8.11.2013

EL ESPEJISMO








Lo de aquella tarde fue apoteótico, deslumbrante, diría yo. Es ese tipo de suceso que te transporta más allá de todo y te hace sentir parte de la historia; te corren hormigas por las venas que te dicen que estás haciendo historia. Y yo estuve ahí, fui parte en ese instante de tiempo, cortado al azar, escribiendo con gritos roncos, casi afónico, ese trazo de ostentosa prosa para la posteridad. Yo estuve ahí, nadie me lo va a contar. 


Mi descendencia llevará, orgullosa, la trayectoria de mi presente. Será recipiendaria de mis manos alzadas al cielo acompañando ese grito de júbilo al escuchar el silbato que pitaba el final. Ahí tuvimos consciencia de lo trascendental del momento; cuando gritamos todos, nos abrazamos, lloramos, saltamos como locos. Ahí comprendimos que éramos artífices constructores de la historia, que sin nosotros la maquinaria futbolera no se hubiera puesto en marcha. Porque también, y esto es justo que se reconozca, sin nosotros el fútbol no es nada. 

Somos los muchachos del tablón los que le damos vida, luz y color a este deporte de multitudes. Y ahí tenés. Deporte de multitudes. Multitudes ¿Por qué?, ¿Por 22 pelotudos que corren detrás de una pelota? No, querido. Deporte de multitudes porque somos nosotros la multitud. El hincha, aquel que deja a su familia por esta pasión, aquel que cabildea el sustento necesario para seguir la casaca de sus amores, el que se enfrenta a los cabeza de tortuga que no entienden la ideología de los trapos. 

Somos nosotros los que les ponemos el pecho a las balas de goma. ¿Qué me van a venir a contar los dirigentes y jugadores, de sus angustia por la derrota, si soy yo el que no puede salir a la calle, el que se encierra deprimido al borde del suicidio por ese gol sobre la hora? Que no me la cuente, el fútbol es lo que es por nosotros. Un partido sin público es el símil de un circo sin payasos, intrascendente, casi invisible, exasperante para la voluntad popular.

Y sí, macho; yo estuve ahí y lo puedo contar.

La cosa venía mal en lo económico. En el bar hacíamos una suerte de revisionismo histórico preguntándonos que mierda había pasado entre la familia fundadora del pueblo que se dividieron y se instalaron a ambos lados del camino fundando Colonia Elisa y Santa María Elisa. Durante muchas décadas esos 10, 12 o 15 metros que puede tener de ancho el camino, formaron una muralla invisible infranqueable. 

Odios, rencores, celos, gritados de vereda a vereda. Para las nuevas generaciones, ajenas a esa vindicta historia, nos parecía una locura la división, así que no nos sorprendimos cuando las autoridades comunales presentaron el plan de unificar los tres estadios de fútbol -dos en Colonia Elisa y uno en Santa María Elisa- en uno solo y de índole comunal, para abaratar gastos de mantenimiento.

Viste que en Colonia Elisa tenemos dos clubes: Italiano Fútbol Club y Club Atlético Colonia, lo que dificultó la formación del equipo comunal, y, vos sabés, en un pueblo existen rivalidades internas a veces mayores que las amenazas externas, y son rivalidades que pueden llevar a perder el pueblo antes que lucir la casaca del club contrario. 

Luego de una descomunal batalla campal en la plaza, nos pusimos de acuerdo y formamos para la ocasión el Club Atlético Italiano Colonia de Fútbol. Para Santa María Elisa fue mucho más sencillo, ya que, ellos, a la cola de todo, tienen un solo club: Club Sportivo Rivadavia M. S. y C. El ganador le daría el privilegio a su comuna de levantar el estadio comunal.

Así fue. Te cuento que todo comenzó con el silbato del árbitro, tal cual como empieza cualquier partido de fútbol, aunque subrepticiamente ese inicio supuso las rivalidades históricas, ensalzando las hipotéticas virtudes de los unos y vilipendiando las supuestas taras infames de los otros. 

Los pocos espectadores que hicimos historia esa tarde -no te olvidés que entre los dos pueblos no sumamos más de seiscientos habitantes- nos repartimos en una alocada ola que ahogaba más por su angustia que por su tamaño. Transcurrido el tiempo reglamentario de juego, el partido estaba cerrado en 2 a 2. 

Como todo futbolero que se precie de tal, al advertir que la trascendencia del evento se iba a definir por tiro desde los doce pasos, todos pusimos el grito en el cielo. Los pingos se ven en la cancha y es de marica ganar un partido a los penales, no me digas que no. 

¿Con qué cara mirás, después, a la gente que con sus ojos te están diciendo puto, ganaron a penales? ¡Eh! No, querido, a penales no. Así que se jugó un alargue. Formalizados los cambios de reglamento, algunos jugadores comenzaron a mostrar síntomas de abatimiento físico. Otra vez el marcador igualado, pero ahora 3 a 3. 

Fue entonces cuando se propuso cambiar las reglas de juego y permitir que gente de las hinchadas pudieran reemplazar a los jugadores afectados físicamente y que el cotejo finalizara cuando uno de los dos equipos ganara por dos goles de ventaja. Como en el barrio, macho: a dos gana.

Se dio un pequeño alboroto, minúsculo si se quiere y la mitad de los jugadores fueron reemplazados por hinchas. El Moncho Galíndez trajo del potrero sus diabluras y puso a Atlético 14 a 13. A un gol de la verdadera victoria -cualquier otro fulbito no contaba en ese momento-. De pronto Sportivo jugó mal al off-side y esta vez el Rata se escapó con pelota dominada. 

La hinchada –o lo que quedaba de ella- contuvo el aliento, con el alma pendiendo de ese jugador que entraba al área a liquidar el pleito; punteó la pelota por encima del arquero, buscando el segundo palo. Todo ese deseo acumulado en nuestras gargantas se cortó de pronto en un silencio irreconciliable con la parábola de la pelota que besaba el travesaño y se iba a morir al techo de la red, ya inútil, ya sin sentido, ya con el árbitro pitando el saque de arco. Rata y la concha de tu madre. A mí me bajó la presión.

Bueno, lo demás ya es conocido. Tres años enteritos, con todos sus días y todas sus noches estuvimos disputando el estadio comunal. Es que si lo pensás bien, ahora, te digo, fue un error no aceptar los penales, de última no hay mal que dure cien años y con el tiempo la gente se olvida de los penales; o me vas a decir que vos te acordás que Brasil ganó el mundial ´94 a los penales. 

No. Te fumás que los brasucas tienen cinco copas del mundo, pero no te acordás que una la ganaron de pedo a los penales. A esa altura nos turnábamos para ir a laburar y así no dejar al equipo sin jugador. También vinieron de pueblos vecinos a darnos una mano, bue, en realidad un par de piernas que traían cada uno de los que iban llegando. 

