Mostrando entradas con la etiqueta Carmen de Areco. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carmen de Areco. Mostrar todas las entradas

4.18.2012

CHORIPAN A GAS


Por Roberto Daniel León



Se pretende, desde los acontecimientos relatados a continuación, realizar un cierto análisis comparativo que quizá -y solo quizá- revele el lado oscuro de la luna, muchas veces invisible aún para los protagonistas. Dice un amigo que desocultar aquello que permanece en las sombras, hace que eso pierda poder sobre nosotros.

Todos los 16 de Julio, la grey católica de Carmen de Areco rinde culto a la imagen de la Virgen del Carmen. Dado que el catolicismo es religión mayoritaria y además sostenida por el estado, su influencia cultural es notablemente alta en la conformación del pensamiento y las costumbres sociales. El culto a la imagen de la madre de Cristo es una festividad central, equivalente en magnitud e importancia a la otra gran fiesta donde se celebra, cada 26 de Septiembre, el aniversario de la creación del partido.


La primera es una fiesta religiosa y la segunda una fiesta cívica. Sin embargo, la fiesta religiosa –que se celebra en espacio público y con recursos del estado- llega a confundirse con la “fiesta del pueblo” y hace que funcionarios eclesiásticos y del estado, declaren a Carmen de Areco pueblo Mariano. Tal actitud y declaración consecuente, ningunea estrepitosamente a los ciudadanos que habitan, trabajan y tributan en este suelo, sin ser católicos. Jurídicamente podría decirse que funciona la democracia (la mayoría manda), pero no funciona la República (no se respeta a la minoría). Por supuesto que, hablando de actitudes respetuosas, también es evidente que la prédica no se condice con la práctica, una especie de doble discurso muy habitual, resultante de un exacerbado culto a la imagen (lo que se ve) y que se traslada, como forma cultural, al comportamiento social. Durante la última celebración religiosa, se produjo un hecho de violencia patoteril que dañó la imagen (no la de la virgen, sino la proyectada). Los iconoclastas virtuales, incurrieron en una especie de sedición, en tanto son parte de esa imagen y no se espera que el daño provenga de ellos, sino de los otros (léase negros, villeros, incultos, irreverentes, sin prosapia, etc). Si consideramos entonces este suceso, a la vista de lo ocurrido luego, en la fiesta cívica, tenemos que: 

A. EL IMPERIO CONTRAATACA I: Se lleva al mismo corazón de la fiesta (el desfile de las instituciones), una imagen de la virgen y se declara públicamente que ésta PRESIDE la celebración, “olvidando” de nuevo que de esta fiesta pública podríamos participar los otros: evangélicos, testigos, apostólicos, judíos, ateos, etc. ¿Intento de reivindicación? ¿Exhibición de poder?

B. EL IMPERIO CONTRAATACA II: Los patoteros iconoclastas del 16 estaban borrachos y su accionar dañó la imagen, en un sentido amplio. En el sistema capitalista, las ganancias se privatizan y las pérdidas se socializan, habiendo quedado esta modalidad establecida en el libro del Génesis: todo lo que salió bien glorifica al creador, pero lo que salió mal (el famoso mordisco de Adán y Eva) se socializa; es decir, se traslada en forma de culpa a toda la humanidad. Acá se parece sospechosamente, dado que lo que les salió mal a los dueños de la imagen del poder, fue socializado. 

Un castigo que debería caer solo sobre los infractores, se diluyó repartiéndolo entre todos, prohibiéndonos consumir alcohol en la fiesta a quienes jamás –ni ebrios- se nos ocurriría golpear a alguien y menos en condición de indefensión. De paso, la mala actitud se despersonaliza al cargar todas las tintas sobre el indefenso líquido. El chiste corolario de la comedia, es que en un pueblo tan criollo como para ser considerado Capital de la Tropilla, no se haya podido asar un chorizo a las brasas. Choripan a gas y sin vino. No se porqué, pero me parece que el primer mundo atrasa.


Diseño Gráfico: Andrés Gustavo Fernández

4.23.2011

EL SÍNDROME DE MICHAEL JACKSON


Por Roberto Daniel León



Si uno es negro (que como ya sabemos a estas alturas, no tiene nada de malo), pero quiere parecer blanco (que como también sabemos, no es ninguna virtud), lo mas probable es que se vea gris, es decir, ni chicha ni limonada; excepto claro una gran confusión de pigmentos y un cierto desagradable malestar.

