Mostrando entradas con la etiqueta Ética. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ética. Mostrar todas las entradas

7.22.2012

EL GRINGO TORNICH


Por El Profesor Golber





El tema es cuando la cosa toma estado público y lo del gringo Tornich no escapa a esa lógica.


La noticia saltó anoche en radio, te cuento. Y como todas las noticias con un trasfondo escabroso, se extendió rápidamente por todos los ámbitos futboleros y no futboleros, ávidos estos últimos de escándalos con los que dañar la ya de por sí dañada imagen de un deporte que cada vez tiene menos de deporte y más de negocio. Parece, te digo, que el afamado centre forward del arrollador San Palomino de Laverni -equipo que disputara 17 veces la final de copa sin ganarla nunca- el gringo Tornich, ¿Te acordás?, fue denunciado ante el Fiscal de turno por falsedad ideológica de documento público. Si se comprueba el delito, el gringo Tornich, sufriría la máxima sanción penal. Ahora, como hay gente mala, y vos sabés que sí las hay, ya empezó la carroña y la prensa mal intencionada, ávida de escándalos, ya está diciendo que esto es una cortina de humo para tapar otros problemas del San Palomino, ya que toda vez que al gringo se le dio un penal, el solito se encargó de malograrlo.

Escuchá bien, que te cuento. Cuando el gringo llegó al clú hace algunos años atrás, inmediatamente todos supimos que era un jugador que prometía: prometía jugar el fin de semana, prometía ir a los entrenamientos, prometía bañarse. Lo que nunca nos imaginamos o tal vez no quisimos ver, obnubilados por su endiablada gambeta inconducente que le acarreaba los insultos de la tribuna, es qué tan lejos podía llegar. Y fue bastante, te digo: es el centre forward que más off sides le han cobrado en la historia del clú.

Yo sé que se le puede criticar su extravagancia en el juego, que más de una vez nos ha dejado perplejos en el tablón al no encontrar insulto que comprendiera su accionar; como aquella vez –te acordás- que se fracturó el mentón al arrojarse en palomita tras un centro al rastrón del wing derecho. Pero ¡Ojo!, nunca, nadie, podrá negar que es un jugador de los que le gusta a la barra; que es un tipo siempre atento a las sugerencias que los muchachos le hacíamos y que siempre estuvo dispuesto a colaborar con el sostenimiento económico del grupo que seguimos al clú a donde fuera.

El gringo Tornich tiene esas cosas. Vos sabés. De a momentos balancea su cintura, de un lado al otro, cruza su pierna derecha de adentro hacia fuera por encima del esférico y sale jugando por el lado contrario al que había amagado, desprendiendo virutas de césped y generando el clamor de las gargantas apasionadas en ese grito de guerra futbolístico que es el ¡Ooolee!; para después comprarse todos los boletos a la concha de su madre porque el tarado se enreda con la pelota y cae simulando ser un bicho bolita que rueda hasta los confines de la vergüenza. El gringo Tornich tiene esas cosas; no me lo niegues.

Ahora, nunca, jamás, vamos a permitir que lo traten de delincuente. No vamos a negar, tampoco, que robó algunos años en el clú. Pero qué jugador de su trayectoria no lo hace. Tampoco nos rasguemos las vestiduras, cuando Lothar Matthäus terminó jugando de zaguero central para facturar unos años más. Decí cualquier cosa, menos que el gringo Tornich sea un delincuente.

Ahora viene la cosa, y por eso te digo que la prensa es mal intencionada. Su desgracia empezó cuando a Yuseppe Portaluppi, presidente del clú, viste, se le ocurrió la genial idea de que la voz del estadio leyera, antes de cada match, la formación inicial del equipo, el 11 inicial como dicen ahora. La intención de Yuseppe era que el público, rebosante de alegría, aplaudiera y ovacionara uno por uno a los gladiadores del San Palomino de Laverni. Nunca imaginó –o sí, no sé- que estaba cavando la tumba al gringo Tornich, que con su lectura de la formación abría las puertas del cadalso para este nueve generador de odios y amores.

