9.11.2013

EL REINO DE LOS SEÑORES DEL ANILLO [1/3]

Por Laurence Gardner







El Señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien [1] es uno de los Cuentos más encantadores y exitosos de todos los tiempos. Publicado por primera vez en la década de 1950, esta famosa Trilogía podría muy bien haber emanado desde la Edad Media, ya que tiene todas las Cualidades y Atributos de las Más Antiguas Tradiciones del Grial y del Anillo. Esto ha sido posible por el hecho de que Tolkien -un Profesor de Literatura Inglesa y Anglosajona de Oxford- tenía la legendaria Riqueza de las Edades en las yemas de sus dedos y moldeó su Historia en consecuencia. 

Al estudiar la Historia de la Búsqueda del Anillo, su asociación paralela a la Búsqueda del Santo Grial se hace cada vez más evidente, al igual que el origen de las Hadas, Elfos, Duendes, Pixies, Sprites, Gnomos y Goblins. La Tradición del Anillo también está profundamente arraigada en muchos de los mejores y amados Cuentos infantiles y proporciona Datos esenciales detrás de los numerosos Personajes de larga Tradición en la Leyenda popular. 

Las Historias del Grial están generalmente asociadas a los Caballeros Arturianos que vagan por el Wasteland en busca de la Reliquia Sagrada. Pero el Género también representa muchos otros Cuentos de Búsqueda, incorporando Personajes como Cenicienta, Robin Hood, La Bella Durmiente y el Conde Drácula. Cada Cuento tiene su propio Misterio y Fascinación por separado, pero en general no es entendido que todos ellos provengan de una base histórica común que tiene sus raíces en la Antigua Cultura de los Señores del Anillo. 

A pesar de que algunos de los Temas tienen sus Orígenes en una muy Antigua Tradición, la mayoría de estos Cuentos fueron recientemente trasvasados desde las Edades Oscuras en adelante, cuando la Iglesia puso su mira en contra de la Tradición del Anillo. Este fue, especialmente, el caso desde los Tiempos Medievales, cuando la persecución de herejías estaba en su apogeo, lo que lleva a las Inquisiciones brutales que comenzaron en el Siglo XIII. 

Desde alrededor del 4.000 AC., el Anillo era el Dispositivo Principal de los Jefes Supremos Anunnaki, que fueron registrados como siendo responsables por la Creación del Gobierno Municipal y la Práctica Real en la Antigua Mesopotamia. En vista de ello, es de especial relevancia que, en 1967, cuando al Profesor Tolkien se le preguntó sobre el Medio Ambiente de la Tierra Media de El Señor de los Anillos, él escribió que percibió su entorno alrededor del 4.000 AC. 

A este respecto, la Raíz del Cuento Popular de Tolkien fue extraído directamente del folklore sajón y en realidad no era nueva en su Concepto. De hecho, el temprano dios sajón Wotan -el equivalente del Jefe Supremo sumerio Anu- fue dicho que había gobernado los Nueve Mundos de los Anillos, siendo el Noveno Anillo -el Anillo Unico- para gobernar a los otros Ocho.

La Propiedad impugnada del Anillo Unico, como es relatado en El Señor de los Anillos, es algo diferente a la Búsqueda permanente del Santo Grial; ambas son Misiones para el mantenimiento de la Soberanía. Pero, en tanto Realidad y Ficción, el Anillo y el Grial son cada vez malversados ​​por quienes los perciben como Armas de Poder. 

Así como las Generaciones pasan desde la Antigua Mesopotamia y los Tiempos Egipcios, el ideal de la Monarquía Dinástica se propagó a través de las Tierras del Mediterráneo en los Balcanes, en las Regiones del Mar Negro y Europa. Pero, en el curso de esto, la esencia crucial de la Antigua Sabiduría se perdió y esto dio lugar a Dinastías que no eran de la Raza Original reinante. En cambio, muchos no estaban relacionados con los Jefes Guerreros que ganaron sus Tronos de Poder por la fuerza de la Espada. 

La Cultura Sagrada de los Antiguos era, sin embargo, mantenida en la Línea Mesiánica del Rey David, de Judá -alrededor de 1.008 AC.-, cuyo significado se encontraba en su Herencia faraónica, no en el comúnmente retratado descenso desde Abraham y la cepa shemita. Fue a causa de esta Herencia particular, que el hijo de David, Salomón, el Sabio, fue capaz de crear su Proyecto de Templo estilo egipcio en Jerusalén.

Esto llevó a un Renacimiento de la Tierra Santa de lo faraónico y, en un tiempo, del Movimiento Rosacruz de la Mesopotamia, en el tiempo cuando Egipto fue acosado por las influencias extranjeras, primero desde Libia, Nubia y Kush, y después de más lejos. De consiguiente, de los Arreglos Matrimoniales Tradicionales de los Faraones y Princesas se dio paso a las alianzas diplomáticas. 

La Rosacruz -cuyos seguidores fueron llamados Rosacruces- es a menudo identificada erróneamente como si se refiriera a una rosa -o rojo- cruz -pero de hecho el término tiene un origen bastante diferente. Se deriva del griego antiguo {rosi}, que significa "rocío" y de la {crucis} que significa "copa de fuego" -como en la palabra crisol-. Por lo tanto, la Rosacruz fue la Copa de Fuego del Rocío, o Copa de Fuego de las Aguas.

En forma simbólica, la Rosacruz era la Marca Original y Duradera de la Soberanía -y aquí es donde la definición secundaria de la Rosacruz entra a jugar; para esto, la insignia, era de hecho, una Cruz Roja dentro de un Anillo. Los tempranos escritores bíblicos condenaron este Dispositivo real como la Marca de Caín. 

Este mismo Emblema se consideró como simbólico del Santo Grial, cuya Forma representativa como la Copa de Rocío -o Cáliz- emanó directamente de la palabra sumeria {gra-al}. Esto define el "Néctar de la Suprema Excelencia" -el prestigioso legado de la Reina Annunaki Nin-Kharsag, Gran Madre del principal Linaje Real.

Originalmente, durante el tiempo más largo, el Anillo fue un Símbolo de la Justicia Divina perpetua, que era medida por la Vara. En las representaciones sumerias antiguas diversos Señores, Reyes y Reinas son retratados individualmente sosteniendo  los Dispositivos de la Varilla y el Anillo -personajes como Marduk y Lilith, Shamash, Ur-Nammu, Ashur, Samael y otros del Segundo y Tercer Milenios antes AC-. 

En algunos casos la Vara está claramente marcada en Unidades calculables -como un Reglamentador moderno-. En Babilonia se conoce como la Regla -y el que llevó a cabo la Regla era designado el “Reglamentador”: que es de donde deriva el término utilizado en el ámbito gubernamental.

Con el tiempo, en lugar de sostener los Anillos Dorados, los Soberanos empezaron a colocarlos en la cabeza, donde, a través del ornado y el embellecimiento del paso de las Edades, en última instancia se convirtió en Corona, mientras que la Varilla -o Regla- se convirtió en el Cetro Real. Durante el curso de todo esto, el Emblema Rosacruz de la Cruz y el Círculo también se convirtieron en un Objeto sólido: una Cruz rematada en una Esfera, el Orbe de la Soberanía regalia.

En todos los los Romances del Grial, y en los Cuentos de los Anillos, el Mensaje es implacablemente claro: en las manos equivocadas, tanto el Anillo y el Grial pueden ocasionar un desastre. El Poder del Anillo tiene que ser resistido, de lo contrario, esclavizará a su amo, mientras que el Grial tomará represalias con una venganza si se utiliza mal. De cualquier manera, la moral es la misma en que, en última instancia, el Poder es auto-destructivo cuando es logrado a través de vender la propia Alma. Consecuentemente, el Anillo puede ser un Halo o una Corona, pero, igualmente, puede ser una soga.

Hay, sin embargo, una diferencia esencial entre el "Anillo Único" de Tolkien, que se presenta como oscuro y divisivo, y el Anillo de Oro del Romance del Grial, que es un Anillo de Amor y de la Iluminación. Este último -el Anillo con el que Arturo hizo su voto a Ginebra- fue simbolizado por el Anillo más férreo de los Caballeros que estaban sentados a la Mesa Redonda -un Anillo que se rompió, llevando al país al caos- cuando Ginebra le fue infiel a Arturo con Lancelot.

