Mostrando entradas con la etiqueta Animales de Poder. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Animales de Poder. Mostrar todas las entradas

6.29.2013

LOS PODERES DEL CHAMAN [7/7]

Por Francisco Trujillo








EL NAGUAL

No podíamos dejar de dedicar un Capítulo, aunque corto como éste, al nagualismo, Elemento de importancia e interés dentro del Universo del Chamán, así como al concepto mismo del Nagual, que resultará determinante para la comprensión de nuestra materia. Comencemos con un relato que presenta el Profesor Prudencio Moscoso en su Libro sobre la Brujería y el Nagualismo entre ciertos pueblos indígenas de los Altos de Chiapas.

Este caso lo recuerdan mucho los Ancianos de la zona donde colindan los barrios de Cuxtitlali y La Garita. En este segundo sitio vivía un matrimonio que tenía una bonita casa y disponía de suficientes recursos para satisfacer todas sus necesidades y distracciones, motivo por el cual despertó la envidia, ese vergonzoso sentimiento que acarrea siempre un sinnúmero de problemas, especialmente cuando un brujo es el envidioso. Así fue cuando, según me informaron, un mediodía este matrimonio se dió cuenta de que un Gato entró a su casa por un pequeño agujero, como si fuera un Sabén -Comadreja-, pasó cautelosamente a la cocina y con su pequeña zarpa arrojó una sustancia a la cocina, a los guisos. Afortunadamente, la pareja pudo darse cuenta de aquella maniobra y ambos corrieron a observar la comida que se encontraba en el fogón. La rapidez de su llegada les permitió darse cuenta de que sobre los alimentos aparecía un polvo de color blanquecino, ligeramente oscuro, que iba siendo absorbido lentamente.
Entonces, sin probar por supuesto aquellas viandas, acudieron a una persona de su confianza, que era conocida por profundamente conocedora de las malas artes de los Brujos.
Esta, en forma secreta, les dijo que como el Gato aquel tenía que pasar por cierta pieza de la casa, anterior a la cocina, desocuparan dicha pieza, se escondieran en ella y, debidamente preparados con leña seca y petróleo, esperaran la llegada del Gato misterioso para darle muerte.
Así lo hicieron al día siguiente: desde una horas antes del momento en que probablemente llegaría aquel Animal se escondieron y, aunque la espera fue larga, tuvieron éxito, pues vieron de repente que el Gato llegaba cautelosamente y viendo hacia todos lados. No encontrando nada alarmante, se dirigió a la cocina como la vez anterior, pero en esta ocasión no pudo pasar de la pieza en que había entrado, pues la puerta de comunicación había sido cerrada cuidadosamente.
Cuando aquel peligroso felino quiso regresar, varias personas le cerraron el paso y empezaron a perseguirlo y golpearlo hasta que lograron darle muerte. Entonces, y siguiendo las instrucciones recibidas, allí mismo hicieron fuego con la leña que tenían preparada y a la que previamente habían rociado con abundante petróleo. Cuando ya se levantaban fuertes llamaradas arrojaron en ellas al Gato y esperaron hasta que el maléfico animal quedara convertido en cenizas.
Pero entonces ocurrió lo inesperado, pues cuando el felino sin vida era consumido por las llamas, se comenzaron a oir, a una distancia la mayor de cien metros, gritos angustiosos y voces que exclamaban: 
"Me estoy quemando. Quítenme del fuego... Me estoy quemando..." Numerosos vecinos acudieron con la mayor rapidez a la casa de donde salían aquellas voces espantosas y puediron ver que una mujer, que era conocida como Bruja, estaba acostada en una cama haciendo movimientos convulsivos y desesperados, en tanto que en el semblante expresaba un terrible sufrimiento.
Cuando aquella infeliz vio a los vecinos que acudían presurosos, les empezó a gritar: "Quítenme de las flamas... estoy muriendo quemada..." Pero las buenas gentes no pudieron hacer nada, por la sencilla razón de que no veían tales llamas.
Momentos después la mujer, víctima de sus propias brujerías, falleció. Y ya entonces todos pudieron darse cuenta de que, efectivamente estaba totalmente quemada.

Esta es la idea, con algunas variantes regionales, más extendida en México de lo que es un Nagual: una Fuerza Animal vinculada mágicamente con un Brujo. El Nagual es, como dice Carlos Castaneda en su Libro Relatos de Poder:


"El nombre dado al animal en el que los brujos supuestamente pueden transformarse, o al brujo mismo que efectúa la transformación".

Es de notarse que en el Relato no se habla de un Chamán, sino de una "bruja". Debemos explicar esto por el hecho de que el Chamanismo se encuentra en la base de posteriores Disciplinas no solamente extáticas sino mágicas en lo general, como en este caso lo es la Brujería y en otros el Yoga o la Autoflagelación.

Recordemos las Historias de la Europa Medieval en las cuales las Brujas y Brujos, como antes que ellos lo hacían los Chamanes, eran capaces de metamorfosear sus cuerpos en Animales; caso similar al de la Licantropía, es decir el de los hombres lobo, e inclusive, ya con ciertas variantes, al vampirismo. Detrás de todas estas figuras se encuentra la sombra arcaica del Chamán y sus capacidades transmundanas.

El Chamán, dado su portentoso Poder Espiritual, es capaz de mantener contacto directo con los Poderes Sagrados y, por medio de las Fuerzas que habitan en ellos -que en más de una ocasión poseen Formas Animales-, llega a adquirir la capacidad de transformar su Cuerpo en el de un Animal o de adueñarse de un Espíritu Animal como servidor. Esta Figura Trasciende el Tiempo y llega hasta nosotros en muchas fascinantes Variantes.



EL TONALY EL NAGUAL

Carlos Castaneda -y hagamos aquí a un lado la polémica mundial que se ha desatado acerca de la honestidad y certidumbre del trabajo de este Autor-, cuyo verdadero nombre es Carlos Arana, tuvo contacto con el mundo del Chamanismo cuando, como estudiante de Etnología, conoció al Chamán-Brujo de Don Juan, indio yaqui quien tomó al Estudiante como Aprendiz de Chamán y fue brindándole Conocimientos gradualmente, Proceso de Entrenamiento que Castaneda relata en su Obra. Con respecto al Nagual, y a su contraparte, el Tonal, Don Juan señala que el concepto generalizado que se tiene acerca de ambos es erróneo, pues ni el Nagual es lo que señalamos en el apartado anterior, ni el Tonal es un "Espíritu Guardián, generalmente un Animal, que el niño obtiene al nacer y con el cual guarda lazos íntimos por el resto de su vida". No, dice Don Juan:

El Tonal no es un Animal que custodia a una persona, yo más bien diría que es un Guardián que puede Representarse como Animal... El Tonal es una persona social... El Tonal es un Organizador del Mundo... En sus hombros descansa la tarea de poner en Orden las Cosas del Mundo. No es un absurdo sostener, como lo hacen los Brujos, que todo cuanto sabemos y hacemos como Hombres es Obra del Tonal... El Tonal es un Guardián que protege algo muy pero muy valioso: nuestro mismo Ser... El Tonal es todo cuanto hacemos... El Tonal empieza con el Nacimiento y acaba con la Muerte.
El Nagual es la parte de nosotros mismos con la cual nunca tratamos... El Nagual está allí -alrededor del Tonal-, donde el Poder se cierne... El Nagual está al servicio del Guerrero. Puede ser visto, pero no se puede hablar de él... En la vida de un Brujo el responsable de la Creatividad es el Nagual... El Nagual nunca termina, el Nagual no tiene límites... El Nagual puede entenderse mejor en términos de Poder... El Nagual es la única parte de nosotros capaz de Crear... El Poder viene del Nagual...
El Nagual puede Ejecutar Cosas Extraordinarias, cosas que parecen imposibles para el Tonal... Nosotros siempre interpretamos cualquier expresión desconocida del Nagual como algo que conocemos... Si un hombre común y corriente se encuentra un día cara a cara con el Nagual, la impresión sería tan grande que lo mataría.

Aquí, al parecer, se cierran cuando menos Dos Círculos de nuestra explicación. Primero, aparece una Identidad entre el Mundo que hemos llamado de Lo Sagrado, con el Nagual, y del Mundo de Lo Profano con el Tonal; éste es el orden de todos los días, aquel es el de Lo Trascendente y Lo Maravilloso. En tal esquema, el Chamán u Hombre Sagrado sería también el Hombre Nagual, entendido, lo que no podemos dejar de subrayar, desde una mentalidad perteneciente a pueblos recolectores y cazadores, por lo que también recibe el Nombre de "Guerrero".

