para definir las Matemáticas, ¿Qué nuevos argumentos podemos aportar a favor de la debatida cuestión?

“No se puede negar, por ejemplo, que el Ajedrez es Matemática en un cierto sentido” Charles Sanders Peirce (1839 – 1914) Matemático y filósofo estadounidense, fundador de la Semiótica.
Reflexionemos entonces sobre la sentencia expuesta por el Lic. Sánchez Almazán en su nueva definición de las Matemáticas: ‘lo esencial de las Matemáticas no es lo que estudian, sino más bien el Método que emplean’, ¿En qué consiste dicho método?, ¿Podemos usar los ajedrecistas ‘el Método Matemático’ para abordar nuestro conocimiento?. 


El Método Matemático se caracteriza (El mundo de las matemáticas, 
Enciclopedia Sigma, Tomo 5, págs. 220–237, artículo El modo matemático de pensar por Hermann Weyl) por:

1. La Abstracción, es decir, asumimos el fenómeno a estudiar en forma ideal, independientemente de sus particularidades materiales, de este modo, las conclusiones obtenidas serán de carácter general. Por ejemplo, cuando los ‘matemáticos’ sumerios (de una antigua región de Mesopotamia), tal vez contando sus rebaños descubrieron el número, pronto comprendieron que estos podrían representar también, cantidades de semillas, personas, estrellas, etc. El Ajedrez por su parte es esencialmente abstracto, si bien poseemos y manipulamos tableros y piezas físicas, lo hacemos por motivos básicamente mnemotécnicos, aún sin ellas podríamos jugar partidas, estudiar posiciones, etc. con la sola intervención de nuestra mente, a esto comúnmente lo llamamos ‘Ajedrez a la ciega’. Así las cosas, cuando un Maestro realiza un estudio casero de una Apertura, sus conclusiones serán válidas para el Ajedrez en general, no sólo para el conjunto de piezas utilizadas en sus análisis.

2. La Simbolización, esta hace más eficiente la Transmisión de Información al designar una idea de cierta extensión, por un Símbolo particular. Por ejemplo, en Aritmética no solemos utilizar expresiones como ‘a una cantidad tal agregamos la cantidad tal’, para expresar esta idea los matemáticos inventaron hace miles de años los Números y el Símbolo (+). En Ajedrez, hace cientos de años empleamos una Simbología propia para comunicar nuestro conocimiento, inclusive para identificar una posición determinada no es necesario graficar el tablero y las piezas respectivas, para ello existe la Notación FEN. 


Por ejemplo, la siguiente posición perteneciente a la partida Magem–Franco, León 1990.





Simbólicamente, puede escribirse  así:

2a4t/1p1p1prp/3C1p2/p1p5/8/8/PPP2PPP/2R1T3 w

El tablero se describe de arriba para abajo y de izquierda a derecha, los números indican las casillas vacías, las barras separan las filas, las minúsculas indican las piezas negras y las mayúsculas las blancas. La letra al final indica qué piezas tienen el turno de mover, en este caso las negras. Ahora, si además de expresar que las negras juegan, deseamos indicar que ganan, la expresión adquiere la apariencia típica de una ecuación:

2a4t/1p1p1prp/3C1p2/p1p5/8/8/PPP2PPP/2R1T3 w = 1

Acto seguido podemos demostrar esta ecuación, usando otro lenguaje simbólico mayormente conocido por los ajedrecistas, la Notación Algebraica:

1. Te8 TxT 2. CxT+ Rg6 3. Cd6 +–
La última característica del Método Matemático es:

3. Axiomatización. Consiste en plantear un reducido cuerpo de proposiciones (Axiomas) que, se asumen como verdaderas sin necesidad de demostración. A partir de las anteriores se deducen las demás proposiciones (Teoremas), mediante procedimientos ajustados a la Lógica. Axiomas y Teoremas describen conjuntamente el comportamiento del fenómeno en estudio.

Ejemplo de Axiomas son los siguientes, correspondientes al campo de la Geometría Plana (solamente son algunos): 1. Toda línea es un conjunto de puntos. 2. Si p y q son puntos, entonces existe una y sólo una línea que contiene a p y q. Ejemplo de Teorema sería, 1. Todo punto se encuentra al menos sobre dos líneas distintas.

En Ajedrez, el cuerpo axiomático está constituido por las reglas relativas al movimiento de las piezas, a partir de las cuales se construye, siguiendo razonamientos lógicos, todo el conocimiento ajedrecístico: Teoría de Aperturas (principios de desarrollo, centralización, etc.), Principios de Steinitz, Técnica de Finales, etc.
“El juego matemático se desarrolla en silencio, sin palabras, como el Ajedrez. Sólo las Reglas tienen que explicarse y comunicarse con palabras” Hermann Weyl (1885 – 1955) Matemático alemán que realizó, entre otras, notables contribuciones a la Teoría de la Relatividad.

De todo lo anterior podemos concluir que, el Ajedrez es una disciplina matemática, por cuanto el proceso de razonamiento ajedrecístico se alinea al Método Matemático (Abstracción, Simbolización, Axiomas–Teoremas). Cada partida desarrollada por la humanidad hasta nuestros días, cada partida que tenga lugar, ha sido y será, un intento por demostrar mediante Algoritmos lógico–matemáticos, basados estos en un particular cuerpo de axiomas y teoremas, la siguiente conjetura:




rnbqkbnr/pppppppp/8/8/8/8/PPPPPPPP/RNBQKBNR w = 1
¿Ganan blancas?