Antes del año 751, los Reyes de la Sucesión del Grial eran Sacerdotes por derecho propio: eran los Reyes-Sacerdotes conocido como los Reyes Pescadores. Pero, cuando sus derechos al Sacerdocio fueron socavados por la Iglesia, el Legado fue abandonado en todos lados menos en los Reinos gaélicos. Antes de esto, las Sustancias representativas de la Realeza sacerdotal era el Oro –para la Nobleza-, el Incienso -para el Sacerdocio- y la Mirra –para el Conocimiento-. 

Estas fueron las mismas Sustancias presentadas a Jesús por los Reyes Magos en el Nuevo Testamento, lo que lo identifica positivamente como un Rey-Sacerdote dinástico del Linaje del Grial. La importancia de esta Presentación maga se ha perdido dentro de una Fábula artificiosa de humilde Nacimiento en un establo, que no se menciona en ningún Evangelio original. 

Sin embargo, por alguna oscura razón, el Simbolismo del Grial fue retenido por la Iglesia en su Eucaristía: el Sacramento de la Comunión, en el que el Vino -en sentido figurado la Sangre de Cristo- se bebe del Cáliz Sagrado de la Rosa Cruz. En este sentido, el verdadero Simbolismo de la Antigua Costumbre, que comenzó en los Tiempos Anunnaki, ha sido estratégicamente velado, mientras que las Tradiciones del Grial y del Anillo son denunciados por la Iglesia como herejías no oficiales. 

Según lo confirmado en los Registros Históricos, las controversias entre los descendientes de la Familia del Grial y el stablishment de la Iglesia prevalecieron durante siglos debido a su conflicto de intereses. Desde el Siglo I, la Roma imperial había decretado que los Herederos Mesiánicos debían ser perseguidos y pasados ​​a cuchillo. Entonces, una vez que la Iglesia Romana fue formalmente operativa desde el Siglo VI, la Dinastía Sagrada fue condenada para siempre por los Obispos. 

Fue esta condena formal la que dio lugar a Eventos como la Cruzada contra los Albigenses, en 1209, y las posteriores Inquisiciones católicas; estos brutales asaltos de la maquinaria papal fueron dirigidos específicamente contra los defensores y campeones del Concepto Original de la Realeza del Grial, contra el estilo de la pseudo-monarquía que había sido implementada por los Obispos de Roma. En términos prácticos, la Realeza de la Iglesia ha prevalecido desde la Siglo VIII y ha continuado a través de los Siglos, hasta nuestros días. 

Pero el hecho es que, en términos estrictos de la práctica soberana, todas esas Monarquías y Gobiernos afiliados han sido inválidos. La Realeza de la Iglesia es precisamente aquello que se nos ha vuelto tan familiar. Se aplica a todos los monarcas que alcanzan sus posiciones de Reinado a través de Coronación de la Iglesia por el Papa o cualquier otro líder cristiano -en Gran Bretaña, por el Arzobispo de Canterbury-. 

En cuanto a la verdadera Realeza, no había necesidad de Coronación, porque la Real y Majestuosa Herencia siempre fue considerada como llevada "en la sangre" -para ser precisos, en el ADN del Gra-al-. Para entender el Legado del Anillo, debemos ver cómo se hizo posible la Realeza de la Iglesia; en Primer Lugar por medio de un Documento llamado Donación de Constantino -un Documento que llevó a casi todas las injusticias sociales que ya se ha experimentado en el Mundo Cristiano. 

Toda práctica monárquica y gubernamental, durante siglos, se ha basado en el precepto inicial de esta Carta, pero, en realidad, su precepto dogmático es totalmente inválido.

Cuando la Donación de Constantino hizo su primera aparición en la mitad del Siglo VIII, fue denunciada por haber sido escrita por el Emperador Constantino unos 400 años antes, aunque curiosamente nunca se produjo tal cosa en el interín. Incluso fue fechada y lleva a su supuesta firma. Lo que el Documento proclama fue que, nombrado Papa del Emperador fue Representante Electo de Cristo en la Tierra, con el poder de "crear" los Reyes como sus subordinados desde que su Palacio se situaba por encima de todos los Palacios en el mundo! 

Las Disposiciones de la Donación fueron puestas en marcha por el Vaticano en el año 751, después de lo cual los Reyes Pescadores merovingios del Linaje del Grial en Gaul –o Galia- fueron depuestos y una nueva Dinastía fue suplementada por medio de una familia de alcaldes. Ellos fueron llamados Carolingios y su único Rey de importancia fue el legendario Carlomagno. Por medio de esta estrategia, toda la naturaleza de la Monarquía pasó de ser una oficina bajo la tutela comunitaria a una de poder absoluto y, en virtud de este cambio monumental, el duradero Código del Grial de servicio príncipesco fue abandonado así como los Reyes europeos se convirtieron en siervos de la Iglesia en vez de ser servidores del pueblo. 

El hecho es, sin embargo, que hace más de 500 años, en la Epoca del Renacimiento, emergió la prueba de que la Donación era una falsificación absoluta. Sus referencias en el Nuevo Testamento se refieren a la Biblia Vulgata Latina -una Edición traducida y compilada por San Jerónimo, que no nació hasta el año 340 DC., unos 26 años después de Constantino y el cual, supuestamente, firmó ese Documento! Aparte de eso, el lenguaje de la Donación, con sus numerosos anacronismos, es el del Siglo VIII y no guarda relación con el estilo de escritura de la Epoca de Constantino. 

Es conocido hoy como "el caso más famoso de falsificación en el mundo", pero a pesar de esto, el abrumador dictado de la Donación, consolidó el Papa como jefe espiritual y temporal supremo de la Cristiandad y ha prevalecido a pesar de todo. 

Antes del sometimiento formal del Grial por la Inquisición de la Iglesia en la Edad Media, los cristianos heterodoxos victimizados -o "herejes" como se les llamaba- incluidos a los Cátaros -Los Puros de la Región del Languedoc, en el Sur de Francia-. Los Cátaros fueron plenamente familiarizados con la Cultura del Señor de los Anillos y, según la Tradición, referida al Linaje Mesiánico como la Raza Elfica, venerándolos como Los Resplandecientes.

Esto es, por supuesto totalmente indicativo del mismo estilo que ofrecen los Antiguos Anunnaki -los Grandes Hijos del Señor Anu, también llamados Anna-Nagai: Los Resplandecientes.

En el lenguaje de la Vieja Provenza, una elfa era un "albi" y Albi fue el nombre dado al Centro Principal de los Cátaros en el Languedoc. Esto fue en deferencia a la Herencia matrilineal de la Dinastía del Grial, los Cátaros eran partidarios de los Originales Albigenses: la Línea de Sangre élfica que había descendido a través de las Reinas del Grial de antaño como Nin-Kharsag, Eresh-Kigal, Lilith, Miriam, Betsabé y María Magdalena.
Fue por esta razón que, cuando Simon de Montfort y los Ejércitos del Papa Inocencio III descendieron sobre la Región de Languedoc en 1.209, se llamó La Cruzada contra los Albigenses. A través de unos treinta y cinco años, decenas de miles de personas inocentes fueron asesinadas en esta campaña salvaje, todo porque los habitantes de la Región fueron defensores del Concepto Original de la Monarquía del Grial, contra el estilo inapropiado de la monarquía que había sido establecida por la maquinaria papal y su Documento falsificado. 

La antigua palabra {el}, que fue utilizada para identificar a un Dios o a un Elevado -como en El Elyon y El Shaddai-, en realidad significaba “brillante” en la Antigua Mesopotamia, Sumeria. Al Norte de Babilonia, el derivado {ellu} significaba Resplandeciente, al igual que {ilu}, en Akkad. Posteriormente, la palabra se extendió por toda Europa hasta convertirse en {ellyl}, en Gales; {aillil} en Irlanda, y {elf}, en Sajonia y en Inglaterra.

El plural de {el} era {elohim}: la misma palabra usada en los Textos Bíblicos Antiguos para referirse a los dioses, pero estratégicamente mal traducido para ajustarse a la Tradición judeo-cristiana de Un Dios. Curiosamente, en gaélico de Cornualles, Suroeste de Inglaterra, la palabra {el} era el equivalente del anglosajón {engel} y del francés antiguo {angele} que, en Inglés, se convirtió en “angel”.