Por otro lado, en lo que respecta a la Fuente de Poder del Chamán, que hasta aquí hemos localizado en el Más Allá o Mundo de los Espíritus o Realidad Sagrada, si dicha realidad puede ser entendida en términos de Nagual, y si este Nagual, como dice Don Juan: 


"Es la parte de nosotros mismos con la que nunca tratamos"

El interior oscuro y desconocido de nuestra Identidad, entonces ¿Qué sucede? ¿Sucede que los Chamanes son en realidad poderosos, poseen en verdad grandes Poderes Espirituales porque son capaces de entrar en contacto con su propia "parte oscura", ese inmenso abismo de lo desconocido en nuestro propio interior, que finalmente se funde con el abismo desconocido del Universo?

¿Corresponde todo esto con la increíble, con la inimaginable Potencia Mental que todas las Tradiciones Místicas le atribuyen al Hombre como síntesis Microcósmica del Macrocosmos? He aquí, al parecer Elementos fertilísimos para la reflexión...

Por mi parte, sin el ánimo de dar la última palabra, puedo señalar que lo dicho parece presentar al Chamanismo como una Tradición -con ramificaciones varias que llegan hasta nuestro mundo contemporáneo- formada por una serie de Prácticas cuyo centro se encuentra en el Extasis Místico, autoinducido por medio de diversas Técnicas profundamente vinculadas con la Mitología Arcaica, cuyas Raíces se encuentran hundidas en el más lejano Paleolítico. Tal parece, también, que la muy ruda Práctica del Chamanismo permite a un pequeño número de "Hombres Elegidos" alcanzar ciertos Niveles de Concentración o de:


"...Profundización en sus propias conciencias, que los ponen en contacto con partes inéditas o desconocidas de sus propias personas, lo que los dota de un Poder "más que humano".

Desde este Modelo aparece medianamente clara la contraposición Sagrado-Profano y su liga interna con las Prácticas de Extasis, a su vez que las relaciones de todo esto con la serie de hechos increíbles que pueblan la vida del Chamán. Es poco lo que se puede explicar, en realidad; cuanto más se puede hacer es señalar vías de posible interpretación, aunque con la plena conciencia de que el verdadero Conocimiento no se encuentra aquí, en la especulación, sino ahí en el mundo, en la práctica, en el enfrentamiento con las Fuerzas Físicas y Espirituales de la Naturaleza.


-CONSIDERACIONES FINALES-   
RELIGIOSIDAD ARCAICA Y MUNDO MODERNO 

El Inconsciente... finalmente el Inconsciente, podrá pensar el Lector al reflexionar las ideas expuestas en el último Capítulo; y sí, tal parece que dicho estrato de nuestra personalidad resulta ser la fuente última de los maravillosos Poderes Divinos del Chamán. Un dato de gran significación en este sentido es el que aporta el Profesor Michael Harner, uno de los más importantes investigadores del Chamanismo en la actualidad:


Ha habido muy pocos Estudios científicos que se hayan interrogado acerca de qué es lo que sucede con el Chamán durante su Viaje. Necesitamos que se realicen más Estudios de este tipo. Pero en un Proyecto de Investigación en el cual se utilizó Equipo Encefalográfico para medir las Ondas Cerebrales, se encontró que el Chamán, en sólo diez minutos de "viaje" accedió a un Estado de Conciencia, científica y rigurosamente medido, que sólo tiene par, en cuanto a profundidad, con la Meditación Profunda de los Maestros japoneses del Zen, pero éstos después de seis horas de trabajo.

El Inconsciente... Recordemos que una de las últimas imágenes con las cuáles el propio Sigmund Freud trataba de explicar su esquema de la Estructura Mental del hombre, comparaba a la Conciencia con un Rayo de Luz proveniente de un Faro ubicado en una pequeña isla perdida en la noche oscura de un inmenso océano que, por supuesto, sería el Inconsciente... Así es de inmenso nuestro Mundo Interno, y nuestra Identidad consciente tan insignificante como la frágil línea luminosa del Faro, surcando las tinieblas.

Tomando esto en cuenta, lo característico del Chamán sería una Técnica particularmente potente y efectiva para alcanzar Profundos Estados de Conciencia, es decir, utilizando la imagen freudiana, para internarse más y más en la noche oceánica...

Para el Chamanismo, la Naturaleza es un recinto sagrado en el cual se manifiestan todas las Formas de la Vida, mismas que, en cuanto tales, son merecedoras de respeto y veneración; hablo de los Animales, y de los Ríos, de las Plantas, de las Montañas, del Aire y de todo aquello que forma parte del Mundo en el que vivimos. Es ésta una actitud muy diferente a la mentalidad moderna e industrial adoptada en los últimos tiempos, y que parece, con todo y que sea "Arcaica", más sabia y más prudente.

En el Chamanismo nos encontramos con un modo de entender la Vida y el Mundo muy pero muy diferente al que nos caracteriza como ciudadanos modernos, un modo de ver con veneración la Naturaleza y el propio Ser Humano, con respeto hacia todas las Formas de Vida que se funden en el Universo y con las cuales se establece una particular interacción que conduce, finalmente a una especie de Dominio Mágico de la Naturaleza.

No soy de la idea de que el hombre deba regresar a los Estados Arcaicos de la Civilización, pero sí me parece importante, por el bien del mundo y por una forma de vida más plena y libre para el hombre, la reflexión acerca de todo lo que tiene que enseñarnos -a cada uno de nosotros, individuos no "Elegidos" ni Iniciados- el Chamán, con sus Danzas y sus Cantos, con sus Viajes al Más Allá, con sus Panteones animales, su rigurosa disciplina de vida y sus muy diversas Técnicas de Meditación y de Extasis. Algo de todo esto falta en nuestras vidas, tal vez una idea Unificada del Universo capaz de darle verdadero sentido a nuestras vidas, tal vez una visión religiosa más viva, menos llena de podredumbre... cada uno de nosotros deberá responder, pues cada uno constituye un caso distinto, único e irrepetible.

Que el Chamanismo base sus Operaciones y su Conocimiento en una mentalidad arcaica no supone, en términos estrictos, una "pobreza" o una inferioridad respecto de nuestra actual mentalidad científica y racionalista, en lo que toca a la Trascendencia, al verdadero Conocimiento de lo que es el Hombre y a la Sabiduría y Riqueza espiritual.

Todo Sistema de Pensamiento -y esto es verdaeramente importante-., inclusive éste tan confiable en el que vivimos, de la racionalidad occidental, significa todo un cuerpo de certezas, pero también una amplia y profunda zona de dudas y de desconocimiento. Entre mayor es el edificio de nuestros Saberes, más crece la sombra que él mismo proyecta sobre el terreno de la ignorancia y de la duda...



DIFUSION MUNDIAL DEL CHAMANISMO

Como hemos señalado, el Chamanismo es una Práctica Mística vinculada con la Espiritualidad y una religiosidad arcaicas, con sus orígenes en el Paleolítico, es decir en la Más Antigua Historia del Hombre. De esta manera, el Chamanismo ha encontrado lugar a lo largo de la Historia en la gran mayoría de las Culturas de todo el Mundo, en todas aquellas cuyo Desarrollo Económico ha atravesado por la Etapa de Cacería y Recolección previa a la Agricultura y a las revoluciones urbanas.

Los Autores clásicos sobre el Tema localizan el Modelo Chamánico en una Región específica  de las Zonas Centrales y del Norte de Asia, porque fue allí donde la Ciencia Etnológica se topó por primera vez propiamente con el Fenómeno; sin embrago, se han encontrado Muestras y Rastros de la Práctica Chamánica tanto en Africa como en Asia, en América como en las Selvas, en las Zonas Altas como en las Bajas. En ellos hay un amplio abanico de Variaciones pero con la constante del Elemento Místico del Extasis.

No obstante, los procesos de modernización de las Economías y de las Culturas de los pueblos han reducido, gradual y fatalmente las zonas "propicias" para la supervivencia de esta Práctica Espiritual que, aun cuando se trata de una mística, es decir que resulta sólo practicable por un muy reducido grupo de "Elegidos", se ha desarrollado siempre en interdependencia con comunidades enteras afines a la Cosmovisión y a la Espiritualidad Arcaicas.