42 a 41 ganábamos cuando el Rata, ese ser celestial; ese “barrilete cósmico” que tuvo la decencia de nacer de este lado del camino; ese traficante del balón que se sustrae clandestinamente de las defensas más férreas; sí, ese, ese mismo que pateábamos, tuvo la amabilidad de hamacarse en el área y elevarse cual gigante de Tebas para clavar un certero cabezazo al rincón derecho de un pobre arquerito que ni siendo el Hombre Elástico podía llegar. 

La explosión fue total. Una marea humana descendió las tribunas para ingresar al raleado césped y abrazar a esos gladiadores que nos daban la victoria. Un caos de frenesí; llantos; risas histéricas. Y como te dije, yo estuve ahí, nadie me lo va a venir a contar.


¿Lo otro? Y sí, son cosas que pueden pasar. Tres años a hacha y tiza, absorbidos por ese gran partido nos cegó. Con tantas emociones juntas quién iba a prestar atención a las máquinas que hacían movimiento de suelo en esa zona que después se loteo en un fangote. Que se yo. Tampoco me voy a poner en moralista. En el fondo no se puede negar que es un hermoso barrio privado el que se construyó y el hospital comunal puede levantarse en otro lugar. 
Si acá lo que sobra es espacio físico. 

¿Vos sabés algo?, porque dicen que el jefe comunal se llevó una buena tajada de ese emprendimiento inmobiliario. Que importa, yo estuve ahí y lo puedo contar. Una victoria futbolística no se compara con nada y el fútbol tiene esas cosas… a veces sirve para ocultar la verdadera realidad.


Arte: Revista el Gráfico
Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin

A PROPÓSITO DEL AMOR LLAMADO CORTÉS


Por Georges Duby









Es como Historiador, en concreto como Historiador de las sociedades medievales, que me aproximo a un objeto histórico, pero que, ante todo, es un Objeto literario, esa cosa extraña, el amor que nosotros llamamos amor cortés y que los contemporáneos de su primera expansión llamaban fine amour. Me gustaría someter a reflexión algunas proposiciones en cuanto a qué se puede entrever de la realidad de las actitudes que describen, durante la segunda mitad del Siglo XII, en Francia, una serie de poemas y de obras novelescas, preguntándome sobre las correspondencias entre lo que exponen esas canciones y esas novelas y, por otra parte, la verdadera organización de los poderes y de las relaciones de sociedad.

Tengo, así, la sensación de aventurarme de forma imprudente, y por dos razones: en primer lugar, porque no tengo más que un conocimiento secundario, por decirlo así, de esas Formas literarias; y después, y sobre todo, porque tropiezo inmediatamente con esta pregunta a la que es tan difícil responder en relación con las épocas más antiguas: 


¿Qué tipo de relaciones puede mantener una Literatura de este tipo, de ensueño, de evasión, de compensación, con los comportamientos concretos? 

Al menos un hecho es seguro: esta Literatura fue aceptada, ya que, si no, no quedaría nada de ella -a pesar de que el estado de la Tradición manuscrita hace plantearse si la aceptación fue tan rápida-. Pero hubo aceptación, y por tanto juego de reflejos, doble refracción. Para que fueran escuchadas, era necesario que estas obras estuviesen de algún modo relacionadas con lo que preocupaba a la gente para quien eran producidas, con su situación real. A la inversa, tampoco dejaron de influir en las maneras de comportarse de aquellos que les prestaban atención. Esto permite al Historiador confrontar el contenido de estas obras con lo que pueda conocer por otros testimonios de las estructuras y de la evolución de la sociedad feudal. Me arriesgaré, pues, a hacerlo.

Empezaré reduciendo a su expresión más esquemática el modelo inicial correspondiente al llamado amor cortés, sin tomar en consideración los deslizamientos que, a lo largo del Siglo XII, lo deformaron. Estos son sus rasgos: un hombre, un "joven", en el doble sentido de esta palabra -en el sentido técnico que tenía en aquella época, es decir, un hombre sin esposa legítima, y además en el sentido concreto, un hombre efectivamente joven, cuya Educación no había concluido-. 

Este hombre asedia, con intención de tomarla, a una dama, es decir una mujer casada, en consecuencia inaccesible, inexpugnable, una mujer rodeada, protegida por las prohibiciones más estrictas erigidas por una sociedad de linajes cuyos cimientos eran las herencias que se transmitían por línea masculina, y que, en consecuencia, consideraba el adulterio de la esposa como la peor de las subversiones, amenazando con terribles castigos a su cómplice. 

Por tanto, en el mismo corazón del esquema se encuentra el peligro. En una posición necesaria, ya que, por una parte, todo el picante de la historia procedía del peligro que se afrontaba -los hombres de la época consideraban, con razón, más emocionante cazar una loba que una becada- y, por otra, se trataba de una prueba en el curso de una formación continua, y cuanto más peligrosa es la prueba más formativa es.

Creo que lo que acabo de decir sitúa de manera muy precisa este modelo de relación entre lo femenino y lo masculino. El fine amour es un Juego, un Juego educativo; constituye la pareja del torneo. Al igual que en éste, cuyo momento de gran boga es contemporáneo de la expansión de la erótica cortesana, el hombre no arriesga en este Juego su vida, sino que expone su cuerpo -no me refiero al alma: el Objeto que trato de situar se forjó por entonces para afirmar la independencia de una Cultura -la de los guerreros- arrogante, decididamente erigida, en la alegría de vivir, frente a la Cultura de los Sacerdotes-. Al igual que en los Torneos, el joven arriesga su vida con intención de perfeccionarse, de aumentar su valor, su precio, pero también de ganar, de obtener gusto, de capturar al adversario después de haber roto sus defensas, después de haberle desarmado, derribado, vencido.

El amor cortés es una Justa. Pero a diferencia de esos duelos que se producían entre Guerreros, bien en medio de enfrentamientos tumultuosos que oponían a los competidores, o bien en el palenque de las ordalías judiciales, la justa amorosa opone a una pareja desigual, uno de cuyos miembros está destinado, por naturaleza, a caer. Por naturaleza, por fisiología, por las leyes naturales de la sexualidad; ya que se trata de eso, y el velo de sublimaciones, todas las transferencias imaginarias del cuerpo al corazón, no consigue disimularlo. 

No nos engañemos. El Traductor francés de la admirable obra de André, capellán del rey de Francia Felipe Augusto, Claude Buridant, la tituló Traité de l' amour courtois. Sin embargo, una joven medievalista americana, Betsy Bowden, eligió un título que le cuadra mejor, The Art of courtly copulation, y muy recientemente, Daniéle Jacquart y Claude Thomasset han propuesto contemplar este Texto como un manual de sexología. Efectivamente, los ejercicios lúdicos de que hablo exaltaban ese valor que la época situaba en la cima de los valores viriles, es decir de todos los valores, la vehemencia sexual, y para que se avivase el placer del hombre le pedía que disciplinara su deseo.