Existe en Irán -Antigua Persia- y en las Islas Canarias, una gran planta llamada Arbol del Dragón. Esta Planta es de la variedad del Lirio, y su resina se conoce como “Sangre de Dragón”. El extracto rojo fue utilizado como un tinte ceremonial en el Este, donde se conoce como {lac}, cuyo pigmento derivado se encuentra hoy en el Color de la pintura para Artistas denominado Lago Escarlata [Scarlet Lake]. 

Los Dragones fueron muy importantes para la Descendencia de Los Resplandescientes, que eran ungidos en su instauración real con el Aceite graso del Dragón Sagrado; esencialmente, un gran varano monitor de cuatro patas nativo del Valle del Eufrates. En Mesopotamia, esta criatura se llamaba {mûs-hûs}, y en Egipto su equivalente era el {messeh}.
En la Unción, los Reyes fueron considerados para obtener la Destreza de la bestia sagrada, convirtiéndose así en {messehspor derecho propio -y es de donde deriva el término hebreo mesías -que significa Ungido-. Jesús no era de ningún modo único en este sentido -todos los Reyes sucesivos de la temprana Línea albigense fueron Mesías. 

En virtud del Arbol de Dragón, es fácil de reconocer por qué la Sangre del Dragón siempre se asoció con la Esencia de la Flor de Lis, o Lirio -e incluso por qué las Reinas del Grial de antaño le fueron dados, a menudo, nombres relacionados, como Lily, Lilith, Luluwa, Lilutu y Lillet. 

Es, de hecho, de la misma Tradición del Pigmento “lac” el cual pertenece a la misma familia de nombres de “du Lac” que llegó a ser prominente en la Tradición artúrica –como, por ejemplo, la Dinastía Borgoñona de la Reina Viviane du Lac, madre de Lancelot du Lac. Esto fue traducido al Inglés para convertirse en Lancelot del Lago [Lancelot of the Lake], pero su representación más correcta era Lancelot de la Sangre del Dragón. 

Junto a esto, la Dinastía del Grial también fue variando el estilo de la Casa del Acqs, que significa “de las Aguas”, de donde proviene la reinante Tradición de las Damas del Lago. La Rosa Cruz -o la Copa de Rocío-, el Emblema del Santo Grial -se vio asimismo identificado con la Sangre mesiánica celebrada en el Cáliz Sagrado del vientre materno. 

Esto puede, por lo tanto, observarse que los estilos de “du Lac” y “del Acqs” son totalmente sinónimos, como lo son en las Tradiciones Históricas del Dragón y el Grial. Estas Tradiciones siamesas son especialmente importantes en la Historia de la Sangre y el Agua, que fluía del costado de Jesús durante la Crucifixión -siendo emblemático el hecho de que él –Jesús- era realmente un Dinasta Real de Los Resplandecientes, o Annunaki. 

El concepto de Hadas –Fairies- del Folklore de las Hadas- nació directamente de las Culturas del Dragón y el Señor de los Anillos, siendo un derivado del griego {phare}, que significa “casa grande”. Es de ésta de donde la palabra “faraón” deriva también. En el mundo gaélico, se decía que en ciertas Familias Reales -sobre todo las de los Pendragones- que llevaban la Sangre de las Hadas –que es como decir, la Suerte o el Destino del Linaje del Grial y de la Humanidad en general-, mientras que las Doncellas élficas albigenses eran las designadas Guardianes de la Tierra, las Estrellas y el Bosque. 

Es por estas razones que las Hadas y los Elfos a menudo han sido retratados como Zapateros y Faroleros; los Zapateros de Hadas hacían los zapatos que miden los Pasos de la Vida, mientras que los Resplandecientes de la Raza élfica estaban allí para Iluminar el Camino. 

En términos nacionales, aún cuando las Hadas presentan una imagen muy extendida, que está particularmente asociada con Irlanda, donde están epitomizadas por los Antiguos Pueblos de Tuatha Dé Danann; este formidable Rey tribal era, sin embargo, mitificado por los monjes cristianos, quienes reescribieron la mayoría de las Historias irlandesas para satisfacer intereses particulares de su propia Iglesia en Eire. 

A partir de la base de unos Textos monásticos -que surgieron a partir de los Tiempos Medievales- es generalmente establecido que estas personas eran de la Tribu sobrenatural de la Diosa de la Agricultura, Danaë, de Argos, o tal vez de la Madre-Diosa del Egeo, Danu. Pero su verdadero Nombre, dictado en su Forma Más Antigua, fue Tuadhe d'Anu -y, como tal, eran el Pueblo, o Tribu de Anu, el Gran Dios del Cielo de los Anunnaki. 

A partir del año 751, la Iglesia aplicó todas las medidas posibles para disminuir el status de cualquier esfuerzo real que emanase de los Señores del Anillo Originales, para lo que la fraudulenta Donación de Constantino podía ser puesta en juego. A partir de entonces, sólo la sojuzgante Iglesia pudo determinar qué era y qué no era un Rey, mientras que los Elfos y las Hadas de los Albigenses fueron conducidos desde la vanguardia de la Historia hacia un Reino de aparente Fantasía y Leyenda. 

A este respecto, es significativo que los Elfos de El Señor de los Anillos, de Tolkien, son muy diferentes a los pequeños y bonitos caracteres de muchos Cuentos de Hadas, sino que son en realidad son Más Grandes y Más Poderosos que los mortales promedio. También están dotados de mayores Poderes de Sabiduría, que montan Caballos Mágicos y se parecen mucho más al Rey de la Antigua Tribu de Tuadhe d'Anu. 

Instalada en Irlanda a partir de alrededor de 800 AC., la Tuadhe d'Anu procedía de las tierras de los Escitas, en Europa Central, los Reinos del Mar Negro, que se extendían desde las montañas de los Cárpatos y los Alpes de Transilvania, al otro lado del río ruso Don. Ellos eran estrictamente conocidos como los Escitas Reales y su clasificación, como Destinos o Hadas ocurrió porque ellos eran Maestros de una Inteligencia Trascendente llamada Sidhé, que fue conocida por los Druidas como la Tela de los Sabios.

A medida que la Iglesia llegó al poder después del Siglo VIII a través de la implementación de la Donación de Constantino,  la “corriente subterránea” que apoyaba a los verdaderos Albigenses, encontró Métodos más estratégicos de preservar la Antigua Cultura del Linaje Real. 

En el transcurso de este, y basado sobre un Principio Tradicional del Folklore y la Leyenda, nació el concepto de Cuento de Hadas -Historias que no eran diferentes de muchas de las Parábolas propias de los Evangelios del Nuevo Testamento-. Eran igualmente ideados “para los que tienen oídos para escuchar”, mientras que otros, entre los no Iniciados se perciben simplemente como entretenimiento infantil de la Fantasía. 

Un Mensaje focal Clave incorporado en estos Cuentos de Hadas fue la comprensión de la importancia de perpetuar la Línea de la Familia Sangréal –de Sangre Real-, sin importar el poder de los Obispos y Reyes títeres de la Iglesia. Todo el escenario era presentado una y otra vez, como si se tratara de una pesadilla en la que la mujer -la Doncella élfica que llevaba el esencial ADN Mitocondrial- estaba fuera del alcance del Príncipe del Grial, por lo que su tortuosa Búsqueda para encontrarla fue similar a la Búsqueda del Santo Grial en sí. 

En consecuencia, muchos de los Cuentos que emanaron de esta base eran Historias de Novias perdidas y Realezas usurpadas, basadas en el sometimiento por parte de la Iglesia del Linaje del Grial. El ideal de Cuento de Hadas estaba esencialmente orientado a relacionar la verdad de estas persecuciones. Eran Cuentos alegóricos sobre la difícil situación de la Familia mesiánica -los Señores del Anillo del Sangréal, cuyos Hadas y Duendes, habiendo sido manipulados desde el plano mortal de la ortodoxia y el status quo- fueron confinados a Otro Mundo de existencia aparente.

Emergieron como Cuentos de Príncipes valientes que fueron convertidos en Ranas, de los Caballeros del Cisne que vagaban por el Yermo y Princesas del Grial encerradas en torres o puestas a dormir durante cientos de años. En el curso de la persecución, las Doncellas élficas fueron pinchadas con punzones, alimentadas con manzanas envenenadas, sometidas a los Hechizos o condenadas a la servidumbre, mientras que sus Campeones nadaron grandes lagos, lucharon a través de la espesura y escalaron poderosas torres para asegurar y proteger la Herencia matrilineal de los Albigenses. 