Queda entonces resuelta la inquietud de aquella dama, que osó irrumpir de forma abrupta nuestro nirvana ajedrecístico, la tarde de un verano perdido en mi memoria.... mmmm, aunque ahora pensándolo mejor, la respuesta era más simple: 
"Señora no podría asegurarle que seamos buenos matemáticos, pues honradamente no podría decirle si somos buenos ajedrecistas :-)!"


Arte: Stockholm, towards the chessboard, by Edaswong 
Diseño & Diagramación: Pachakamakin

12.04.2012

EL ENIGMA DE LAS PIRAMIDES CAIDAS



Por Juan José Oppizzi
Sus Artículos en ADN CreadoreS



La mañana de un lejano día de un no menos lejano año de un remoto siglo del cuarto milenio antes de Cristo, el gran faraón Kataforesis I, señor del Alto Egipto, recibió una infausta nueva: la pirámide que se estaba erigiendo para perpetuar su memoria en cuanto la barca de Amón lo llevara a los dominios solares, se había derrumbado. Diez años de trabajo y veinte mil quinientos sesenta y uno, de los treinta mil esclavos afectados a su construcción, acabaron sepultos en un alud de rocas y polvo arenoso. Desolado, el monarca llamó al gran consejero y adivino de la corte, el fiel Krisis, para obtener respecto del hecho alguna opinión sensata, que no se pareciera a los tartajeos incoherentes de los guardias que habían sobrevivido a la catástrofe o a las excusas laberínticas del anciano Eskuadris, el arquitecto real. 
–Divino faraón –dijo Krisis–, ya es la segunda vez que se desmorona tu aún no lograda pirámide. Diez años atrás ocurrió lo mismo, y casi con igual saldo de esclavos perdidos. Estas desgracias derivarán en otras, si no se consigue superarlas. Tu augusta persona no sólo no figurará en los frisos pétreos a leer por las generaciones venideras del mundo; ni siquiera en un insignificante libro que ha de aparecer dentro de varios milenios, llamado Guía Telefónica. Y la pérdida de esclavos nos somete a una falta alarmante de mano de obra que hará necesario buscar en otras clases sociales, con los consiguientes problemas; mi sutil don adivinatorio me dice que ni la nobleza ni el clero aceptarían de buen grado acarrear piedras del peso de dos o tres elefantes, bajo el látigo, a lo largo de diez años.
Kataforesis I se despojó de los báculos, adornos y cayados que portaba en sus audiencias, y que le impedían hacer aun el más mínimo gesto con las manos, y se quitó la corona, que con su peso en oro ya le estrujaba las vértebras cervicales. Libre de tanto chirimbolo, se confió a Krisis, según era su costumbre en esas entrevistas a solas.

–Épocas abrumadoras me han tocado en suerte –reflexionó–. Creí que, como representante de una nueva dinastía, iba a librarme del sino que se proyectó sobre mis dos últimos antecesores en el trono. Como bien sabes, mi fiel Krisis, tanto a Idiotep IV como a Chismosis IX se les derrumbaron sus respectivas pirámides antes de que fueran acabadas. Los monumentos funerarios previos a esos dos reyes consistieron en vulgares túmulos que podría haber ideado un niño en sus juegos con las arenas del Nilo.–Divino faraón –intervino Krisis–, la aplicación de las formas piramidales en las obras faraónicas, debida al ilustre arquitecto Plomadis, abuelo del venerable Eskuadris, fue una genial novedad que merecería un derrotero más venturoso. Algo en su práctica no es quizá grato a los dioses. 
–Sí –admitió Kataforesis I–. Ya lo he pensado. En el caso de Idiotep IV, tal vez se debió a sus más bien escuálidas dotes personales. Todos recordamos cuán ineludible fue borrar los frisos que narraban su vida, pues la gente iba expresamente a leerlos para reírse de las boberías escritas allí. Me desconcierta el no poder explicarme cómo el inmenso Horus pudo haber encarnado en alguien tan imbécil. 
–Es posible –arriesgó Krisis– que el inmenso Horus, harto de moverse en las doradas leyes de lo perfecto, haya querido experimentar las vivencias de un marmota como Idiotep IV. 
–En el caso de Chismosis IX –siguió Kataforesis I–, seguramente el encono de los dioses halló un motivo firme en su manía de vivir pendiente de los mil y un enredos íntimos de la corte, el clero y la nobleza, descuidando los asuntos de estado. Él podía enumerar cada incursión de cada mancebo sobre cada virgen del Templo de Isis, cada reunión desenfrenada de los sacerdotes de Ptah, cada secreto intercambio de pareja de cada noble; pero no sabía que los ejércitos del país de Mitani se lavaban los pies en el delta del Nilo, ni que las hordas nubias ennegrecían el Valle de los Reyes. 
–Tampoco sabía –agregó Krisis– que su propia cornamenta superaba a la del buey Apis, que es decir mucho. 
–Cierto –admitió Kataforesis I–. Lo que no entiendo es por qué en mi caso los dioses continúan adversos a la erección de las pirámides. Reúno inteligencia, bondad, simpatía, belleza, generosidad, coraje, destreza, rapidez, elocuencia, precisión, lealtad, arrojo... 
–La lista, hecha en friso, abarcaría el reino de extremo a extremo, divino faraón –sintetizó Krisis–. Amón guarde tu modestia, que exhibes al mencionar apenas quince de los millones de virtudes que relucen en tu adorable persona. Sin dudas, no es algo de ti lo ingrato a los dioses. Me he tomado la libertad de indagar subrepticiamente a Eskuadris, el arquitecto real, en busca de otros indicios. 
–¿Has podido entenderle? –Kataforesis I hizo una mueca de fastidio. 
Krisis suspiró: 