Carmen de Areco es un pueblo y eso está bueno. Tiene sus ventajas comparativas muy interesantes. Sin embargo, hay un cierto cholulaje que pretende sea una ciudad (que no es ninguna virtud en sí misma) y, al faltar casi todo lo necesario para que lo sea, hacen de todo para que parezca ser. Obviamente todo lo que parece pero no es, aporta una desagradable frustración, además de molestar lisa y llanamente. El empecinamiento de esta posición hace que, por ejemplo, se instalen semáforos en la vía pública y que tal cosa se haga primero –sospechosamente- en el lugar “paquete” del pueblo, o sea la Avenida Mitre, que si bien no hacen falta en ningún lado, ahí menos que menos excepto –insisto- para aparentar. Claro que para llegar ahí e intentar justificar el hecho, primero es menester inventar un problema: ¡El problema de tránsito!

Cualquiera que haya viajado aunque más no sea a Buenos Aires, sabe lo que es realmente un problema de tránsito y cualquiera que no haya sucumbido a la hipnosis, después de estar detenido –solo- frente a una luz roja mientras por la otra calle no circula nadie, puede comprobar que no hay tal problema; y cualquiera que tenga un poco de memoria, sabe que esas esquinas no están manchadas de sangre. No obstante, este “problema” ficticio sirve también para justificar –con dudoso éxito- la existencia de la Dirección de Tránsito; una dirección que reclama a los conductores una eficiencia que ella misma no posee, porque a la fecha ha sido incapaz de construir, por lo menos, una estadística de accidentología en la vía pública con un análisis fehaciente de sus causas, así como es incapaz también para evaluar la calidad y habilidad de los aspirantes a licencia para conducir (mientras pagues dale que va), con lo cual su ineficiencia sube un peldaño y se convierte en cómplice al contribuir (con ese criterio) a sumar accidentes. 

Esto es así, en parte, por el carácter mesiánico de quien dirige el área que, sin haber realizado ni registrado un profundo estudio de las causalidades contemplando todos los aspectos del contexto, la emprende como obsesión personal contra un sector particular de la sociedad que parece haberle hecho mucho daño cuando era niño. En la calle y con pose napoleónica, emprende una cacería literal contra todo motociclista en movimiento, desechando cualquier posibilidad de prevención y recurriendo como única opción a la represión, es decir, actuando solamente sobre hechos consumados y para colmo con criterio sumamente torpe e injusto. La inmensa cantidad de leyes dejadas de lado en pos de solo una (y de las mas discutibles), indica claramente que se trata de una persecución clara y sin atenuantes, no exenta de condena para cualquier magistrado que de verdad quiera ser justo. Y hablando de niños, esta historia se parece mucho –de nuevo sospechosamente- a la época en que nos inventábamos un enemigo imaginario y jugábamos a los héroes y los villanos. Los héroes, para ser reconocidos como tales, deben estar en inferioridad de condiciones (numérica o de poder) y los villanos tienen que ser muchos. 

Por alguna razón que no alcanzo a comprender del todo, esto me recuerda mucho a los hombres de azul y a mí mismo en el papel de villano, aunque tengo el consuelo de, por una vez, pertenecer a la mayoría; teniendo en cuenta no obstante que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Es imprescindible no haberse enterado de nada para sacralizar las leyes y convertirse en legalista acérrimo, porque cualquiera que haya llegado a la adultez sabe que las mismas no son sagradas, que no siempre son justas, que muchas veces responden a intereses particulares de un sector, que pueden ser compradas, que pueden ser discutidas, modificadas, anuladas, etc. y que así como a lo largo de nuestra historia se han cometido crímenes aberrantes en nombre de Dios, también se cometen infames injusticias en nombre de la ley. Ocurre, claro, que los legalistas suelen serlo y con mayor saña, cuando están en posición de administrarle la ley a otros, pero su obsesión tambalea cuando deben someterse a algunas y suele ocurrir que corren en busca de un abogado, no para que se haga justicia, sino para tratar de “zafar” de ella. 

Para mayor ilustración, valga a modo de ejemplo de legalismo la siguiente situación imaginaria: El señor “A” está cocinando, siguiendo las indicaciones de una receta de cocina de Doña Petrona. Mientras lo hace, va recitando el procedimiento: 

-Tres cucharaditas de sal...
 Ahí su esposa lo interrumpe y le advierte:
 -Ponele solo una, acordate que vienen a cenar “B” y “C” que son hipertensos...
El señor “A” con fastidio responde:
- La receta dice tres y serán tres. Después la comida no sale bien por no seguir las instrucciones al pié de la letra!