Rechazo de plano a los comentaristas que han visto en el amor cortés un invento femenino. Era un juego de hombres, y de todos los Escritos que invitaban a dedicarse a él hay muy pocos que no estén marcados en profundidad por rasgos perfectamente misóginos. La mujer es un señuelo, similar a esos maniquíes contra los cuales el caballero nuevo se arrojaba en las demostraciones deportivas que seguían a las Ceremonias en las que se le armaba solemnemente. 


¿Acaso no se invitaba a la mujer a engalanarse, a ocultar y enmascarar sus encantos, a hacerse de rogar durante mucho tiempo, a no entregarse más que poco a poco mediante progresivas concesiones, con el fin de que, en las prolongaciones de la tentación y del peligro, el joven aprenda a controlarse, a dominar su cuerpo?

Las pruebas, la pedagogía y todas las expresiones literarias del amor cortés deben ser relacionadas con el vigoroso impulso de progreso que alcanzó su mayor intensidad durante la segunda mitad del Siglo XII. Eran al mismo tiempo el instrumento y el producto de ese crecimiento que liberó a la sociedad feudal de su salvajismo, civilizándola. La proposición, la recepción de una nueva forma de relaciones entre los dos sexos sólo se comprende por la referencia a otras manifestaciones de este flujo. No pienso, lo que quizá sorprenda, en una mejora particular de la mujer; no lo creo. 

Aunque hubo una mejora de la condición femenina, al mismo tiempo, y de igual intensidad, la hubo de la condición masculina,- de tal modo que la diferencia siguió siendo la misma y las mujeres siguieron siendo -temidas, despreciadas y, al mismo tiempo, muy sumisas, lo que, por otra parte, atestigua sin dejar lugar a dudas la literatura cortesana. 

Pienso en ese movimiento que hizo por entonces que el individuo, la persona, se separase del gregarismo; pienso en lo que, emanando de los Centros de Estudios eclesiásticos, daba a la sociedad mundana la calderilla, por una parte las reflexiones de los pensadores sacros sobre la encarnación y sobre la caritas, y, por otra, el eco un tanto sesgado de una lectura asidua de los clásicos latinos.

Es evidente que los héroes masculinos que los Poetas y Narradores cortesanos proponían como modelo fueron admirados e imitados durante la segunda mitad del Siglo XII. Los caballeros, al menos en el entorno de los mayores príncipes, se aplicaron a ello. Hay algo que es seguro: si Guillermo, el Mariscal estando aún soltero, fue acusado de haber seducido a la esposa de su señor, fue porque tales empresas no eran excepcionales. Los caballeros se aplicaron a ello porque las reglas de ese Juego ayudaban a plantear mejor, e incluso a resolver, algunos problemas acuciantes de la sociedad que se planteaban en la época, cuyos supuestos se articulaban con las proposiciones del fine amour. De qué manera lo hacían es lo que me gustaría explicar en pocas palabras.

Comenzaré por lo privado, es decir por las cuestiones que las estrategias matrimoniales producidas en la sociedad aristocrática,suscitaban en cuanto a las relaciones entre el hombre y la mujer. Ya he tratado desde diversos ángulos estas estrategias y la moral en la que se apoyaban. Resumiré mi visión simplemente afirmando que me parece que prepararon directamente el terreno para la Justa entre el joven y la dama. Las severas restricciones a la nupcialidad de los jóvenes multiplicaban en este entorno social el número de hombres no casados, celosos de aquellos que tenían una esposa en su lecho, frustrados.

No me refiero a frustraciones sexuales, que encontraban fácilmente medio de disolverse, sino a la esperanza obsesiva de hacerse con una compañera legítima con el fin de fundar una casa propia, establecerse, y los fantasmas de agresión y de rapto que esta obsesión alimentaba. Por otra parte, los acuerdos de esponsales se concluían casi siempre sin tener en cuenta para nada los sentimientos de los prometidos; la noche de bodas, una hija demasiado joven, apenas púber, era entregada a un joven violento al que nunca había visto. 

Finalmente también intervenía esa segregación que a partir de los siete años situaba a los niños y a las niñas en dos universos totalmente separados. Por tanto, todo se conjuraba para que se estableciera entre los cónyuges no una relación ferviente, comparable a lo que es para nosotros el amor conyugal, sino una relación fría de desigualdad: en el mejor de los casos se trataba de dilección condescendiente por parte del marido y de reverencia medrosa por parte de su mujer.

Ahora bien, estas circunstancias hacían deseable el establecimiento de un Código cuyos preceptos, destinados a aplicarse fuera del área de la conyugalidad, sirvieran de complemento del derecho matrimonial y se construyeran de forma paralela a éste. Rüdiger Schnell, en Alemania, ha demostrado magistralmente que la intención de André Le Chapelain consistió en trasladar todas las Reglas que los moralistas de la Iglesia acababan de crear a propósito del Matrimonio, al terreno del juego sexual. 

Este tipo de Código era necesario para contener la brutalidad, la violencia, en el progreso hacia la civilidad que he mencionado. Se esperaba que este Código, al ritualizar el deseo, orientase hacia la regularidad, hacia una especie de legitimidad, las insatisfacciones de los esposos, de sus mujeres, y sobre todo de esa masa inquietante de hombres turbulentos a los que las costumbres familiares condenaban al celibato.

Esta función de regulación, de ordenamiento, me lleva a considerar otra categoría de problemas: aquellos relativos al orden público, problemas propiamente políticos que la codificación de las relaciones entre los hombres y las mujeres podía ayudar a resolver. Los Historiadores de la Literatura han llamado a este amor, con propiedad, amor cortés. Todos los Textos a través de los cuales conocemos sus normas fueron escritos en "cortes" del Siglo XII, bajo la mirada de príncipes y para satisfacer sus deseos. 

En un momento en el que el Estado comenzaba a separarse del enmarañamiento feudal, en el que, dentro de la euforia propiciada por el crecimiento económico, el poder público se sentía nuevamente capaz de modelar las relaciones sociales, estoy convencido de que el mecenazgo principesco favoreció deliberadamente la institución de estas liturgias profanas, algunos de cuyos ejemplos eran Lancelot o Gauvain. 

Era un medio de incrementar la influencia del poder soberano sobre esa categoría social -quizá la más útil para la reconstrucción del Estado, pero también la menos dócil-, que era la caballería. Efectivamente, el Código del fine amour servía a los proyectos del príncipe de dos maneras.

En primer lugar, realzaba los valores caballerescos, afirmaba en el terreno de los alardes, de las ilusiones, de las vanidades, la preeminencia de la caballería que, de hecho, minaba insidiosamente la intrusión del dinero, el ascenso de las burguesías. El fine amour practicado en la honestas, fue presentado como uno de los privilegios del cortesano. El villano estaba excluido del Juego; de este modo el fine amour se convirtió en un criterio primordial de distinción. 

Sólo demostrando su capacidad para transformarse mediante un esfuerzo de autoconversión similiar a aquel que cualquier hombre debía realizar si quería, subiendo un peldaño en la jerarquía de los méritos, ingresar en una comunidad monástica, sólo proporcionando la prueba de que podía jugar ese Juego de forma adecuada, el advenedizo, el Comerciante enriquecido gracias a los negocios, conseguía hacerse admitir en ese mundo particular, la corte, encerrado, como el Jardín del Roman de la Rose, por un muro. Sin embargo, dentro de esta clausura, la sociedad cortesana era diversa. Consciente de esta diversidad, el príncipe pretendía atarla más corto, dominarla.

