8.28.2012

LA CINEFILIA, EN CUESTION


Por Quintín Cabrera


Cada diez años, la revista británica Sight & Sound hace una encuesta entre críticos de todo el mundo para elegir la mejor película de todos los tiempos. Hace pocos días se conocieron los resultados de la votación 2012 en la que participaron 846 invitados, quienes enviaron una lista de diez películas. En 2002 me abstuve de votar pensando que si uno observa el top ten desde 1952 comprueba que ese pequeño canon tiene algo de paquidérmico, de académico en el peor sentido, y revela un consenso que atrasa unos cuantos años por no decir décadas. Este año voté porque me pareció una descortesía no hacerlo, ya que la revista se encargó de presionar a los remisos con mensajes cotidianos y prórrogas para la entrega. Pero no es necesario tanto despliegue para recordarnos que El ciudadano, de Welles; Historia de Tokio, de Ozu; Más corazón que odio, de Ford; La regla del juego, de Renoir o Amanece, de Murnau, que aparecen entre las diez primeras, son obras maestras, aunque podrían ser sustituidas por otras películas que también lo son.

Tampoco habla bien de la comunidad de los críticos que entre esas diez no aparezca ninguna película de Godard ni que entre las primeras cincuenta falten Hawks, Fassbinder y Buñuel ni la ausencia casi absoluta de obras del siglo XXI. Entre esas cincuenta primeras tampoco figuran películas latinoamericanas ni africanas, mientras que las asiáticas se limitan a tres consabidos japoneses. Para colmo, sospecho que los organizadores han hecho una pequeña trampa, porque en el puesto cincuenta hay un oportuno triple empate (lo que da un total de 52) que permite incluir a Mizoguchi, a Chaplin y a Chris Marker, directores cuya omisión habría abochornado a la profesión crítica.

La gran novedad de la encuesta 2012 es que El ciudadano, que venía primera desde 1962 (en 1952 la ganadora fue Ladrones de bicicletas), perdió ese lugar a manos de Vértigo de Hitchcock. Tampoco fue una gran sorpresa porque Vértigo venía escalando posiciones y ya estaba segunda en 2002. Para evitar que esta nota no fuera una enumeración de quejas apolilladas, volví a ver Vértigo. La decisión me permitió comprender que su consagración en la encuesta de Sight & Sound debe ser celebrada como una gran noticia. Estrenada en 1958, recibida con desprecio e indiferencia por la mayoría de los críticos, Vértigo es una película genial y libre como muy pocas, en la que una enorme sutileza formal, un infinito juego de espejos narrativos y la exploración del carácter simultáneamente documental e hipotético del cine están tejidos con el hilo de una insidiosa y patente vulgaridad. Vértigo es la mejor prueba de que el cine es un arte que todavía conserva la capacidad de reunir lo plebeyo con lo sublime. El reconocimiento de esa dualidad es obra de la cinefilia, un invento francés al que Vértigo está asociado gracias a los Cahiers du Cinéma. 


Cuando Truffaut, gran hitchcockiano, dijo que todas las películas nacen iguales no hizo más que formular el acabamiento histórico de la Revolución Francesa: proclamó el derecho de ciudadanía plena de todo artista y su capacidad de alcanzar la cumbre de su disciplina desde los márgenes, en este caso desde el gueto del supuesto cine comercial. A los cinéfilos debemos el descubrimiento de esa verdad y la difusión del placer que provocan obras milagrosas como Vértigo. 

Chris Marker, un cineasta que acaba de morir y una de las inteligencias más claras que hayan transitado por el cine, termina un largo artículo sobre Vértigo diciendo: "Obviamente, este texto se dirige a quienes conocen Vértigo de memoria. Pero si ése no es el caso, no se merecen absolutamente nada". Es cierto: si no nos aprendemos Vértigo de memoria, no seremos seres humanos dignos. Y pensar que yo no la voté.



Portada: Fotografía de Vértigo
Diagramación & DG: Pachakamakin

NIBIRU III: LA ORBITA

Por Alan Brain








[Leer El Libro Perdido de Enki. Memorias de un Dios Extraterrestre.,
by Zecharia Sitchin]



En la última entrega sobre Nibiru, el planeta de los Anunnaki, vimos como Zecharia Sitchin interpreta el relato del Enuma Elish. Ahora vamos a analizar sobre que bases Zecharia Sitchin estableció que la órbita de este planeta es de 3,600 años terrestres. En los últimos años, se ha asociado al planeta Nibiru con el 2012, haciéndonos creer que este cuerpo celeste se acercará a la Tierra en los próximos meses causando una catástrofe climática. Esto no es cierto, al menos en la visión de Sitchin.



Detalle del texto sumerio clasificado como WB444 que menciona que la realeza
de Nibiruana bajó del cielo hace medio millón de años, y sobre el que Sitchin
fundamenta su teoría sobre la órbita de Nibiru.


Zecharia Sitchin podría haber calculado con precisión la duración de la orbita de Nibiru (3,600 años). Sin embargo, Sitchin no puede saber, como veremos más adelante, en qué año se deben empezar a contar esos períodos orbitales. Por consiguiente, se hace difícil saber con precisión cuando regresará el este planeta al Sistema Solar. Después de leer este artículo usted podrá sacar sus propias conclusiones sobre el regreso de Nibiru.



EL CONTINUO RETORNO DE NIBIRU 

Luego de la colisión entre Nibiru y el planeta Tiamat, narrada en el Enuma Elish, el planeta de los Anunnaki podría haberse alejado del Sistema Solar para perderse en el espacio. Sin embargo, según Zecharia Sitchin, no fue así. Las fuerzas gravitatorias que provocaron la colisión entre el planeta de los Anunnaki y el planeta Tiamat, condenaron al primero a un continuo retorno a través de una órbita gigantesca. 

Sus regresos o acercamientos a la región central del Sistema Solar provocaron torrenciales lluvias e inundaciones en el planeta Tierra.


Zecharia Sitchin llegó a esta conclusión al revisar algunas traducciones de textos de origen sumerio que tratan de predecir o profetizar el efecto que tendría el próximo acercamiento del planeta Nibiru en la Tierra y la humanidad.

“Si desde la posición de Júpiter, el planeta (Nibiru) pasa hacia el Oeste, habrá un tiempo para morar en la seguridad. La amable paz descenderá sobre la Tierra… Cuando el Planeta del Trono del Cielo crezca en brillo, habrá inundaciones y lluvias… Cuando Nibiru alcance su perigeo, los dioses darán paz; se resolverán los problemas, las complicaciones se aclararán.” 

Imagen que ilustra la colisión entre el planeta Nibiru y el desparecido planeta Tiamat.
La gigantesca órbita de Nibiru es consecuencia de esa colisión.

Cuando el texto anterior dice que “si el planeta Nibiru pasa por el Oeste de Júpiter habrá tranquilidad”, quizás nos trata de explicar que si el planeta de los Anunnaki no cruza exactamente por la zona del Sistema Solar donde se encuentra la Tierra, no habrán mayores catástrofes. Luego el texto nos advierte que si este planeta se acerca o “crece en brillo” habrán inundaciones y lluvias en la Tierra. La última parte del texto es bastante clara: “cuando Nibiru alcance su perigeo” es decir cuando este planeta se encuentre en el tramo de su órbita más alejado del Sol, entonces “los dioses darán paz, se resolverán los problemas.”

Según este texto, la cercanía o lejanía del planeta Nibiru era un asunto de extrema importancia que afectaba las condiciones de vida en la Tierra. Los pueblos de la antigüedad no sólo habrían esperado la llegada periódica del planeta Nibiru sino que también habrían seguido su avance en los cielos como medida de precaución ante las catástrofes que su cercanía provocaba.

“La aparición y desaparición periódica del planeta confirma la suposición de su permanencia en órbita solar. En este aspecto, el planeta Nibiru actúa como muchos cometas. Algunos de los cometas conocidos -como el Halley, que se acerca a la Tierra cada 75 años- desaparecían de la vista durante tanto tiempo, que a los astrónomos les resultaba difícil darse cuenta de que se trataba del mismo cometa. Otros de estos cuerpos celestes sólo se han visto en una ocasión para la memoria humana, y se supone que tienen períodos orbitales de miles de años. El cometa Kohoutek, por ejemplo, descubierto en Marzo de 1973, llegó hasta los 120.000.000 kilómetros de la Tierra en Enero de 1974, y desapareció por detrás del Sol poco después. Los astrónomos calculan que volverá a aparecer en algún momento entre los 7.500 y los 75.000 años en el futuro.”

Sitchin nos explica que las frecuentes apariciones de Nibiru en los cielos terrestres encontradas en varios textos antiguos, son prueba de que su órbita no puede ser tan grande como la del cometa Kohoutek.

Fotografía del cometa Kohoutek que tiene una órbita de 75,000 años. Sitchin
lo utiliza para demostrar que una órbita de 3,600 como la de Nibiru no es improbable.
 

LA DURACION DE LA ORBITA DE NIBIRU

La investigación sobre la duración de la órbita del planeta de los Anunnaki empieza con Beroso, el famoso astrónomo babilonio y está relacionada con una palabra clave: shar. Beroso menciona a diez soberanos caldeos que reinaron en la Tierra por 432,000 años desde que "el reino fue bajado del Cielo" hasta que "el Diluvio barrió la Tierra". Alejandro Polihistor, quien resumió los escritos de Beroso, escribió:
“En el segundo libro estaba la historia de los diez reyes de los caldeos, y los períodos de cada reinado, que sumaban en total 120 shar’s, es decir, 432.000 años; para llegar a la época del Diluvio.”
Si Polihistor sostuvo que los diez gobernantes reinaron por 432,000 años o 120 shars, una simple operación matemática nos permite deducir la duración de un shar.


432,000 ÷ 120 = 3,600

Un shar dura 3,600 años.

Cabe preguntarse ¿De dónde había obtenido Beroso esta información ¿Y qué tiene que ver con el planeta Nibiru?

En el siglo XIX se comprobó que Beroso no había inventado nada, se basó en una lista de reyes sumerios, conocida como WB444, que fue la que originó la tradición de los diez gobernantes antediluvianos. Aquí un fragmento.


“Después de que la realeza bajó del cielo, el reino estuvo en Eridug. En Eridug, A.LU.LIM se convirtió en rey; gobernó 28.800 años. A.LAL.GAR gobernó 36.000 años… El divino DU.MU.ZI, pastor, gobernó 36.000 años…”

La lista original de Beroso menciona a varios gobernantes mesopotámicos y detalla la duración milenaria de sus respectivos mandatos. Tomando en cuenta nuestros cálculos sobre el shar, sabemos que un rey gobernó por 10 shars, otro por 8 y así sucesivamente. El shar era la unidad de tiempo utilizada para medir los reinados en esa época.


El prisma de cuatro caras conocido como la "lista de reyes sumerios" o WB444. 
Sitchin fundamenta sus teorías sobre la órbita de Nibiru en este documento.
El mismo establece que la realeza o monarquía nibiruana bajó del cielo, y que desde
el reinado del primer rey hasta el Diluvio pasaron
 432,000 años.

Para Sitchin, la relación entre el shar y la órbita de Nibiru es evidente. Si el shar es la unidad de tiempo en la que se medían los reinados hace casi medio millón de años, esos reyes sólo podrían haber sido los Anunnaki del planeta Nibiru, ya que no tenemos ninguna evidencia de civilización humana en aquella época. Los Anunnaki contaban su reinado en orbitas del planeta Nibiru. Entonces, un shar de 3,600 años terrestres es una órbita completa de Nibiru, o simplemente un año Anunnaki.


EL AÑO DE NIBIRU Y EL AÑO TERRESTRE

Al margen de que un shar sea una órbita completa de Nibiru alrededor de Sol o un año Anunnaki, ¿Cómo podemos explicar reinados de 28,800 años de duración?

Sitchin tiene la respuesta. Para él, los reyes Anunnaki mencionados en la lista no cuentan los años de acuerdo a nuestras orbitas sino de acuerdo a las de su planeta de origen, Nibiru.

“Nuestro «año» es, simplemente, el tiempo que le lleva a la Tierra completar una órbita alrededor del Sol. Dado que la vida se desarrolló en la Tierra cuando ya estaba orbitando al Sol, la vida en la Tierra sigue el patrón de esta duración orbital. Vivimos tal cantidad de años porque nuestros relojes biológicos están ajustados a tal cantidad de órbitas de la Tierra alrededor del Sol. Existen pocas dudas de que la vida en otro planeta se «temporizaría» en función de los ciclos de ese planeta… ¿Qué ocurre si, como sugerimos, su órbita (Nibiru) alrededor del Sol durara 3,600 años? Entonces 3,600 de nuestros años serían sólo uno en su calendario, y también un solo año en su vida. El tiempo de mandato (reinado) del que hablan los sumerios y Beroso no sería, de este modo, ni «legendario» ni fantástico: sólo habría durado cinco, ocho o diez años de los Anunnaki.”

Según Zecharia Sitchin, estos reinados se contaban en shars u órbitas de Nibiru porque siempre empezaban y terminaban con un nuevo acercamiento del planeta de los Anunnaki a la región central del Sistema Solar. Los gobernantes empezaban su reinado con el aterrizaje en la Tierra y lo terminaban con el despegue.


Según Zecharia Sitchin, el planeta Nibiru tiene dimensiones parecidas a las
de 
Saturno. En la ilustración podemos ver el tamaño de Saturno 

comparado con el de la Tierra.

EL AÑO EN EL QUE LLEGARON LOS ANUNNAKI

Según Beroso, entre la llegada del primero de los reyes de la lista y el Diluvio Universal pasaron 432,000 años o 120 años Anunnaki. Si asumimos que el Diluvio sucedió alrededor del 12,000 AC. podemos entender cuando Sitchin afirma que los Anunnaki llegaron a la Tierra alrededor del 444,000 AC.

Debemos suponer que los Anunnaki tenían, hace medio millón de años, la tecnología para viajar en el espacio. Inclusive si los viajes sólo se realizaron cuando su planeta estaba cerca de la Tierra, necesitarían tecnología para realizar el viaje desde Nibiru hacia la Tierra.

EL PROXIMO REGRESO DEL PLANETA DE LOS ANUNNAKI

Si asumimos que el Diluvio fue consecuencia de uno de los acercamientos del planeta Nibiru a la región central del Sistema Solar, podemos calcular sus siguientes períodos orbitales. Si el Diluvio ocurrió alrededor del 11,500 AC, el siguiente paso de este planeta cerca a la Tierra habría ocurrido en el 7,900 AC, el siguiente en el 4,300 AC, luego en el 700 AC, y el próximo acercamiento podría ocurrir en el 2,900 de nuestra era.

Para terminar, entremos al terreno de la especulación. Si el Diluvio tuvo lugar hacia el 12,500 AC, Nibiru debió haber pasado cerca de la Tierra en los años 1,900, al no tener registro del evento podríamos concluir que Nibiru no existe. Pero, si el Diluvio tuvo lugar en el 12,400 AC, Nibiru debería pasar cerca de la Tierra entre el 2,000 y el 2,100.

El problema radica en que no tenemos una fecha exacta del Diluvio Universal, y por eso no podemos establecer con exactitud, de acuerdo a la teoría de Sitchin, cuándo tendría lugar el próximo acercamiento de Nibiru.

Es así como Zecharia Sitchin estableció la duración de la órbita de Nibiru, el planeta de los Anunnaki. En la siguiente entrega analizaremos un misterioso disco sumerio que narra el viaje que realizó el Anunnaki Enlil desde su planeta Nibiru hasta la Tierra.




[Continuará...]

Nibiru [I]: El Orígen
Nibiru [II]: El Enuma Elish
Nibiru [III]: La Orbita
Nibiru [IV]: La Ruta
Nibiru [V]: La Búsqueda

Las Crónicas Annunaki [I]
Las Crónicas Annunaki [II]
Las Crónicas Annunaki [III]
Las Crónicas Annunaki [IV]
Los Annunaki. La Conexión Azteca [I]
Los Annunaki. La Conexión Azteca [II]
Los Annunaki. La Conexión Perú [I]
Los Annunaki. La Conexión Perú [II]
Los Annunaki. La Conexión Perú [III]
Los Annunaki. La Conexión Perú [IV]
Los Annunaki. La Conexión Perú [V]
Los Annunaki. La Conexión Perú [VI]
Los Annunaki. La Conexión Perú [VII]

[Leer El Libro Perdido de Enki. Memorias de un Dios Extraterrestre.,
by Zecharia Sitchin]


Fotografía portada:  NGC 3372 Nebulosa Carina by NASA Hubble Space Telescope
Diagramación & DG: Pachakamakin


FUENTES:

★ Zecharia Sitchin. Book I of The Earth Chronicles. The 12th Planet. Harper Collins.
★ Zecharia Sitchin. Book II of The Earth Chronicles. The Stairway to Heaven. Harper Collins.
★ Zecharia Sitchin. Book III of The Earth Chronicles. The Wars of Gods and Men. Harper Collins.

8.26.2012

LA PRESENCIA

Por El Profesor Golber






Nuestro objetivo fue dejar presencia. Sembrar sus fértiles campos con nuestras semillas y retirarnos. Ellos solos harían el resto cuando fuera la época de cosecha. Para ese momento, tal vez un poco antes, daba lo mismo, verían su derrota. El camino silencioso, subterráneo, de las semillas llevaba a una conquista plena sin que ellos, aún con toda la tecnología a su favor, pudieran detener. Sesgar sus campos o inundarlos con una solución salina concentrada hubiera terminado de cuajo con las mies que estaban creciendo; pero eso sería su propia muerte. No se expondrían con un genocidio de esa naturaleza ante el mundo entero. Deberían resignarse y agachar sus cabezas…

Así comenzó su relato Wenceslao (nunca supe su verdadero nombre, por obvias razones). Habíamos acordado reunirnos en el bar de Sarmiento y Santa Fe. Yo venía haciendo un trabajo de investigación sobre la Guerra de Malvinas que luego publicaría en formato de artículo en el diario de la ciudad. Me interesaba hacer un relato cronológico, aséptico, objetivo; en definitiva, una recopilación histórica de los sucesos y nada más (en el fondo, ¿Qué más se podía decir de una guerra perdida?). Cuando el jefe de redacción me hizo la oferta, para mí fue como recibir una bocanada de aire fresco y recuperarme del ahogo que me producía mi trabajo. Sentado en uno de los últimos escritorios de la redacción, mi computadora personal se resistía, empachada, de monótonas crónicas policiales ordenadas en cronológicos archivos. Y esto me daba la oportunidad de hacer algún tajo en mi rutina. Tampoco es que me obsesionara el éxito literario (una historia sobre Malvinas no dejaba de ser una crónica más en el mismo estilo que la práctica ya había transformado en costumbre), pero al menos podía darle a mi pluma ribetes de cronista histórico.

Lo que nunca imaginé es con qué me iba a encontrar. Mi aseptisismo inicial sucumbió a la infección que provoca el germen del interrogante sin respuestas. Y para eso no hay otro antídoto que sumergirse en mares de ansiedad braceando respuestas hasta encontrar la correcta.

Es que a medida que avanzaba en la investigación, una idea empezó a rondar mi cabeza; muy descabellada, por cierto, pero para nada ilógica. Los documentos, artículos y libros consultados, no hacían más que regar mi mente con aguas de sospechas. Los involucrados en la gesta que entrevisté para la ocasión, solían mirarme como si yo estuviera loco y algunos se empecinaban en construir diques de argumentos para contener esas aguas, que a esas alturas ya desbordaban por todos mis poros. Adentrado cada vez más en los sucesos de abril del ´82, sus momentos previos y aún los posteriores, me resultaba incomprensible, hasta raro diría, tanta movilización y propaganda de nuestra parte para una guerra de tan corta duración. Por más que lo buscara no le encontraba sentido a un enfrentamiento bélico entre dos fuerzas tan disímiles, que desde el comienzo hacía presuponer su desenlace. Algo había. Algo se estaba ocultando. Las verdaderas intenciones no estaban en la guerra. Ese silencio posterior a la guerra, salpicado de vez en cuando con algún grito de recuerdo, con alguna escaramuza de verba diplomática; esa carencia colectiva de memoria, casi como destierro de la historia; me decía que algo más debía haber. No tenía dudas. Porque, tampoco, resultaba lógico un rebrote patriótico en estos momentos, más allá de conmemorar sus treinta años (si de reivindicación de actores se trata, se podrían haber conmemorado sus diez o sus veinte años).

Fue entonces cuando apareció Wenceslao y su historia de ribetes épicos.

Por azar había dado con un documento que de manera muy escueta mencionaba una sigla: O.S.A.C. Durante varios días esas cuatro letras me dieron vueltas por la cabeza. El documento, simplemente, refiere: “Autorizamos O.S.A.C. ¿Qué era O.S.A.C.? ¿Qué significan esas letras?

Volví al archivo del Batallón, donde había tomado contacto con el documento, para escrutar sobre su contenido. Es información clasificada y usted no tendría que haber tomado contacto con ella, por favor retírese; me dijo de manera muy seca el Suboficial que me atendió. Las sospechas se transformaron en realidad. La acción bélica fue una cortina de humo para algo más grande y ese algo era O.S.A.C. Ahora debía averiguar que significaba.

Estaba saliendo del Batallón y alguien detrás de mí, con una voz casi inaudible, me dice:

-Operación Salir A Cenar. Es momento que se sepa. Yo me contacto con usted.
No alcancé a darme vuelta que el sujeto había desaparecido por los pasillos del edificio. Su voz quedó resonando en mi cabeza: Operación Salir A Cenar. Es momento que se sepa.

Unos días después recibí un llamado telefónico y quedamos con Wenceslao en vernos en el bar.

¡Debían resignarse! –su voz de nostalgia y satisfacción soltaban las palabras en el aire- Por eso debíamos movernos en silencio; vivir de sombras en sombras y dejar la semilla germinada convirtiendo esa tierra esquiva en una fértil estepa. La guerra fue parte del plan general, pero simplemente como un acto de distracción al verdadero objetivo, la Operación Salir A Cenar. Mientras un grupo de valientes soldados asaltaba las islas y escupía a diestra y siniestra balas de plomo soberano y el inglés imperialista y chupasangre, herido en su orgullo real, creía reagrupar sus fuerzas en una contraofensiva desaguisada; nosotros cruzábamos sus campos sigilosamente, invisibles, imperceptibles, para depositarles en el seno mismo de su sangre real la mancha que nos daría la victoria irrefutable en su destino mediocre. La presencia que teníamos que dejar, le diré, encadenaría sus más bellas flores; salpicaría sus horizontes europeos y les arrancaría sus mañanas en un aborto feroz de la historia...

Wenceslao acariciaba cada palabra que salía de su boca y sus ojos se esparcían en el tiempo en una mirada tan poética como su relato. Veía en el a un hombre apacible pero enérgico.

-No entiendo, Wenceslao, por qué si la verdadera misión fueron ustedes, se ocultó hasta ahora.
-La Operación Salir A Cenar debía guardarse en el más estricto secreto. Era fundamental para su éxito. Las flores del imperio debían ser polinizadas y nosotros fuimos las abejas encargadas de tal misión. Exogamia, amigo. ¿Sabe qué es? -No, no sé; solté, haciendo un esfuerzo por entender.

Cruzar nuestra sangre con la de ellos y esperar que el tiempo haga su trabajo. Toda conquista –reconquista en nuestro caso- deja vencedores y vencidos, teje odios y rencores que imposibilitan el entrelazamiento de los unos con los otros dando lugar a sociedades divididas. En cambio la vinculación de sangre tiende a homogeneizar los componentes sociales. Si los isleños eran mestizados, más temprano que tarde se convertirían en uno de nosotros. Entonces se ideó la operación: mientras les vendíamos humo con la guerra, un comando especial formado por los mejores seductores de nuestro país y adiestrados en la consigna, sedujimos a sus mujeres en una cópula soberana. Cuando lo advirtieron ya era tarde y, derrumbados en su amor propio, comenzaron a llorar el gen argentino que dejaron nuestras flechas cupidescas.
-No salgo de mi asombro, Wenceslao. Es un plan magnífico el que me está revelando; pero no entiendo el silencio. ¿Por qué se sigue manteniendo en secreto?
Ya no, amigo. Treinta años. Una generación necesitábamos, nada más. Treinta Años, amigo. Aquellos primeros hijos compartidos nacieron mitad argentinos y, entre ellos, algunos, formaron familias entre sí. La ecuación es simple: ya empezaban a tener ciudadanos tres cuarto argentinos. Ni la guerra, ni la diplomacia, pudieron lo que pudo el derecho de familia. La savia filiatoria de su árbol genealógico le dio la estocada mortal...
-El ius sanguinis, dije yo emocionado.
…Exacto. El derecho de sangre que es el orgullo real de su existencia, le juega en contra. Después de los sucesos nuestro comando viajó, de vez en cuando, en estos treinta años para llevar una gota más de la pureza nuestra. Hoy podemos gritar que Malvinas fueron, son y serán argentinas y usted será el encargado de revelar esta historia…

Después me dio algunos pormenores de cómo llevaron a cabo la misión, aunque me pidió reserva en los detalles. La Operación Salir A Cenar se puso en marcha algún tiempo antes del ´82 y continuó hasta nuestros días. Aparentemente cuando la corona entendió que había perdido las islas, negociaron una salida decorosa. De ahí esa dialéctica discursiva entre ambos gobiernos; los pedidos internacionales de una solución pacífica y el cierre de la historia con el referéndum del año que viene que tiene un resultado cantado: si los isleños son argentinos, el voto está definido y el imperio haría la pantomima de aceptar la voluntad de aquellos fueguinos.

Exogamia; un arma biológica que ellos no esperaban. Ataca sigilosamente étnica, social, cultural y luego políticamente. Lo hicieron muchos países invasores. Lo hizo Gran Bretaña entre sajones y normandos. Al sur del sur la historia le jugó en contra.



Portada: Ilustración de Oscar Chichoni
Diagramación & DG: Pachakamakin

8.25.2012

LA MUERTE Y LA BRUJULA [1]


Por Giovanni Bottiroli
Sus Artículos en ADN Omni








1. DISTINCIONES


Para reconocer un Laberinto (y los distintos tipos de Laberinto) son necesarias al menos cuatro distinciones: 

La distinción entre Morfología y Lógica. Instintivamente, pensamos en el Laberinto como en algo dotado de una forma y con una existencia física. Esta última puede sin embargo faltar: el Laberinto puede existir como proyecto, o como ideación: pero aun si lo pensamos como un conjunto de habitaciones, corredores y entrecruzamientos, o algo parecido, sigue siendo un Laberinto Morfológico. Un Laberinto Lógico tiene, en cambio, un carácter esencialmente mental y carece de una configuración antropomórfica [1], excepto si tiene finalidades ejemplarizadoras y didácticas. Las paradojas de Zenón son Laberintos Lógicos, si bien nada impide a nuestra imaginación representarse al ralentí la carrera de Aquiles que persigue en vano la tortuga. Sin embargo, después de un breve momento preliminar, la imagen se bloquea o desaparece: no puede penetrar en la descomposición infinitesimal, evocada por la paradoja (“el sofista chino Hui Tzu razonó que un bastón, al que cercenan la mitad cada día, es interminable” [2]; esta secuencia de cortes puede imaginarse solamente durante las operaciones iniciales, luego el objeto se desvanece);

La distinción entre Tipos de Lógica. Existe una familia de Lógicas Disyuntivas (o separadoras), y una familia de Lógicas Conjuntivas: esta última, a su vez, debe dividirse entre Lógica Confusiva y Lógica Distintiva. El Laberinto se presenta, a primera vista, como una construcción confusiva porque en él ningún elemento posee una individualidad adecuada: los límites de cada elemento (corredor, paredes, setos, etc.) se anulan por la repetición que los multiplica, indefinidamente. Si el principio que regula lo separativo puede enunciarse así, con palabras de Borges: “Ser una cosa es, inexorablemente, no ser todas las otras cosas” [3], el principio de la confundibilidad puede definirse por medio de un vuelco: ser una cosa significa, inexorablemente, ser ya otra cosa o muchas otras. Las formas de confundibilidad son ciertamente numerosas, probablemente no se llegará nunca a señalarlas todas. Quizás su variedad puede clasificarse con alguna tipología. Aquí, me bastará con ilustrar su inspiración lógica: 

La distinción entre las Categorías Modales (por lo menos las categorías clásicas de lo posible, de lo efectivo, de lo necesario). A menudo Borges es leído como el escritor que ensalza las infinitas ramificaciones de lo posible. [4] Una narración como El jardín de senderos que se bifurcan parece ilustrar esta perspectiva filosófica: “En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts’ui Pên, opta -simultáneamente- por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos tiempos, que también proliferan y se bifurcan” (F, 107). [5] Es más: puede parecer que en Borges lo efectivo esté constantemente incluido en lo posible, reabsorbido en él. Veremos que no es así; 

La distinción entre Régimen Superior e Inferior. Se trata de una diferencia de orden eminentemente estético, que aquí se tendrá en cuenta únicamente en cuanto concierne a una lógica, la confusiva para ser precisos, pero que puede y debería ser aplicada, cuando haya oportunidad, a todos los tipos de lógica, a todos los regímenes de sentido. Uno de los relatos que ilustra esta diferencia -lo veremos dentro de poco- es El inmortal. Estas distinciones no se han de entender como alternativas rígidas, su objetivo es enunciar un espacio problemático, una investigación que no quiere llegar a respuestas precipitadas. El grado de abstracción de este estudio podrá despertar perplejidades: no tengo ninguna dificultad en admitir cierta unilateralidad de mi reflexión, que una narración como El jardín de senderos que se bifurcan parece ilustrar esta perspectiva filosófica: 

“En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts’ui Pên, opta, simultáneamente, por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos tiempos, que también proliferan y se bifurcan” intenta hacer emerger la lógica dentro de la literatura.


2. LA CONFUSION Y LO CONFUSIVO

Entre las diferentes articulaciones, inscritas virtualmente en El inmortal, querría privilegiar la existente entre la “nefanda Ciudad de los Inmortales” (A, 14) [6] y la arquitectura de los Laberintos. La ciudad se ofrece a su visitante como una “complejidad insensata”, atroz: 

“Yo había cruzado un laberinto, pero la nítida Ciudad de los Inmortales me atemorizó y repugnó. Un laberinto es una casa labrada para confundir a los hombres; su arquitectura, pródiga en simetrías, está subordinada a ese fin. En el palacio que imperfectamente exploré, la arquitectura carecía de fin. Abundaban el corredor sin salida, la alta ventana inalcanzable, la aparatosa puerta que daba a una celda o a un pozo, las increíbles escaleras inversas, con los peldaños y la balaustrada hacia abajo. (...) Ignoro si todos los ejemplos que he enumerado son literales; sé que durante muchos años infestaron mis pesadillas; no puedo ya saber si tal o cual rasgo es una trascripción de la realidad o de las formas que desatinaron mis noches. Esta ciudad (pensé) es tan horrible que su mera existencia y perduración, aunque en el centro de un desierto secreto, contamina el pasado y el porvenir y de algún modo compromete a los astros. Mientras perdure, nadie en el mundo podrá ser valeroso o feliz. No quiero describirla; un caos de palabras heterogéneas, un cuerpo de tigre o de toro, en el que pulularan monstruosamente, conjugados y odiándose, dientes, órganos y cabezas, pueden (tal vez) ser imágenes aproximativas.” (A. 14-15). 
Este pasaje merece ser comentado con mucha atención. Contrapone dos tipos de laberinto, restringiendo sin embrago el uso del término al tipo estéticamente logrado. Pero, ¿Cuáles son los criterios que determinan esta aprobación? Tras un rápido examen, parecen emerger criterios “antropomórficos”, es decir la presencia (o la ausencia) de la finalidad y del sentido. Un Laberinto es una construcción con una finalidad, aunque solo sea la de confundir a los hombres, mientras que la Ciudad de los Inmortales carece de cualquier finalidad y se caracteriza por estar privada de sentido. Con todo, convendrá no precipitarse a ver en Borges, y en su relato, la evocación o la nostalgia de un “humanismo”. Humanismo significa atribuir al cosmos una organización teleológica: de acuerdo con las palabras de Kant, “el hombre solamente puede ser considerado finalidad última de la Naturaleza (den letzten Zweck der Naturde tal manera que con respecto a él todas las otras cosas naturales constituyen un sistema de finalidades (ein System von Zwecken)”. 
“...Si las cosas del mundo, en cuanto seres condicionados relativamente a su existencia, tienen necesidad de una causa suprema que actúe de acuerdo con finalidades, el hombre será la finalidad última de la creación (so ist der Mensch der Schöpfung Endzweck)”. [7] 
Extraño humanismo sería pues el de Borges, para quien existen objetos cuya finalidad es confundir al hombre. Cierto es que se trata de objetos artificiales, y no naturales. ¿Qué podría justificarlos? ¿Puede haber alguna nobleza en el confundir o en el confundirse? Sí, si se aprende a distinguir entre lo confusivo y la confusión (que es su forma inferior). 

Es propio del hombre [8], según muchos autores, sentirse atraído por lo confusivo. El Psicoanálisis proporciona una explicación: en los hombres, la característica más importante del deseo es el deseo de ser –y por lo tanto de confundirse con algún otro. Vivimos siempre más allá de nuestros límites porque el hombre es un animal “que ultrapasa” (¿Es así como hay que interpretar el Übermensch de Nietzsche?). 

En cuanto seres confusivos no podemos no sentir atracción por los Laberintos. Pero esto no implica la aprobación de todos los ejemplos de caos, de todo tipo de contaminación o de contagio: y de hecho el personaje de Borges evoca, como la más terrible de las pesadillas, la posibilidad de que la Ciudad de los Inmortales contamine el pasado y el futuro, hasta implicar a los astros, e impedir a cualquiera la posibilidad de ser valiente y feliz. 

Este disgusto por una cierta versión de lo posible, por el régimen de lo confusivo inferior, representa un buen punto de partida para investigar el Laberinto como proyecto mental, arquitectura estilísticamente determinada.  Un Laberinto Lógico es una posibilidad de la mente, un impulso que se puede aliar con la inteligencia esratégica pero que también puede dilatarse en sí mismo, proliferar, pulular, aspirar como un torbellino o absorber, como una extensión de arenas movedizas. Cuando un mundo posible, que la imaginación racional se ve obligada a construir para explicar un evento en la concatenación de sus causas, tiende a proliferar, la reacción, ampliamente justificable, puede consistir en restringir y seleccionar con obstinación: llegando de este modo a otra forma de unilateralidad. Nos identificamos con la racionalidad separativa hasta convertirnos en una reencarnación suya. En este sentido podremos hablar de sujetos (reales o ficticios), que aportan un estilo únicamente de racionalidad. En algunos de los relatos de Poe y de Borges, este es el modo de pensar de la policía. 

Los hechos son los hechos, es inútil “buscarle tres pies al gato”, dice el comisario Treviranus (La muerte y la brújula, 120) [9]; probablemente a Yarmolinski le han matado por error. Entre los principios del régimen separativo (pero también del distintivo), se halla aquel según el cual no es inevitablemente necesario añadir un significado a un hecho. En lo confusivo, en cambio, esta barrera queda eliminada de inmediato, y se obtiene que: es posible que nada tenga sentido, que la realidad sea un caos morfológico, la reunión irracional de los acontecimientos, o bien que todo tenga sentido. 

Como dice Lönnrot “si la realidad puede prescindir de la obligación de ser interesante, no pueden prescindir de ello las hipótesis” (MB, 145). En esta semántica compacta, el caso representa la hendidura ilusoria, la articulación evanescente, en definitiva, la imposibilidad del vacío. Es precisamente a causa de su perspectiva semántica que Lönnrot se dispone a caer en la trampa de Red Scharlach.





Arte: Rob Scharein
Diagramación & DG: Pachakamakin




CITAS:

[1] Podríamos definir como antropomorfo un laberinto que puede ser recorrido, aunque solo virtualmente, por un individuo de nuestra especie.

[2] Avatares de la tortuga en Borges, Otras inquisiciones, Buenos Aires, Emecé, 1960 p.150.
[3] De alguien a nadie, en Otras inquisiciones, Buenos Aires, Emecé, 1960, p. 202. En adelante citado OI.
[4] Cfr. G. Deleuze, Le pli. Leibniz et le Baroque, 1988. Después de haber definido a Borges como un “discípulo de Leibniz (p. 93), Deleuze precisa: “Se comprende por qué Borges cita al filósofo chino (Ts’ui Pên) en lugar de evocar a Leibniz. El hecho es que querría que Dios hiciese existir todos los mundos inconciliables al mismo tiempo, en lugar de escoger solamente uno, el mejor” (p. 94). Y añade “… lo que le impide a Dios dar existencia a todos los posibles, aunque inconciliables, es el hecho de que sería un Dios mentiroso, un Dios engañador… Dios juega, pero impone las reglas del juego (contrariamente al juego sin reglas de Borges)” (pp. 94-95).
[5] Borges, Ficciones, Buenos Aires, Emecé, 1960. Aquí y a continuación citado con la sigla F, seguida del número de la página de la edición referida.
[6] Borges, El Aleph, p. 14. En sigla A: seguida de la página en la edición Buenos Aires, Emecé, 1957.
[7] I. Kant, Kritik der Urtheilskraft, 1790.
[8] Utilizo la noción aristotélica de idion (propio), que no debe confundirse con la esencia. En el idion hay una flexibilidad que la noción “esencia” no puede albergar. A propósito de este tema, y para el planteamiento general de este artículo, me permito remitir a mis textos, Retorica. L ’intelligenza figurale nell’arte e nella filosofia, Bollati Boringhieri, Torino 1993 y Teoria dello stile, La Nuova Italia, Firenze 1997. 

[9] Borges, La muerte y la brújula, en Ficciones, cit. En adelante este relato se citará en siglas: MB.

8.24.2012

EL LENGUAJE DE LOS DIOSES [3/5]


Por Alexis Astúa






INTOXICACION INFORMATIVA, 
ENCUBRIMIENTO Y DESPRESTIGIO 

La primera ola de entusiastas de Círculos de las Cosechas comenzaron a visitar Wiltshire en multitudes, hasta que un Elemento del todo humano se añadió al Fenómeno –los bromistas. En la cima de interés mediático en 1990, la BBC y la Nippon TV patrocinaron una Vigilia de 24 horas en Bratton Castle, Wiltshire, bajo el nombre de Operación Mirlo, para intentar filmar el momento de la Formación de un Círculo de la Cosecha. 

El Proyecto se programó para que durara Tres Semanas utilizando una vigilancia constante de veinticuatro horas, una cobertura mediática masiva y una considerable presencia Militar-Gubernamental con Equipamiento Infrarrojo de Visión Nocturna y Radar. Sorprendentemente, se descubrió un Círculo de la Cosecha apenas en el segundo día. 

Colin Andrews, para entonces la Principal Autoridad en Círculos de las Cosechas, fue contactado urgentemente para una declaración, pero cometió el grave error de proclamar el suceso de ‘gran importancia’ antes de que él y Pat Delgado hubieran incluso visitado la Formación. Era un engaño, y uno terrible –con un siniestro Tablero de Juego Oculto y Símbolos del Zodíaco ordinarios dentro.

Para mediodía, Andrews se había convertido en el hazmerreír nacional, se llevó a que el público asociara los Círculos de las Cosechas con bromas de chiflados, y surgió la seria pregunta: 
¿Por qué el gobierno y los medios de comunicación invirtieron tanto dinero en desmontar un misterio tan inocente? 
En el día 10 de la Vigilia, Andrews afirma que un Círculo Auténtico fue descubierto, pero un aviso (que permite al Gobierno Británico prohibir todo Reportaje Periodístico) fue instaurado en las Cámaras de TV durante las siguientes cuatro horas, y las Autoridades luego entregaron a Andrews una cinta blanca del metraje. Ahora surge una Pregunta Adicional: ¿Entonces qué intentaba ocultar el Gobierno?

Dos ingleses de edad avanzada, vecinos de Southampton, frecuentadores de pubs y con un sentido del humor innegable. Sus nombres: Dave Chorley y Doug Bowen, mundialmente conocidos como Dave y Doug, como si se tratara de una antigua pareja de comediantes de vodevil, irrumpieron en el Mundo de los Círculos de Maíz inesperadamente, alegando haber falsificado los Primeros Círculos de Maíz en 1975 inspirados -como no- en los misterioso nidos de OVNIs en Tully, Queensland -Norte de Australia- lugar en el que había residido Doug Bowen durante la década de los ’60. 

Una noche, compartiendo cervezas en un pub, Bowen le dijo a su amigo que no sería mala idea hacer un Círculo parecido a los "nidos" australianos para ver la reacción de la Comunidad Ufológica. Valiéndose de una barra de hierro y un instrumento diseñado especialmente por ellos, bautizado "el aplastatallos" (una tabla de madera atado a una cuerda), Doug y Dave se lanzaron a la Tarea de Fabricar los famosos Agroglifos. Pero se toparon con el problema de que la Prensa Británica no parecía estar interesada en lo más mínimo en sus Logros. 


Dave Bowen y Doug Chorley

No sería hasta casi seis años después, según ellos, que estando a punto de desistir en su empeño, los medios hicieron eco del "Triple Círculo" de Cheesefoot Head. Entusiasmados, los dos amigos siguieron sus actividades con aún más ahínco y en el mayor de los secretos, aunque uno de ellos Bowen- se vio obligado a confesar la naturaleza de sus actividades a su mujer, quien sospechaba que sus actividades nocturnas tenían que ver más con la infidelidad que con el ingenio. 

En breve, mientras que los dos amigos se desternillaban de risa al ver las reacciones que producían sus Círculos entre los ufólogos ingleses y los "cereólogos", se dieron cuenta de que habían surgido otras Formaciones en el Maíz que no eran de su Autoría, pero que tampoco llevaban la Firma de los Extraterrestres, Bowen y Chorley habían dado luz a una serie de Grupos Falsificadores de Círculos que adoptaban nombres jocosos como La pandilla de Bill Bailey, Circlemaker4 y otros.

Entre los Nuevos Falsificadores se encontraba un joven periodista estadounidense, Jim Schnabel, quien acabaría por documentar sus vivencias en el Libro titulado Round in Circles, que describe no sólo la manera de falsificar Círculos -hasta los más Complejos- sino las reacciones francamente paranoicas de los Integrantes de la Cereología: estos últimos opinaban que Doug y Dave no eran más que "tontos útiles" utilizados por los Servicios de Inteligencia para restarle Prestigio al Fenómeno de los Agroglifos. 

También afirmaban que los Periódicos que reproducían las Fotos de los Círculos estaban vinculados al Gobierno, que uno de los Granjeros afectados por las Formaciones compartía el mismo Apellido que el director del Periódico quien había realizado "labores de defensa para el Gobierno", o que un Periodista que postulaba un acercamiento escéptico a los Círculos de Maíz era nieto de un Ministro del Gobierno de la ex-Primer Ministro Thatcher:
"Demasiado cerca del gobierno como para no ser espía"
Escribe Schnabel. Ni decir tiene que las declaraciones del joven Periodista cosecharon poca simpatía entre los Cereólogos: Schnabel pasó a formar parte del bando de los malos y espías que intentaban suprimir "la verdad" de los Círculos. Pero existían Argumentos más racionales para contradecir la afirmación de que todos los Círculos de Maíz eran fraudulentos: Bowen y Chorley no podían adjudicarse, por ejemplo, el enorme Agroglifo de Saskatchewan de 1974, y menos los ocurridos en otras partes del mundo, especialmente cuando algunos de los Círculos canadienses en 1991 y 1992 se formaron durante las noches en que los dos bromistas ingleses creaban sus propias Formaciones en los Campos de Wiltshire.


Crop realizado por circle makers

También se da el caso de que los Círculos Fraudulentos no presentan los Cambios a Nivel Celular detectados en EUA, Canadá y el Reino Unido, y mucho menos las Diferencias Magnéticas y Radiactivas Tampoco explicaron cómo pudieron estar en varios lugares a la vez, creando Círculos de las Cosechas en todo el Mundo, y cómo su sencillo método de tablas también podía funcionar sobre Césped, Ortigas, Cultivos Invernales como la Remolacha o la Col rizada, bajo el Agua en los Arrozales como sucedió en Japón, e incluso en las hojas de los Arboles, o sobre la fina capa de Hielo de un lago, y a 3.900 metros de altura en las montañas nevadas de Afganistán. 

Para la mayor parte del Público que seguía la Historia fue el final de una broma realizada por Agricultores borrachos, pero para aquellos que continuaron creando las Formaciones cada vez Más Complejas, apenas si fue el Comienzo. Dave Chorley falleció a fines de los ’90, y una nueva generación de "artesanos del maíz" ha surgido para proseguir la labor de crear Círculos en los Campos ingleses todos los Veranos. 

Sus actividades han sido documentadas por los camarógrafos de una variedad de Programas de Televisión, aunque las Formaciones creadas por estos Grupos no exhibe la Perfección de los Círculos Elaborados por Fuerzas Desconocidas hasta el momento y se nota con una simple mirada su falsificacion.

Un tal John Wheyleigh, en el Condado de Oliver ’s Castle, había logrado con su Videocámara lo que nadie antes: filmó dos Esferas Luminosas sobrevolando un Campo mientras iba formándose un Círculo o Figura. El sensacional video sólo duraba 24 segundos. Pero esos instantes valían oro: eran el "eslabón perdido" que conectaba a los OVNIs con la Creación de los Crop Circles. 

Invitado a presenciar el film en un bar, Colin Andrews se lo compró de inmediato. El film dió la vuelta al mundo. Varios Expertos, entre ellos los Técnicos en Computación Gráfica Paul Vigay y Peter Sorensen, presentaron persuasivos Argumentos para pensar en un engaño. Las evidencias definitivas llegaron en julio de 1997, cuando el investigador Lee Winterson reveló que el tal "Wheyleigh" era el seudónimo de John Wabe, un Experto en Animación Digital del Estudio de post-producción First Cup de Bristol, Inglaterra. 

Según el Investigador Massimo Polidoro, Winterson:
"Con la colaboración de la TV japonesa (...) le hizo confesar a Wabe que el film era efectivamente un fraude que él mismo había organizado en vistas a realizar un Programa Televisivo para el Discovery Channel". 
La demostración fue tan diáfana que el propio Andrews quedó convencido de que le habían vendido gato por liebre.




Sin embargo la veracidad del video permanece en el limbo, debido a que otros Investigadores como el Asesor y Experto en Computación Jim Delatosso afirman tras haber Analizado los cuadros de la Película minuciosamente que:
“Existe la posibilidad de que el video sea verdadero y no se encuentran rastros de digitalización en el mismo”. 
La Figura que Forman las Esferas en el Film, realmente apareció formada esa mañana de 1996, aunque luego fue desestimada por el propio Andrews. Otro dato aparecido algunos meses después es que aparentemente el video había sido re-codificado para Formato de Televisión normal para efectos de estudio, esto es NTSC (existen 2 Formatos utilizados mayormente que son PAL-Europa y NTSC–América). Al Recodificar el Film al Formato PAL con menos cuadros por segundo, se vislumbra en la parte posterior de la filmación un aparente OVNI del cual salen o se relacionan las Esferas que forman el Agroglifo ocultándose tras unos arbustos:
“Si esto fue digitalizado hicieron un excelente trabajo”, en las palabras de Jim Delatosso.
Asi se podría pensar que el tal John estaría mintiendo al decir que mintió, y el video sería real, sin embargo, como muchas “pruebas” el video permanece en la duda y al criterio de cada cual, aunque oficialmente fuera desestimado. Más sobre la Investigación del video en: http://www.nhne.com/newsflashes/infolivercastle.html 

El hecho de que este video haya sido un posible montaje o fraude, no ha sido excusa para que otros apasionados a los Crop Circles no hayan captado con sus Cámaras de Video sendas filmaciones reales de la relación directa entre estas figuras y las Esferas de Luz que se han visto tanto merodeando el lugar de la Formación, como la toma lograda en Wiltshire en 1990, por el Investigador Steve Alexander de una Esfera Metálica a plena luz del dia “explorando” una de las Formaciones a escasos metros de la misma y suspendida en el aire, el conductor de un tractor de la zona Liam Beassant confirmó el avistamiento. 

Otro Fabuloso Caso es el de Avebury, tomado por un hombre de Apellido Fletcher, donde la esfera pasa por encima de las personas que están en ese momento en la Formación conocida como “la de los Delfines”. También apoyan estas presencias Fotografias logradas de forma fortuita de estas Esferas, por Turistas que asisten a observar o estudiar las Formaciones además de los cientos de Testimonios desde la década de los 70s hasta el presente.


Steve Alexander

Muchos especulan respecto a estas Esferas aseverando que son las famosas Bolas de Plasma a las que se refieren los Investigadores, pero queda descartado debido al comportamiento “inteligente” que presentan las Esferas y al Aspecto Metálico que lucen en las Filmaciones y Fotografías. Incluso existe un video comercializado por una firma productora aparentemente tomado de forma fortuita, donde interactúan una de estas Esferas y un Helicóptero Militar del Gobierno Británico encima de uno de los Agrogramas, naturalmente el Gobierno Británico desde el principio negó cualquier presencia militar en la zona, sin embargo se hace sospechoso que después dijera que:
“El helicóptero realizaba maniobras militares de ensayo”. 
Este Episodio hace recordar a los foofighters de la Segunda Guerra Mundial, que eran pequeñas Esferas Metalicas reportadas por los Pilotos que rodeaban los Aviones aparentemente de Forma Inteligente y en cierta actitud de “observación”.

En un largo Reportaje que le concedió al Periodista John Rey -que Rey luego publicaría en su libro Secreto Cósmico Superior-La Agenda Oculta-, Colin Andrews declaró que la CIA se había involucrado en la Investigación de los Círculos... siendo él mismo invitado a formar parte del Programa. 
"En Junio o Julio de 1989 -reveló- se me acercó un hombre que dijo trabajar para la CIA, a quien le habían asignado ‘traerme un plan’; para ser más exactos, me dijo; ‘cómpreme un plan’". 
Vacilante, Andrews quiso ver sus Credenciales.
"¿Usted cree que un agente de la CIA llevaría identificación?", sonrió. 

El presunto Agente le anticipó que sus colegas Cereólogos iban a ser ‘eliminados’ gradualmente del Programa. 
"Y así fue -sigue Andrews-. (Eso es lo que) han conseguido con cada nombre que mencionó esa noche. Todo lo que él dijo que sucedería, ha sucedido". 
Andrews atribuyó la Salida de Escena de Terence Meaden y Pat Delgado a "la ejecución de ese plan»... que consistía en: 
"Promoverlos y luego defenestrarlos". 
Le dijo a Rey que este Misterioso Personaje lo acribilló a Preguntas, le planteó insinuaciones conspirativas y deslizó veladas amenazas...




Al mismo tiempo, este Personaje detentaba una curiosa relación con Productoras de Televisión como la BBC. La profusión de detalles contradictorios -que para cualquiera volvería sospechosa su alegada identidad- para Colin eran indicios de que:
"Era lo que probablemente diría un agente de la inteligencia". 
Meaden y Delgado -durante años Estrellas Catódicas de los Crop Circles- ya habían comenzado a batirse en retirada desde 1991, cuando Bowen y Chorley confesaron su "engaño artístico". Para algunos, el repliegue de Meaden tuvo que ver con cierta sensación de bochorno. Andrews hace otra interpretación. 
"Meaden nunca dejaba de salir en los Periódicos (...) Esto es exactamente lo que (el presunto hombre de la CIA) me dijo que sucedería. Pero ¿Dónde está ahora Meaden? ¿Quién sabe algo acerca de sus útimas ideas? Respuesta: nadie. Porque, probablemente, su Etapa concluyó y fue expulsado." 
El "programa de la CIA", según este conspirador, iba a cumplirse en Dos Fases. La Primera, potenciaría la Difusión de la realidad del Fenómeno; la Segunda, la desacreditaría bruscamente, utilizando para ello a sus ex-colegas, antiguos Promotores devenidos en desertores o -peor aún- en detractores.

Nada de esto sería importante sino fuera porque Andrews se asustó cuando este Personaje que pretendía mostrarle las "Cartas del Juego" lo invitó a él mismo a formar parte del Plan. Un cierto alejamiento de Andrews del "Centro del Círculo" llevó a que algunos anunciaran que el Programa que el propio Andrews había denunciado había llegado a su fin. 

Colin ahora también era parte del Juego... Y así, un Nuevo Círculo, acaso el más misterioso de todos, comenzaba a cerrarse. 
"Conocí a Colin personalmente y estoy seguro de que el Plan que él mismo se encargó de describir se ha ejecutado totalmente. Colin Andrews ahora no podría decir la verdad sobre el origen ET de los Círculos de Cosecha incluso cuando lo deseara. Si lo hiciera, probablemente tendría la más corta esperanza de vida que cualquier persona sobre la Tierra...»
Escribió Michael Irving, del Sitio Rumor Mill News, el 19 de Julio de 2002. Irving está convencido de que Andrews es el último "pez" de la CIA. Y, para demostrarlo, publicó los entretelones de un temible expediente...




Si las cosas estaban tan claras, ¿Qué sucedía, entonces, con el propio Andrews? Eso, precisamente, fue lo que le preguntó Rey: 
"El hombre de la CIA -repuso- valoraba mi afinidad con el Público: ‘La gente se identifica con usted’, me dijo".
Por entonces, el Ufólogo británico aparecía continuamente en los Medios. 
"(Este personaje) me dijo que yo debía seguir siendo el mismo Colin de siempre, investigar el Fenómeno... y que, en breve, me iban a pedir una Entrevista que recibiría una Cobertura Máxima, saturada, en los Medios. Durante esa Entrevista, yo debía hacer alguna Declaración, sólo una Declaración. Querían que hiciera Público que el Fenómeno de los Círculos eran una broma... que él (el de la CIA) me iba a demostrar cómo y qué decir. Para esto, me ofrecieron una Cuenta Bancaria en Suiza, en la cual habría tanto dinero que no volvería a necesitar pensar en el dinero nunca más..." 
Lo cierto es que Andrews, Delgado y Meaden, los Cereólogos Más Famosos del Mundo, acabaron desapareciendo del Firmamento Mediático: el Espacio que antes ocupaban comenzó a ser ocupado por otros, con Discursos más Prudentes o "científicos". Meaden y Delgado desertaron hace más de una década, tras la confesión de los primeros "Circlemakers". Y Andrews habría dimitido en 2002, no sin antes denunciar la existencia de este "plan de la CIA". 


Diseño|Arte|Diagramación: Pachakamakin
Portada: Lucy Pringle