Y así... solo siguiendo instrucciones, sin inteligencia y criterio propios, sin escuchar y menospreciando otros criterios, se avecina mas daño que beneficio. Es que el legalista adopta la posición cómoda de la obediencia debida (juega a ser un buen niño), desde donde la responsabilidad es trasladada a otro (el que da las órdenes por un lado, y los que se niegan a obedecerla por otro) mientras que el, aún niño, no es responsable de nada. El es bueno, los otros son malos y los que ordenan saben lo que hacen y deben ser obedecidos y que mejor que sea el quien los represente, porque ahí también está su mísera cuota de poder. Sin embargo, queda una trinchera inviolable: nadie tiene sobre mi, un poder que yo no le haya otorgado.

Planteada la idea de que el problema de tránsito no existe en nuestro medio, cabe entonces abordar otra mirada posible sobre el asunto: existen accidentes en la vía pública, pero la gran mayoría de ellos responden a otras variables que no son las enunciadas por el área oficial, que con su prédica constante logró que la comunidad confiada en la autoridad intelectual -que deberían tener- creyó como verdaderas sin someter a análisis. Una de las causas de accidente es la actitud de falta de respeto y consideración por el otro (no somos cordiales por naturaleza), y eso no se remedia usando casco; la otra causa notable es la impericia o torpeza para conducir, y eso no se remedia ni conociendo ni respetando las leyes. Reflejos, capacidad resolutiva en situaciones imprevistas y complejas, control del contexto, etc. no son condiciones que provea el seguro, ni el carnet, ni el casco, ni la línea amarilla, ni el semáforo, ni las multas. 

La educación, la capacitación, la revalorización del otro, el aprendizaje, etc. son las áreas donde se debería trabajar, si de verdad se pretende reducir la accidentología, aunque la actitud parece indicar que el fin es la mera recaudación. Y las leyes deben tener vedado cualquier tipo de avance sobre la libertad individual. Deben poner borde –para que la vida en sociedad sea posible- a aquellas acciones donde lo que se arriesga es la vida de terceros. Lo otro es solo capricho o negocio. O ambos.



7.07.2009

LA PESTE

Por Roberto Daniel León


SUB-VERSION ALTAMENTE EMPOBRECIDA DE ALBERT CAMUS 

“Ya son 47 los muertos por Gripe A”, es la presentación televisiva de un canal de noticias. El enfático YA pretende (y logra en la mayoría de los casos), que el televidente crea que 47 muertos en una población de 40 millones, tiene características apocarriópticas. Me permito simular una extensión al titular, a fin de transmitir más apropiadamente la idea original: “Ya son 47 los muertos por Gripe A. En cambio, los muertos por hambre, por violencia, por chagas, por gripe común; son apenas unos miles”.


Parece que si para vender hay que sembrar el pánico o cualquier otra basura, entonces se hace y se acabó. Vender es la consigna. Vender barbijos, vender alcohol gel, vender desinfectantes, vender medicamentos, vender “noticias”, vender… al precio que sea. Cuanto mas caro mejor, por supuesto.

Hasta mi madre, que no ve ni escucha, dice todos los días –a modo de saludo- “cuidate de la gripe”. Debo confesar que el poder hipnótico desarrollado por los medios masivos de comunegoción ha logrado sorprenderme. Sospecho que para recuperar la racionalidad de las víctimas, serán necesarios los servicios de desprogramadores profesionales, muy de moda en USA durante el apogeo de las sectas religiosas.

Barbijo en boca (emboca a los incautos) y con la mirada extraviada por el terror, deambulan por los pasillos hospitalarios aquellos que antaño se metían en la cama, se tomaban un té con limón, un geniol, sudaban un poco y a otra cosa mariposa.

En los pueblos chicos la gente quiere ser protagonista de algo, aunque sea de una terrible desgracia, con tal de aparecer en la tele. La nación televisiva parece un pueblo chico: es capaz de cualquier cosa con tal de aparecer en el “contexto” internacional. Moriríamos por tener aunque sea el terremoto más grande. Cholulismo, le dicen.

Sospecho, porque ya lo vi antes, que una vez agotadas las reservas de todo lo vendible, la gripe desaparecerá milagrosamente de las pantallas, como desaparecen otros grandes males una vez pasadas las elecciones o cumplido el objetivo.

El año pasado en el Hospital de Carmen de Areco, por ejemplo, tuvieron que hacer lugar en la sala general de mujeres para albergar niños, porque pediatría estaba colapsada en su capacidad de camas; sin embargo, ningún medio de comunicación habló de epidemia. Ni en un panfleto se mencionó el asunto. 