Así comenzó su derrotero que lo llevaría hasta el perchero del vestuario y, ahí, colgar sus botines como insignia de la derrota.

Aquel día fatídico la voz del estadio cumplió su mandato. “Estos son los 11 jugadores que enfrentarán al Deportivo Buen Orden” y lanzó como ráfaga los 11 apellidos: “Giardanelli, Sabatella, Peppino el payaso y Croccianelli; Daponte Guidi y Nacionale; Giuliano, Tessandori, Mastrogiussepe y el gringo Tornich”. Las ovaciones callaron súbitamente. El silencio se hizo espeso hasta que una spika, con sus pilas incluidas, pegó de lleno en el rostro del gringo Tornich y lo dejó tirado en el verde césped con los brazos extendidos en cruz; aturdido más por la voz del relator que seguía saliendo de la radio que por el golpe. Y el desastre se desencadenó en la popular. No hubo forma de pararlo. Y no era para menos, te digo.

De golpe se cubrió el cielo con una lluvia de piedras, cascotes, te diría, que caían en el rectángulo deportivo. Y la lluvia, viste que si es de verano, es traicionera; se transformó en tormenta y se empezaron a mezclar con las piedras los cilindros de rollos de papel de la máquina calculadora, algunos para avalanchas y el petiso Gómez que fue usado como lanza (sabés que al petiso, por su flexibilidad, siempre lo utilizamos como objeto de arroje. Además, años en esta práctica, le dieron la habilidad de direccionar su vuelo hacia el objetivo aunque este zigzagueara en la huida).  

Y bueno. La bataola ya estaba en marcha y como hacés para parar a la masa cuando está enardecida. Ni la montada la para. Ahora, de verdad verdadera y siendo sincero, habría que matarlo a ese hijoputa. No nos podía hacer esto. Mirá que le perdonamos toda, pero esto no. Lo perdonamos aquella vez que solito en el área chica, arco desguarnecido, le pegó andá saber con qué, con el talón, no sé, y la tiró por arriba del horizontal, dejándonos con la ilusión de otro campeonato que se nos escapaba. ¡Eso le perdonamos! Pero esto, jamás. Es que, cuando se dio la formación del equipo, ahí caímos todos en la cuenta. Escuchá, escuchá: Giardanelli, Sabatella, Peppino  y Croccianelli; Daponte Guidi y Nacionale; Giuliano, Tessandori, Mastrogiussepe y el gringo Tornich. ¡¿Te das cuenta?! Ahí nos dimos cuenta. El gringo no es gringo, es austríaco. Claro, la emoción porque el clú compraba al gringo Tornich, que venía de Sporting Bombal, no nos dejó ver que en el campo le dicen gringo a todo extranjero que habla otro idioma distinto al castellano y sus papás venían de Friesach, un pueblito al sur de Austria. El gringo, que es austríaco, deshonraba la memoria de los fundadores del clú que querían un equipo de la comunidad italiana, y no de gringos truchos.

Todo fue de mal en peor. Viste que toda gresca nos iguala, nos emparenta; en el medio de la belicosidad no hay clases sociales ni ideología (ves, esto es algo que la sociología debería analizar), somos todos uno unidos por el blanco elegido. Pero bueno, cuando la solidaridad es ficticia no pasa mucho tiempo para que se rompa. Como toda alianza forzada, en la popular comenzaron a aparecer voces disidentes, manos disidentes, diría yo, que dejaron de arrojar objetos y petisos contra la humanidad del gringo Tornich –que para esa altura sangraba por los cuatro puntos cardinales producto de la certera puntería de los muchachos- y trajeron sobre tablas viejos odios y rencores entre las dos facciones de la hinchada.

Dos muertos y 43 detenidos, todos del lado del bando del gordo Gianfranco. Entre los detenidos está el gordo y de ésta seguro que no zafa; yo le calculo entre quince o veinte que le bajan. Y bueno, en el fondo, hay que agradecerle al gringo Tornich, porque si no hubiera sido por su truchada no nos hubiéramos sacado de encima a la bandita del gordo, que tanto mal le hacía al clú. 