–Sus explicaciones técnicas me fueron tan oscuras como lo serán por milenios nuestros jeroglíficos para los hombres que pueblan las tierras allende el mar donde el Nilo vuelca sus aguas. Los muchos años que Eskuadris porta en los huesos le nublan por momentos la razón. Suele mezclar su saber arquitectónico con ciertas veleidades médicas no atendidas en la juventud. Hace algún tiempo, pretendiendo aumentar la fuerza de los esclavos, les dio a beber una pócima hecha por él y ocasionó más bajas que el derrumbe de la pirámide.
Kataforesis I se enjugó la transpiración de la cara y dijo: 

–Aquí, mi fiel Krisis, se impone otra clase de búsqueda. Ya que el asunto involucra la actitud de los dioses, es en ellos en donde hay que hallar las respuestas.
Krisis vio venírsele encima una tarea compleja, por lo que intentó un desvío para las ansias del rey: 

–Sugiero a Astut, el gran sacerdote del Templo de Osiris, en aras de tan sensible empeño, divino faraón. –El sagaz Astut me parece tan fiable como las verdosas áspides que acechan en las arenas –confesó el monarca–. Mira este trono con ojos codiciosos. 
–Pero, divino faraón –objetó Krisis–, el acceso al trono siempre es dispuesto por el inmenso Horus cuando encarna en el elegido nonato. 
Kataforesis I retuvo el aire en una drástica inspiración, y luego fue expeliéndolo a dosis breves: 

Astut está encargándose de comunicar un pretendido nuevo decreto del inmenso Horus. En él figura un cambio en su régimen de encarnaciones. Ahora podría efectuarlas a cualquier altura de la vida del elegido. No necesito de mucha suspicacia para advertir cómo serviría ese argumento a los fines de deslegitimar mi permanencia y de justificar el eventual ascenso de Astut. Si yo recurriere a él para indagar las causas de los sabotajes divinos a mi frustrada pirámide, estaría dándole una herramienta adicional a sus ánimos conspirativos. 
Krisis, ya resignado a lo inevitable de su labor metafísica, cumplió con la rutina lamerona: 

Horus guarde tu deslumbradora inteligencia, divino faraón, y me dé suficiente energía en la misión que preveo.
–Mi fiel Krisis –sonrió el faraón–, no en vano eres el gran consejero y adivino de la corte. Nadie mejor que tú para realizar esta invalorable y ultrasecreta misión. Deberás emplear tus dones en averiguar con los dioses el motivo de sus disconformidades aniquiladoras de pirámides. 
Krisis no agregó ni un silbido a las palabras del faraón. Salió del ambiente real y se dispuso a dar comienzo a la compleja tarea. 

El radiante Amón voló muchísimas veces sobre el Alto Egipto, los cocodrilos del Nilo se bañaron en varias lunas llenas y las áspides reptaron largos trechos por las arenas del desierto. Al fin, el diligente gran consejero y adivino de la corte solicitó una audiencia con Kataforesis I. El monarca se sorprendió al ver maltrecho a Krisis.

–Divino faraón –explicó el súbdito–, en honor a tu índole, me pareció adecuado consultar en primer término con el inmenso Horus. Aunque tal vez por tu misma condición de encarnado suyo hubieras podido hacerlo tú directamente, usando un mero circuito introspectivo.
Kataforesis I carraspeó para aclarar su majestuosa voz: 

–Mis deberes de gobierno me sustraen de un contacto diario con mis esencias divinas. Amón le guarde por siglos al Alto Egipto el privilegio de tenerte como rey –subsanó Krisis para evitar escozores en el ego faraónico–. Por mi parte, guardaré de por vida la experiencia de haber llegado, en trance, al pie del trono de Horus. 
–Guiándome por el estado en que vienes –observó el faraón–, diría más bien que llegaste al pie de un zarzal. 
–Interrogué al inmenso Horus sobre las reiteradas catástrofes habidas en las erecciones de las pirámides –siguió explicando Krisis–, y dispuse los oídos para la egregia respuesta del dios, que me había escuchado atentamente. Pero, como tú sabes, divino Kataforesis I, Horus tiene cabeza de halcón, por lo cual estuvo un rato chillando y bisbiseando, sin que yo pudiera entender nada. Nuestras épocas no gozan de lo que en un lejano futuro se denominará “subtitulado”, maravilloso recurso que ha de acabar con los muros separadores de las lenguas. 
–Deja tus raras profecías a un lado y cuéntame qué sucedió luego –dijo, impaciente, el faraón. 
–Le rogué al inmenso Horus que me aclarase todo lo chillado y bisbiseado, y él volvió a chillar y bisbisear de igual modo incomprensible para mí –continuó el gran consejero y adivino de la corte–, lo que me llevó a otro ruego de aclaraciones, que originó otros chillidos y bisbiseos, hasta que, frente a mi tercer ruego, el inmenso Horus arremetió contra mi persona a inmensos picotazos, cuyas marcas puedes ver, divino faraón, y dio por finalizada la entrevista. 
Kataforesis I se agarró la cabeza con ambas manos (operación que le facilitó encubrir el alivio del peso de la corona en sus ruinosas vértebras cervicales): 

–¡Horus enojado! ¡Era lo único que me faltaba! Tal vez quite su esencia divina de mi cuerpo, dándole asidero a las afirmaciones de Astut, el gran sacerdote del templo de Osiris. ¿Es que tú, mi fiel Krisis, eres un agente encubierto de Astut? –¡Me fulminen los dioses antes de caer en ese oprobio! –exclamó Krisis, temiendo que finalizara la unión de su tronco y su cabeza–. En prueba de la férrea lealtad que me une a tu adorable persona, divina parte de Horus, te ruego humildemente autorización para reemprender ya mismo la búsqueda de la anhelada respuesta en las regiones ultrahumanas. 
–¡Urge que así sea! –Kataforesis I hizo un ademán que dio por tierra con báculos, adornos y cayados–. Pero te ordeno que emplees tanta energía en la indagación como en el cuidado por mantener la sutileza de los métodos. 
El fiel Krisis no aguardó ni que el monarca tomara aire tras concluir sus palabras; corriendo, fue a abocarse al periplo ultramundano que le faltaba. 

El radiante Amón voló otras muchas veces sobre el Alto Egipto, los cocodrilos del Nilo se bañaron en varias otras lunas llenas y las áspides reptaron otros largos trechos por las arenas del desierto. Como el gran consejero y adivino de la corte no daba señales de presentarse a rendir informes, Kataforesis I mandó buscarlo. No desdeñable fue su asombro cuando los enviados aparecieron con unas angarillas y depositaron a Krisis, lleno de golpes, heridas y fracturas, al pie del trono. Una vez a solas, el faraón se despojó de báculos, adornos y cayados; no pudo quitarse la corona, ya que un adelgazamiento general se la había hecho encastrar de modo permanente. Sosteniéndose la cabeza con ambas manos, logró preguntar:

–Mi fiel y destartalado Krisis, ¿qué averiguaste en la región de los inmortales?
El gran consejero y adivino de la corte hizo mover los carrillos en vano por un rato, hasta que se le oyeron algunas palabras: 

–Divino faraón, consulté con Anubis, el dios chacal; con Bastet, la diosa gata; con Kentamentiu, el dios lobo; con Knum, el dios carnero; con Sebek, el dios cocodrilo; y con Tot, el dios ibis. En todos los casos me ocurrió lo mismo que con Horus: escuché ladridos, maullidos, gruñidos, balidos y todo tipo de sonidos, excepto algo que me fuera inteligible. Rogué aclaraciones y recibí mordiscos, arañazos, patadas y cornadas. –¡Te ordené cuidado en mantener la sutileza de los métodos! –pretendió gritar Kataforesis I, pero un mayúsculo dolor en las vértebras cervicales redujo su voz a un gemido. 
–Divino faraón –susurró Krisis–, yo no tengo la culpa de que casi todos nuestros dioses sean medio bestias. Me parece que es hora de que adopten figuras más antropomórficas, o de que se molesten en buscar traductores. 
El faraón, en medio de un paulatino mareo, se inclinó, exhausto: 

–¿Eso es todo lo que pudiste recabar, mi fiel Krisis?
El gran consejero y adivino de la corte hizo otro largo agitar de maxilares, antes de ser de nuevo entendible: 

–Hay algo más, divino faraón. Cuando yo emergía ya del movido trance, pero sito aún entre las dos regiones, la de los inmortales y la nuestra, escuché una descomunal risa, llena de sarcasmo; vi un esbozo del rostro de Amón y el áureo dios habló. –¿Qué fue lo que dijo? –alcanzó a preguntar Kataforesis I, antes de caer trono abajo y quedar tendido junto a Krisis. 
–Dijo –el gran consejero y adivino de la corte se ahogaba– que dejemos de ser tan papanatas, ¡Que construyamos las pirámides con las puntas hacia arriba! 

Fotografía: Alex Bramwell
Diseño y Diagramación: Pachakamakin

10.15.2012

EL LENGUAJE DE LOS DIOSES [4/5]

Por Alexis Astúa





POSIBLES ORIGENES 

Son muchas las Teorías sobre el Origen de las Formaciones de los Crop Circles, que van desde desórdenes meteorológicos hasta creación de estos por parte de Criaturas Mitológicas como Hadas o Duendes en la Noche. Lo que sí es un hecho confirmado es la Aparicion de Extrañas Luces, Esferas, Objetos Luminosos u Romboidales sobre las Formaciones antes, durante y después de su Producción; que han sido avistadas por numerosos testigos. He aquí varias de las Teorías propuestas:


1. Teoría Agrícola. Algunos Investigadores achacan la Formación de los Círculos a desórdenes químicos provocados por el abuso de fertilizantes. 

2. Teoría de los Anillos de Hadas. En un Principio, se culpó de todo a un Hongo {micelium anular}, el cual produce un fenómeno que es conocido como “anillos de hadas”, el que, eventualmente, podría provocar ciertas Formas Geométricas. Muchos casos de Círculos en el pasto se han explicado de esta manera.


3. Teoría de los Animales. Alguien propuso esta Teoría, argumentando que los Topos y Erizos que son frecuentes en estas zonas, en época de celo, danzan alrededor de las hembras. Fue rechazada porque no hay huellas de la presencia de Animales. 

4. Teoría Meteorológica. También pensaron algunos que los Vientos causaban los Círculos. Claro que estos aparecen en Verano también, cuando no hay viento. El físico Meaden agregó la posibilidad de que: "fuerzas eléctricas y torbellinos múltiples con forma de embudo" pudiesen ser la Causa del asunto, pero la Teoría comenzaba a sonar más extraña que el Fenómeno plasmado en los trigales británicos. 