Estas Leyendas Románticas son Historias tan bien conocidas como la Bella Durmiente, Cenicienta, Blancanieves y Rapunzel. En todos los casos, el Tema de fondo es el mismo, con la Princesa cautiva -drogada, encarcelada o bajo alguna forma de restricción- fuera del alcance del Príncipe, que tiene que encontrarla y ponerla en libertad con el fin de preservar la Dinastía y perpetuar el Linaje. 

Fue durante el Período de la Dinastía Carolingia francesa -la Dinastía del Emperador Carlomagno-, que comenzó en el año 751, que se plantaron las Semillas de la mayoría de estas Historias populares, y es debido a las verdades inherentes que se encuentran detrás de estas Historias que las encontramos tan naturalmente atractivas.




[Continuará...]


El Reino de los Señores del Anillo [2]
El Reino de los Señores del Anillo [3]


Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin



CITAS:

[1] John Ronald Reuel Tolkien; Bloemfontein, Sudáfrica, 1892-Bournemouth, Inglaterra, 1973.

ANKE GRITA






“Quiero tu fealdad,
quiero tu enfermedad”
Lady Gaga



Héctor nunca había ido. Los sortilegios de la noche fueron intensos. Terminaron en el bar Garden con Mauricio y un amigo de él, Fran. Los tres tomaron bastante. Esnifaron cada tanto en el baño. Después bajaron con un porro gordo y se pusieron a delirar sobre mujeres. Fran propuso ir a un departamento donde las mujeres son costosas y no diría mucho más porque el dinero lo vale realmente. Mauricio lo miró a Héctor con los ojos grandes y le sacó la lengua como un reptil toma la temperatura del ambiente.

El viento les golpea la cara, suena un tema de Sabina, no ese -claro- de “me han seguido hasta aquí tus caderas, no tu corazón”, ese lo tararea Héctor. Sabina en verdad canta con Charly García:Es mentira”. Mauricio y Fran haban de sus madres. El taxista cada tanto dice algo. Pero lo más cálido es que Héctor cuenta que una vez vio a su madre masturbándose en su cama, la de Héctor, recordaba el cuerpo de su progenitora envuelta en las sábanas celestes, con autitos de colores, los ojos cerrados y una mano desaparecida en su sexo. Entonces no le llamó sexo. Tenía nueve años.

Puerto Madero por las noches es frío. Aún con el río que refleja cientos de lucecitas. Todo parecería, por debajo de ese brillo, gris y cuadrado, intentando imitar un acercamiento a la Naturaleza que sólo se permite una piscina cubierta con un jardín Zen. Ser positivo, es la oración de Mauricio, Lo que sucede conviene tiene tatuado en el antebrazo izquierdo, junto con unas rosas pequeñas y cursis.

Tocan el timbre. ¿Quién venció a La Esfinge?, dice una voz entre risas, metálica y femenina. Edipo, responde Mauricio.

No le gusta que sea en el piso 7, porque es un número que a Héctor le recuerda que una vez, después de tomar vino, en Comodoro Rivadavia, con su padre, vomitó siete veces y pensó iba a morir.

Abre la puerta una rubia bonita y bajita con un discreto vestido negro. Los recibe con una sonrisa de dientes blancos. Señala con elegancia un sillón verde. Antiguo. Como los que tiene Mauricio en la casa de sus padres. Se sientan Héctor y Mauricio. Fran se aleja hacia una mesa redonda, donde la rubia hojea una revista de predicciones astrológicas.

Fuman un cigarrillo los dos. Observan los cuadros, que son reproducciones de pinturas de Amedeo Modigliani, siempre mujeres. Las paredes están empapeladas de rojo oscuro. La sala es grande y sin embargo todas las ventanas están tapadas por gruesas cortinas de terciopelo, de un rojo aún más oscuro que las paredes. 

Hay unas pocas esculturas de hierro y espejos, los sillones antiguos formando un cuadrado, invadidos cada tanto por coquetos ceniceros y mesitas de madera oscura. La iluminación parece salida de Anna Karenina, arañas con luces pequeñas y discretas, plateadas y candelabros tallados.

Suena el timbre. Los tres escuchan a la joven hacer la misma pregunta, ¿Quién venció a La Esfinge?, parece ser la respuesta correcta porque al rato dos hombres llegan, la miran con ojos hambrientos, y luego se sientan frente a ellos.

¿Quieren música, algo de tomar?- dice ella. Simultáneamente los cinco hombres niegan con la cabeza las dos cosas.

Más tarde una puerta se abre y aparecen, desfilando de a una, siete mujeres desnudas. Se paran para ser vistas. La primera es muy delgada pero tiene tetas redondas, pelo fino y rubio castaño. La segunda es una mata de rulos violetas, ojos verdes y curvas. La tercera, una mujer madura, de porte fino, cara misteriosa. La cuarta una joven muy joven, de pelo resplandeciente. La quinta, una vampiresa. La sexta es grande pero firme, de intensos ojos celestes. La séptima -y Héctor no quiere mirarla- es más joven, que la más joven, y está embarazada, casi sutilmente. Tanto Fran como Mauricio sienten asco por esa chica.

Héctor lo sabe, y quizás por eso la observa, es alta, armoniosa, con pechos infantiles, el pelo hasta la cintura, tan rubio y tan liso como siempre creyó a Heidi -aunque en la versión de dibujos japonesa, Heidi era bajita, de pelo y ojos negros: y ésta era la única noción de Heidi que en verdad, Héctor tenía-, blanca tan blanca y cara rosada, donde debe serlo. 

Héctor se levanta. Camina despacio y seguro. Se para frente a ella. Sus ojos son los ojos más hermosos y grandes que ha visto en su vida, celestes, chispeantes. La nariz pequeña y debajo, los labios rosados y gruesos. La forma de su cara redonda y filosa al llegar a su boca, muñeca alemana. 

Uno de los recién llegados empieza a tocarse frente a la mujer fibrosa. Se van juntos por un pasillo. Mauricio elige a la primera mujer, le dice: vení, mamita, lo dice bien fuerte y los mira a todos con ojos desorbitados.

La vampiresa de melena corta y oscura, pálida, es abrazada por el otro hombre. Lo que nunca sabrán los que estuvieron esa noche, allí, es que éste en cuestión, robusto y de mirada serena, le pediría a la prostituta que esa noche tan sólo durmiese, que descansase por lo que nunca había podido descansar; y así lo haría ella; él sé iría por la mañana, después de pedirle el desayuno y dejárselo sobre el lado intacto de la cama.

Fran se va con la belleza de rulos violeta, ojos verdes y curvas. Le mete un dedo en el ano y se la lleva de esa manera.

En la sala vacía quedan Héctor y Anke. Ella sonríe y a él se le disparan las mariposas como bichos que lo comen por dentro -como el insecto misterioso que entra por la nariz y viaja hasta el cerebro, matando al portador-. Le mira el vientre, se lo toca haciendo zigzag con suavidad. Ella sonríe, le explica en una mezcla de español, inglés y alemán, que se llama Anke y tiene cuatro meses de embarazo… que está contenta… Buenos Aires es muy linda. Siempre sonríe. Él la toma de la mano y avanzan despacio por el pasillo rojo, de lámparas delicadas.

Completamente violeta, la habitación. Las cortinas, los muebles, las sábanas, los abrigos, el piso, las paredes, todo violeta y el techo, de un azul marino parecido a esa noche, incluso tiene pintadas unas estrellas y un pequeño ser alado con sus flechas y su arco. Ella pregunta si quiere que se vista con algo. Héctor dice no y le pide que se acueste panza arriba. Obedece tiernamente mientras él comienza a sacarse la ropa. 

Desnudo, con las rodillas sobre la cama, la observa. Le toca las tetas en zigzag. Cierra los ojos. Llega hasta el vientre, con movimientos circulares, mientras sus lenguas se chocan, se muerden y se babean salvajemente. Le chupa los pezones como si fuera su hijo, con tanta fuerza que imagina sentirle la leche. Se sube sobre ella, pesado, unos minutos. Abre los ojos, la da vuelta y la penetra por la cola con dureza. Anke grita. Héctor la sacude fuerte, tanto, que incluso puede ver las sábanas celestes, los autitos de colores.



Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin
Arte: Margo Ovcharenko







EL CONCEPTO DE ODIO


Por Juan David Nasio












Esta vez voy a trabajar un sentimiento que de manera general preferimos ignorar: el odio. Como si el hecho de hablar del odio, despertara en nosotros un malestar, un malestar hasta físico de reconocer que ese afecto pueda existir en nosotros. La Literatura psicoanalítica tampoco es muy abundante con relación al odio, y esto a pesar de su importancia decisiva tanto en la experiencia de la Cura como en la Teoría y en la Clínica. 

Después de haber situado brevemente su función en cada uno de estas Campos vamos a examinar el Concepto de odio desde dos perspectivas diferentes: el odio como pulsión y el odio como reacción de defensa del yo contra el dolor.

En una Cura de Análisis, el peso del odio es tal que Freud la aisla como el criterio más claro para distinguir la Técnica psicoanalítica del conjunto de los otros Métodos Terapéuticos. Contrariamente a las diversas Terapias alternativas, en las cuales se desarrollan espontáneamente transferencias afectuosas y amistosas con relación al terapeuta, en el Tratamiento Analítico, y en un momento preciso de la Cura, las tendencias al odio deben ser despertadas, traídas a la Conciencia y, de esta manera, favorecer la disolución de -son las palabras de Freud- las Transferencias amistosas.

Para Freud, uno de los rasgos especificos del Psicoanálisis, consiste en estimular con mucha tacto, el surgimiento del odio o por lo menos no frenar, la hostilidad inconsciente contra el Terapeuta, en la actualidad de la Transferencia.

Pero la importancia del odio surge también en la Teoría como el aguijón que ha permitido a Freud inventar el Complejo de Edipo. En efecto, no fue la constatación del amor del niño por la madre lo que le permitió descubrir el Edipo, sino la Observación de la rabia y el odio del hijo hacia su padre rival. Recordemos que el concepto de Complejo de Edipo aparece por primera vez a la largo de un Capítulo de La interpretación de los sueños, consagrado a los sueños de muerte de personas queridas, Capítulo en el que Freud revela la moción inconsciente de odio hacia el difunto, en el corazón mismo de la persona en duelo.

Si pensamos ahora en el caso del Edipo femenino recordamos el papel jugado por el odio en lo que se llama la Prehistoria del Edipo. 

Mientras el niño se separa de la madre por miedo, la niña se separa por odio y rencor. El vínculo de la niña con su madre, se rompe una primera vez a causa del odio, un odio muy particular. Es una rabia dificil de justificar. Es una hipótesis de Freud muy discutida, sobre todo por las mujeres. Se trata de un odio por, decepción, de un reclamo irritado. Una parte de ese odio termina por disiparse con el tiempo. En cambio, la otra parte es tenaz y está destinada a permanecer inconsciente, y a durar a lo largo de la vida de la mujer. Ocurre que esta parte, que ha quedado inconsciente, puede más tarde desencadenar una reacción de ternura exagerada o de culpabilidad penosa hacia la madre o hacia cualquier otro sustituto materno.

Quisiera señalar aquí uno de los destinos posibles de ese odio antiguo e inconsciente de la niña hacia su madre: creemos, a menudo, y con toda razón, que cuando una mujer elige a un hombre, esta elección está sobredeterminada por la antigua relación con su padre. Pero hay que tener en cuenta también la eventualidad siguiente cuando el lazo con el hombre elegido queda establecido de manera durable, y que esta pareja se convierte, por ejemplo, en marido y padre de sus hijos, ocurre que la mujer no redescubre en él a su padre sino a su madre. La mujer adopta entonces con relación a su marido las mismas actitudes que tomaba con respecto a su madre.

Cuando una mujer odia a su marido, podemos suponer que esta actitud está dirigida no contra el padre sino contra la madre. La antigua hostilidad ya olvidada e inconsciente contra la madre, reaparece y se encarna en el odio contra el compañero. Vayamos a la presencia del odio en la Clínica de la Neurosis y la Psicosis.

En este ámbito como en los precedentes, el odio interviene siempre íntimamente ligado al amor, su asociado inseparable, cualquiera sea el Registro en el que actúa. Aquí, en el Campo de la Clínica, la interacción entre ambos justifica la causa de cada Neurosis y de cada Psicosis.

Me explicaré describiendo en pocas palabras el juego complejo de la relación del amor y del odio en cada una de las configuraciones clínicas.

En el caso de una Neurosis Obsesiva, Freud habla de una coexistencia crónica y apasionada del amor y del odio con relación a una misma persona. Pero lo que resulta llamativo en este funcionamiento psíquico, es el hecho de ver que el amor consciente puede más que el odio y reprime el odio; el amor reprime el odio y lo hace retroceder hasta el inconsciente. Pero este odio reprimido no se apaga; por el contrario, se mantiene muy activo y se desarrolla hasta el punto de provocar un incremento excesivo del amor consciente, una sobrecompensación amorosa.

Es decir que el amor consciente aumenta de forma reactiva para mantener la presión de la censura sobre el odio reprimido. Aquí se esclarece un rasgo típico del Obsesivo: su amor exagera, insoportable, a menudo posesivo e, incluso, sádico. Algunas veces este amor hipertrofiado se agota y se transforma en su contrario: un amor inhibido. Se instala entonces, una alternancia de amor excesivo y de amor ahogado. A esta fluctuación obsesiva del amor, Freud le da el nombre de "duda del amor". 

Lo que sorprende es el hecho de constatar que las indecisiones para cumplir tal o cual acto, así como las dudas del pensamiento, tan características del Obsesivo, no son sino variantes de la "duda del amor". Siempre pensé que el Obsesivo sufría en el Pensamiento, -como el Histérico sufre en el Cuerpo -o el Fóbico sufre en el Espacio. Ahora me digo que el sufrimiento obsesivo del pensar es la expresión de un "sufrimiento obsesivo del amar".

Si ahora nos fijamos en el caso de la Neurosis Fóbica, vemos que aquí también el odio es reprimido y desplazado, pero, a diferencia de la Neurosis Obsesiva, este odio se encuentra proyectado hacia afuera sobre un Objeto exterior que se convierte para la conciencia del fóbico, en un Objeto angustiante y hostil. Ahora bien, ocurre un fenómeno curioso, privilegio exclusivo del amor del fóbico: para protegerse de la angustia, el Sujeto fóbico se apega y aferra tan sólidamente a su pareja amada, verdadera armadura contra el miedo, que el amor consciente, el vínculo amoroso deja de ser un sentimiento para convertirse en necesidad, necesidad física de protección.

En el caso de la Histeria, no es el odio lo que se reprime sino el amor, el amor por el Otro femenino -la mujer mayúscula-, la mujer ideal. Amor que es preferible hacer aflorar a la superficie del Análisis; cada vez que surjan en el paciente hay esos odios tenaces y rencorosos tan propios al Histérico.

Consideremos finalmente, la Paranoia y reconozcamos la presencia no sólo de un odio consciente, sino más aún, de un odio delirante en un grado tal que podríamos calificar la Paranoia como un "delirio de odio". Ustedes conocen el Mecanismo de Proyección que explica el funcionamiento psíquico de esta enfermedad. El amor, acerca del cual el paranoico no sabe nada, ni quiere tampoco saber nada, es proyectado en el mundo exterior y depositado sobre una persona ya admirada por él. El amor así proyectado se transforma en odio del Otro. El Otro del paranoico se convierte en un enemigo al que se trata con la misma virulencia rabiosa. El delirio de odio de la Paranoia funciona en doble sentido: del otro contra sí, y de sí contra el otro.

Vayamos ahora más directamente al Concepto de odio. Lo enfocaré sucesivamente desde dos puntos de vista complementarios: el odio como pulsión de conservación del yo, y el odio considerado como reacción defensiva del yo para evitar el dolor de la pérdida de un Objeto particular, en circunstancias precisas.


EL ODIO PULSION: EL ODIO Y EL AMOR EN LA GENESIS DEL YO 

Comencemos por el odio-pulsión, que yo llamo odio primordial, y que quisiera presentarles juntamente con su doble, el amor primordial.

El odio primordial y el amor primordial designan los dos grandes movimientos que participan del nacimiento del yo psíquico. El odio y el amor primordiales, no son otra cosa que las Fuerzas Maestras desplegadas por el yo en su lucha con el mundo exterior, a fin de afirmarse, conservarse y sobrevivir. Desde ya debo precisarles que el Nacimiento del yo, tal como voy a describirlo, es hablando con precisión, un Mito, un montaje imaginario destinado a hacer, comprender que odio y amor no sólo son sentimientos sino también son pulsiones.