Hoy, que supuestamente padecemos todas las endemias juntas, sobra la mitad del área. (Se puede comprobar visitando el sector de estadísticas del hospital, siempre y cuando se prefiera saber a creer, por supuesto). Los legisladores electos, impulsarán alguna ley en el Congreso que castigue el Tráfico de Influenza?


Diagramación & DG: Andrés Gustavo Fernández

5.06.2008

NUESTRO RIO









El 9 de Noviembre del 2006, tomé cuatro muestras del Río Areco a la altura del Balneario de Carmen de Areco... ya que desde hace un largo tiempo vengo anunciando que sus Aguas tienen problemas de contaminación. Estos Análisis se llevaron a cabo gracias al aporte económico de la Sra. Maria Cristina Bosch.

Todo comenzó en Enero del 2005. Me llevaron a conocer el Balneario de la Ciudad de Carmen de Areco. Ese mismo día, me dí cuenta que algo no andaba bien por la cantidad de espuma blanca que tenia el río a la altura del pequeño salto sobre el Río Areco. 


Los Detergentes producen espumas y añaden Fósforo al Agua -eutrofización-. Disminuyen mucho el poder autodepurador de los ríos al dificultar la actividad bacteriana. 


Río Areco, Balneario de Carmen de Areco [fotografía Noviembre 2013]


Prosiguió desde Junio del 2005 hasta primeros días de Septiembre del 2006, con el programa de Ecología El Planeta Azul emitido por FM Sincope. Durante todo el Ciclo de este programa, hablé cuantas veces pude sobre la contaminación de las Aguas tanto superficiales como de las napas freáticas. 

Ya entrado el 2006, el 11 de Marzo, fue publicado en el Diario El Independiente de está ciudad, la nota Como usar el agua en una comunidad, nota de mi autoría. El 22 de Abril, se llevo a cabo un Encuentro sobre el agua y su gestión realizado en el Salón del Consejo Deliberante de la Municipalidad de Carmen de Areco, del cual fui uno de los Organizadores y Expositores. 



Río Areco, Balneario de Carmen de Areco [fotografía Noviembre 2013]


En aquella oportunidad también me manifesté sobre la contaminación de las Aguas y sus consecuencias. Así, llegamos al 9 de Noviembre del 2006, cuando mi madre se hizo cargo del aporte económico para analizar las Aguas del Río Areco.

El 20 de Diciembre, se entregaron los Análisis físico-químicos llevados a cabo en la Facultad de Agronomía de la UBA –Catedra de Edafología– en el Laboratorio de Análisis de Suelos, Aguas y Vegetales a cargo del Ingeniero Eduardo Vella.

De acuerdo a estos Análisis, se debe interpretar que estas Aguas poseen un alto grado de salinidad. La salinidad es un Factor ecológico de gran importancia ya que influye mucho sobre los tipos de organismos que podrán vivir en esos cuerpos de Agua. 


La salinidad influye sobre las especies de plantas que podrán vivir en determinada Agua, o en tierras humedecidas con determinadas Aguas, me estoy refiriendo al uso de Aguas para el riego de chacras, campos o estancias. 


Río Areco, Balneario de Carmen de Areco [fotografía Noviembre 2013]


Cuando se le consultó al Ingeniero Eduardo Vella si estas Aguas podían ser utilizadas para riego respondió que “no” debido a la alta salinidad y gran cantidad de Sulfatos.

En una de las Muestras, la Muestra Nº 3, que la obtuve de la desembocadura de la zanja que corre al costado de Damaso Romero y que desemboca a la altura del Puente en el Río Areco, dio como resultado que las Aguas contienen una cantidad importante de Fósforo: 1,12 ppm

El Fósforo, da origen a Nutrientes vegetales que, pueden ser contaminantes. Cuando penetran en el Agua, contribuyen a la formación de Algas, de la misma forma en que lo hacen los Nitratos. 



Río Areco, Balneario de Carmen de Areco [fotografía Noviembre 2013]


De hecho, el Fósforo es el Elemento cuya falta restringe el crecimiento de las plantas acuáticas. Al incorporar Fósforo al Agua de un río o lago se acelera el crecimiento de las Algas, lo que, finalmente, daña el Ecosistema por la disminución de los niveles de Oxígeno que tiene lugar una vez que las Algas mueren.

Cuando las plantas mueren, para su descomposición consumen el Oxígeno disuelto en el Agua provocando condiciones anaeróbicas. Podría parecer a primera vista que es bueno que las Aguas estén bien repletas de Nutrientes, porque así podrían vivir más fácil los seres vivos. Pero la situación no es tan sencilla. 