Los Investigadores del BUFORA -Organización Ufológica- opinaban que los Círculos eran el resultado de Fenómenos Meteorológicos y en pequeña medida, el producto de fraudes. Aunque el BUFORA defendía a ultranza las Teorías de los Vórtices Electromagnéticos o Plasmáticos de Terence Meaden, Organizaciones como MUFON también siguieron la "vertiente científica": el Fenómeno de los Círculos de Maíz presentaba características que hablaban de lo mismo. 

5. Explicación Aérea. Algunos arguyeron que, estando cerca de donde aparecieron las Formas Geométricas, era probable que helicópteros de un Centro de Formación de Pilotos de la RAF -Royal Air Force- fueran los responsables de la Formación de las Figuras. Claro que los helicópteros mueven el pasto de forma irregular y no regular como aparece en los campos. Tampoco explicaría la Aparición de los Círculos en otros países y lugares distantes a Centros de Aviación. que podrían admitir esta relación. 

La creciente Complejidad de las Marcas fue descartando una a una las Hipótesis que pretendían hallarle una solución al Misterio. Todo Efecto Natural parece quedar rezagado ante la naturaleza del Simbolismo Aplicado para sus Diseños, evidencia de algo más que un mero Fenómeno Físico. Los Investigadores han descubierto Capas y Capas de Información en los Propios Círculos. Aparecen Radios con Valores que se consideran Sagrados, tales como Phi, que algunas Creencias consideran que gobierna el proceso de Crecimiento de la Vida Orgánica. 

Cualquiera fuera la Causa, este debería ser, por lo menos contenedor de una Inteligencia capaz de Medir, Calcular, y con un exquisito gusto por la Combinación de Formas y Significados. Si bien a nadie medianamente empapado en este Asunto se le ocurriría pensar que un Vórtex Magnético o un par de jubilados puedan realizar las Marcas, no hay una Evidencia OVNI lo suficientemente contundente como para endilgarle su Autoría, pero es una de las posibles causas que han tomado Más Fuerza en estos últimos tiempos a razón y falta de otros Argumentos. 

6. Origen Arqueológico. La zona de Inglaterra donde aparecen estas Misteriosas Figuras es rica en Restos Arqueológicos, siendo muchos de estos restos de modo subterráneo influyendo de alguna manera sobre algunos Cultivos de la Superficie. 

7. Origen Foráneo o Extraterrestre. Si bien es cierto, “oficialmente” no se ha dado a conocer a la Opinión Publica Mundial la existencia de Vida Inteligente fuera de nuestro Planeta, cada vez son más el número de personas que relacionan estas figuras con el Fenómeno OVNI y todas sus implicaciones, en donde incluso se han logrado capturar videos.

Es sabido que algunos Círculos de Cosecha han sido hechos por farsantes humanos, a veces es dificil distinguirlos de las Formaciones Genuinas una vez que los visitantes han entrado (por ejemplo pisadas). Hay alguna evidencia de engaño, o rumores de engaño que ha sido fomentado por el medio o por ciertos sectores (el Gobierno) con el objetivo de generar dudas acerca del Fenómeno y para desalentar y frustrar a los Investigadores. La razón más cercana para sospechar que hay un Autor Paranormal ha sido: los Efectos de que algunos Círculos tienen sobre Instrumentos Electrónicos (Videocámaras, Cámaras Fotográficas, Grabadores, Radios, etc.); el tiempo durante el cual han aparecido cuando esto impide el tiempo o la oportunidad necesaria para que los farsantes humanos hagan sus Formaciones, la Observación de la Luminosidad y otros Eventos Anormales en el Tiempo, o poco antes o después que el Círculo Se Haya Formado. 

Gary y Vivienne Tomlinson fueron testigos de la Formación de un Crop Circle una noche en Hambledon, Inglaterra, en Agosto de 1991
“(...) nosotros vimos mover las espigas hacia nuestra derecha....los campos estaban inundados de bruma, mientras escuchábamos un sonido agudo, y después se levantó un fuerte viento, tan violentamente que nos costaba mantenernos parados, pero a pesar de ésto los cabellos de mi marido estaban erguidos sobre su cabeza . (...) Cuando el torbellino desapareció nos encontrábamos en medio de un circulo de trigo aplastado. La calma volvió, y sentíamos una sensación de picoteo en todo el cuerpo...”


EL MENSAJE GLOBAL 

Investigadores como Peter Sorensen aseguran que estas son obra de una inteligencia benigna, espiritual, con el objetivo de ayudar de alguna manera a la Humanidad. Mucha gente parece pensar que las formaciones de cosecha son un cierto tipo de signos que emanan directamente del Planeta {Gaia} o de Entidades Invisibles {devas} acerca del estado de la Tierra. 


Adriano Forgione, Director de la Revista Hera en Italia, ha querido tomar en consideración el punto de vista Simbólico que estos Pictogramas quieren representar, independientemente de su veracidad. Si éstos son obra de Superiores Desconocidos, como los define el Estudioso, nos están mandando un Mensaje Esotérico bien preciso, y éste sería que la Frecuencia Vibracional del Planeta Tierra está cambiando. Estamos pasando a través de una Fase de Interacción Dimensional, que se podría ver en la Presencia casi obsesiva de Simbologías Solares. 

Según Forgione estas Simbologías nos invitan a Elevar nuestras Conciencias, a dejar de lado la materialidad de la cual estamos impregnados y volvernos hacia cuanto la Historia nos transmite a través del Mensaje de las Antiguas Culturas, según las cuales el Tiempo no es lineal más bien previene de una Constante Circular de los "Ciclos". Por tanto, en nuestra Epoca, se está asistiendo al final de un "Ciclo" y al Inicio de una Nueva Era, que podrá seguramente ocasionar una Catástrofe, pero de la cual podrá emerger una renovada Humanidad. 

Para este Autor, estamos ante varios Mensajes que se dirigen a Distintos Niveles, pero ante todo destaca el Anuncio del Fin del Ciclo actual (Kali Yuga), que supone la Clausura de un viejo Modelo Vibracional y el Acceso a un Nuevo Nivel Energético de Evolución Cósmica. 
"Realizarse es entrar en relación directa con estos niveles de frecuencia", afirma. 
Y Señala que dichos Niveles Se Manifiestan en el Ka de los Antiguos Egipcios, Simbolizado en el Mer-ka-bah judío o como "Cuerpo de Luz". Se trata de distintas Formas de Representar la Naturaleza Divina del ser humano, un Potencial que se expresa en la imagen del Hombre-Dios: el ser perfecto que media entre el Nivel Más Bajo Material y la Más Alta Escala de Frecuencia, correspondiente al Nivel Espiritual. Forgione ha estudiado in situ el Fenómeno para llegar a estas Conclusiones. 

El 3 de Mayo de 1999, en la localidad de Barbury Castle, en Wiltshire, Inglaterra, habría de manifestarse, uno de los Agrogramas Más Espectaculares de los que se tenga Registro, no sólo por su Belleza, sino también por su Simbolismo. En esta ocasión el trazo de la Figura no dejaba ninguna duda en cuanto a su Significado. Se trataba del Símbolo de la Cábala (también conocido como “Arbol de la Vida”). 

Símbolo de Tipo Esotérico que al mismo tiempo, Simboliza la Estructura del Macrocosmos y la Creación y del Microcosmos Humano, este está constituido por una Jerarquía Simbolizada por Tres Triángulos Formados por los Nueve Séfiras {Sephirots} que rigen el Símbolo de la Realidad Material (Simbolizada en el Décimo ). En este Diagrama, el Desarrollo Espiritual se representa como un Ascenso desde la Realidad Material {Malkuth} hasta alcanzar la Corona {Kether} y completar el Retorno a la Unidad Inefable de Dios. 

Las Diez Esferas se conectan mediante los 22 Senderos del Espíritu. Cada uno tiene Asignada una Letra del Alfabeto Hebreo, un Planeta, un Signo Zodiacal o un Elemento Constituyente del Mundo, así como una jerarquía de ideas asociadas.


La formación en la que aparece el Arbol de la Vida cabalístico con sus característicos Sephirots y todos sus detalles. Fue una de las más importantes apariciones de las que se tenga registro. En opinión de Forgione, numerosos diseños apuntan en la misma dirección y expresan la síntesis masculino (Fuego) y femenino (Agua), invitando a la humanidad a devenir "más que humana" para protagonizar el nuevo ciclo cósmico a punto de iniciarse.

Otro aspecto es el Cientifico, el Pictograma aparecido en 1994 en Inglaterra, particularmente representa la aplicación del movimiento fundamental del Conjunto Tierra-Luna. Según el Físico Jean Pierre Garnier-Malet este movimiento desemboca sobre un Fin de Ciclo que se sitúa y que corresponde al Fin de un Tiempo Solar, éste Cambio de Ciclo lleva a Aperturas del Espacio con posibilidades de choques de Meteoritos o Cometas sobre la Tierra, como bien ya ha ocurrido anteriormente en nuestro Planeta; esto sería hacia el año 2017.

A simple vista,  el Fenómeno de los Agroglifos evoca una Mezcla de Simbologia Esotérica, Matemática Avanzada, Química, Arte, Conocimiento de la Conformación de la Materia, Física, Astrofísica, Biología, y ni que hablar de la Psicología.  Pues los Efectos que tienen estas Figuras y su Representación en nuestro Inconsciente son suficientes como para pensar que están hechas por alguna razón de Comunicación inteligente y muy bien estructurada.

En los últimos años se han generalizado los Diseños con un Simbolismo Esotérico notorio, entre ellos el Candelabro Judío de Siete Brazos {Menorah}, Estrellas de Cinco, Seis, Nueve y Diez Puntas, o el Hombre Cósmico, entre otros Motivos Universales conocidos por todos los Grandes Sistemas Religiosos de la Antigüedad y atribuidos por éstos a la Revelación directa de la Divinidad.

Los que se suscriben a la Creencia de que los Círculos de Maíz Representan Formas de Comunicación también admiten la posibilidad de que el Destinatario de dichos Mensajes no sea nuestra Humanidad, sino otros Seres Avanzados y Ocultos que comparten el Planeta. El mejor ejemplo sería imaginar al hombre o mujer que recoge el correo de su buzón y pone las cartas sobre una mesa o una silla, donde un perro o gato pueda olfatear los sobres o revistas y hasta echarlos a tierra, si quiere... pero la mascota jamás sabrá su Propósito ni contenido, ya que no están Dirigidos a Ellos (con la excepción de la carta del veterinario, recordando al amo que es hora de vacunar a sus mascotas). 

Por otro lado, la película Signs [M. Night Shyamalan, 2002
nos presenta los Círculos de Maíz no como Medios de Comunicación, sino como Puntos de Referencia de Navegación, Indicadores utilizados por invasores extraterrestres para coordinar sus Operaciones, hecho que ha suscitado la cólera de muchos Investigadores, tachando la película como una más de las muchas que intentan ridiculizar o anematizar el Tema. El controvertido Investigador Steven Greer, Director del Disclosure Project, manifestó que:
"Distintas fuentes en los medios de comunicación y los servicios de inteligencia le habían advertido que se haría todo lo posible por fomentar el temor hacia los ovnis y los ET. Después de todo, para tener un enemigo, hay que lograr que la gente sienta odio por un individuo o grupo de personas, o en este caso, todo un género de seres". 
Se refirió al guión de Signs como un ejemplo de:
"Demonización de los ET, con una interpretación sumamente limitada del fenómeno de los Círculos de Maíz". 
Otras tantas películas como Independence Day, Invation, etc. han hecho los suyo en ese sentido.

Algunas de estas Figuras han sido fácilmente Descifradas debido a que su aspecto aparentemente sugestivo, muestra mucha similitud con algunos Patrones que nosotros mismos utilizamos para representar diferentes Formas de Conocimiento. Tal es el caso de los Fractales Matemáticos.

Los Fractales fueron concebidos aproximadamente en 1890 por el francés Henri Poincaré. Sus ideas fueron extendidas más tarde fundamentalmente por dos Matemáticos también franceses, Gastón Julia y Pierre Fatou, hacia 1918. Se trabajó mucho en este Campo durante varios años, pero el Estudio quedó congelado en los años ’20.

El Estudio fue renovado a partir de 1974 en IBM y fue fuertemente impulsado por el Desarrollo de la Computadora Digital. El Dr. Benoit Mandelbrot, de la Universidad de Yale, con sus Experimentos de Computadora, es considerado como el Padre de la Geometría Fractal. En Honor suyo, uno de los Conjuntos que él investigó fue llamado con su Nombre. 

Otros Matemáticos, como Douady, Hubbard y Sullivan trabajaron también en esta Area explorando más las Matemáticas que sus Aplicaciones. 

El Matemático francés Benoit Mandelbrot acuñó la palabra Fractal en la década de los ’70, derivándola del adjetivo latín fractus. El correspondiente verbo latino: frangere, significa romper, crear fragmentos irregulares. La Geometría Tradicional Euclideana, es la Rama de la Matemática que se encarga de las Propiedades y de las Mediciones de Elementos tales como Puntos, Líneas, Planos y Volúmenes. La Geometría Euclideana también describe los Conjuntos formados por la reunión de los Elementos más arriba citados, cuyas Combinaciones Forman Figuras o Formas Específicas. 

Sin embargo, las Formas encontradas en la Naturaleza, como montañas, franjas costeras, sistemas hidrográficos, nubes, hojas, árboles, vegetales, copos de nieve, y un sinnúmero de otros objetos no son fácilmente descriptos por la Geometría Tradicional. 

La Geometría Fractal provee una Descripción y una Forma de Modelo Matemático para las aparentemente complicadas formas de la Naturaleza. Éstas poseen a veces una remarcable Invariancia de Simplificación bajo los Cambios de la Magnificación, Propiedad que caracteriza a los Fractales.

Es fácilmente corroborable que la Inteligencia que esta tras la Creación de los Agrogramas posee el Conocimiento de Plasmar estos Patrones Fractales, mas no en todos los casos es así, ya que se tienen Registros de Figuras que representarían a especies de Mandalas o Ideogramas para Meditación Trascendental o Símbolos Altamente Esotéricos, Orbitas de Planetas, Símbolos propios de diferentes Culturas como Cruces de varios tipos o Representaciones de Atomos de diferentes Elementos de la Tabla Periódica. 


Los Más Sorprendentes y Complejos, así como bellos se han manifestado en los últimos 5 años dando lugar a figuras de carácter tridimensional e incluso Calendarios Circulares muy similares por no decir idénticos a los utilizados por los Mayas como el Tzolkin.  Los seres que estén detrás de la Creación de las Figuras, humano o no, debe conocer muy bien todas estas Informaciones a la hora de Elaborar el Diseño.

Pero sin duda alguna la Prueba de Comunicación con Inteligencia Superior, que hasta ahora ha sido prácticamente ignorada por los Medios Masivos de Comunicación, es la de los Agroglifos aparecidos a partir de Agosto del año 2000 en la zona de Chilbolton, en Inglaterra, los cuales parecen establecer de un forma bastante clara el posible origen de los Crop cicles.


LA COMUNICACION: INICIA EL MENSAJE

En el cráter apagado de un Antiguo Volcán, ubicado cerca de la Provincia de Arecibo, al norte de Puerto Rico, los científicos norteamericanos hallaron el sitio ideal para construir el Radiotelescopio más grande del Planeta. Allí, el 16 de Noviembre de 1974, fue enviado desde la Tierra un Mensaje en dirección al Cúmulo de Estrellas M13 en la Constelación de Hércules, con la esperanza de expresar nuestro profundo sentimiento de soledad a alguna posible civilización inteligente. El Mensaje fue Transmitido en la Frecuencia de 2380 Mhz, con un Ancho de Banda de 10 Hz, corrección continua del Efecto Doppler, y con una Potencia de Salida de 3 billones de watios (3x10^12).

Debido a la universalidad de las Matemáticas, se piensa que pueden ser el mejor y más básico Medio de Comunicación entre Civilizaciones Inteligentes diferentes. Así se decidió enviar un Mensaje formado por 1679 bits de información que resultaba de multiplicar dos Números Primos  entre sí, 23 y 73. Esta cifra de bits debería sugerir a cualquier Civilización que la recibiese, su descomposición en una Matriz de Elementos dispuestos de 2 posibles formas, 23x73 ó 73x23, mostrando solo una de ellas el Mensaje que se puede apreciar en la imagen. El mensaje esta compuesto por 8 elementos:





1. Las Representaciones de los Números comprendidos entre 1 y 10, Codificados en Sistema Binario (en la imagen, de derecha a izquierda).