En la actualidad, la mayor presencia chamánica se puede encontrar sobre todo en las siguientes zonas geográficas y entre los siguientes grupos humanos:

En Australia las Prácticas Chamánicas son todavía observables en las Regiones del Norte del Continente, así como en el Gran Desierto Central. Las etnias que practican aún sus religiones aborígenes son los arunta, wiradjeri y chepara. Acerca de esto, Nevill Drury comenta:

Como en Siberia y Norteamérica, los aborígenes chamanes de Australia aprenden mucho acerca de sus Poderes Mágicos por medio de los Sueños, y existen Lugares donde usan las llamadas Experiencias de "Conciencia fuera del Cuerpo" para conocer lo que sucede lejos en la Distancia y en el Tiempo.

En Indonesia y Malasia los Chamanes practican Trances Extáticos, el Vuelo Mágico y el contacto con los Espíritus. Los Grupos a los que pertenecen son los diako, karo batako, malim y menenkabau.

En México existen Tres Grupos indígenas en el Norte que aún mantienen las Prácticas Chamánicas: estos son los huicholes, yaquis y tarahumaras; mientras que en el Centro y el Sur existen principalmente Cuatro Grupos: mazatecos, chinantecos, mixtecos y zapotecos.

En Norteamérica la Práctica de esta Disciplina se realiza entre los esquimales, paviotso, apaches, sioux, chippeewa, indios pomo, yurok, wintu y karok.

En el Oriente Extremo el Chamanismo, al igual que los diversos animismos paleolíticos, aparecen como los predecesores de las Filosofías religiosas más extendidas en la actualidad, como el Confucianismo, el Taoísmo y el Budismo. Kenneth Cohen refiere en su libro Chamanismo taoísta:

Las más evidentes relaciones entre el Chamanismo y el Taoísmo se encuentran en las Prácticas de Meditación. Los Taoístas utilizan el humo perfumado del Incienso para transportar sus Súplicas y Alabanzas hasta el Cielo. Golpean trozos de madera siguiendo un monótono Ritmo, al igual que los Chamanes siberianos hacen con sus Tambores, y creen poder encontrar un Espíritu Guía en la "caverna" del Corazón. A medida que los Estados de Meditación se van haciendo más y más intensos con la sofisticación de las Técnicas de Visualización y de Control de la Respiración, los Taoístas pueden realizar "Viajes" Espirituales y a la vez establecer comunicación con los Dioses que habitan en las Estrellas. De tal manera, la Meditación Taoísta es un Procedimiento exactamente igual a lo que a las Técnicas Extáticas se refiere, al del Chamanismo.

En esta Región del Mundo, las Prácticas Chamánicas aún  pueden ser encontradas entre ciertos grupos tibetanos y chinos, así como entre los tamang, de Nepal, y ciertos otros Grupos japoneses, entre los que es más común encontrar chamanesas, o miko, como ahí son llamadas.

En Siberia el Chamanismo es todavía practicado por los buriato y los goldi, así como por los chuckchi, kirgui, yakut, oigur, altaian y evanko.

Finalmente, en Sudámerica, el Chamanismo se practica todavía hoy entre los jíbaros, de Ecuador; chipibo-conibo, campa, charanahua y chachinanga, del Este de Perú, y los indios sione de Colombia.



EPILOGO

Las Experiencias que aquí relato y algunas otras de tipo similar, junto con el Estudio más o menos sistemático de los Fenómenos "paranormales", me han llevado al pleno convencimiento de que existe una Dimensión Más Allá  de lo que el racionalismo "científico", en el que se cimenta el Mundo Moderno, acepta como "real".

La manera como terminó aquel Viaje y las Experiencias de mis amigos son materia para otro Relato. Si hubiera de contar todo eso aquí, excedería los límites que de inicio tenía este Libro, aunque hay todavía algunas ideas por agregar.

Para avanzar en el Camino de la Iniciación Mística al que me asomé frente a la Serpiente, tenía que haber tomado una decisión de Muerte que no pude enfrentar y que me provocó un shock. La mujer de la casa, luego de "curarme" en la cocina, rezando entre dientes y pasándome por todo el cuerpo un manojo de Hierbas, me explicó que "había visto al Nagual" y que, en efecto, me había encontrado aun Paso de la Muerte.

Mi Camino definitivo no es el del Chamanismo; el de mi mejor amigo, que aquí he llamado Antonio si lo es, estoy seguro de ello, y tal vez también lo sea el de a quien he llamado Edgar. La Práctica de esta Disciplina Mística exige una serie de Cualidades personales de las cuales yo sinceramente declaro carecer.

Todavía tuve, pasando el Tiempo, otra Experiencia alucinógena con Hongos, pero no resultó, ni con mucho, igual a ésta. En ella no participó ninguno de mis Amigos, y el fracaso experimentado me convenció de que mi Camino hacia la Mística debería ser recorrido por Senderos mucho más "suaves", tal vez más sofisticados.

El Lector ha conocido ya mi Experiencia en este Campo, espero que en algo le ayude, no solamente a informarse sobre el Tema, sino también a enriquecer la propia Ruta de su persona, en el sentido de que puede servirse de ella como una Guía o como una advertencia de lo que puede encontrarse cuando uno se relaciona con el Chamanismo.


Diseño & Diagramación: Pachakamakin
  








6.22.2013

LOS PODERES DEL CHAMAN [6/7]

Por Francisco Trujillo








EL UNIVERSO MAGICO DEL CHAMAN

Alce Negro fue un importante Chamán de la tribu Sioux, primo del famoso Jefe Caballo Loco. El Biógrafo John G. Neihardt lo conoció hacia finales del siglo pasado y se dio a la tarea de dar a conocer al mundo las experiencias que transformaron a este personaje en un Holy Man u Hombre Santo, nombre que en algunas regiones también recibe el Chamán.

Hacia los cinco años. Alce Negro tuvo sus primeras experiencias:

En una ocasión vi un par de Figuras Humanas aparecer en el Cielo y descender lentamente hasta el Lugar donde yo me encontraba. Venían cantando, y los Truenos resonaban potentemente por todo el Cielo, como Tambores que acompañaran el Canto, éste decía, con una Melodía extraña y hermosísima: 
"Maravillate, una Voz Sagrada te habla... Por todo el Cielo y sobre la Tierra, una Voz Sagrada te está llamando..."
Alce Negro no refirió nunca a sus mayores la Experiencia por miedo a que no fueran a creerle. Cuatro años después, cuando tenía Nueve de edad, tuvo otra Experiencia, esta vez definitiva: se encontraba en el interior de su tipi recuperándose de un accidente en el cual se había herido las piernas, que le dolían mucho. Por la parte abierta de las pieles que formaban las paredes de la tienda pudo ver hacia el Cielo donde, de nuevo, las dos Figuras que años atrás lo habían llamado, comenzaron a acercarse hacia él. Ahora venían armadas con sendas lanzas luminosas. En esta ocasión si llegaron hasta la Tierra, muy cerca de Alce Negro. Le dijeron: 
"De prisa, ven, acompañanos. Tus abuelos te están llamando."
 Sin que el niño se diera perfecta cuenta de lo que sucedía, sintió de pronto cómo su cuerpo se hacía mucho más ligero y como las piernas dejaban de dolerle. De esta manera Inició su Primer Viaje Chamánico. Citamos a propósito la Obra de Stephen Larsen, otro Especialista:

Salí del tipi tras aquellos hombres; una pequeña Nube se acercó muy rápidamente y se detuvo junto a mí, me tomó y me condujo hacia el Lugar de donde provenía, volando también a gran velocidad. Cuando miré hacia atrás y hacia abajo pude ver a mi padre ya mi madre, y sentí mucha tristeza por alejarme de ellos.
Después no ví nada; no había nada más que el Viento, la suavidad de la pequeña Nube que me transportaba y la figuraba de aquellos dos hombres a los que la Nube parecía seguir. Arriba, más arriba, hacia donde las blanquísimas nubes se apilaban en el espacioso Campo Azul del Cielo; en el interior de ellas los Rayos vivían y corrían y explotaban.
Lentamente fui entrando en un Mundo de Nubes y, junto con mis Guías, llegué a encontrarme justo en medio de una Gran Planicie rodeada de Cumbres Nevadas. 