Después la prensa cipaya se encargó de desvirtuar lo sucedido. Tiraron mentiras a diestra y siniestra; dijeron que nosotros sabíamos que el gringo no era gringo; que Tornich no valía un millón de dólares; que el clú no tenía esa plata y que la había puesto un cogotudo para blanquear sus ingresos. Llegaron a decir, los irresponsables, que parte de esa guita fue usada para armarnos y que nosotros –mirá lo que dijeron- formamos una especie de guardia imperial del cogotudo. Fijate hasta donde llegaron, decime con que cara miro a mis hijos; son unos irresponsables, está bien que algunas veces que él no los pidió, le dimos una mano; pero de ahí a que somos sus matones, es mucho, es mucho.

Ahora, como te digo una cosa, te digo la otra, también, eh. El gordo tenía los días contados y Tornich fue la excusa perfecta, nos vino como anillo al dedo. Después para él se aclaró todo, nunca mintió ni había fraguado su partida de nacimiento. Pero el fútbol tiene esas cosas: a veces hay que sacrificarse por el clú.


FIN

Portada: Fotografía Revista El Gráfico
Diagramación & DG: Pachakamakin



 









4.13.2009

OREJA

Por Roberto Daniel León



OREJA… 

Con buena vista se busca para neutralizar accionar de lengua veloz. 


No hace mucho tiempo, densa polvareda levantó un comentario de Carmen Argibay (Ministra de la Suprema Corte), al referirse a esta sociedad como esquizofrénica. Dado que la palabreja describe un síntoma que pocos reconocen, pero que la mayoría huele peligroso, todo el mundo (léase los medios masivos de comunicación), se mandó a guardar pasado el estupor inicial. No se hable más del asunto, pareció ser la consigna no escrita. La declaración resultó todo un incómodo dedo en el culo, de modo tal que nadie se siguió moviendo después de la primera impresión: no vaya a ser que profundice o haya más dedos.

Susana “Sinpecado” Giménez lanzó la primera piedra: el que mata debe morir. Uno, que también tiene su corazoncito, claro, acostumbrado a volar más alto que los alambrados porque sabe que son peligrosos, inmediatamente imagina, casi seducido por la idea: a los que matan de hambre, a los que matan con la especulación, a los que matan por dinero, por poder o no poder, a los que matan los sueños, la libertad, la justicia, el amor…Bueno, en este caso no; en este caso es a los que matan a los floristas. Tanta sensibilidad por la belleza (y no es ironía) tirada a la basura mediante la simple y torpe eliminación de un cuerpo. ¿Cuántas sensibilidades por el arte, la belleza, la libertad, la justicia y el conocimiento, fueron masacradas antes por similar método? La diva, que se las ha ingeniado para que la ignorancia resulte simpática, parece que al igual que el “ingeniero” y muchos miles similares, acaban de llegar de Andrómeda, donde aún no hay señal de cable y por lo tanto, no sólo no estaban enterados, sino que además no tienen nada que ver con los horrores que ocurren en este país (en el exterior no se consiguen, excepto en la temible Cuba).

Como “todos” somos “nadie”, entonces hay que encontrar a uno que pague por todos; uno que tenga nombre y apellido, que sea fácil de identificar y, sobre todo, vulnerable. La brillante idea –que ya se le ocurrió al dios de la Biblia con su supuesto hijo- sigue vigente: ahora son nuestros hijos, es decir los jóvenes. Claro que eso no se puede confesar tan crudamente, así que hay que disfrazarlo un poco y desviar la atención de la conciencia. La droga! Ahí está! Ese es el monstruo que se devora en forma oral, aspirante o inyectable, nuestro futuro… no! Mejor poné “seguridad”! Eso, nuestra seguridad! La droga es la culpable. Tiene vida propia, llovió de los cielos… no, de los cielos no puede ser, porque tendría que ser buena; apareció del infierno! Eso! Nosotros no tuvimos nada que ver con construir porquerías ilegales. Solo legales; dentro de la ley, todo. ¿Cómo hace la droga para apoderarse de nuestros hijos, poniéndolos en situación de ser sacrificados, por el bien de nuestra seguridad eterna en el country prometido? ¿Tiene ese monstruo vida propia? ¿Acaso es alienígena? ¿Por qué no todos los jóvenes consumen estupefacientes? ¿Por qué no todos los que consumen son violentos? ¿Acaso no tiene el mismo efecto en todos? ¿Por qué no hacerle lugar a la-s pregunta-s?

La precariedad intelectual que nos dejaron los milicos, encaramada a diversos estratos del poder, no solo no logra sino que no permite ver mas allá de las formas externas y, por las dudas que haya que hacerse cargo de algo, prefieren atacar sólo lo que se ve. De este modo, como dice Dolina, le apuntan al cura pero le pegan al campanario, perpetuando el mismo fracaso con idéntico método.

Para el control de plagas, la biología moderna incorpora el concepto de llegar a la gestación de la misma, evitando matar a los bichos que están a la vista y usándolos como emisarios portadores de algún tipo de inhibidor de la reproducción. El producto llevado a la madriguera, detiene la gestación de más plaga. Obviamente los biólogos no se nutren de los medios de comunicación masiva y tampoco ocupan sitios de decisión en los ámbitos gubernamentales ni eclesiásticos. Es menester abundar, en función de la comparación y en virtud del ejemplo utilizado, que para los seres humanos, el inhibidor no sería biológico sino educativo, ético, cultural, intelectual.

Llevamos ya muchos años de estímulo a las emociones y nula nutrición de la cabeza. Los “sentidos” cobran fuerza, mientras el raciocinio se debilita por ausencia de la palabra formadora. Un porcentaje cada vez mayor de la sociedad moderna deja de tener hijos y solo paren crías, posicionándonos cada vez más cerca del primigenio animal. Ya casi no se escucha a los niños y la charla formativa de actitudes es reemplazada por: “no molestes”, “andá a ver la tele”, “andá a jugar con la compu” (jugar con la compu, en casa o en el cyber, es “jugar” a matar sin consecuencias; matar sobre todo al diferente, cuanto mejor si negro o musulmán, pero sobre todo, desarrollar placer por la muerte del otro).

Toda esta barbarie no puede tener mejores consecuencias que las que están a la vista. Hacerle abundantemente la cabeza a una persona en formación o sin ella, para que consuma innumerables productos que le darían un status preferencial, convirtiéndolo en alguien valioso y aceptado, mientras que a la vez se los excluye, negándoles los medios de acceso al tan promovido objeto, no puede menos que contribuir eficazmente a, por lo menos, la rotura de una vidriera.

Que las personas adineradas eludan tan fácilmente el accionar del sistema legal (mal llamado justicia), mientras que las cárceles se llenan de pobres de toda pobreza, no puede menos que multiplicar reacción violenta.

Burlarse de los sueños hasta matarlos, no puede menos que dejar vacíos de toda vida interior a aquellos que necesitarán de abundante estímulo externo para no morir de hastío, seres a los cuales luego querremos matar porque “no tienen remedio” y porque “nacieron así”. La hipocresía es carísima. Genera un alud de previsibles consecuencias, salvo para quienes se niegan a enterarse de su participación en los hechos.

La destrucción de la palabra, de las utopías, de los valores éticos, reemplazándolos por viles y efímeros objetos concretos, pondrá afuera del individuo lo que debería pasar por su interior. Poner afuera es no hacerse cargo, es culpar siempre a otro y deteriorarse gradualmente como persona, conduciéndonos a un progresivo descenso de la calidad humana. La calidad humana se construye, nadie viene hecho, mal que les pese a los místicos creyentes. Ahora quieren regresar al lugar del que a duras penas intentamos salir, pero no nos engañemos: Susana y los “susanos”, no quieren regresar –por ejemplo- a la “colimba” (no tienen puta idea de lo que realmente era esa bazofia), quieren que regresen los otros; esos “otros” que tienen la culpa de todo. La pena de muerte es la solución maravillosa, excepto, claro, que me la quieran aplicar a mí. Y todo eso sin contar con que el criterio y la aplicación de “justicia” actuales, mataría inocentes y seguiría liberando culpables por doquier.

Una sociedad cuya bandera y símbolo supremo de desarrollo es el autito, o el aire acondicionado, no puede pretender lidiar tan fácilmente con conceptos éticos y filosóficos como la vida, la muerte, la libertad o la justicia. No sin antes detener la lengua, agudizar el oído para escuchar y aprender, la vista para observar y leer, el olfato para detectar carne podrida o quemada y el tacto para acariciar en vez de golpear, sin olvidar la otra acepción del término, que posibilitaría pensar lo que se dice, en vez de decir lo que se “piensa”.

Pena de muerte 

Muerte de pena 

Pena a la muerte 
Muerte a la pena. 


Diagramación & dg: Andrés Gustavo Fernández

3.23.2009

TEXAS PUEDE

Por Roberto Daniel León



Según reza el titular de una reciente noticia, habrían descubierto en Texas (milagro, dios existe!) una hormona que sería la causa de la infidelidad femenina (insisto, ESE dios existe).

Cierta vez, sin que le fuera requerido, una dama intentaba justificar su aventura con la frase: “una también tiene sus necesidades…”. Se inscribe esta anécdota circunstancial, en la modalidad reduccionista –y me atrevo a agregar irresponsable- proveniente en general de los “avanzados” cerebros estadounidenses (aunque no todos, por suerte), que insisten vez tras vez -incapaces de simbolizar-, en encadenar la persona al cuerpo.

Claro que una hormona establece condiciones y “necesidades” fisiológicas, pero la sexualidad excede al cuerpo, incluyendo la genitalidad. Eso, es lo que ese dios aún no les permite ver. Necesidades tienen los animales, las personas (no parece ser el caso de ellos) despegaron del animal al haber podido simbolizar, elegir, desear… 

Yo no tengo “necesidad” sexual, tengo deseo. Y deseo en función de aquello que está armado en mi psiquis, conforme la influencia de la cultura en que me ha tocado desarrollarme, las vivencias personales dentro de esa cultura, y las consecuencias de mis elecciones. A un perro en celo le da igual cualquier perra y viceversa, condicionados solo por diferencias prácticas de tamaño. A un hombre no le da igual cualquier mujer y viceversa. La elección (siempre hay una elección), proviene de los estándares culturales, de las fantasías, de las asociaciones de imágenes disparadoras del deseo, que se construyen en la persona a partir de su inmediatez.

El reduccionismo salvaje de estos sectores, fruto de sus frustraciones personales, del vacío de construcción interior y de la ignorancia supina, los hace cómplices –si no artífices- de la construcción de pedazos de carne esclava. Lograron avanzar admirablemente en el conocimiento de las vías de comunicación inter cerebral, pero poco o nada saben (y a eso le temen), acerca de que es lo que viaja por esas vías. Acostumbrados a poner el cuerpo (de otros) y las armas, cuando no logran entender simplemente disparan un misil y vuelan el puente (lobotomía). Lo que no logran entender –o no quieren- es que la información que viajaba por esa vía solo se detuvo, no desapareció. Claro que, cortando la cabeza completa, entonces si desaparecerá. Basta con martillar el disco duro de una PC para que su contenido desaparezca. De todos modos, con solo la biología como recurso, se puede construir un idiota que sonría siempre y presentarlo al mundo como el nuevo hombre feliz. La compleja integralidad de una persona parece no entrar en sus cabezas y, Murphy mediante, como todo lo que tienen es un martillo, cualquier cosa que ven les parece un clavo. De aquello que no cierra, pues no se habla y sanseacabó.

¿A que destino conlleva esta forma de concebir la vida? Temo una realidad que supere a las peores películas futuristas, con zombis programados para determinadas tareas, con la pérdida absoluta de su libertad y por lo tanto de su humanidad.


Diagramación & DG: Andrés Gustavo Fernández