2. La Representación de los Números Atómicos de los 5 Elementos de los que consta la Vida Orgánica en la Tierra: el Hidrógeno, el Carbono, el Nitrógeno, el Oxígeno, y el Fósforo, Codificados en Sistema Binario (en la imagen, de derecha a izquierda).

3. La Representación en Binario y en Grupos de Cinco, de las Fórmulas Químicas de 12 moléculas en la Estructura de los Nucleótidos del ADN Humano: Tiamina, Guanina, Adenina, Citosina, Fosfato y Azúcar Desoxirribosa.

4. La Representación de la Estructura Química del ADN con una Doble Hélice rodeando el número de Parejas de Bases que existen en un Cromosoma Humano (alrededor de 4 billones).

5. La Doble Hélice parte de la cabeza de una Figura humana indicando la conexión entre el ADN y la vida inteligente. A la derecha de la Figura hay una línea vertical junto con el número 14 en Binario que indica que el ser humano es de 14 Unidades de alto. Con el Mensaje, la única Unidad que se incluye es la representada por la propia Longitud de Onda de la Emisión, es decir 12,6 cm. Así queda establecida en 176,4 cm la Altura Media del Ser Humano.

6. A la izquierda de la Figura esta representada la población humana en el momento en el que se realizó la emisión, alrededor de 4.000 millones (esta cifra no es exacta porque el Sistema Binario no redondea de la misma forma en que el Sistema Decimal lo hace).

7. Un Gráfico sencillo de los Nueve Planetas del Sistema Solar junto con la posición relativa de la Tierra (desplazada para indicar cual es nuestro Hogar) con respecto a nuestra Estrella, el Sol (a la derecha).

8. Finalmente hay una Representación básica del Radiotelescopio desde el cual se realizó la Emisión del Mensaje, junto con su foco. Y bajo ésta, el número 2430 en Sistema Binario indicando el Diámetro (2430 x 12,6) del Telescopio.



El Profesor Carl Sagan de la Universidad de Cornell, fue el Astrónomo que se encargó de Elaborar el Mensaje, recurriendo para ello a la Ayuda y la Asesoría de sus Colegas y Científicos de otras especialidades afines.

Un minuto después de haber comenzado la Emisión, el frente del Mensaje estaba pasando la órbita de Marte, 35 minutos después pasaba la órbita de Júpiter, y 5 horas y 20 minutos después traspasaba la órbita de Plutón dejando nuestro Sistema Solar para siempre. El Mensaje se desplaza a una velocidad de 299.790 Km/seg. (Velocidad de la Luz en el Vacío). Aunque el Mensaje era bastante claro y sencillo de interpretar para una posible Civilización Inteligente, a los ojos de muchos era una burla a la inteligencia de la Raza Humana, pues este tardaria 25.000 años en llegar a su Destino.

Suponiendo que “alguien” llegara a contestar al Mensaje, este tardaría (continuando con las suposiciones) otros 25.000 años en llegar a nuestro Planeta. En pocas palabras, se gastaron miles de dólares (tal vez millones) para Elaborar y Enviar un Mensaje utilizando nuestra Tecnología en el momento, a extraterrestres que responderían dentro de 50.000 años, algo un tanto ridículo. No olvidemos que esos eran años de Guerra Fría y las apariciones de OVNI´s seguían inundando los titulares de los periódicos, la gente necesitaba “algo” de parte de los científicos que acallara la expectativa y la necesidad de encontrar una explicación lógica a muchos Misterios.

La otra posible explicación es que realmente y sus Colegas de SETI sabían que alguien contestaria en mucho menor tiempo que ese, pero respondería por el mismo medio a los Altos Mandos Científicos o Militares de la Epoca. Realmente fue a opinión de muchos, un Mensaje en la Botella lanzada al oscuro mar del Infinito… 


En la humilde opinión de quien esto escribe, existía una gran contradicción en toda la Comunidad Científica en cuanto a Inteligencia Extraterrestre se refiere en este Punto, la cual pasare a explicar: al Elaborar el Mensaje de Arecibo se hace en un Lenguaje Universal (en este caso las Matemáticas) ya que se supone de antemano que las Inteligencias Extraterrestres se desarrollarían en un Medio Ambiente absolutamente diferente al nuestro,  incluso, tal vez con otros Elementos de la Vida, por tanto su Lenguaje de Comunicación no sería como el nuestro, ni su alimentación, incluso su aspecto podría variar.

Ahora, ¿Qué les hacía pensar que desarrollarían la misma Tecnología nuestra (microondas hertzianas) para responder y que les hace pensar que responderían dentro de 50.000 años a los mandos militares, políticos, científicos o religiosos?

Las posibilidades pueden ser infinitas: en las cuales podrían estos Seres comunicarse por otros Medios que para nosotros serían fantásticos, superiores o extraños. Y a la vez ellos también podrían suponer que nuestro Planeta o Raza toda fue la que envió el Mensaje, mas no una sola Nación. Es decir “ellos” no sabrían que nuestro Mundo estaría fragmentado en Naciones o Países, y tal vez no querrían comunicarse con algunos sino más bien con todos en la Tierra, como Unidad.

Como veremos más adelante, estas suposiciones están bien fundadas, por cuanto la posible Respuesta no esperó estos 50.000 probables años, ni tampoco fue dirigida a algunos pocos sino mas bien a la Comunidad Mundial y de una forma bastante peculiar.



Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin
Portada: Lucy Pringle