En su Libro sobre el Tema, el autor Nevil Drury continúa el Relato de este Chamán Sioux:


...Entonces Alce Negro tuvo una dramática y bellísima Visión en la cual 20 Majestuosos Caballos surgieron del Oeste; sus crines relumbraban y de sus fosas nasales salían Relámpagos. Esta fue seguida por otras Tres Visiones en la que semejante cantidad de Caballos apareció de una manera igualmente Majestuosa, solo que en Cada Ocasión el Color de los Animales era diferente, así como su Procedencia, ubicada respectivamente en cada uno de los Cuatro Puntos Cardinales. El Cielo se cimbraba con el estruendo de las estampidas salvajes.
Después de "danzar" por todo el Cielo, los Caballos se transformaron "en Animales de todas las Especies", se dispersaron y finalmente desaparecieron "por cada una de las Cuatro Orillas del Mundo".
Más tarde, Arriba, todavía Más Alto en el Cielo, pudo ver cómo un cúmulo de nubes se apiló de tal manera que fomó un tipi maravilloso. Apareció un Arco Iris que hizo las veces de Puerto de aquella Tienda a través de la cual Alce Negro pudo ver a Seis Ancianos sentados en semicírculo.
Entonces "los dos Hombres que portaban las Lanzas tomaron sus Lugares, de pie, uno a cada costado mío, al igual que todos los Caballos, que volvieron a aparecer y se dispusieron en Cuatro Grupos, rodeándome y de frente al Gran tipi, mirando hacia adentro".
El Más Anciano de los Abuelos habló con Voz dulcísima y dijo: "Entra y no tengas miedo. Ven aquí." Mientras él hablaba todos los Caballos relinchaban potentemente para infundir ánimos al niño. Este entró, para colocarse de pie ante el Grupo de Ancianos. "Lucían mucho pero mucho más viejos de lo que cualquier hombre lo puede ser; tanto como lo son las Montañas o las Estrellas."
El Más Viejo volvió a hablar: "Tus abuelos por todo el mundo han tenido un acuerdo y han decidido hacerte venir hasta Aquí para Enseñarte."

Más tarde, Alce Negro fue transportado alternativamente por cada uno de los Seis Ancianos hasta una diferente Morada Celestial, con el fin de ser Iniciado en el conocimiento "Magico y Verdadero" del Universo. Luego de este largo e intenso Proceso, Alce Negro fue llevado de regreso al tipi de los Ancianos, y ahí nuevamente el Más Viejo lo recibió, esta vez entonando un extraño Canto, que el niño Aprendió para luego regresar al lado de su familia.

Desde entonces, el Nexo entre el Chamán y sus Guías Espirituales quedó sellado, y en más de una ocasión Alce Negro pudo retornar al lado de los Ancianos sentados en el tipi que tenía como Puerta un reluciente Arco Iris.



EL ITINERARIO DEL CHAMAN

El Proceso por el cual un hombre llega a convertirse en un Medio de Encuentro y de Contacto entre el Mundo de Lo Profano y el Mundo de Lo Sagrado, léase entre el ámbito Humano y el de los Espíritus, obedece a un patrón general en los diversos Grupos que se han entregado a esta Práctica, éste consta fundamentalmente de Cuatro Etapas:

Vocación
 Llamada
 Iniciación
 Entrenamiento y maduración

Hemos de recalcar que éstos no son los Pasos que cualquier persona pueda seguir para convertirse en Chamán, nada de eso; se trata más bien de las Etapas que debe atravesar todo Individuo que, ya desde el momento de su Nacimiento e inclusive antes, tal vez desde cuando fue concebido, estaba predestinado para llegar a convertirse en Chamán.

La Primera Fase, Vocación, señala este Elemento, y aparece ligada, comúnmente, con una Serie de Señales que se relacionan tanto con el Nacimiento como con los Primeros Años de la vida del niño. Puede tratarse de una marca en el cuerpo, por ejemplo un singularísimo Lunar en la Frente o en la Palma de la Mano, o sobre el Corazón o en alguna parte de la Cabeza; puede también tratarse de una deformidad, puede nacer el niño con un dedo de más, con una pierna más corta que la otra o con los ojos de diferente Color. La Vocación, en términos de Signos Externos, puede manifestrase con cualquier Seña que resulte una Distinción del niño con respecto a los demás.

En Lo Interior del niño encontramos, en Primer Lugar, niños enfermizos, tanto física como mentalmente, o con tendencias a la depresión y a la soledad, también en este sentido cualquier Afición o tendencia mostrada por el niño fuera de los patrones comunes de comportamiento infantil puede ser considerada, por alguien entendido, como Señal importante de la Vocación chamánica.

El Nacimiento pudo estar precedido por un Eclipse de Sol o de Luna, o pudo haberse dado junto con una inundación o la erupción de un Volcán, o el Nacimiento de un Animal deforme en las cercanías del Lugar.

La Llamada inevitablemente se va a producir, por lo general en términos íntimos, muy personales, casi nunca relacionados con el grupo o de una manera pública, y siempre también con muestras de Lo Paranormal.

La Llamada llega al futuro Chamán, en más de una ocasión, por medio de Sueños o Visiones. En ella los Espíritus mantienen una "posición doble", ambigua: se muestran dulces y paternales a la vez que rigurosos e ineludibles; al mismo tiempo invitan y fuerzan al novicio a llevar la vida de Chamán, lo que implica alejarse de la forma común de vida. Ser Chamán significa un Sacrificio, pues su rutina es muy rigurosa, por lo que en más de un caso él Se Llama a Sí Mismo "Guerrero".

De esta manera, es comprensible que en el momento de la Llamada se produzca en el futuro Chamán una verdadera Crisis de Conciencia en cuanto al Significado Real de su Vida y en general de la Vida en el Universo: este Punto de la Llamada y la Crisis de Conciencia se encuentran vinculados de forma estrecha con el siguiente.

La Iniciación es precisamente lo que se entiende por una Crisis: la antigua Forma de Ser, la antigua Personalidad del futuro Chamán, a través de este Proceso se transforma en algo por completo Diferente, es decir, deja de existir para cederle el Paso a una Nueva Manera de Ver el Mundo, una nueva Concepción tanto de Sí Mismo como del Universo en general, y ello debido a un aumento en el Poder Personal.

La Crisis de la Iniciación responde al Esquema de Muerte y Renacimiento. En diferentes Formas el Aspirante es "aniquilado" para darle Espacio al Nuevo Ser Poderoso y Capaz de realizar Maravillas.

El Aspirante, por medio de los Sueños o de los Estados de Conciencia Alterados, inducido ya sea por el consumo de alguna Planta Sagrada o por la práctica de alguna de las diferentes Técnicas Extáticas, atraviesa por la Experiencia de la Muerte, el Descuartizamiento y la Recomposición de su Humanidad por Elementos Sagrados.

Esto es así porque el individuo abandona un ámbito de la existencia para penetrar en Otro, abandona el Mundo de Lo Profano para penetrar en el Mundo de Lo Sagrado, de ahí lo de "Hombre Santo". Etimológicamemente, la palabra profano significa "fuera del Templo", mientras que Sagrado hace referencia al Culto dirigido a la deidad, de tal manera que podemos interpretar este Proceso de la Iniciación como una Purificación.

Por medio de la Profunda Crisis experimentada por el futuro Chamán, todos los Elementos profanos e impuros abandonan su persona, ya sea por medio del tormento psicológico o del dolor físico; la terrible Prueba del miedo y la no menos terrorífica Prueba de la Muerte.

Pero existe también otro Elemento que entra en juego en esta Etapa: El Descenso, luego de la "muerte", a las Regiones Infernales o, más propiamente dicho, hasta las Regiones Subterráneas y la subsecuente Ascención al Cielo, a las Regiones Celestes.

En el Ejemplo de Alce Negro no aparece el Tránsito por los Infiernos, pero éste, en muchísimos casos, si juega un papel decisivo. Dice Mircea Eliade:


En algunos Lugares, la Iniciación puede realizarse en términos simbólicos, mientras en otras, ésta requiere el Tránsito por verdaderas Pruebas de resistencia al dolor, como el caso de una Iniciación esquimal, en la cual el Aspirante debe soportar más de un mes desnudo dentro de una choza cubierta por la nieve, sin más alimento, que muy esporádicos sorbos de agua caliente, administrada por su Instructor.
Entre los Wiradjuri, el Maestro Iniciador introduce en el cuerpo del Aprendiz Cristales de Roca y le da de beber Agua en la cual de antemano echó algunos de esos Cristales: a consecuencia de esto el Aprendiz consigue "ver" a los Espíritus. El Maestro lo lleva después a una Tumba y los Muertos le regalan , a su vez, Piedras Mágicas. El Candidato encuentra también una Serpiente, que es desde entonces su Tótem, y que lo Guía hacia el Interior de la Tierra, donde hay un gran número de Serpientes: enroscándose en él le infunden los Poderes Mágicos. Luego de este significativo Descenso a los Infiernos, el Maestro conduce a su Discípulo hasta el Campo de Beime, el Ser Supremo. Para conseguirlo trepan por una cuerda hasta que se encuentran con el Ave de Beime.
"Atravesamos las nubes -cuenta el Aprendiz- y al otro lado estaba el Cielo. Entramos por una Abertura por la que penetran los Doctores y que se Abría y Cerraba con mucha rapidez." Si alguna Puerta le tocaba, el Aspirante perdería el Poder Mágico y, ya de vuelta en la Tierra, moriría irremediablemente.

Este último es también un dato común en la Iniciación Chamánica: en todo momento se encuentra presenta la Muerte como posibilidad real o como consecuencia de cualquier error en el Rito durante el Tránsito Iniciático.

Como pudimos apreciar en el Relato, una parte importante en la Iniciación es lo que llamó Eliade la Asignación del Tótem, Fuerza Espiritual a la que hemos definido como "familiar", Aliado o Nagual.

Se trata del Reconocimiento, por parte de una Potencia del Otro Mundo, del Candidato como Protegido: un Espíritu que puede comúnmente tomar la Forma de cualquier Animal.

Un Animal terrestre o un Ave, un Pez en contadas ocasiones, recibe al Iniciado como Protegido. De hecho, en lo general, la Adopción del Aspirante por parte de su Protector señala que el Proceso de Iniciación ha sido concluido exitosamente.

La Siguiente Etapa es la del Entrenamiento y Maduración, en la cual el Nuevo Chamán Aprende, con la Guía de su Espíritu Tutelar, al mismo tiempo que la de su Maestro Humano, a dominar los Poderes que ha adquirido o a los que ha ganado Acceso por medio de la Iniciación.

En esta Etapa, el Chamán aprende las diversas Técnicas para entrar en Extasis, ya sea por medio de la ingestión de alguna Planta Sagrada o por la Concentración, Meditación, Gimnasia o Respiración.

Durante esta Etapa el Novicio Aprende también el Significado Oculto de la Mitología, que le servirá para reconocer a las Potencias Espirituales con las cuales entrará en contacto en su Vida como Chamán; también Aprenderá acerca de la Gama de Ritos asociados con cada una de dichas Potencias.

Durante esta Etapa el Chamán Aprende a Comunicarse, es decir a "comportarse" entre los Grandes Espíritus, a ganar su Amistad y, en su caso, a ejercer sobre ellos la Fuerza; Aprende asimismo a hablar con los Animales y a Transformar su propia Figura en la de uno de ellos. Aprende acerca de las Verdades Mágicas del Mundo y de los resquicios de la realidad profana por entre los cuales su Poder Sagrado se puede Manifestar.

Todo ello, y esto es fundamental, es Aprendido por medio de Procedimientos bien prácticos y en términos de la Tradición Oral, de tal manera que la Presencia del Maestro resulta indispensable. No podemos imaginar una especie de "curso por correspondencia" de Chamanismo, o un libro titulado Cómo convertirse en Chamán.

Es, finalmente, por esta Etapa que el Chamán hace madurar y logra el Dominio sobre los Poderes que ha recibido del Más Allá.



LA COSMOLOGIA DEL CHAMANISMO

Resultó algo sorprendente para los primeros Antropólogos y Etnólogos, es decir para las primeras mentes científicas modernas, el hecho de que  los Chamanes, y no solamente ellos sino también la Comunidad que se ciñe a sus Poderes y a su Sabiduría, no establecieron una clara diferencia entre lo que la Mente Moderna llama Realidad, y la Imaginación; entre la Conciencia y el Extasis.

Para el Chamanismo, lo que sucede en el Mundo "Exterior" es tan real como lo que acontece en el "Interior", identificado, como veremos, con el Mundo de los Espíritus, de tal manera que una Práctica Ritual que simbólicamente representa, por medio del Humo de cierta Planta Sagrada, la Presencia de un determinado Espíritu, no solamente la está representado o la invoca, sino que propiamente la encarna, y de esta manera la Potencia se encuentra en realidad ahí; lo mismo que sucede con los Viajes del Chamán.

Todo esto se encuentra basado en una Cosmología, es decir en lo que nuestra mentalidad racionalista podría llamar una "Teoría General del Universo", la cual, a grandes rasgos, parte del Principio Fundamental del Punto de Vista Mágico que entiende al Universo como una totalidad viva; Vida Transitando de una Forma a Otra y constantemente reciclándose por Obra de la Muerte. 

De manera que la Fuerza Vital no solamente se encuentra en los Hombres, los Animales y las Plantas, sino que también las Rocas tienen "alma", así como los Vientos, las Nubes y las Estrellas, el Sol, el Mar y los surcos formados por el Agua en el lecho de los Ríos. Todas las Cosas, desde tal perspectiva poseen un Espíritu, y a su vez Todos estos Espíritus giran alrededor de un Espíritu Mayor, de un Gran Espíritu, el cual es el Centro y la Razón de Ser de Todos los demás.

Toda esta Vida se entrelaza en el Universo como lo hacen las diferentes Voces de los Instrumentos de una Orquesta Tocando una Sinfonía, y la Sinfonía, en sí, sería el Universo, esencialmente Cambio y Movimiento, organizado en Tres Grandes Dimensiones o Reinos.

El Mundo Humano es en donde habita el Hombre y lleva a cabo las diferentes tareas necesarias para mantenerse vivo y reproducirse, todo ese Trabajo y Placer que en términos generales compone su Existencia, pero siempre bajo el Poder, bajo el alcance caprichoso de las Potencias Espirituales. Esto es, que el Mundo Humano en general se compone de la realidad profana -recuérdese el Origen Etimológico de la Palabra, señalado más arriba-, atravesado por las diversas Fuerzas de Lo Sagrado.

Por sobre este Mundo donde habitan los Hombres se encuentra el Cielo o la Morada de los Espíritus Superiores, regularmente Bienhechores y Sabios, aunque por lo común, la bipolaridad moral no existe como tal en la mentalidad chamanística. Por debajo del Mundo Humano existe un Reino Inferior, habitado por Potencias Espirituales, más bien tendientes al mal y a la destrucción, pero igualmente sabios y con capacidad e influencia sobre el Mundo.

Este Esquema General tiene ciertas Variaciones entre los diversos Grupos Humanos que se han dedicado a la Práctica del Chamanismo; de las muchas que existen, cada Mitología da un nombre diferente a los Reinos Superior e Inferior de esta Cosmovisión, así como a las diferentes Potencias que los habitan; asigna distintos Poderes a cada una de ellas e inclusive establece Jerarquías y Divisiones de diverso Tipo y Extensión; con todo lo cual el Esquema mantiene validez más o menos universal.

Una precisión para hacer empatar lo dicho hasta aquí con la División Profano-Sagrado expuesta en el Apartado de la Iniciación: podemos decir que el Mundo Humano equivale, en general, al Mundo de Lo Profano, en el cual el hombre come, trabaja, se divierte, anhela, traiciona y mata, mientras el Mundo de Lo Sagrado abarca los otros Dos Reinos, tanto el Superior como el Inferior y se refiere a la Dimensión de la Existencia en la cual las Grandes Potencias llevan a cabo Acciones Verdaderamente Trascendentales, no sujetas a la corrupción ni a la decadencia, como ocurre con las cosas del Mundo de Lo Profano, y de ahí el Poder de los Espíritus, del Chamán y de sus Objetos Mágicos.

Desde este Punto de Vista, resulta claro que en la Historia de Alce Negro, la Canción, que le Enseña el Más Viejo de los Espíritus Ancianos, es una Melodía de Poder, por provenir de una Región Sagrada. De la misma manera, algunas Danzas Rituales  y ciertas Posiciones de Concentración o de Ruego son consideradas Danzas de Poder, lo que también podría ser entendido como Danzas o Posiciones, o Palabras o Canciones Sagradas...

Otro Elemento fundamental dentro de la Cosmología del Chamanismo es el Puente, el Nexo entre los Mundos. En su Viaje, el Chamán esquimal debe atravesar un Puente angostísimo, en el cual apenas caben las plantas de los pies, figura que recuerda al Puente islámico del Sirat: 


"Más delgado que una Tela de Araña y más filoso que una Espada". 

La Cosmología del Chamanismo considera la existencia de una especie de Abertura o Conducto que comunica los Diversos Mundos entre sí; recordemos cómo las diferentes Tradiciones encuentran dicho Puente en el Estado de Duermevela, cuando el Individuo no se encuentra propiamente dormido ni tampoco despierto, o también en el Crepúsculo cuando la Luz del Día aún no termina de extinguirse y la noche tampoco ha caído.

He aquí la importancia, dentro del Pensamiento Chamánico, de la noción de "Centro": se localiza el Centro del Mundo, su Ombligo, entonces se ha localizado el Lugar donde las Dimensiones se tocan, y por lo tanto el Lugar por donde el Viajero puede Atravesar el Cosmos. Pero este Centro se entiende no solamente como Vacío, sino ocupado por una Figura Sagrada, frecuentemente un Arbol o una Montaña.

Existen Múltiples Variantes para la Idea Original del Arbol Cósmico, pero a todas podemos resumirlas en un Modelo Fundamental: en el Mundo Superior se encuentran la Copa, las Ramas, el Follaje, los Frutos y las Flores; al Mundo Humano le corresponde el Tronco, y al Mundo Inferior las Raíces, tan ramificadas como las Copas. El Chamán, dada su Cualidad Sagrada, adquirida en la Iniciación y dominada en el Entrenamiento, es capaz de trepar por el Tronco hasta las Alturas o Descender por él hasta los Infiernos y más tarde volver a la Tierra.

Algo similar sucede con la imagen de la Montaña, la cual en algunas ocasiones sustituye a la del Arbol; también por ella se puede Ascender y Descender; en ésta, el Mundo de los Espíritus se encuentra en la Cumbre, el Mundo Humano en las Zonas Medias y el Inframundo en las faldas.

Una constante más en la Cosmología del Chamanismo es la existencia de diversos Estratos en los Mundos Sagrados, es decir en el Inframundo y en el Mundo Superior. En las diversas Versiones de esta Idea, dichas Gradaciones varían alrededor de los Números 3 y 7; podemos, de esta manera, encontrar 3, 6 ó 9 "Cielos", los cuales el Viajero debe Atravesar, debe Ascender para encontrarse finalmente en la Morada del Espíritu Superior a quien, por ejemplo, desea consultar acerca de una grave enfermedad que aqueja a su Pueblo y de cómo combatirla eficazmente; puede tratarse también de un Itinerario que Atraviese o Ascienda, como si se tratara de Escalones, por 7, 14, 21 ó 28 Cielos.



LA PERSONALIDAD HUMANA

Dentro del Esquema Cosmológico del Chamanismo se inserta, por supuesto, un Concepto de Lo Humano, en particular del propio Chamán, como síntesis del Reino Humano de la existencia; ya que el Chamán, por medio del Trance Extático es capaz de deslindar una parte de su persona, la parte central, digamos, y en el mismo Acto abandonar el Cuerpo. Esto indica, en Primer Lugar, una Estructura dividida del Ser Humano, una Primera Bipartición: Cuerpo-Espíritu; pero más de cerca se encuentra la Idea, muy difundida en el Pensamiento Antiguo de que el Cuerpo que continúa en la Tierra permanece vivo por obra de una Fuerza Especial, no por Sí Mismo, sino por la instancia llamada "alma".

En el Texto hemos usado hasta aquí indistintamente las palabras Espíritu y Alma. Pero existe entre ellas una Diferencia: el Espiritu se encuentra más bien ligado a la Conciencia y a la Identidad Sagrada del Individuo, mientras el Alma inyecta Vida al Cuerpo, como una especie de Aliento Vital.

De esta manera, la Estructura de la Personalidad Humana, al igual que la del Cosmos, es Tripartirta: Cuerpo -Recipiente-, Alma -Aliento Vital- y Espíritu -Identidad Sagrada del Individuo-.



LOS RITOS

Debemos insistir en el hecho, sorprendente e inclusive, para algunos, hasta pintoresco, de que el Chamán no encuentra distinciones entre lo que para nosotros es el Mundo Real y sus Mundos Mágicos, Míticos, plagados de Dioses y Fabulosas Fuerzas Espirituales, del cual Aprende por medio de la Guía de su Maestro Humano y la de sus Protectores Espirituales.

Debemos, asimismo, insistir en el hecho de que la Mitología resume la Concepción Cosmólogica del Chamán, es decir el Conjunto de Conceptos que él tiene acerca del Universo, del Hombre y de su propio papel como "Hombre Sagrado" en esta Vida. La Ritología, o Serie de Ritos realizados por el Chamán, la parte viva de su Mitología, es la Serie de Representaciones por medio de las cuales el Chamán puede Acceder hasta aquel Mundo de Verdades Trascendentes de Lo Sagrado, al tiempo que se separa de los actos volátiles e intrascendentes del Mundo de Lo Profano.

Cuando un Chamán realiza un Rito, se encuentra encarnando una Verdad Eterna, trayendo a la Realidad toda una Fuente de Potencias Mágicas, aunque para los ojos del occidental racionalista aquello no parezca más que la manipulación teatralizada de la ignorancia y del temor religioso.

De la misma manera que cuando el Chamán se disfraza, viste su Traje Ritual y se pinta la cara o se coloca sobre el rostro su Máscara y comienza a golpear el parche de su Tambor, se encuentra encarnando conscientemente a las Fuerzas del Mundo Espiritual con las cuales entra en contacto; encarna él mismo, con su propia persona, la Realidad Trascendente del Mundo Sagrado. Asimismo, al manipular sus Objetos de Poder y entonar sus Cantos y realizar sus Danzas Poderosas, en realidad se transforma en un Ser Más Vigoroso. Al respecto Nevill Drury dice:

Cuando miramos los Trajes de los Chamanes podemos ver la evidencia de todo  un proceso mítico implicito. Los Chamanes japoneses observados por Carmen Blacker vestían un gorro con Plumas de Aguila y de Lechuza, así como un manto adornado con pieles y cabezas de Víboras, todo ello con la intención de facilitar "el Paso" de un Mundo a Otro". Insistiendo sobre este Punto, Blacker señala que:
"Las Vestimentas Mágicas, así como los Instrumentos Musicales y los demás Elementos, de los cuales el Tambor es el más importante, encarnan, en su hechura, en los Materiales con los que se encuentran fabricados, en las Figuras que ostentan pintadas, Lazos Simbólicos -y reales, bastante reales, añadimos nosotros- con el Otro Mundo".
De esta manera, los Chamanes yakutes portan una Capa con el disco solar pintado, que representa la Entrada al Otro Mundo, subterráneo, mientras los goldi visten una especie de Chaqueta que tiene pintado el Arbol Cósmico y algunos "Animales de Poder", como Osos y Gatos salvajes, mismos que forman parte muy importante de la Experiencia Mítica. Los Chamanes teleut, a su vez, usan gorros adornados con alas de Búho para simbolizar el Vuelo Mágico. El Vestuario de los Chamanes buritos resulta mucho más difícil de portar, pues se encuentra adornado con Piezas de hierro, que representan  los Huesos de la Inmortalidad. Los Osos, Leopardos, Serpientes y Lagartos que aparecen en estos Diseños Ornamentales no son otros que los Espíritus auxiliares, o "familiares" del Chamán.

De esta manera, cuando observamos los Ritos de un Chamán estamos siendo testigos nada menos que de una Manifestación Real de Lo Sagrado en este Mundo, no de una representación, no de una Ceremonia "alusiva", sino del Acto por medio del cual las mismísimas Potencias Espirituales del Mundo Arcaico toman Forma, Voz y Movimiento para manifestarse entre nosotros, mortales habitantes de este Mundo Intermedio entre los estados opuestos de las Potencias Sagradas.


Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin








 





















5.09.2013

LOS PODERES DEL CHAMAN [5/7]

Por Francisco Trujillo







EL ABISMO INTERNO

Luego de haber ingerido una buena cantidad de Hongos Alucinógenos, me quedé solo en aquella habitación la cual tenía una Puerta abierta hacia el Vacío. Tal vez hubiera deseado acompañar a mis amigos en su Expedición, pero no lo hice; tal vez hubiera podido tener miedo luego de la absolutamente inesperada visita de aquel Búho maravilloso, pero no lo tuve. Entre mis manos mantenía el Talismán que me había dado Antonio, y con eso fue suficiente.

No sé cuánto tiempo permanecí acostado. Recuerdo que pude observar cómo el torrente de polvo iluminado por la luz se movió del lugar en que comencé a mirarlo, conforme avanzó la mañana y luego la tarde. En mi mente no ocurría nada claro, primero los pensamientos se habían agolpado unos sobre otros, como las habitaciones de aquella construcción, luego se mezclaron como un Mazo de Cartas y finalmente se disolvieron para dejar lugar a algo muy parecido a la nada.

Atravesé por un Estado inusual de ¿Cómo llamarlo? ¿Inconsciencia Lúcida?: mi Mente no entendía las cosas por medio de Conceptos, es más, no las entendía de ninguna manera sino más bien las asimilaba; no tenía idea de lo que podía ser el Bien o el Mal y tampoco era capaz de encontrar relaciones lógicas entre las diversas Manifestaciones del Mundo que se escenificaban ante mí. Tal vez un Estado semejante haya experimentado durante los Primeros Días de mi Mida, cuando era apenas un Recién Nacido.

De pronto me puse de pie, sin más esfuerzo de mi parte que desearlo. Soy hasta ese día incapaz de encontrar un límite claro entre lo que de estas Memorias sucedió en realidad y lo que imaginé que sucedió; solamente puedo decir que lo viví todo. Dí algunos pasos con el Amuleto entre mis manos, sentí que era él quien me guiaba. me sujeté bien del quicio de la Puerta y eché una ojeada al Vacío.

No pude ver nada claro, solo plastas densas de Color que se mezclaban con Armonía entre sí: una color Verde, con multitud de Tonos, en la parte inferior reptando y cambiando a cada momento; el Cielo profundamente Azul, ya no Amarillo como antes, y en medio el Blanco de las Nubes, girando y girando sobre sí mismo, como el torno de un molino. La Vivencia del Color en aquel Estado es algo Especial: los Colores no se ven solamente, sino que "acarician la mirada"; muestran sus Facetas más Nobles, por así decirlo, de algo Sublime, algo que Se Vive, Se Goza, Se Funde de una manera Mágica con la propia Personalidad. Sin embargo, sentí el Espectáculo que me ofrecía la vista de la Sierra como algo ajeno, como la Ventana de un Universo al cual yo no pertenecía, así que cerré la Puerta.

Eso es: mis Actos no estaban Guiados por Razonamiento alguno, como ya lo dije, sino más bien por lo que simple y llanamente sentía; me había convertido en un ser de pulsiones, como una Ameba...

O como un Angel -imaginé esto último en ese momento y me puse a reír a carcajadas.

Caminé hasta las Escaleras y comencé a Subir; levanté la Puerta y llegué a la siguiente Habitación; todo en ella era muy parecido a aquella en la que habíamos pasado la noche, excepto que no tenía Puerta Vertical. No había ninguna parte por la cual la Luz penetrara, estaba muy Oscuro, por lo tanto, bajé a mi Habitación por la lámpara. Cuando encendí el fósforo para Prenderla, el rugido de la Flama me hizo saltar el corazón de terror. Volteé a un lado para volver a tomar el Talismán, pero ya no se encontraba, tuve miedo, un miedo idiota, animal. salí corriendo hacia ninguna parte con tal de escapar de no sé qué.

Volví a Subir las Escalera, tan rápida y atropelladamente que me sentí más bien Bajando; no Trepando sino Cayendo por ellas, rodando, desbarrancándome. Por un momento el Techo de la Habitación me pareció que era el Piso y viceversa. Sé que narrado esto no suena muy impresionante, pero experimentado en carne propia sí lo es; es como si uno mismo se encontrara totalmente solo, Fuera de Lugar.

Rodé efectivamente por las Escaleras hasta quedar tirado a un lado de la lámpara. La Luz que entraba por la Ventana ya se había debilitado. Volteé a un lado y vi la pequeña Cabeza de Animal que me había dado Antonio; me apresuré a tomarla y de inmediato el Alivio a mi Angustia comenzó a inundarme. En realidad, Ella me Protegía.

Seguí las indicaciones ¡Del Talisman! -o si se quiere, el impulso que tuve en cuanto la tomé entre mis manos-, y me incorporé con lentitud para agarrar la lámpara, ponerme de pie y volver a emprender el Camino de Ascenso. Esta vez la Luz de la lámpara causaba un efecto Protector sobre mí, ella era el Centro de una especie de Esfera Luminosa que me daba Fuerza y Vigor.

Subí hasta la siguiente Habitación, no sé con qué Propósito, pero de una manera muy decidida. Sin reparar en nada de lo que en ella había, Continué mi Ascenso; Subí por la siguiente Escalera, abrí la Puerta y llegué hasta el otro cuarto. Ahí encontré una Escalera más y volví a Ascenderla. No sé cuantas veces realicé la misma Operación, pero recuerdo que fueron muchas. Subí y Subí por las Escaleras Idénticas y siempre llegué a Habitaciones iguales. La Esfera de Luz me Protegía.

Me sentí dentro de una Cadena de Cuartos Idénticos, condenado a pasara por ellos infinitamente y nunca encontrar el Ultimo, hasta que por fin el Amuleto me hizo detener; no fue propiamente que me hablara, sino que algo de su Forma de Estar entre mis Manos me hizo sentir un tonto. Hice alto en cuanto llegué a una Nueva Habitación. Ahí miré por las paredes en busca de una Puerta que me condujera a Otro Lugar, ya no hacia Arriba.

Pronto la Encontré; ahora sé que por Aquella Puerta nos introdujo nuestra Anfitriona la noche anterior. Caminé hacia Ella y la Crucé. No me encontraba mareado ni nada por el estilo, era simplemente que todo pasaba, fluía de una manera casi líquida; cada Acontecimiento se ligaba con el siguiente ¿Cómo decirlo?, sin terminar de ser el mismo: no había acabado de Subir cuando ya estaba Caminando; no había salido de la Habitación cuando ya me encontraba en Otra Parte.  

Cuando abandoné aquel Cuarto llegué a una especie de Jardín muy rústico y poco cuidado, lleno de vegetación, de cuya Existencia no me había dado cuanta la noche anterior. Aunque, de cualquier manera, con todo y que entonces hubiera reparado en él, de seguro este Nuevo Encuentro me hubiera resultado por completo distinto.

Ya era la tarde avanzada; la Luz del Sol era Dorada. Pude ver y sentir las muchas Plantas que poblaban aquel Lugar como Seres realmente Vivos; su Vida para mí entonces no resultó un mero Concepto, como el que queda luego de haber estudiado rudimentos de Biología. No. Las Plantas Respiraban, exudaban su finísimo vapor y tenían... ¿Sentimientos?, ¿Pasiones? Cada una de ellas Atravesaba un drama particular: había Plantas Viejas Sabias, Plantas exóticas, Plantas perversas y agresivas que se enroscaban en otras y poco a poco las iban matando; había Plantas humildes y Plantas soberbias, Plantas brutas y Plantas nobles.

¡Y qué decir de los insectos!, cuya Presencia pude sentir más vivamente que nunca; era la Vida misma la cual había estallado en millones de Chispas Aleteantes y Febriles. El mismo descarnado Drama reinante entre las Plantas se Manifestaba en Ellos a un ritmo mucho mayor. En una Ráfaga vino a mí sentir el Dolor de un ratoncito en el pico de un Búho, e intuí algo tal vez muy simple, pero que entonces se mostró con toda su Profundidad: la Vida y la Muerte son una misa Cosa; no existe una diferencia esencial entre ambas, como no la existe entre la Noche y el Día ni entre la quietud absoluta y el movimiento, los cuales se muestran como opuestos irreconciliables.

Fui Parte Integral de todo Aquello; sentí su Bondad y su Maldad, su Belleza Plena. Tal vez resulte incómoda mi insistencia en este Punto, pero algo muy distinto es narrar ahora esta Experiencia que Vivirla. Ser ella. Se presentó de una manera Diáfana en mí la Unidad del Universo Completo: lo mismo que ocurría entre las Plantas, los Animales y los Insectos ocurría dentro de mí, al igual que en la Integridad del Cosmos. Todo es Una Sola e Indivisible Maravilla; nada la sobrepasa y nada escapa a Ella.