El problema está en que si hay exceso de Nutrientes crecen en abundancia las plantas y otros organismos. Más tarde, cuando mueren, se pudren y llenan el Agua de malos olores y le dan un aspecto nauseabundo, disminuyendo drásticamente su calidad, por lo tanto, que en las Aguas se encuentren Patos y otros animalitos, eso solo no nos es suficiente para afirmar que el medio no se encuentra contaminado.


Río Areco, Balneario de Carmen de Areco [fotografía Noviembre 2013]


Los Fósforos provienen de diversas fuentes, las más comunes de las cuales son los Detergentes. Otros aportes de Fósforo a las redes de Agua superficiales y subterráneas provienen del escurrimiento procedente de los establecimientos de engorde de ganado de corral, de la erosión de los suelos, de los Sistemas cloacales y Aguas servidas y del excesivo uso de Fertilizantes en chacras, campos y estancias.

Al consultar a la Dra. Olga S. Heredia, de la Universidad de Agronomía de la UBA, sobre la cantidad de Fósforo que se había detectado, respondió:

“Si usted se refiere a contaminación de Agua para bebida, no existe una standard de calidad con respecto al Fósforo. Internacionalmente se ha establecido el valor de 0.100 ppm -USEPA- y en otros países como Holanda y Alemania un valor de 0,05 ppm. Estos valores se basan en límites de Calidad de Agua que ingresan a cuerpos de Agua como ríos, lagos o diques ya que dan origen a la eutoroficación, lo que aumenta la población de Algas azul verdosas de las cuales hay especies que producen neurohepatotoxinas para Animales y el Ser humano, en otras palabras, los límites son de importancia ambiental”.
La Dra. Heredia, prosiguió con su explicación:
“De todas maneras, la Muestra enviada por usted, está teniendo un aporte de Fósforo que es importante, ya sea por la actividad agrícola o por carga orgánica y si se me pregunta si esta Agua es apta desde el punto de vista ambiental le diría que NO”.
El 5 de Enero de 2007, el Centro de Estudios Transdisciplinarios del Agua, me envía el Protocolo de Análisis, anunciándome que el Agua del Río Areco contiene 30 microgramos por litro de Arsénico, cuando el valor mas alto aceptado internacionalmente por la OMS, Organización Mundial de la Salud, es de 10 microgramos por litro.

Las principales rutas de exposición de las personas al Arsénico son la ingesta e inhalación. El Arsénico es acumulable en el organismo por exposición crónica y superados ciertos niveles de concentración puede ocasionar afecciones como alteraciones de la piel -relajamiento de los capilares cutáneos y la dilatación de los mismos-, lesiones dérmicas -neoplasias de piel-, vasculopatías periféricas -"enfermedad del pie negro"-, además de enfermedades respiratorias; neurológicas -neuropatías periféricas-, cardiovasculares y diversos tipos de cáncer -Pulmón, Riñón, Hígado, Vejiga y de Piel-.

Algunos Estudios de Toxicidad del Arsénico indican que muchas de las Normas actuales basadas en las Guías de la OMS son muy altas, y plantean la necesidad de reevaluar los valores límites basándose en Estudios epidemiológicos; en Argentina se estima que el límite se debe reducir a 10 microgramos por litro.



Río Areco, Balneario de Carmen de Areco [fotografía Noviembre 2013]


Al 20 de Febrero del 2007, las Aguas del Río Areco, siguen igual, es decir contaminadas y sin ningún tipo de Tratamiento.

Yo, Cristian Frers, Técnico Superior en Gestión Ambiental, cumplí en informar y en demostrar que las Aguas del Río Areco se encontran en problemas. Ahora, es función del Intendente, de los Políticos y de los Funcionarios públicos, investigar y encontrar las Causas de está contaminación porque la pregunta que surge es: 

¿Si las aguas superficiales de un río se están contaminando... No lo estarán también las Aguas que utilizamos para saciar la sed?
Como yo lo veo existen dos alternativas:

Alternativa A: Que el Intendente, los políticos, funcionarios públicos y muchos ciudadanos, salgan a expresar que todo lo que dije y las Pruebas que presenté son falsas y que la fuente no es segura.

Alternativa B: Que el Intendente, los Políticos, Funcionarios públicos y muchos ciudadanos, tomen nota del problema y le busquen una solución a través de una gestión adecuada.

Ahora... La pregunta del millón es: ¿Cuál de las dos Alternativas elegirán?




Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin
Portada: Oscar Chichoni