Así pues, el papel del mismo criterio consistía en resaltar la diferencia entre los diferentes cuerpos que se enfrentaban en torno al señor. En su extrema "finura" el amor no podía ser el del clérigo, ni el del "plebeyo" como dice André Le Chapelain, es decir el del hombre de dinero. De entre los miembros de la corte, era característico del caballero. En el propio seno de la Caballería, el ritual también contribuía de otra manera, complementaria, al mantenimiento del orden: ayudaba a dominar al sector tumultuoso, a domesticar a la "juventud". El juego amoroso era, en primer lugar, educación de la mesura. Esta es una de las palabras claves de este vocabulario específico. 

Al invitar a reprimir los impulsos, era en sí mismo un factor -de calma, de apaciguamiento; sin embargo, este Juego, que era una Escuela también incitaba a la competencia. Se trataba, superando a los contrarios, de ganar lo que estaba en juego, la dama. El Señor, el jefe de la casa, aceptaba situar a su esposa en el centro de la competición, en una situación ilusoria, lúdica, de primacía y de poder. La dama negaba a tal sus favores, concediéndoselos a tal otro. Hasta cierto punto, el Código proyectaba la esperanza de conquista como un espejismo en los límites imprecisos de un horizonte artificial. Como dice G. Vinay, son "fantasías adúlteras".

De este modo la Dama tenía la función de estimular el ardor de los jóvenes, de apreciar con sabiduría, juiciosamente, las Virtudes de cada uno. Presidía las rivalidades permanentes y premiaba al mejor, que era aquel que la había servido mejor. El amor cortés enseñaba a servir y servir era el deber del buen vasallo. De hecho, fueron las obligaciones vasalláticas las que pasaron a localizarse en la gratuidad de la diversión, pero exigiendo, en cierto sentido, más agudeza, ya que el objeto del servicio era una mujer, un ser naturalmente inferior. El Aprendiz, para adquirir mayor dominio de sí mismo, se veía obligado por una pedagogía exigente, y tanto más eficaz, a humillarse. El ejercicio que se le pedía era de sumisión; también era de fidelidad, de olvido de sí mismo.

Los Juegos del fine amour enseñaban en realidad la amistat, como decían los trovadores, la amicitia según Cicerón, promovida, con todos los valores del estoicismo, por el Renacimiento, por esa vuelta al humanismo clásico que se dio en el Siglo XII. Lo que el Señor esperaba de su hombre es que éste deseara el bien del prójimo más que el propio. No hay duda -y para convencerse de ello basta con releer los Poemas y las Novelas- de que el modelo de la relación amorosa fue la amistad viril.

Esto lleva a preguntarse sobre la verdadera naturaleza de la relación entre los sexos. Acaso la mujer no fuera más que una ilusión, una especie de velo, de tapadera, en el sentido que Jean Genet dio a este término o, mejor, un intérprete, un intermediario, la mediadora. Es lícito preguntarse si, en esta figura triangular -el "joven", la Señora y el Señor- el vector mayor que se dirige abiertamente del amigo hacia la Dama no rebota en este personaje para dirigirse hacia el Tercero, su verdadero Objetivo, e incluso si no se proyectaba hacia éste sin rodeos. 

Las observaciones de Christiane Marchello-Nizia en un buen Artículo obligan a plantearse la siguiente, pregunta: en esta sociedad militar, ¿No fue en realidad el amor cortés un amor de hombres? Contestaré gustosamente, al menos en parte: estoy convencido de que al servir a su esposa, aplicándose, plegándose, inclinándose, lo que los jóvenes pretendían conseguir era el amor del Príncipe. 

Del mismo modo que apoyaban la Moral del Matrimonio, las Reglas del fine amour reforzaban las de la moral vasallática. De este modo sostuvieron en Francia, durante la segunda mitad del Siglo XII, el renacimiento del Estado. Disciplinado por el amor cortés, ¿Acaso el deseo masculino no fue utilizado con fines políticos? Esta es una de las hipótesis de la incierta y titubeante investigación que estoy llevando a cabo.


Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin

LOS SECRETOS PERDIDOS DEL ARCA SAGRADA






A lo largo del último Siglo, y especialmente desde los tiempos de Albert Einstein, los científicos han estado buscando el Santo Grial de la Física Moderna, que ellos clasifican como Teoría Unificada del Todo. 


Esto ha llevado a algunos Descubrimientos sorprendentes y a la aparición de un nuevo Lenguaje, que incluye supercuerdas, los quarks y la superconductividad, junto con la conciencia de Planos de Existencia Más Allá del nuestro propio y familiar Espacio-Tiempo. 

En el campo de la Mecánica Cuántica, los científicos han confirmado recientemente que la Materia puede de hecho estar en dos lugares al mismo tiempo. Ahora se ha establecido que, a través de Entrelazamiento cuántico, las partículas de millones de años luz de distancia se pueden conectar sin contacto físico. 

El Espacio-Tiempo ahora puede ser manipulado, la Teletransportación se hace realidad, el material resistente a la Gravedad es anunciado para el Transporte Aéreo, y la Ciencia virtual ha alcanzado una mayor comprensión de los entornos hiperdimensionales. 

Cuando hablamos de los Atributos del Oro Monoatómico y de los Metales del Grupo del Platino en el Génesis de los Reyes del Grial, remarqué que no pasaría mucho tiempo antes de que se anunciara el Potencial de estos Metales nobles para baterías de combustible ecológico. 

Estos, sugerí, sustituirían a los combustibles fósiles en el Transporte y otros fines prácticos. Al mismo tiempo, me referí a su uso futuro en el Campo de la Medicina, particularmente en el Campo del Tratamiento del Cáncer. 

Más especialmente, nos fijamos en los Atributos que desafían la Gravedad de estas Sustancias exóticas en Polvo Blanco, su Habilidad Superconductiva y de, literalmente, Doblar el Espacio-Tiempo. 
El hecho verdaderamente asombroso del enigmático Polvo Blanco de Oro de Alto Spin y los Metales del Grupo del Platino es que no son en realidad un Nuevo Descubrimiento. 
Los Antiguos Mesopotámicos lo llamaban {shem-an-na} y los egipcios lo describieron como {mfkzt} -las vocales se omiten en la Traducción del jeroglifo-, mientras que los alejandrinos lo veneraron como un regalo del Paraíso y los químicos posteriores, como Nicolas Flamel lo llamaron la Piedra Filosofal. 

En todas las Etapas de su Historia, fue Registrado que el "Polvo de Proyección" Sagrado tiene Poderes extraordinarios de Levitación, Transmutación y Teleportación. Se dice que produce una Luz brillante y Rayos mortales, mientras que al mismo tiempo es la Clave para la longevidad física activa. 