Anduve así un buen tiempo, perdido entre Plantas e Insectos, Maravillado de estar Vivo. No sentía tener una parte exterior, no tenía Cuerpo ni nada Material; era Pura Conciencia, Espíritu Puro, Libre inclusive de Pensamientos y cualquier otro Artificio Mental.

Pero había algo que ensombrecía mi Fervor; una especie de Voz Muda me advertía constantemente acerca de la Presencia del Mal, de que detrás de cualquier hoja o debajo de cualquier tronco podía encontrarse un ser ponzoñoso capaz de dañarme.

Caminé sin Rumbo Fijo; recuerdo haber pasado frente a la Cocina, la cual era una especie de jacal con un Gran Fogón en medio, donde la Mujer que nos había recibido la noche anterior trajinaba con la ayuda de dos muchachas, riendo y parloteando como un grupo de pájaros. Era la hora del Crepúsculo, cuando las Aves regresan bulliciosamente a sus Nidos, lo cual, creo, me hizo relacionar a las Mujeres con ellas. Cuando me vieron de pronto guardaron silencio, pero al instante comenzaron a reír, supongo que a causa de que Adivinaron mi Estado. Me parecieron, las Tres, Hermosas y Brillantes, pero no me tomé la molestia siquiera de saludarlas y Continué mi Camino.

A esta Altura del Relato encuentro un Nudo en mi Memoria. No sé cómo, pero la Figura del Mal, la cual yo había venido presintiendo, de pronto surgió de entre la maleza.

Una Serpiente apareció de repente a mi lado, no demasiado cerca. Pegué un brinco y la lámpara se me cayó. La Serpiente se me quedó mirando a los ojos, mientras fue sacando poco a poco todo su Cuerpo de su Escondite; tenía la Piel Dorada, con Diseños Rojos y Negros, Azules y Verdes.

Cuando hubo salido por completo, comenzó a enredarse sobre Sí Misma, una y otra vez, formando Ondas Hipnotizantes sin quitarme nunca la mirada de encima. Sacaba de vez en vez la Lengua y la hacía Vibrar rápidamente, con un siseo despreciable. Su tamaño no me resulta fácil de calcular, tal vez haya medido dos metros de largo, tal vez cuatro, el caso es que era muy grande; tenía el grosor de una pierna humana.

Era un espectáculo horrible, pero con una buena dosis de Atracción. La fealdad es cautivante, posee un Poder Seductor distinto al de la Belleza, pero la Atracción que sobre nosotros ejerce en ciertas ocasiones puede llegar a ser mayor. La Serpiente, después de realizar aquella Danza Circular, me sonrió, como una mujer coqueta, me dijo "ven", sin utilizar Idioma alguno, y se introdujo en una Habitación luego de atravesar con rapidez una buena parte del Jardín.

Entré tras ella al Cuarto de los Arboles, el cual lucía igual que la noche anterior. Casi de inmediato mis ojos se acostumbraron a la Luz de las Velas. Olía a Incienso. Al principio no pude verla entre los troncos, por más que busqué; sentía mi vista como una especie de Cámara de Televisión, la cual sólo podía ver de frente, y que para dirigirla hacia un lado u otro, tenía que mover toda la cabeza.

Penetré entre los troncos, esta vez sin niguna imagen de sus espectrales Habitantes en mi Mente. No dejaba de escuchar el siseo de la Serpiente dentro del tumulto generalizado de las Aves de todo tipo regresando a sus Nidos; de seguro el Sol ya se había ocultado y ahora estarían peleando unas contra otras por asegurarse un buen lugar para pasar la noche en la Copa de algún Arbol.

La sentí Reptar por el piso de tierra, muy cerca de mis pies, pero no pude verla, hasta que por fin apareció Enroscada con Altivez en una de las varillas más gruesas, al fondo de la Habitación. Como pude, y con muchísimo cuidado ne acerqué. Ella siseaba y sacaba la Lengua; se repegaba al tronco como hacen los Gatos cuando piden caricias.

Me le quedé mirando a la Cara, a esa horrible y enigmática Cara con ojos de pupilas verticales. Aunque sabía que se trataba de un ser peligroso, tenía la certeza de que no podía hacerme daño alguno. Fui bajando la vista a lo largo de su Cuerpo  para poder contemplarla entera; cuando llegué  al lugar donde debería encontrarse la cola di con... con otra Cabeza! Idéntica a la primera.

Tuve el primer impulso de huir, di media vuelta en busca de la Salida pero me detuvo una Voz cálida y acariciadora, la cual, como las anteriores, no propiamente "escuché" sino que Sentí. La Voz pronunció varias veces mi Nombre y pidió que no me fuera; no puedo ahora dejar de pensar en Juan Diego y la Virgen. Cuando volteé de nuevo hacia ella, la Serpiente había trepado con su otra Cabeza a un tronco cercano, formando una muy extraña Figura, como de dos monstruosos Hermanos Siameses.
-¿Qué quieres? -me Preguntó una de las Cabezas, de la misma silenciosa manera. Yo permanecí callado.
-¿Qué has venido a buscar -me dijo la otra- ¿Quieres dinero? Tengo mucho.
Esto último me pareció totalmente fuera de lugar, lo cual me hizo reír.
-No -le dijo la Primera Cabeza a la Segunda-, él no ha venido por dinero, él ha venido por cosas más grandes.
No dejaban de sisear afirmativamente y sin quitarme un momento la vista de encima. Yo pude sentir entre mis manos, como si se tratara de un ser vivo, la Cabeza de Animal que me había dejado Antonio.
-Ha venido -continuó la Cabeza- para hacerse Grande y Fuerte.
-¡Si, todavía se orina en la cama! -rió desagradablemente la Segunda-.Hay que abrazarlo para que no se cague en los calzones.
Yo me incomodé. Quise de nuevo salir corriendo.
-Espérate, espérate; no lo trates  así. Vino desde muy lejos para conocernos... ¿Qué quieres? -volvió a dirigirse a mí. Yo no podía articular palabra, o tal vez no quería hacerlo.
-Quieres ser Grande ¿No? -insistió la Segunda-. Quieres ser un Santo? -preguntó la Primera Cabeza-... Ya lo decía, si es buena gente.
-Ahí va a estar , en la Iglesia, cargando una Cruz y todos se van a santiguar a sus pies; le van a pedir Milagros, lo van a hacer llorar ¡Es buena gente!
-¿Para qué quieres ser Famoso? -preguntó la Segunda Cabeza, ahora dirigiéndose a mí-. ¿Para qué quieres ser un Héroe? ¿De qué te sirve, si finalmente vas a morir?
-El Recuerdo que dejes en la gente no es nada -continuó la Primera-. Las personas no te conocen ni quieren conocerte. Si llegan a saber de ti en el Futuro se harán una idea a su gusto y te encerrarán  debajo de ella. Lo que realmente fuiste y lo que realmente eres se perderá para siempre en el olvido. ¿Quieres Fama? Eso no sirve para nada.
-Tienes que morirte -sentenció la Otra Cabeza, con Dulzura casi maternal-. Tienes que Dominarte a Ti Mismo, esa es la verdadera Lucha, y no otra. Dominarte aquí y ahora. tienes que Cambiar, tienes que hacerte uno con el Cambio.
-Las cosas Cambian - continuó la Otra-, el Universo lo hace continuamente. cambia, Cambia con él. Tú no existes. nada existe, sólo el Cambio. Todo se va, todo Muere. Tú también; tu estás muriendo. Date cuenta de tu Muerte. Desátate del mundo. Esa es la Muerte, esa es la Verdadera Vida, la Vida del Hombre Fuerte. Ven, deja que te muerda. vas a morir y luego Renaces Más Fuerte... ¡Vas a ser un Chamán!
Me horroricé. Tan repugnante, tan grotesca me pareció aquella Oferta que no pude contener un Grito, mientras la Serpiente aún no había terminado de hablar. Grité, grité y salí corriendo de ahí. Salí dando tumbos, se me cayó el Talisman y comencé a llorar!... Afuera las mujeres me asistieron, cuando se dieron cuenta de lo que pasaba.






Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin