Mostrando entradas con la etiqueta Ben Gurion. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ben Gurion. Mostrar todas las entradas

6.19.2011

SANGRE POR VOTOS

Por Gilad Atzmon




Con el fin de entender la última devastadora expedición israelí en Gaza uno debe comprender profundamente la identidad israelí y su odio inherente hacia cualquiera que no sea judío y hacia los árabes en particular. Este odio está impregnado en el plan de estudios, que es predicado por los dirigentes políticos e implícito en sus actos, y es transmitido por personalidades de la Cultura, incluso dentro de la denominada “izquierda israelí”. 


Crecí en Israel en la década de 1970. La gente de mi generación son actualmente líderes en el ejército, la Política, la Economía, la Universidad y las Artes. Fuimos entrenados para creer que unas semanas antes de unirme a las fuerzas armadas en la década de 1980, el General Rafael Eitan, el jefe del militar en ese momento, anunció que los "árabes fueron reventados como cucarachas en una botella". Se salió con la suya, y también con el asesinato de miles de civiles libaneses en la primera guerra del Líbano. En una palabra, los israelíes logran salirse con la suya. 

Por suerte, y por razones que aun están mucho más allá de mi comprensión, en determinado momento me desperté de esa ensoñación hebraica En algún punto me fui del estado judío y evadí ser un judío que sembraba el odio. Me había convertido en un adversario del estado judío y cualquier otra forma de la política judía. Sin embargo, estoy totalmente convencido de que es mi obligación primordial informar a todo ser que esté dispuesto a escuchar acerca de lo que nos enfrentamos. 

Aunque el propósito central del Sionismo era transformar Judíos para "darles un estado propio" y hacer de ellos gente como la de cualquier otro pueblo, ha fracasado miserablemente. La barbarie israelí que vimos esta semana y muchas veces antes ha ido mucho más allá de la bestialidad. Se trata de matar por el placer de matar. Y es indiscriminado. 

Pocas personas en Occidente son conscientes del hecho devastador de que matar a los árabes y los palestinos, en particular, es una muy efectiva receta política. Los israelíes son de hecho un pueblo confundido. Por mucho que insista en verse a sí mismo como una nación de “buscadores de shalom”, sino que también les encanta ser dirigidos por políticos con asombrosos records de actividad asesina. Tanto si se trata de Sharon, Rabin, Begin, Shamir o Ben Gurion, los israelíes aman a sus íderes "democráticamente elegidos" para ser beligerantes halcones con las manos chorreando sangre y respaldados por un sólido historial de crímenes contra la humanidad. 

Estamos a semanas de las elecciones en Israel y parece que ambos candidatos a primer ministro, por parte de Kadima y del Partido del Trabajo, el Ministro de Relaciones Exteriores Tzipi livni y el Ministro de Defensa, Ehud Barak, están muy a la zaga del candidato del Likud, el notorio halcón Benjamin «Bibi» Netanyahu. Livni y Barak necesitan su pequeña guerra. Ellos deberán demostrar a los israelíes que saben cómo organizar una masacre en masa. Tanto Livni y Barak tienen que proporcionar el votante israelí alguna exhibición real de matanza devastadora, Solo entonces los israelíes confiaran en su liderazgo. 

Esta es su única chance contra Netanyahu. Al parecer, Livni y Barak está lanzando toneladas de bombas sobre la población civil palestina, escuelas y hospitales, porque esto es exactamente lo que los israelíes quieren ver. Desafortunadamente, los israelíes no son conocidos por la misericordia y la gracia. En cambio, son apaciguados por las represalias y la venganza, son festejados con su brutalidad. Cuando el ex comandante de la Fuerza Aérea, Dan Halutz, se le preguntó cómo se siente al dejar caer una bomba en un barrio densamente poblado de Gaza. Su respuesta fue breve y precisa: «Se siente como un golpe de luz sobre el ala derecha», dijo. 

La frialdad de Halutz, su actitud asesina, fue suficiente para promocionarle poco después un ascenso a jefe de las Fuerzas Armadas. Fue el general Halutz quien lideró al ejército israelí a la Segunda Guerra del Líbano y fue el mismo hombre quien perpetró la destrucción de la infraestructura de ese país y gran parte de Beirut.

Al parecer, en la política israelí sangre árabe se traduce en votos. Evidentemente, sería muy razonable culpar a Livni, Barak y al jefe las actuales Fuerzas Armadas del Estado Mayor, Gabriel Askhenazi, de asesinato en primer grado, crímenes de lesa humanidad y violaciones evidentes de los Convenios de Ginebra. Pero sería mucho más significativo a tener en cuenta que Israel es una “democracia”. Livni, Barak y Askhenazi están dando al pueblo israelí lo que quieren: se llama sangre árabe y debe suministrarse en grandes cantidades. 

Esta práctica repetitiva y asesina, conducida por estos políticos, habla sobre el pueblo israelí en su conjunto y no sólo de unos pocos políticos y generales. Estamos tratando con una sociedad bárbara que se ha impulsado políticamente por su sed de sangre y sus inclinaciones letales. No debe haber ningún error: no hay lugar para estas personas entre las naciones civilizadas. Por qué los israelíes están alejados de cualquier noción de humanismo es una gran pregunta. Los humanistas generosos e ingenuos como nosotros pueden argumentar que la Shoah, el Holocausto, dejó una gran cicatriz en el alma de Israel. 

Esto puede explicar por qué los israelíes cultivan obsesivamente ese recuerdo muy contentos con el apoyo de sus hermanos y hermanas de la Diáspora. Los israelíes dicen que "nunca más" y lo que quieren decir es que Auschwitz no se repita. Esto, de alguna manera, los habilita a castigar a los palestinos por los crímenes cometidos por los nazis. Sin embargo, los realistas tenemos que admitir que matando es como los israelíes interpretan el significado de ser judío. Muchos de nosotros venimos a descubrir que no hay alternativa humanista en el sistema de valores hebreo para sustituir el asesinato.

El Estado judío está ahí para demostrar que la autonomía nacional judía es un concepto inhumano. Crecí en Israel después de 1967 Me crié en la estela de la victoria mítica de Israel. Fuimos entrenados para adorar al "israelí que dispara desde la cadera", el grupo comando que dispara su rifle Uzi automática en la dirección de los árabes y logra ganar contra cuatro ejércitos en solo seis días. 

Que me haya llevado dos décadas es quizá demasiado tiempo para comprender que los israelíes que "disparan desde la cadera" eran en realidad los maestros de la matanza indiscriminada. Barak fue uno de los héroes de 1967 él era un maestro asesino indiscriminado. Al parecer, el gabinete israelí acaba de aprobar su plan para la mayor incursión en Gaza desde 1967. Livni es más o menos de mi edad y, como sabemos por las noticias, ella ha internalizado el mensaje: ahora tiene la acumulación de las credenciales necesarias para ser considerada una asesina indiscriminada. Tanto Barak y Livni están llevando a Israel y Palestina hacia una campaña electoral de la masacre. Sangre árabe y palestina es el combustible de la política israelí. 

Pensé que se podría advertirles a Livni y Barak que eso no va a ayudarlos en las urnas. Netanyahu es un halcón real, auténtico. Él no tiene que pretender ser un asesino, y tanto como yo lo desprecio, aún tiene que llevar a Israel a una guerra. Es probable que él entienda mejor que nadie de qué se trata el poder de la disuasión...