Para el Psicoanálisis, odio y amor, constituyen Fuerzas generadoras y protectoras del yo desde el comienzo de su existencia, hasta el momento actual de su desarrollo, cualquiera sea ese momento. Voy a presentarles un Mito. Un Mito que dibuja la formas más primitivas del amor y del odio. Esas formas primeras no corresponden a los sentimientos pero les pido, sin embargo, que piensen a medida que hablo en los Afectos de amor y de odio expresados por nuestros Pacientes, si es que practican la escucha, o bien en los sentimientos que experimentan ustedes mismos. 

Quiero decirles también que este Mito no sólo ha sido comentado por Lacan en los Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis -de manera distinta a como lo voy a hacer hoy- sino que ha sido la base sobre la cual Melanie Klein ha sentado su Teoría. Luego de leer y profundizar el Mito del Nacimiento del yo en Pulsiones y destinos de pulsión, me dí cuenta que toda la Teoría kleiniana toma de allí su Raíz Teórica o Ideológica. Es mi interpretación. No conozco nadie que haya establecido esta precisa relación entre el Freud de 1915 y Melanie Klein.

Antes de entrar de lleno en este Mito de la Génesis del yo, quisiera decirles que las Fuerzas Elementales del amor y del odio persiguen Tres Fines: evitar el displacer que significa la tensión interna; buscar el placer que apacigua esa tensión y preservar la Integridad del yo.
Evitar el displacer, tal es la función del odio primordial. El odio es el nombre que damos a la pulsión más arcaica entre todas, aquella que rechaza. El odio es el rechazo de todo Objeto -cosa o persona -susceptible de crear una sensación displacentera. 

Así el odio es el Movimiento de un yo precoz que dice "¡No!" al displacer; o con más exactitud, que dice "¡No!" a todo Objeto que provoca el aumento intolerable de la tensión psíquica. El amor primordial es también un empuje, una moción del yo que busca, por el contrario, los Objetos de placer, es decir cualquier cosa o persona que procure una regulación agradable y placentera de esa misma tensión. Mientras que el odio es Movimiento de Rechazo, el amor es Movimiento de Apertura y Expansión del yo.

La diferencia entre Objeto de Amor y Objeto de Odio, es que el primero es ante todo benéfico y estimulante, asimilable e integrable en el seno del yo; en última instancia el Objeto de Amor nos es homogéneo. Por el contrario, el Objeto de Odio es fundamentalmente nocivo y amenazador para la supervivencia del yo puesto que es inconciliable y disonante en relación a todos los otros componentes del yo. 

Es un Objeto que nos es extraño y permanece inasimilable y, en última instancia heterogéneo. Mientras que el Objeto de Odio no es sólo heterogéneo al yo sino, al mismo tiempo, semejante al yo, el Objeto de Amor es semejante al yo. Unicamente puede ser odiado lo que es cercano. El Objeto de Amor es semejante al yo; el Objeto de Odio es a la vez semejante y extraño al yo.

Después de esto, preguntémonos más directamente cuál es el Proceso de Generación del yo psíquico. Desde el comienzo el yo es capaz de encontrar en sí mismo, quiero decir, sin la ayuda del mundo exterior, la satisfacción de sus necesidades. Alcanza el placer por sí mismo y en sí misma, a tal punto que este yo narcisista es indiferente al mundo de afuera y no siente por él ningún afecto, ni tiene ninguna representación. Esta indiferencia radical del yo hacia el mundo que lo rodea, este cerrarse a su entorno, es lo que constituye la primera figura del odio primordial. 

El yo, replegado sobre sí mismo y autosuficiente ignora al Otro. El odio es aquí el nombre de esta ignorancia arrogante, de este desinterés, de esta despreocupación frente a lo exterior. Si pensamos en la relación con el amor, podemos decir, que en esta Etapa Inicial de la Génesis Mítica del yo, el amor toma la forma de la autosuficiencia del amor por sí mismo y el odio, el de la indiferencia hacia el Otro.

Quisiera detenerme aquí un instante y hacer un comentario importante sobre el Orden de Aparición del amor y del odio. ¿Cuál de los dos Afectos es el primero, el amor a el odio? Contrariamente a lo que se piensa, el odio primordial considerado como indiferencia, precede al amor, va por delante del amor. Antes del amor está la indiferencia. Sin embargo debo decir que no se trata del amor de sí mismo sino del amor por el afuera. 

Este amor, esta tendencia hacia el afuera surgirá únicamente en la Etapa siguiente. Quisiera ser preciso. Desde el punto de vista de la relación al Otro, el odio es, entonces, más antiguo que el amor, la indiferencia hacia el Otro precede al amor por el Otro. De este modo podemos también decir que el odio primordial se confunde con la autosuficiencia y protege al amor de sí mismo. La secuencia es, la siguiente: 


-Amor de sí mismo.
-Indiferencia, es decir, odio primordial.
-Amor por el Otro.

Quisiera citar una Frase de Freud que me ha acompañado a todo lo largo de la preparación de esta conferencia. En ese pasaje, Freud reconoce haber comprendido, finalmente, en oposición a la opinión común que, en los primeros balbuceos de las relaciones humanas, el odio precede al amor. He aquí lo que escribe en 1913: 


"Una tesis de Stekel, -Stekel fue una de los primeros discípulos de Freud-, me parecía incomprensible en otro tiempo. Esta Tesis postula lo siguiente: es el odio y no el amor la que constituye a relación primaria entre los humanos". 

Más tarde, en 1915, retoma esa Frase casi literalmente: 


"El odio, en cuanto relación con el Objeto, es más antiguo que el amor; proviene del rechazo originario que el yo narcisista opone al mundo exterior."

Decía que esta Frase no ha cesado de acompañarme durante mi trabajo, no sólo por la prioridad que Freud acuerda al odio como base de nuestros sentimientos humanos, sino, sobre todo, a causa del corolario que se deduce de esta primacía del odio sobre el amor, y que concierne, precisamente, a la culpabilidad.

He aquí la que Freud añade: 


"El hecho que el odio sea el precursor del amor, funda la capacidad de hacer nacer a la moral". 

Proposición que podríamos parafrasear de la manera siguiente: el hecho que el odio sea el precursor del amor, funda la capacidad de hacer nacer la culpabilidad ¿Por qué decir culpabilidad? Si admitimos que el odio primordial es indiferencia, rechazo pasivo e indiferencia hacia el mundo, como así también protección de sí mismo, comprenderemos que este gesto de cierre y de afirmación de sí, pueda engendrar culpa ¿Qué tipo de culpa? 

La de existir en detrimento de otro; la culpa de ser uno mismo, ignorando al Otro. Si algún delito, si alguna falta hay aquí, será la falta original de amarse uno mismo con exclusividad, olvidando al Otro. Así pues, seria el odio y no el amor lo que constituiría la fuente y el fundamento primero de la moral de los hombres.

Pero abordemos el Segundo Tiempo de nuestra Génesis. Sucede ahora que el yo debe imperativamente abrirse hacia el exterior para responder a sus apremiantes exigencias vitales. En esta Etapa, al necesitar imperiosamente la ayuda benevolente del mundo, el yo debe, obligatoriamente, interesarse y por él y consagrarle su energía. 

En este estado de necesidad material, y sometido al Principio que ordena buscar siempre el placer, el yo incorpora los objetos externos agradables, rechaza los desagradables y expulsa fuera de él todo la que es motivo de displacer. He aquí, pues, Tres Acciones por medio de las cuales el yo regula sus intercambios con el exterior: 


Incorporar.
Rechazar.
Expulsar.

Podemos considerar la Incorporación como la Primera Figura de la tendencia de Apertura al Otro, -quiero decir, de amor por el Otro en cuanto objeto de placer-, esta incorporación implica la supresión, la abolición de la existencia exterior de ese Otro. Así con este fenómeno, nos encontramos en presencia de Dos Movimientos simultáneos: un amor que incorpora y un odio que destruye.

Subrayemos que, durante esta Segunda Fase de la Génesis Mítica del yo, el mundo exterior se divide de esta manera, en Dos Partes bien diferenciadas: una, fuente de placer que será interiorizada por el yo, es decir, amada y destruida; otra, extraña al yo que será rechazada y odiada porque es inasimilable. En resumen, en este Segundo Estado, el yo tiende, en cuanto a él, a convertirse en un ser de puro placer purificado, mientras que el "afuera" se constituye como una parte amada en tanto asimilable, y una parte mala y extraña en tanto inintegrable, y para decirlo todo, odiada.