En el mundo de hoy, el Instituto de Estudios Avanzados de Austin, Texas, EE.UU. ha descrito la Sustancia como "Materia Exótica", y la Superconductividad -una de sus características principales- ha sido reclamada por el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Illinois, EE.UU. como:
"La Propiedad física más notable en el Universo". 
Está claro, sin embargo, tomando las Pruebas Documentales de la Antigüedad, que los Atributos de los Superconductores y los desafíos a la Gravedad eran conocidos, incluso si no eran entendidos, en un distante mundo de Levitación sacerdotal, de Comunicación divina y del Poder fenomenal del electrikus. 

En la Mitología griega la búsqueda del Secreto de esta sustancia se encontraba en el Corazón de la Leyenda del Vellocino de Oro, mientras que en términos bíblicos era el Reino Místico del Arca de la Alianza, el Cofre de Oro que Moisés sacó del Sinai y más tarde fue ubicado en el Templo de Jerusalén. 

Independientemente de todo esto, el Registro histórico más temprano del Polvo Mfkzt es probablemente el más Revelador de todo. Aparece en una Referencia muy específica en los Textos de las Pirámides de Egipto, Escritos Sagrados que adornan la Tumba de la Pirámide de la Dinastía del Rey Unas, en Saqqara. 

Aquí es descripta la Localidad en la que se dice que el Rey vive para siempre con los Dioses, y es llamada el Campo del Mfkzt, un lugar etéreo asociado con una Dimensión sobrenatural llamada también Campo de la Bendita. 

Dado que a los Misteriosos Procesos concernientes al Oro los rodea un aura alquímica, y desde que el Polvo Monoatómico de Proyección, aunque hecho a partir de metales nobles, está clasificado como una "piedra", vamos a considerar los Escritos del alquimista del Siglo XVII, Eirenaeus Philalethes. 

Este renombrado filósofo británico -venerado por Isaac Newton, Robert Boyle, Elias Ashmole y otros de su tiempo- produce una obra en 1667 titulada Secretos Revelados. En este Tratado, se discutió la Naturaleza de la Piedra Filosofal, la cual comúnmente se creyó utilizada para transmutar el metal base, o Plomo, en Oro. 

Poniendo las cosas al derecho, Philalethes puntualizó que la Piedra en sí estaba hecha de Oro, y que el Arte de los Alquimistas fue el Perfeccionamiento de este Proceso: 
"Nuestra Piedra no es más que el Oro digerido con el Más Alto Grado de Pureza y sutil fijación... Nuestro Oro, ya no es vulgar, es el Objetivo Ultimo de la Naturaleza." 
En otro Tratado titulado A brief guide to the Celestial Ruby, Philalethes se pronunció: 
Es llamado una Piedra en virtud de su naturaleza fija; se resiste a la acción del Fuego con tanto éxito como cualquier otra piedra. En las especies es Oro, Más Puro [sic] que el Más Puro; es fijo e incombustible como una piedra, pero su apariencia es la de un polvo muy fino." 
Algún tiempo antes, en el Siglo XXV, el alquimista francés Nicolas Flamel escribió en su último Testamento, del 22 de Noviembre 1416, que cuando el noble metal era perfectamente secado y asimilado eso formaba un fino "Polvo de Oro", el cual es la Piedra Filosofal. 



LA LUZ DEL MUNDO ANTIGUO 

Volviendo al Antiguo Egipto, encontramos más Referencias al Mfkzt en varios Lugares Sagrados. Uno de ellos se refiere a los Tesoros del Faraón Tutmosis III, que se reproduce en un bajorrelieve en el Templo de Karnak. En la Sección de Metales, hay una serie de Objetos en forma de Cono. Estos son descriptos como siendo de Oro, pero llevan la extraña descripción: "pan blanco". 

Fue en Karnak donde, alrededor de 1450 AC., el Faraón Tutmosis III fundó la Fraternidad Metalúrgica de Maestros Artesanos, con 39 miembros en el Consejo Superior. Se les llamaba la Gran Hermandad Blanca -un nombre que, según fue dicho, deriva de su preocupación por el misterioso Polvo Blanco de Proyección. 

Dicho Polvo se presenta de nuevo en un Documento Alejandrino llamado Iter Alexandri ad Paradisum. Esta es una vieja Parábola del Gran Viaje de Alejandro Magno al Paraíso: el Reino de Ahura Mazda, el dios persa de la Luz. 

El Relato describe el Paraíso de Piedra Encantado, el cual tenía numerosas Propiedades Mágicas y fue dicho que superan su propio Peso en Oro, aunque, al trasladarse al Polvo, incluso una pluma podría inclinar la balanza en contra de ella! 

La asociación del Polvo con la Luz fue redescubierta por el Arqueólogo Sir William Flinders Petrie en 1904. Investigando la montaña desértica del Sinai para el Fondo de Exploración de Egipto, descubrió un Templo egipcio hasta ese momento desconocido en la cima del Monte Serâbît -mejor conocido como el Monte Horeb, en el Relato bíblico de Moisés y el Arca de la Alianza-. 

Aquí, en este Complejo de Salones y Santuarios, hubo numerosas Inscripciones relativas al Mfkzt, acompañando a una variedad de Jeroglifos para la Luz. Además, en línea con los relieves de Karnak, las presentaciones de Tartas de Pan cónicas eran evidentes en los Grabados de las paredes del Serâbît. 

Una de ellas era una representación de Tutmosis IV, en presencia de la diosa Hathor. Delante de él había Dos Ofrendas cubiertas con Flores de Loto, y detrás de él un hombre que lleva un Objeto cónico descrito como "Pan Blanco". 

Otro Grabado retrata al Tesorero, Sobekhotep, presentando un Pan cónico al Faraón Amenhotep III. A este respecto, sin embargo, Sobekhotep es descripto como: 
"El que trajo la Noble y Preciosa Piedra para su Majestad", y quien es llamado "El Más Grande en los Secretos de la Cámara de Oro".
En todos los casos donde el Polvo de Proyección Mfkzt está aleado al Oro, al Pan y la Luz y clasificado como una "piedra", está también relacionado con el Fuego. Curiosamente, estas cosas están reunidas en el Antiguo Testamento, Libro de Job [28:5-6], que establece:
"En cuanto a la tierra, de la que nace el Pan; y debajo de ella esta convertida como si fuera en Fuego. Sus Piedras son el lugar de Zafiros, y el cual tiene al Polvo de Oro." 
Otro Texto bíblico, en el Libro del Exodo, habla de esta misteriosa Combinación, pero en una forma que se mueve un Paso más cerca de la connotación de "pan", describiendo el Polvo Blanco como un Tipo de Alimento. 

Aparece en la Historia de Moisés y los hijos de Israel en el Monte Horeb, en el Sinaí, cuando Moisés se altera al ver que su hermano Aarón, ha recogido los Anillos de Oro de los israelitas y forjado con ellos un Becerro de Oro como un ídolo de culto. 

El Relato narra que Moisés tomó el Becerro de Oro, lo quemó con fuego, lo transpuso en Polvo y alimentó con él a los israelitas. Esta Historia ha desconcertado durante mucho tiempo a los Teólogos porque calentar o quemar el Oro en el fuego no significa, por supuesto, producir polvo, sino que produce Oro fundido. 

Más adelante en la Historia, sin embargo, se explicó que el Polvo fino se puede limpiar con Incienso y convertirlo en Tartas de Pan Blanco, que la vieja Biblia Septuaginta llama el "Pan de la Presencia". 

Todo esto es Mezclado y Combinado con "Cuentas de Fuego en la Montaña", y la expresa importancia del Arca de la Alianza, el Cofre de Oro que lanzó Relámpagos mortales de entre las alas de los Querubines que Coronaban su Tapa. 

En consonancia con el Pan de la Presencia, estos Pernos de Luz del Arca fueron referenciados de una manera similar como "la Presencia" -al parecer, la Presencia de Dios-, y los griegos los llamaban los {electrikus} -o {electrum}-. 

Ya en la Babilonia Antigua, el enigmático Polvo Blanco fue llamado {an-na}, que significa "piedra de fuego" o "pedernal", y cuando era fabricado dentro de las Tartas cónicas era {shem-an-na}, denotando la Forma de Cono, la Piedra de Fuego o Pedernal. Según la Biblia, los israelitas se refieren al Pan en Polvo como el maná, el cual suena muy similar.

Esto es explicado por Flavio Josefo en su Antigüedades de los judíos, del Siglo I, que la palabra maná era realmente una pregunta, es decir:
"¿Qué es?" 
Y el Libro de Exodo confirma esto, estableciendo:
"Lo llamaron maná porque no sabían qué es lo que era ". 
Esto está totalmente en línea con las Revelaciones del Mfkzt del Libro Egipcio de los Muertos -llamado el Papiro de Ani-. Este Rollo de la 18º Dinastía de Tebas, adquirido por el Museo Británico en 1888, está ampliamente ilustrado y es de alrededor de 76 pies -más de 23 metros- de longitud. 

En este Antiguo Trabajo Ritual, el Pan de la Presencia está asociado con un Faraón que busca la "Iluminación Final" y, en la Finalización de cada Etapa de su Viaje, hace la Pregunta repetitiva: 
"¿Qué es?" 
Otros Textos similares lo datan en el Milenio BC., y es evidente en el Grabado del Monte Serâbît, en el Sinai que los Reyes egipcios estaban tomando el Maná Blanco de Oro alrededor de 2180 AC. 

Sin embargo, sólo los Adeptos Metalúrgicos de las Escuelas de Misterios -los Maestros Artesanos- conocían el Secreto de su Fabricación, y el último Sumo Sacerdote de Memphis, al cabo, llevaba el Título de Gran Artífice. 

La "Iluminación Final" -o, como la llamaban los griegos, la Gnosis- era un ideal de perpetua búsqueda. Como frente al Cuerpo Físico, uno también era instado a considerar un "Cuerpo de Luz", que, de manera similar, tenía que ser alimentado con el fin de nutrirse y crecer. 

El "Cuerpo de Luz" era llamado ka y, aunque es esencialmente una característica intangible de la Anatomía humana, permanece activo en la vida posterior a la vida. La comida del ka era la Luz, la cual generó la Iluminación, y la Sustancia Generativa de la Luz era el Polvo de Oro Blanco Mfkzt. 

Soportando esta Información en la Mente, recordando que todos los Aspectos de estos Descubrimientos han sido una Fuente constante de asombro para los Historiadores, Teólogos e incluso Científicos; ahora podemos Avanzar en el Tiempo hasta la Epoca Actual. 



EL POLVO DE ORO BLANCO REDESCUBIERTO 

Tomando nuestra licencia de Oriente Medio, nuestra Historia continuará por un tiempo en Estados Unidos donde, por Casualidad, los Misterios de esta Ciencia ya olvidada fueron redescubiertos recientemente. 

No sólo hizo re-emerger el Mfkzt para encontrar su Lugar en la Vanguardia de la Investigación de la Física Cuántica, pero las Historias del Arca de la Alianza, los Registros de los Relámpagos, Levitación y otros Atributos Divinos de los Textos Antiguos, repentinamente devinieron en la moderna realidad científica. 

En 1996, la Historia de este Descubrimiento inicial fue reportada en los Artículos de Nexus por el Agricultor de Phoenix, Arizona, David Hudson. Explicó que su suelo sufría de un alto contenido de Sodio, lo que causó que la superficie sea dura e impenetrable por el Agua. 

Para combatir esto -en 1976-, estaba inyectando Acido Sulfúrico en el suelo con el fin de romper la costra y de tornarla de una consistencia manejable, pero, en las pruebas de los constituyentes del suelo que no fueron disueltos por el ácido, se encontró con que un Componente en particular tenía una Calidad Más Inusual. 

Cuando el calor secara bajo el Sol de Arizona, estallaría en una gran llamarada de Luz Blanca y desaparecería totalmente. Bajo el Análisis Espectroscópico, sin embargo, la Sustancia fue registrada como "pura nada"! 

Después de Pruebas sin éxito en la Universidad de Cornell, una Muestra fue enviada a Laboratorios Harwell, en Oxfordshire, Inglaterra, para el Análisis de Activación de Neutrones, pero incluso ellos no podieron obtener una Lectura adecuada. 

Finalmente, con la ayuda de la Academia Soviética de Ciencias, se determinó que la Sustancia blanca misteriosa y brillante se componía enteramente de Metales del Grupo del Platino en una forma hasta ese momento desconocida para la Ciencia. 

En el curso de una continua Investigación, el Material fue calentado y enfriado con regularidad, con una fluctuación resultante en su Peso Gravitacional. También se descubrió que, a una cierta temperatura, su cordón blanco se desmoronaría para convertirse en un polvo monoatómico -un solo átomo-; en este punto, su peso se redujo drásticamente al 56% de su peso inicial. 

Un posterior calentamiento a 1160º Centígrados transformó la Preciosa Sustancia en un cristal maravillosamente claro, punto en el cual el peso del Material fue devuelto a su Estado Original al 100%. Era aparentemente imposible, pero sucedió una y otra vez!

Totalmente desconcertados, los científicos continuaron sus Investigaciones. Cuando, repetidamente, calentaron y enfriaron la Muestra bajo gases inertes, encontraron que los Procesos de Enfriamiento registraron la Muestra a un increíble 400% de su peso inicial , pero cuando la calentaron de nuevo, encontraron que pesaba menos que nada. Muy por debajo de Cero. 

Cuando retiraron la Muestra de la balanza, descubrieron que la balanza pesaba más que con el Material en él, y se dieron cuenta de que la Muestra tenía la Habilidad de transferir la ingravidez a su anfitrión de apoyo. En otras palabras, incluso la balanza estaba levitando! 

Este fue, precisamente, en concordancia con la edad de Texto Alquímico alejandrino en el cual se había discutido sobre la Piedra de Oro del Paraíso más de 2.000 años antes: que el Material podría superar su Cantidad Original de Oro, pero, cuando se transpuso a Polvo, incluso una pluma podría inclinar la balanza en contra de ella. 

También se determinó que la Sustancia es naturalmente superconductiva con un Campo Magnético nulo, repeliendo ambos Polos, tanto el Polo Magnético Norte como el Sur, mientras que tiene el Atributo de de levitar y almacenar cualquier cantidad de Luz y Energía en sí misma. En esa Etapa de Desarrollo, David Hudson se reunió con el Dr. Hal Puthoff, Director del Instituto de Estudios Avanzados en Austin, Texas. 

En su Investigación sobre la Energía de Punto Cero y la Gravedad como una Fuerza de Fluctuación del Punto Cero, Puthoff ha determinado que cuando la Materia empieza a reaccionar en Dos Dimensiones -como las Muestras de Hudson lo estaban haciendo-, debería perder, teóricamente, alrededor de cuatro novenas [4/9] partes de su Peso Gravitacional. 

Eso es aproximadamente el 44%, precisamente lo descubierto en los Experimentos con el Polvo Blanco. Hudson pudo confirmar la Teoría de Puthoff en la Práctica, explicando que al entrar en un Estado Superconductivo el Polvo Monoatómico registra sólo el 56% de su peso inicial; también, que cuando es calentado se puede lograr una Atracción Gravitacional de menos de Cero, en cuyo Punto, la balanza también pesa menos que cuando está vacía. 

Puesto que la Gravedad determina el Espacio-Tiempo, Puthoff llegó a la conclusión de que el Polvo era "materia exótica" y capaz de Doblar el Espacio-Tiempo. Sin embargo, el Polvo Mfkzt estaría entonces resonando en una Dimensión diferente, circunstancias bajo las cuales debería ser totalmente invisible. 
Una vez más, Hudson confirmó que éste era precisamente el caso: la Muestra, ciertamente, se desvaneció de su vista cuando su peso desapareció. Lo que se está diciendo aquí no es simplemente que la Sustancia pudo ser ser desplazada fuera de la visión perceptual, sino que fue literalmente transportada a un Plano Paralelo Alternativo, una Quinta Dimensión del Espacio-Tiempo. 
La prueba de esto fue determinada tratando de perturbar y recoger la Sustancia con espátulas mientras era invisible, por lo tanto, estaría situada de manera diferente cuando regresara de su estado de invisibilidad. 

Pero esto no sucedió, y la Sustancia volvió exactamente a la misma posición y con la misma forma en que se la vió por última vez. Nada logró ser movido o perturbado en el intervalo invisible, ya que la Sustancia no había estado allí. 

En resumen, no era invisible: había Alterado realmente su Estado Físico y se había ubicado en otra Dimensión. El Dr. Puthoff explicó que esto era como la diferencia entre un avión convencional de sigilo, que no puede ser detectado por el radar, y otro que puede, literalmente, desaparecer en otra Dimensión. 

Esto, entonces, es la Dimensión Superconductiva de la Orbita de la Luz o, como los Registros de Tumbas egipcias lo llamaron, el Campo Mfkzt. A principios de 1990, los Artículos relativos a los Atomos sigilosos y la Superconductividad comenzó a aparecer con gran regularidad en la prensa científica. 

El Instituto Niels Böhr en la Universidad de Copenhague, así como el Energy´s Argonne National Laboratories, de EE.UU. en Chicago y el Oak Ridge National Laboratory, en Tennessee, todos confirmaron que los Elementos descubiertos por Hudson ciertamente existían en el Estado Monoatómico. 

Estos incluyen el Oro y los Metales del Grupo del Platino: Iridio, Rodio, Paladio, Platino, Osmio y Rutenio. 

Al presentar sus Patentes, Hudson tenía las Sustancias Clasificadas como Elementos Monoatómicos Orbitalmente Reordenados, [Orbitally Rearranged Monatomic Elements ORMEs], y la Terminología científica para describir el Fenómeno monoatómico es "de Alto Spin Deformado Asímetrico". Las Sustancias son Superconductoras porque los Atomos de Alto Spin pueden pasar Energía de uno al siguiente sin Pérdida Neta de Energía. 



CURVAR EL ESPACIO TIEMPO CON MATERIA INUSUAL

La manipulación del Espacio-Tiempo, también se convirtió en un Tema de especial interés, lo que lleva a un sorprendente Anuncio, en Mayo de 1994, en la revista Classical and Quatum Gravity, escrito por el científico y matemático mexicano Miguel Alcubierre; este declaró: 
Es sabido ahora que es posible modificar el Espacio-Tiempo de tal manera que permite a una Nave Espacial viajar a una velocidad arbitrariamente grande, cuestión posibilitada por una Expansión puramente local del Espacio-Tiempo detrás de la Nave Espacial y una contracción opuesta en frente de ella. Un Movimiento más rápido que la Velocidad de la Luz, una reminiscencia del impulso Warp de la Ciencia Ficción. 
Esto fue seguido unos meses más tarde por un Artículo relacionado en la revista American Scientist, llamado Space-Time Hypersurfing. En este Estudio, Michael Szpir mostró cómo el concepto de Alcubierre no viola la Teoría de Einstein de que ningún Objeto puede Viajar Más Rápido que la Luz. 

Explicó que, viajando en la Modalidad Warp, la Nave no estaría desplazándose, después de todo. La Aceleración teórica sería enorme, pero el verdadero rango de la Aceleración sería Cero. 

Aquí, entonces, se trató de una Modalidad de Viaje a la Velocidad de la Luz que requirió un Mínimo de Tiempo y un Mínimo de combustible... sólo la porción necesaria de Espacio-Tiempo se habría movido ostensiblemente delante de la Nave, para ser recolocada detrás de ella, por medio de la Contracción y la Expansión, respectivamente. 

Pero ¿Cuál fue el Dispositivo necesario para que esto sea posible? El Artículo de Alcubierre explica que:
Se necesita Materia Exótica para Generar una Distorsión del Espacio-Tiempo. 
El Editor científico de la británica BBC News, Dr. David Whitehouse, informó posteriormente: 
La idea se basa en el concepto de que, para los Físicos, el Espacio no está vacío... El Espacio tiene una Forma que puede ser Distorsionada por la Materia... La Nave simplemente descansa en una "burbuja warp" entre las Dos Distorsiones espacio-temporales.
Entonces, ¿Qué es la "Materia exótica" a la que hace referencia Alcubierre? Es materia que tiene una Atracción Gravitacional de menos Cero. Szpir la describió como: 
Materia con la curiosa Propiedad de tener una Energía Densa negativa, a diferencia de la Materia normal -las cosas que hace a la Gente, los Planetas y las Estrellas-, que tiene una Energía Positiva. 
El Dispositivo exótico necesario es un Superconductor Operativo, y Hal Puthoff ya había explicado que, en este sentido, la Phoenix Mfkzt era Materia Exótica con la Habilidad de Doblar el Espacio-Tiempo. 


LA CIENCIA MODERNA CONOCE A LA ANTIGUA ALQUIMIA 

Volviendo al punto de partida, ahora podemos echar otro vistazo al ORMEs [Orbitally Rearranged Monatomic Elementsen relación con su ingestión regular por parte de los Faraones egipcios y los Reyes de Babilonia, para ver exactamente cómo se utilizan estos Elementos Monoatómicos para alimentar sus Cuerpos de Luz, con algunos resultados sorprendentes. 

En el Número de Mayo de 1995 de Scientific American, el Efecto del Rutenio, del Grupo Metal del Platino, se discutió en relación con el ADN humano. Allí fue señalado que cuando los átomos de Rutenio individuales se colocan en cada extremo de una corta cadena de ADN, la hebra se hace 10.000 veces más conductiva: se convierte, en Superconductora. 

Desde hace algún tiempo, los químicos había sospechado que la Doble Hélice podría crear un camino Altamente Conductivo a lo largo del eje de la molécula, y esto fue la confirmación de tal hecho. 

En el mismo sentido, la Revista Platinum Metals Review ha publicado artículos regularmente concernientes al uso del Platino, Iridio y Rutenio en el tratamiento de cánceres -que son causados a través de la división anormal y descontrolada de las células del cuerpo-. 

Cuando el estado del ADN es alterado -como en el caso de un Cáncer-, la aplicación de un Compuesto de Platino va a resonar con la célula deformada, produciendo el rélax del ADN y su posterior corrección. Dicho Tratamiento no implica cirugía. No destruye el tejido circundante con radiación ni mata el Sistema Inmunológico, como lo hacen la Radioterapia o la Quimioterapia.

La Profesión Médica entró en la arena del Alto Spin cuando la División de Investigación Biomédica de la compañía farmacéutica Bristol-Myers Squibb anunció que átomos de Rutenio interactúan con el ADN, corrigiendo la malformación en las células cancerosas. -el Oro Monoatómico y los Metales del Grupo Platino, son en efecto, "átomos invisibles", y ahora se ha comprobado que las células del cuerpo se comunican entre sí por medio de átomos invisibles mediante un Sistema de Ondas de Luz. 

Lo que la Nueva Ciencia determina es que el Rutenio Monoatómico resuena con el ADN, desmantela una hélice de poca longitud y la reconstruye correctamente, tal como se podría desmontar y resucitar un edificio en ruinas.

Es sabido que ambos, tanto el Iridio como el Rodio tienen propiedades anti-envejecimiento, mientras que los compuestos de Rutenio y Platino interactúan con el ADN y el cuerpo celular. 

También se sabe que el Oro y los Metales del Grupo Platino, en su estado de Alto Spin Monoatómico, pueden activar el Sistema Endocrino Glandular de una manera que incrementa la Conciencia, la Percepción y la Aptitud a niveles extraordinarios. En este sentido, se considera que el Polvo de Oro de Alto Spin tiene un efecto distintivo sobre la Glándula Pineal, estimulando la Producción de Melatonina. 

Del mismo modo, el Polvo Monoatómico de Iridio tiene un efecto similar en la Producción de Serotonina de la Glándula Pituitaria, y parece, en reactivar el "ADN basura", junto con las zonas más utilizadas y menos utilizadas del Cerebro. 

Es de especial importancia que, con independencia de la Investigación costosa y extensa realizada en estas Areas, los Secretos de las Piedras de Fuego eran conocidos por nuestros Antepasados ​​hace miles de años. Sabían que había Superconductores inherentes al Cuerpo Humano: son los Elementos de la Conciencia individual que ellos llamaban el ka, el "Cuerpo de Luz". 

Ellos sabían que tanto el Cuerpo Físico y el Cuerpo de Luz tuvieron que ser alimentados para incrementar la Producción hormonal, y la comida final para este último fue llamado {shem-an-na} por los babilonios, Mfkzt por los egipcios y manna por los israelitas. 

El Polvo Mágico de Proyección era manufacturado por los Maestros Artesanos sacerdotales de los Templos -los Guardianes de la Casa del Oro-, con el Propósito expreso de deificar a los Reyes... y re-emerge hoy como la Nueva Sustancia Primaria en Campos que van desde el Tratamiento del Cáncer a los aviones invisibles, y proporcionarán la esencial "Materia Exótica" requerida para el Viaje Espacial en modalidad warp en las Dimensiones hasta ahora insuperables del Espacio-Tiempo. 

En Los Secretos Perdidos de el Arca Sagrada, la Historia del Mfkzt Monoatómico es contada en detalle desde los Primeros Tiempos hasta nuestros días, con específica referencia a la importancia de la bíblica Arca de la Alianza. Hay muchos Misterios asociados con este Cofre enigmático, no menos importante que aquellos de los cuales éste sería el claro ejemplo de cómo fue creado originalmente en el Monte Horeb.

El Libro del Exodo explica que, cuando Moisés destruyó el Becerro de Oro de los israelitas, Dios emitió una directiva específica que prohíbe la fabricación de ídolos que representaran a cualquier criatura viviente en la Tierra o en el Cielo. 

Pero luego, inmediatamente después de esto, Dios instruyó al parecer al Maestro Artesano Bezaleel para construir el Arca de la Alianza, especificando -en total contradicción con la Directiva Divina- que dos Querubines de Oro deberían estar sobre su Tapa. 

¿Qué, pues -si no Angeles, como comúnmente se pensaba- eran los arcanos Querubines? ¿Cómo tuvieron el Poder de producir la devastadora Luz de la Presencia, la cual hizo estragos en los campos de batalla subsiguientes? 

A través de nuestra actual comprensión de los Elementos de Alto Spin, se hace evidente que el Arca bíblica -junto con dispositivos similares en Egipto y Babilonia- fue directamente responsable de la Elaboración científica de la Piedra de Fuego -el {shem-an-na}- Monoatómica, mientras que también proporciona su propia instalación de almacenamiento de la Sustancia, por lo pronto, los Potenciales de Levitación y Superconductividad del Arca. 

Desde el tiempo de Moisés, la Historia del Arca puede seguirse hasta el Templo de Jerusalén. Allí, tal como se describe en la Septuaginta, el Rey Salomón usó sus Potenciales para: "Proveer pan a la Casa del Rey de Tiro", la cual, a cambio suministró barcos, caballos y carros para la Real Casa de Judá. 

Posteriormente -a pesar de que muchos han escrito lo contrario-, el Arca puede ser rastreada por otros 2.000 años hasta su papel sorprendente en la Historia de los Caballeros Templarios, en Europa.

Su último Registro histórico proviene de principios del Siglo XIV y, a partir de aquí, su Lugar de descanso final está determinado... un Lugar de descanso que jamás podría haber sido localizado ni entendido hasta la actual Era de la Física Cuántica y la Investigación de Superconductores de Elementos Monoatómicos de Alto Spin.




Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin
Portada: Pachakamakin