Desarrollemos la Tercera Fase de nuestra Mito. El "afuera" está organizado ahora como un bloque que envuelve al yo, a la manera de un medio ambiente principalmente inasimilable y hostil; este "afuera" se ofrece al yo ahora como un desafío, como un territorio que debe ser conquistado y sometido. El yo más decidido que nunca, diría :


"Puesto que no puedo incorporar esa masa de displacer, debo apoderarme de ella, respetando su existencia, pero neutralizando su autonomia". 

A este empuje del yo tendiente a dominar y tomar posesión del medio ambiente extraño, Freud lo califica de "pulsión de dominio". 

La finalidad de semejante pulsión es la de obtener placer de conquistar el campo de lo heterogéneo para conocerlo, someterlo y modificarlo. ¿Cuál es, entonces, la parte de odio y de amor en este impulso de conquista del yo? El amor se manifiesta aquí a través del carácter seductor de la pulsión de dominio destinada a llamar al Otro, seducirlo y envolverlo; mientras que el odio corresponde al objetivo tiránico de someter al Otro y abolir su individualidad, ya que no su existencia.

Como en el caso de la Incorporación, el amor y el odio permanecen, en la pulsión de dominio, indisolublemente ligados.

Este es el Mito de la Formación del yo. ¿Cuáles han sido en esta Génesis las diferentes figuras adoptadas por el odio? La primera y la más vigorosa es la indiferencia o rechazo pasivo; luego el rechazo activo y la expulsión de lo displacentero interior, y la destrucción de lo malo exterior, del Objeto exterior incorporado. Más tarde, en la Tercera Fase, el odio se reviste de una Nueva Figura, abolir la independencia del Objeto conquistado pero sin destruirlo materialmente. En síntesis: el odio es una Fuerza protectora del yo.

El odio en su relación con la destrucción, el sadismo, la Pulsión de Muerte y el masoquismo primario Es frecuente constatar que el dominio ejercido sobre un Objeto, su conquista y sometimiento, no se obtienen si no es al precio de su destrucción parcial. La pulsión de dominio o de conquista se confunde con una pulsión de destrucción. Y el odio agresivo y conquistador se convierte en una acción brutal y violenta. 

Este Estado, en el que el odio equivale a la destrucción, es llamado por Freud "sadismo originario"; sadismo tendiente a destruir, pero despojado de toda intención de hacer sufrir a la víctima conquistada; sadismo sin finalidad sexual sádica. El ejemplo más expresivo para ilustrar este sadismo sin finalidad sexual, es el de la inocente crueldad con que el niño rompe y destroza sus juguetes por el simple placer de destruir y de experimentar con ello el poder, de su fuerza muscular. Digamos que la musculatura es el sustrato orgánico de la Pulsión de Dominio. 

He hablado hace un instante de "placer de destruir y ejercitar la fuerza", pero debo añadir: "placer de conocer el interior del juguete, de arrancarle su secreto". Pues la Pulsión de Dominio no consiste únicamente en una tendencia a dominar y destruir parcialmente al Otro; también consiste en ese deseo que nos anima tan a menudo, de conocer y de saber, de revelar el enigma de las cosas. La pasión de conocer seria así, un deseo sublimado de la Pulsión de Dominio.

A fin de delimitar el sentido de términos tan próximos como "odio" y "sadismo". Dijimos que el "sadismo originario", era el placer de destruir por destruir, sin buscar hacer sufrir al otro. Esto es entendido como sinónimo de "odio". Al contrario, cuando al placer de agredir, se añade el placer de suscitar el dolor del otro, nos encontramos en presencia de un "sadismo perverso". ¿Qué es el sadismo perverso? 

Quisiera detenerme un instante y precisar que no podríamos gozar del dolor del otro sin una condición previa: la de haber experimentado uno mismo, en la realidad o en el fantasma, ese mismo dolor que se quiere infligir a la víctima. Es decir que yo no podría gozar sádicamente del dolor del otro, si no logro ante todo identificarme al Otro sufriendo ese misma dolor. Una tal identificación -condición necesaria y previa a mi goce sádico- está en relación con un fantasma masoquista en el que soy yo quien sufre. Para ser sádico, necesito apoyarme sobre el sustrato de un fantasma masoquista. Para ser sádico en la realidad, necesito ser masoquista en mi fantasma.

En una palabra: el sadismo originario, no perverso, cuya mejor ilustración es la crueldad infantil, no está al servicio de una función sexual; en cambio, su opuesto, el sadismo perverso, comporta, a su vez, un componente sexual manifiesto:el placer sexual de ver, entender y sentir el dolor del Otro, o mejor aún el Otro sufriendo.

¿Cómo conceptualizar, entonces, el odio con relación al sadismo? Pues bien; diremos que el odio es idéntico al sadismo no perverso, puesto que está despojado de cualquier componente sexual. Sin embargo, sigue siendo verdad y es frecuente el que tal o cual acceso de odio que podamos reconocer, muestre ser una pasión sádica y perversa de hacer sufrir al otro odiado. 

En este caso, el odio eminentemente sexualizado y erotizado, se confunde, sin duda, con el sadismo perverso que acabamos de definir. Pero entonces se me preguntaría: ¿Por qué distinguir tan netamente el odio del sadismo perverso, puesto que constatamos fácilmente que ese odio conlleva a menudo un componente perverso?

Mi respuesta es clara: reconozco esta posibilidad, pero prefiero dar mayor importancia al odio como pulsión no sexual y conservadora del yo. Concebir el odio como una pulsión de conservación del yo, es decir, como una Fuerza vital del yo sin finalidad sexual, permite hacer del odio un concepto autónomo, no disuelto en la noción vecina de sadismo, y conferirle así la nobleza de una sana defensa del yo.

Aquí debo introducir un nuevo término, insoslayable si se quiere estudiar el odio, a saber: el concepto tan delicado en su utilización, como es el de "pulsión de muerte".

¿Qué relación podemos establecer entre el odio y la Pulsión de Muerte? Es una Relación Doble. Por un lado, el odio actualiza la Pulsión de Muerte, cuando esta pulsión, vuelta hacia el exterior, se manifiesta baja la forma de una pulsión de destrucción, Pulsión de Dominio con finalidad agresiva, la misma de la que acabamos de hablar. Definir el odio como expresión de la pulsión destructora, equivale a definirlo como expresión de la Pulsión de Muerte dirigida hacia el exterior. 

Esto se da, evidentemente, cuando a esta vertiente exterior de la Pulsión de Muerte, se añade un componente erógeno, es decir un placer sexual y sádico, el placer de gozar del dolor del Otro violentado.

Examinemos ahora la Segunda Relación entre el odio y la Pulsión de Muerte, en el caso en que la Pulsión de Muerte está orientada no hacia el exterior, sino hacia el interior del yo. Se trata aquí de un lazo muy extraño, como lo verán. La vertiente interior de la Pulsión de Muerte expresa el aspecto menos localizable, el más silencioso; al contrario de su vertiente exterior cuya manifestación es siempre tumultuosa y tangible. 

Entonces, ¿Qué pretende la Pulsión de Muerte cuando se dirige al "adentro" de nosotros? ¿Nuestra desaparición? ¿Nuestra muerte? Es una respuesta posible, siendo como es tan sugerente el vocablo de Muerte y tan ambiguo el concepto de Pulsión de Muerte.

Ciertos Pasajes de la Obra de Freud van en este sentido y permiten pensar que la Pulsión de Muerte significa la tendencia natural del ser humano a autodestruirse. Pero ¿Qué encubre esta palabra de autodestrucción cuyo sentido se revela múltiple?

Una Primera Interpretación consiste en ver en la tendencia autodestructora de la Pulsión de Muerte un movimiento tendiente a llevar al ser viviente hacia un más acá de su punto de origen, hacía el estado inorgánico. Una interpretación diferente consisitiría en considerar la tendencia autodestructora como una tendencia inconsciente que acompaña el movimiento biológico hacia ese final fatal destinado a todos los seres vivientes: la Muerte.

Yo les propongo una Tercera Interpretación, enlazada con mi trabajo de elaboración con el odio; esta Interpretación no excluye las otras, pero las completa. Consistiría en considerar que la autodestrucción perseguida por la Pulsión de Muerte no busca, de manera alguna la desaparición o la extinción del ser viviente sino toda lo contrario: buscaría su conservación. La autodestrucción no sería autosupresión de nosotros mismos, sino más bien, destrucción en nosotros mismos de todo lo que es perjudicial e inútil. 

En otros términos, la Pulsión de Muerte dirigida hacía nuestro interior, debe ser comprendida como una tendencia a separarnos de nuestras propias producciones inútiles; una tendencia a hacer envejecer y perecer aquello que, ineluctablemente, debe separarse de nosotros con el fin de regenerar y renovar mejor la substancia viviente. En resumen, la Pulsión llamada de "Muerte", podría ser calificada como pulsión "de separación y de pérdidas", y definida en consecuencia, como una Potencia de Vida psíquica destinada a conservar al Individuo, haciendo perecer en él aquello que le es perjudicial.

Entendida así, como una Fuerza de Separación, de Pérdidas y de Renovación en el seno mismo de nuestro yo, la actividad de la Pulsión de Muerte produciría un placer singular, como si la separación de nuestra relación con los objetos caducos y su caída, hubiesen implicado un placer sexual. Esta Hipótesis de un placer sexual suscitado por la actividad interna de la Pulsión de Muerte, justifica la llamativa Fórmula empleada por Freud de "masoquismo primario", placer surgido de la autodestrucción según la acepción en la que la tomamos, es decir: Separación, Pérdidas y Renovación.

¿Qué decir, entonces, del odio manifestado a uno mismo sino que está dirigido contra lo heterogéneo que hay en nosotros, para separarlo de nosotros y rechazarlo? Volvamos al comienzo mismo de nuestra Génesis Mítica del yo, al momento en que afirmábamos que, en este Estadio Primítivo, el odio primordial era más antiguo que el amor por el Otro.
En este punto de nuestro desarrollo, y a la luz de la Hipótesis freudiana del masoquismo primario, debemos postular la existencia de un odio dirigido hacia uno mismo, que es todavía más originario que el odio primordial dirigido al Otro, aquel que identificábamos con la indiferencia.

A la Secuencia: amor de sí > indiferencia > odio contra otro > amor por el otro, propuesto al comienzo de este Trabajo, debemos añadir ahora, el Elemento "odio contra sí" y situarlo en paralelo con el primer término que era: amor de sí.



EL ODIO: REACCIÓN DEFENSIVA DEL YO PARA EVITAR EL DOLOR 

Al igual que para la angustia y la culpabilidad, la sede del odio es el yo, contrariamente a lo que hemos observado en el caso del dolor, en el que implota bajo el efecto de una ruptura en el Fantasma en el Ello.

El lugar del odio es pues, el yo. Pocas emociones existen en la vida que, al igual que el odio, puedan conferir al sujeto una convicción tan intensa de estar en la verdad y estar acompañadas de un sentimiento tan completo de omnipotencia. Cuando alguien vive el odio, éste se le convierte en una fuente de placer narcisista que surge porque él ya se siente confortado en su sentimiento de ser yo. Si el amor puede definirse como una demanda de ser reconocido por el otro, quiera decir, reconocido en mi ser, el odio se especifica por ser un movimiento impulsivo de auto-reconocimiento, a cambio, del desprecio por el otro.

Pero, ¿Qué es entonces, hablando con precisión, el odio? ¿Cómo justificar mi definición que concibe al odio como una reacción defensiva y narcisista del yo a fin de evitar el dolor de la pérdida de un Objeto preciso en circunstancias precisas? ¿Cuál es esta pérdida y cuáles son esas circunstancias?

Digamos en primer lugar, que el odio sólo puede nacer en el seno de una relación durable con un otro amado del cual dependemos. Que esta dependencia sea fácilmente localizable o no, el caso es, nótenlo bien, que el Otro del amor es siempre un Otro que dispone del poder de responder a nuestra demanda o, al contrario, de ignorarla. Es precisamente ésa la razón por la cual los casos de odio más frecuentes -y nuestra experiencia de Analistas nos lo Enseña -se dan cuando la persona odiada es un miembro de nuestra familia. Es entre miembros de una misma familia o entre antiguos enamorados cuando se observa el odio más encarnizado y destructor.

Quisiera ser preciso en mi definición de la relación amorosa porque, si el odio viene después del amor y sobre el fondo del amor, no podemos comprender su Mecanismo sin antes haber detallado y elucidado la Lógica del Amor. Acabo de decir que el odio sucede al amor y, hablando del odio-pulsión, he afirmado también, en sentido opuesto, que el odio es anterior al amor. Estas proposiciones no se contradicen: en tanto pulsión, el odio precede al amar, en tanto reacción narcisista del yo, el odio sucede al amor.

¿Qué es pues el amor? Esta es la Pregunta que debemos hacernos. El amor es una promesa, la promesa de que un otro -llamémoslo el Otro del amor -tiene el poder de conceder o no. ¿Y qué es ese don cuya promesa me ata al otro? No es una cosa concreta sino la parte que supuestamente colmaría mi "falta en ser". 

El don que espero del Otro es, en realidad, una nada, una nada cuya virtud consiste en preservar y alimentar mi espera. Esta nos permite comprender la célebre fórmula de Lacan: 

"El amor consiste en dar la que no se tiene". 

Yo la traduciría así: el amor es la promesa de un don que algún día llegará, o también: el amor es la promesa de un don que algún día llegará o, si nos ponemos en el lugar del que recibe: el amor consiste en esperar la nada del Otro. Seamos claros: lo que cuenta en el amor no es el don sino la tensión de la espera; es el suspenso de la promesa.

Recuerden ustedes que, al estudiar el dolor, he definido la angustia como la reacción a la amenaza de perder al ser amado, o de perder el amor de este ser amado. Ahora podemos reemplazar esta expresión por la proposición siguiente: la angustia es la reacción ante la amenaza de perder mí espera del don del otro; es decir mi esperanza, mi ilusión de que un día él sabrá colmar mi ser. 

Volvamos al odio reacción y distingamos en él dos tiempos: el despertar del odio y la realización del odio. Si el Otro del amor tiene el poder de concederme o no el don esperado, el Otro del odio posee también un poder temible, el poder de herirme. El Otro del odio tiene el poder, no ya de concederme un don, sino de hacerme mal y de gozar de ese mal. 

El odio que siento contra alguien ha sido engendrado por mi suposición -justificada o no en la realidad, eso no importa- de que el Otro, por su crueldad, está en el origen de mi sufrimiento. Al Otro del odio lo supongo siendo perverso o más exactamente, sádico. Una de los reproches más frecuentes que quien odia dirige al ser odiado sería el siguiente:


"Tú has excitado mi deseo para luego frustrarlo", o de otra forma: "Tú me has seducido y despertado mi amor para luego abandonarme".

Como todos los sentimientos humanos, el odio sólo puede subsistir apoyado en un Fantasma alimentado por imágenes y hecho manifiesto en gestos y palabras. Y justamente, ¿Cuál es el Fantasma del odio? Consiste en lo siguiente: el Otro perverso del odio ha perdido todo poder y, en el momento presente, se encuentra reducido al estado de Objeto sometido a las Fuerzas de mis pulsiones destructoras. Se convierte así en la marioneta atormentada que alimenta mis imágenes crueles y agresivas.

He aquí lo que deseaba transmitir acerca del Concepto de odio en cuanto reacción narcisista.

Puedo ya adelantar la proposición que me parece caracterizar la Naturaleza del odio, proposición con la que quisiera concluir: el odio es una defensa, un sobresalto del yo, una crispación agresiva para evitar la experiencia dolorosa de la pérdida del amor, de la pérdida de la promesa de un don. Aquéllo que quien odia no puede admitir, es el haber perdido la promesa que la vinculaba al Otro, la esperanza de que un día su falta será colmada.

Para definir el odio he adelantado la palabra "sobresalto" a fin de indicar que este odio es una reacción transitoria y, en última instancia, una vana tentativa de negar el dolor de ser abandonado. Digo "vana tentativa" porque tarde o temprano, el sujeto que odia deberá afrontar, inexorablemente, la pena, la pesadumbre a la tristeza.

Quisiera cerrar esta reflexión con una última frase que, a mi juicio, puede puntuar nuestra relación al amor y al odio. Yo la colocaría en los labios de un Analizante, al final de su Análisis:


"Conocer bien a alguien equivale a haberle amado y odiado sucesivamente. Amar y odiar equivale a experimentar con pasión, el ser de un ser."


Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin